11 Saltar al contenido

Compartiendo a mi Mujer. Si alguien te convidara este culo, que haces? – yo lo rechazo porque soy un cordero de diosito.

Esta es la historia de como convencí a mi mujer de hacer un trío, pero no con otra mujer, eso lo habíamos hecho en nuestros primeros años juntos, si bien fueron una linda experiencia, la que viene a continuación es digna de ser contada con lujo de detalles.

Mi mujer, Laura, de casi 30 años en ese momento, 1,65 pelo castaño largo, pechos no muy grandes, tampoco pequeños pero bien firmes, cintura pequeña y una cola muy bella, abundante, lucia bien en calzas, jean, joggineta… y en tanga, bueno, en tanga era verla y que se pare la pija.

Habíamos ido de vacaciones a la playa, y a pesar de estar en Brasil, capital mundial de los culos, el de Lau se llevaba muchas miradas en la playa, yo había aprendido a dejar los celos de lado para pasarla mejor, y disfrutaba ver que mi mujercita fuera admirada por extraños en todos lados, la verdad, me daba mucho morbo. Una tarde vi un grupo de chicos que estaban cerca nuestro y no podían dejar de verle el culo a Lau en una bikini muy pequeña, en un momento me fui al baño del balneario y adentro estaban dos de los chicos hablando sobre su culo, y las ganas de cogerla ahi mismo… lejos de molestarme eso me puso a mil. Cuando volví otro de los chicos se alejaba de donde estaba Lau… le pregunté que pasaba y ella un poco avergonzada me contó que el pibe la había invitado a bailar esa noche, que vio que estaba acompañada pero yo también podía ir… claramente estaba tanteando el terreno a ver si podía conseguir algo… de nuevo, esa situación volvió a excitarme, le dije a Lau si quería que fueramos a bailar, pero no quería, eran vacaciones de descanso y playa… nos acostamos al sol y no pude evitar imaginarme la situacion de los pendejos re calientes con mi mujer… cuando me quise dar cuenta estaba imaginando a mi mujer cogida por esos pibes y se me paro la pija. Se me había despertado el morbo de compartir a mi mujer.

Ese mismo dia volvimos hotel y no la deje ni acomodarse que ya estaba encima de ella… había vuelto re caliente de la playa y solo quería cogerla. Si bien no era raro que quisiera coger con Lau, se dio cuenta que mi entusiasmo era mayor del habitual, me preguntó por que?

Le dije, que me había dado cuenta que los pendejos de la playa estaban locos con ella y que eso me calentaba. Ella se río, dijo que seguía sorprendiéndola con mis morbos, entonces le pregunté que morbos tenía ella… a ver si podía llevarla a cumplir mi fantasía.

En ese momento no dijo mucho, le gustaba que la miren, y más sabiendo que yo lo disfrutaba, le pregunté si se animaba a hacer algo más… pero en ese momento no se habló mucho más. Aunque los días siguientes Lau estaba más provocativa que antes en la playa, además del bronceador se ponía aceite, y casi en exceso, si su culo ya era una obra de arte, verlo brillante con el aceite el bronceado era todavía más hermoso. Así como los pendejos, cada vez eran más los que se quedaban cerca viendo a Lau en la playa, y siempre al volver cogiamos como locos. Hasta que una vez después de coger, con sus nalgadas todavía salpicadas de leche le confesé mi fantasía… en un primer momento se rió, pero después, más seria me dijo que no estaba segura, que se sentiría raro, y más con algún extraño sacado de la playa o un boliche o de cualquier lugar, que era hasta peligroso… en mi deseo de cumplir mi fantasía traté de explicarle que la mejor oportunidad era ahí, lejos de casa, sin que nadie nos conozca, pero eso era justamente lo que a ella no le gustaba, y además, dijo, No me gustan los pendejos, solo piensan en acabar, cogen mal… y nos reímos.

Si bien era seguro que no se daría en las vacaciones, la idea del trío ya estaba instalada entre los dos, y lo hablamos muchas veces. Habíamos incorporado un dildo realista, al que le decíamos Armando, y era nuestro tercero en la cama casi siempre… era uno de esos dildos con sopapa en la base, y lo que más nos gustaba era pegarlo en algún lado y que Lau lo cabalgara mientras me chupaba la pija, y casi siempre le acababa en la cara, en esos pechitos perfectos de pezones rosados…

A veces hacíamos DP con Armando… y Lau acababa como loca, más aun si era mi pija la que estaba en su culo… decía que el dildo estaba bien, pero le faltaba la dureza y el calor de una pija real. Ese fue el pie justo para volver con el trío.

Esta vez ya más en serio que nunca, decidido, le dije que quería que lo hagamos, que sabía que ella también, solo era cuestión de ver con quien.

Empezamos una lista de candidatos, casi como un juego, aunque en el fondo sabíamos que iba muy en serio… tenía que ser de confianza, por seguridad, higiene sobre todo, alguien serio y discreto… yo agregué que fuera alguien que le tenga muchas ganas a Lau, las suficientes para compartirla, y no que fuera un amante casual y a escondidas. Mis amigos quedaban fuera del juego, por pedido de ella, seguro se lo comentarian unos a otros y terminaría mal. Me parecía justo, ella agregó un dato no menor… quería que fuera alguien «maduro» lo dijo por el lado de ser serio, pero creo que había algo en el tono que mostraba q ella tenia su propia fantasía en juego… comencé a preguntarle más al respecto… y a medida que ella iba explicando los motivos, nos dimos cuenta que ya sabíamos quien era El Tercero.

Luis. Luis era un amigo y socio de mi suegro, 60 años, tipo elegante muy carismático, alto, de hombros anchos aunque un poco panzon, se notaba fornido, tenía el pelo canoso en las sienes, pero se mantenía bien con los años, casado y divorciado, sin hijos, se conocían creo que de toda la vida, habían compartido fiestas, vacaciones juntos, y pensándolo bien, creo que ya me había dado cuenta que miraba a Lau de manera diferente, no era solo el cariño que pudiera tenerle a alguien que conoce desde que nació prácticamente… había algo más.

Lau accedió a contarme la historia luego de dar vueltas, pensando que me podría molestar… lejos de eso, cada vez estaba más caliente, y no de enojo.

Como dije, se conocían de siempre, Luis y mi suegro eran amigos y el era como un tío para Lau, pero un tío con onda, que la había cubierto más de una vez para que se escapara con amigas o algun novio cuando el papá no la dejaba salir. Lau no podía evitar sentir cierta atracción y notaba que a medida que ella crecía, la forma en que Luis la miraba fue cambiando, pero siempre con respeto, jamás pasó a ser el típico viejo verde. Y esto a ella le daba cierto morbo.

Ahora el tema era, como proponerle a Luis. Coincidimos en que tenia que ser yo quien se lo diga, para dejar en claro que era un trío y no otra cosa. Si bien yo lo conocía y teníamos buena onda no era fácil encarar esa conversación… el casi siempre estaba en Zarate , allí tenia un complejo de cabañas con pileta para vacaciones… y desde ahí manejaba sus negocios. Le escribí, le dije que con Lau estábamos algo estresados, que nos vendría bien tomarnos unos dias lejos del trabajo, si tenia una cabaña disponible para alquilarnos, como no era temporada tenia lugar de sobra, y estaría encantado de recibirnos, nos fuimos un jueves después del trabajo, tomando el viernes libre, a pesar de ser invierno en el complejo tenia un jacuzzi muy grande al aire libre, así q Lau preparó una de sus mejores y más pequeñas bikinis.

Luis nos habia hecho preparar una cabaña cerca del jacuzzi especialmente, nos recibió con un asado espectacular, yo había llevado varias botellas de vino para la ocasión… cenamos charlando, reímos, y tomamos mucho vino… en un momento la charla se dio para contar lo de la playa y como los pendejos se morían por Lau, todos reímos… y Lau dijo

-Hablando de playa y bikinis… les molesta si me voy un rato al jacuzzi???

Y se fue meneando el culo a cambiarse. Luis trató de irse, diciendo que nos dejaba solos para que yo vaya con ella… le dije que no, que estaba bien charlando, que si a él no le molestaba prefería quedarme así, Lau volvió envuelta en una bata blanca… se acercó a nosotros, se tomó una copa de vino, dejó la bata sobre una silla y se fue al jacuzzi a pocos metros de nosotros, yo me hice el que servía una copa para no verla, y ver que Luis con disimulo, miraba de reojo como mi mujer se iba… los tres habíamos tomado bastante, así que era el mejor momento… sin dejar de mirar la copa, sabiendo que era obvio que Luis la habia mirado, le dije

-la verdad que con un cuerpo así es obvio que la miren en todos lados, no?

Luis tragó nervioso, no sabía bien qué decir, puso un tono casi paternal, y me dijo

-la verdad pibe, tenes suerte, no solo es hermosa, es una gran mujer… sabes que la quiero como una hija, así q cuídala…

Y se rió… yo quería salir del tema de «Es como una hija» y llevarlo al terreno que queríamos.

-Es como una hija, pero no lo es, decime la verdad, no te parece un minon?

-La verdad es que si, te repito, no la puedo ver con otros ojos, la conozco de chica…

-somos gente grande… hablemos con la verdad, si la ves hoy, por primera vez… que pensarías?

Ya le había insistido mucho, y algo en la cabeza de Luis hizo un clic.

-mira, no se si es el vino o que, pero están raros los dos… honestamente, Si, Lauri es un minon, desde adolescente desarrolló y se puso una bomba, y si no fuera amigo del padre me la habría llevado a la cama en cuanto cumplió 18. Pero te lo digo con respeto y porque vos insistis…

-Jajajaja ya lo se, siempre con respeto, por eso te lo pregunto, porque Lau me dijo que siempre fuiste muy respetuoso, pero que cuando se puso grande la mirabas distinto, y eso siempre le gustó. Si te dijera que ella se muere de ganas de coger con vos, que me decis?

La cara de Luis se transformó…

-Que?! A eso vinieron? A joderme chicos, yo los quiero, pero no estoy para esa clase bromas (amago con levantarse de la mesa)

-No, no, para Luis, no te lo tomes a mal, sentate, toma otra copa y escúchame… (le conté al detalle todo, lo de los pendejos, el dildo y como hablamos hasta darnos cuenta que él era el indicado para este trío). Luis tomó su copa en dos grandes tragos…

-A ver… no te voy a negar que me encanta, a mi edad poder tener una mujer así, y la verdad aunque quiera olvidar que la conozco desde chica… pero no se… no me parece una buena idea.

-Vos relájate… vayamos a la cabaña, y vemos que pasa, sin hacer historia, somos grandes, no es para boludear, es una propuesta seria. Te va?

Luis miró a Lau q estaba con los ojos cerrados disfrutando las burbujas…

-Y si… una cosa así no me va a volver a pasar en lo

que me queda de vida.

-Agarra la bata y anda a buscarla, eso si… tenemos que estar los tres, espero que no te moleste, pero no la estoy entregando, estamos compartiendo.

Luis tomó la bata y se fue a buscar a Lau, ella abrió los ojos y le sonrió. Yo estaba atrás diciéndole que si con la cabeza.

Luis apagó el jacuzzi, y lau se levantó, como buen caballero Luis la envolvió en la bata y ella le dio un tierno beso en los labios.

-Ay nena… de que locura me convencieron ustedes.

-Jajaja ya se que parece raro, pero creo que tenes ganas desde hace mucho, y la verdad, si voy a estar con alguien más además de mi marido, sé que tenes que ser vos…

Luego de decir esto, Lau me besó a mi con pasión… y fuimos a la cabaña de Luis.

Entramos directo a la habitación, había una gran cama con respaldo de madera rústica, y un sillón en un rincón, además de varios muebles… Luis encendió una luz de noche, tenue, pero se veía con claridad… estaban parados frente a frente, Lau dejó caer su bata, y cruzó los brazos en la nuca de Luis y le comió la boca, tuvo que ponerse en puntas de pie, haciendo lucir más su cola… los dejé besarse un rato a solas, Luis la tomaba por la cintura, yo fui lento por detrás y le desate la parte de arriba de la malla, y ella terminó de descubrir sus pechos… Luis tomó distancia, la miró detalladamente, y fue a besarle los pezones, Lau ya gemia… y con una mano busco el bulto de Luis… yo aproveché para bajarle la tanga a Lau y me alejé otra vez para ver la escena… me explotaba la pija, Luis manoseaba las tetas y el culo de Lau mientras ella le abría el pantalón… finalmente descubrió la pija de Luis, hasta yo me sorprendí, yo no vengo nada mal, pero Luis era de otra categoría, empezaba como en punta, la cabeza de tamaño normal, pero se iba poniendo gruesa hacia la base, tan gruesa que los dedos de Lau no llegaban a tocarse alrededor de la base de esa verga…

-Ay Luis… como nunca noté lo que tenes acá (dijo Lau)

Luis sonrió y la beso con pasion…

-Hacía mucho que no la sentia tan dura… me estas volviendo loco.

Sentí que tenía que estar yo también, pero estaba disfrutando el show, así que los alenté a seguir.

-Amor, me parece que Luis merece probar tus talentos, y por la cara que pusiste me parece que vos te moris por probar esa pija.

-Jajaja vos me conoces, y esto fue tu idea, si te parece bien, a mi me encantaría chuparla toda.

Y se arrodilló mientras terminaba de sacarle la ropa a Luis y lo sentó en la cama… de a poco fue lamiendo la cabeza de esa verga, mojando bien todo… y tratando de tragarla entera, aunque no llegaba.

Me desvesti y con la pija durisima me fui a parar a un costado de Lau, que sin sacarse la verga de Luis de la boca buscó la mia con la mano, me pajeó un poco, y luego se sacó la pija de la boca y fue hacia la mía… con un hilo de baba que aún unía sus labios con la pija de Luis… lo masturbaba mientras me la chupaba a mi… la mía, al ya conocerla la trago entera de una, Luis miraba extasiado. Luego de un rato de alternar chupadas y pajas de ambas vergas Lau se acostó en la cama con las piernas abiertas y se tocaba…

-Luis, queres empezar vos? Te recomiendo aunque ya la quieras coger que primero chupes un poco esa concha, te juro que es la mas rica que vas a chupar en tu vida…

Luis no me respondió y fue directo a comerse a Lau… por la forma en que ella gemia le estaba dando una gran chupada de concha, y es que es la más rica en serio… yo me puse de rodillas en la cama y le metí la pija en la boca.

Estaba tan caliente que acabó en la boca de Luis, que siguió chupando con más ganas que antes…

-Ay por favor Luis, que linda chupada… necesito que me la metas… quiero sentirla adentro (Luis me miró como esperando mi permiso, pero era Lau la que lo había pedido)

-No la hagas desear más…

-No sabes las ganas que te tengo nena…

Se acomodo sobre Lau, yo mirando todo desde la misma cama, pude ver su cara cuando le entró esa pija, centímetro a centímetro… el placer en sus ojos cerrados, mi fantasía hecha realidad y mejor de lo que esperaba.

-Asi Luis, que pija hermosa… te gusta amor? Te gusta ver como me cogen?

-Me encanta mi amor, se nota que la estas disfrutando, esta noche es para vos, estas dos pijas son para vos (y le metí la pija en la boca otra vez)

-Ahora un poco la tuya amor, pero en 4.

Lau se puso en 4, por la forma en que Luis la miró se que se moría por metersela en 4, pero ella me pedido a mi… hizo q Luis se recostara y mientras yo le daba con todas mis ganas, ella degustaba la verga de Luis mojada de su concha…

-y Luis? Que tenes para decir de Laurita?

-Sigo sin poder ceerlo… lo bien que la chupa por favor (escuchar los halagos la puso a mil, porque se trago la verga de Luis hasta la base, haciendo arcadas, pero sin retroceder un cenrimetro)

Bajé el ritmo de la cogida y empecé a jugar con el culito de Lau… saque mi pija de su concha mojada, y me puse a chuparle en culo y la concha en 4…

-Montate a Luis amor, monta esa verga…

-Ya se lo que estas pensando hijo de puta… me quieren partir al medio ustedes dos?

-Jajajaja como si vos no quisieras mi amor…

Lau monto la pija de Luis, los deje solos un rato, me volvía loco verla cabalgar, esos movimientos de cadera, ver como los labios de su concha abrazaban la pija de Luis y chorreaba hasta los huevos… la escuché gemir y gritar un orgasmo sobre el amigo de su papá… estaba lista, era hora de llenar de pija a mi mujer. La acomodé pegando su cuerpo sobre Luis mojé la punta de mi verga y fui entrando en ese ano apretado

-Aaaay amor, despacio, son muy grandes las dos… no se si voy a poder…

– Yo se que si… lo queres, y te lo vamos a dar (fui entrando de a poco, Luis y Lau quietos… cuando ya tenia más de media pija adentro Lau se empezó a mover, al principio costó coordinar, pero luego de un rato los tres llevábamos un ritmo perfecto, podía sentir como presionaba la pija de Luis desde la concha y por momentos cuando uno entraba el otro salía, y por momentos la clavabamos los juntos haciéndola gritar)

– Hijos de puta me están matando pero no paren, no paren…

– queres cambiar? Queres que Luis te abra bien el culo? Vos Luis, queres comerte ese culito? No sabes que bien come…

– Si la vamos a hacer hagamosla bien jajaja la verdad me muero por ese culo…

Saque mi pija, Lau desmontó la verga de Luis, se la estaba por acomodar en el culo, cuando Luis la frenó

-Para, quiero tu culo, pero lo quiero en 4, me dejas?

-Uuufff me vas a partir en 4, pero si, lo que vos quieras papi.

Me mató de morbo que le dijera papi… se acomodo en 4 y Luis se ubicó atras, el culo de Lau estaba bien abierto pero igual se notó la presión de esa barra de carne… poco a poco la metió toda, despacio… fue metiendo hasta la base, podía ver sus huevos pegados en la concha de Lau que recibía pija con los ojos cerrados y la boca abierta. Le agarre las nalgas abriéndole el culo para que Luis se la meta entera y Lau gozaba y gritaba, no se cuanto había de placer y cuanto de dolor, pero había mucho morbo. Le pedí a Luis que la saque mientras yo le abría el culo.

-Uy, mira como le dejaste el orto!!! Que lindo agujero te hicieron amor… llenalo de nuevo…

-Con gusto… esto es demasiado bueno…

-Te gusta amor como te rompe el culo Luis?

-Ah, ah, así si… me encanta. Quiero que me lo llene de leche, por favor, la quiero sentir en el culo….

Luis empezó a bombearla con fuerza bufando, estaba por acabar…

-Toma, toma la leche pendeja, no doy maaaas…

Soltó toda la carga adentro…. y hasta que no quedaba más no sacó la pija del culo de mi mujer… cuando salió el culo le quedó abierto rojo y chorreaba leche, Lau cayó en la cama y yo me pajie hasta acabarle en la cola y espalda…

-Ay no doy más… me hicieron pelota chicos, pero que bien que la pasé… voy a necesitar que me ayuden a bañar, no se si me puedo parar jajaja

Los tres nos reímos, Luis fue a buscar algo fresco de tomar, y nosotros fuimos al baño.

La fantasía estaba cumplida y con creces, pero faltaba más, pues esta era solo la primer noche de un fin de semana…