Saltar al contenido

Empezamos viendo porno y se termino cogiendo a mi novia :/

Confieso que esto paso hace dos años con la que en ese tiempo y en la actualidad sigue siendo mi novia y con quien en ese entonces era mi mejor amigo.

Todo empezó como un día normal, cuando saliendo de clases nos fuimos al departamento que rentaba en ese tiempo a escasas cuadras de la universidad. Yo como era foráneo vivía solo en el departamento, por lo que mi novia y mi amigo, muy comúnmente me hacían compañía, comiendo y divirtiéndonos, por lo que después de comer alguna comida rápida que ya no recuerdo bien, decidimos ir a mi habitación al ser el único espacio semi amueblado.

Ahí nos acostamos en la cama los tres, estando mi novia en el medio, como otras tantas veces atrás. Entonces decidimos poner en internet una película francesa, la cual desconocíamos totalmente, llamada Love. Dicha película parecía ser normal y una más del montón, pero nos llevamos una gran sorpresa, que sin estar catalogada como pornográfica, contenía varias escenas bastante explicitas de sexo.

Esto lejos de incomodarnos, nos empezó a excitar, pues entre broma y broma de mi amigo, los tres accedimos a cambiar de película a una cien por ciento pornográfica. Pero si pensamos que eso seria todo, nunca estuvimos menos acertados, pues a los minutos mi novia nos dejaría impactados, proponiendo que si queríamos, nos masturbáramos, obviamente cada quien así mismo, hizo énfasis ella.

Como ella y yo ya empezábamos a tener sexo con regularidad, y mi amigo era supuestamente de confianza, todos aceptamos. Yo solo me desabotone el pantalón y me abrí el cierre para sacarme el pene de 16 centímetros, del que estoy bastante orgulloso. Mi amigo tuvo menos pudor que yo (aunque entiendo el porque) y se bajo el totalmente el pantalón y bóxer, dejando expuesto totalmente su pene de por lo menos creo yo, 21 centímetros, el cual no fue ajeno a las miradas de asombro de mi novia.

Ella no se quedo atrás e hizo lo propio, se despojo de su pantalón y dejo al aire su firme y gran trasero, solo cubierto por un pequeño hilo dental. 

en ese momento pase por desapercibido los ojos que le lanzo mi amigo, pero ahora me doy cuenta de que eran unos de querer cogérsela al instante, pero la desilusión pareció llegarle cuando mi novia no se retiro el hilo, pues más adelante solo se lo haría para un lado, para masturbarse mejor.

Durante los siguientes minutos pareció que todo seria solo lo pactado, pero yo fui el que cometió el error de llevar eso un poco más allá, pues dentro de la calentura, le pedí a mi novia que se sacara las tetas. Ella presa también de la excitación, no tuvo ningún inconveniente en hacerlo, por lo que se despojo de su blusa y su sostén, liberado sus tetas de tamaño por encima del medio, pero con una firmeza y redondez que los hacen ver más grandes y perfectos.

Esto a mi amigo y a mi nos prendió mucho más de lo que ya estábamos, que ya solamente podíamos verla a ella masturbándose, y ella parecía saberlo y gustarle, por lo que sin decir nada, se quito totalmente el hilo dental. 

Con eso me perdí totalmente en la calentura y empecé a besarla como loco y cuando menos me di cuenta me la estaba mamando. Y al hacer esto, la posición en la que ella quedo era mucho más inclinada, dejando más expuestas y cercanas su grandes nalgas, a mi amigo, que ya de por si desde antes estaba demasiado cerca a ella, por lo pequeña de la cama.

Mi amigo ni lento ni perezoso, se coloco más de costado y también percibí el sutil movimiento que hizo para bajar más, quedando con el pene en dirección al trasero de mi novia. Él sonriendo y sin palabras, solo me hacia gestos de admiración, que aprobaban lo que me estaba haciendo mi novia y lo increíble que era su cuerpo. yo le respondía de la misma manera entre risas de calentura y nerviosismo, que aumento todo mucho más, cuando llevo la confianza cada vez más allá; primero apuntando su pene hacia la raya de mi novia y segundo golpeándola con ella.

De primera eso me corto la inspiración y apunto estuve de decirle que se fuera a la mierda, pero cuando mi novia se saco mi pene de la boca para dirigirle una mirada algo comprometedora y reírse con él, me hizo pensar que el que estaba mal era yo. Por lo que algo comprometido, también me reí y todos continuamos haciendo lo mismo.

La boca de mi novia volvió a mi pene y mi amigo jugando con ella; colocándole el pene entre las nalgas. Ella solo hacia sutiles movimientos hacia el frente, alejando su sexo de él, aunque al terminarlo, volvía exactamente a la misma posición, como si de un reto entre ambos se tratase, mientras se podía escuchar como ella también reía.

Por la posición de altura que yo le sacaba a ambos, podía apreciar todos esos detalles a la perfección, por lo que en otro de los movimientos de jugueteo que tenían entre ambos, ella ya no hizo el más mínimo esfuerzo por quitarse, y el al notar eso, no perdió tiempo y empujo su grueso pene dentro de ella; entrando con relativa facilidad, seguramente por lo excitada que estaba.

Mi novia se estremeció, pero solo hizo un leve gemido que parecía querer ser contenido, como si con eso no me fuera a dar cuenta de que se la estaban metiendo toda.

Durante los siguientes minutos ella continuo mamandomela de una forma que aun sigo considerando como la mejor, mientras mi amigo de hacérselo con desconfianza, paso a una total seguridad que hasta le levanto la pierna y luego le agarraba fuertemente con la mano izquierda las tetas.

Yo fui el primero en acabar en su boca y poco después quien en ese entonces era mi mejor amigo, acabo totalmente dentro de ella, sin ninguna clase de protección.

Luego de eso, descansamos un poco y sin cruzar miradas mi amigo y yo, nos despedimos. Mi novia y yo nos quedamos solos y ella intentaba hablar de todo menos de lo que había pasado, pues yo tampoco estaba dispuesto. El tema solo se toco pocas veces, hasta finalmente ya no hacerlo cuando después de casi dos meses mi novia volvió a tener su periodo, estando a salvo de no estar embarazada de mi amigo, pues nosotros siempre lo hacíamos con condón. Luego de eso jamás hemos vuelto a tocar el tema.

En cuanto a mi ex amigo y yo, no le volví a dirigir la palabra, y el en represalia le conto a nuestro grupo de amigos que se había cogido a mi novia. Yo por supuesto lo negué, pero al parecer todos le creyeron a él.

Espero les haya entretenido mi confesión, que por mi parte me siento más liberado, y más ahora a semanas de casarme con ella. Espero me dejen algún comentario de apoyo y me digan que mi novia no es una cualquiera.