Saltar al contenido

Mi novia culeada por otro en el parque (RESUBIDO)

Gente les quieremos contar una experiencia que tuvimos con la que ahora es mi esposa cuando éramos novios de esto ya hace muchos años para ser más precisos en el año 91. Una experiencia que nunca contamos y mantuvimos en secreto hasta hoy. 

Y yo tenía 26 y mi señora, por ese entonces novia 32. Como pueden ver en nuestros posts ella es morocha de muy buen culo y hermosas tetas. Mas que en esa época, con 30 años menos, se mataba en el gimnasio por lo que tenía las piernas recontra torneadas y el culo redondo y bien parado, la verdad por la calle la miraban todos cuando se ponía una calza o una mini. Esa noche tenía puesto un vestidito bobo (¿se acuerdan los veteranos?) sin mangas entallado en el torso y con tablas en la falda, la que era muy cortita y apenas le cubría los cachetes del culo, si se agachaba apenas un poquito dejaba todo a la vista, acompañado de zapatos de taco alto que le levantaba aún más la cola. Ella no quería ponérselo, pero cuando vi como mostraba sus piernas y le remarcaba el culo y sus tetas le insistí para que lo usara, aunque esa ve fue la única vez que se lo puso porque no tapaba nada, 

Era verano, en Rosario, mucho calor, sábado a la noche, estábamos comiendo algo y tomando cerveza en una chopería de la zona de la UNR por Av. Pellegrini.

Cuando terminamos nos fuimos al Parque Urquiza recalientes con la idea de echarnos un polvo rápido. Cuando llegamos no encontrábamos un lugar libre, parece que el verano los tenía excitados a todos ¡estaba lleno de parejas en lugares oscuros garchando!

Caminamos hasta la bajada de la esquina de Pellegrini y el rio, había un banco libre y nos sentamos ahí. Empezamos a besarnos y manosearnos enseguida, ella había tomado mucha cerveza y estaba muy borracha y desinhibida sin lo cual no creo que hubiera ocurrido lo que les voy a relatar a continuación.

Le pedí que se saque la tanguita para poder coger más cómodos, se paró y cuando se la estaba bajando escuchamos un ruido detrás de un árbol y ella me dijo que vio a un hombre escondido. Yo me puse un poco nervioso porque pensé que nos quería robar, pero enseguida noté que se estaba masturbando. Le dije a mi mujer y ella me dijo que no tenía problemas que mire, ¡Cuando escuche eso no lo podía creer!

La agarre, la senté a horcajadas sobre mi pija y se la puse de una, ella empezó a mover sus caderas de manera lenta y sexy, me abrazo y me pregunto al oído si el tipo seguía mirando a lo que le dije ¡Espera que veo! Agarre y le subí bien el vestido dejando todo su culo al air y mirando para donde estaba el tipo. Enseguida este se asomó para ver mejor y en ese momento como quedó al descubierto cruzamos miradas, enseguida volvió a cubrirse cuando noto que lo había descubierto, pero al ver no reaccione se volvió a asomar. Ella me seguía cabalgando cada vez con más ganas, yo le mantenía levantaba la falda, le manoseaba el culo y le abría los cachetes para que el tipo vea mejor lo que mi la estaba re calentando.

En eso el tipo ya se para al descubierto y se sigue manoseando ya sin tapujos. Le dije a mi mujer y se dio vuelta para mirarlo. Ella cuando lo vio le sonrió y el tipo se movió hacia nosotros un poco más hacia la luz donde pudimos verlo mejor. Era de unos 35/40 años, flaco, morocho y de unos 1.85m. Mi señora empezó a cabalgar más fuerte y en eso me die en voz alta para que escuche nuestro espectador: “Culeame, ¡Acabame en el culo!”.

Ella se bajó de encima mio, se apoyó contra el árbol que estaba junto al banco, se levantó la falda por arriba de la cintura y me dijo “¡Dale, dale, métemela!”. Empecé a acariciarle el culo, el tipo se cambió de lugar para ver mejor, escupí en la mano, le puse saliva en el culo despacito para que el tipo vea y se la fui arrimando. En eso mi mujer me grita “¡Metemela hijo de puta!” se la clavé de golpe y empecé a bombearla con fuerza. El tipo se pajeaba como loco y mi mujer lo miraba ya sin disimulo, en eso me dice que pare y me siente en el banco. Una vez ahí ella se inclinó con el culo bien parado apuntando para el tipo, se acarició las nalgas, se las separó bien con las dos manos mostrándole el culo al tipo y me empezó a chupar la pija. Fue solo para lubricarla, la ensalivo bien, se dio vuelta y se la empezó a ensartar de nuevo en el culo, quedando de espaldas a mí y mirando hacia donde estaba nuestro espectador.  Ella empezó a sonreírle y el tipo se acercó. Ahí pudimos ver bien su pija, si bien no gruesa si era larga, calculo que unos 24/25 cm, curva y bien parada hacia arriba. 

Aquí quiero hacer un comentario, y en esa época no había empezado con el tratamiento de jelquing y mi pija no era lo que es ahora (18 cm de largo y un 6.5 cm de ancho), era de 14.5 cm de largo. Con el tipo de grosor andábamos parejos, pero de largo, como se dice me pasaba el trapo mal.

Mi mujer cuando la vio hizo una exclamación y empezó a dar sentones cada vez más fuertes. En eso le hace señas con la mano para que se acerque, le agarra la pija, lo pajeo un ratito mientras rebotaba con mi pija en el culo y en eso se la pone en la boca. ¡Yo no lo podía creer! ¡Mi entonces novia estaba chupándole la pija a un desconocido delante de mío! ¡Yo no aguante más y acabé enseguida con una fuerte exclamación! Fue uno de los orgasmos más intensos de mi vida. Enseguida ella se bajó y se arrodillo para chuparle bien la pija al tipo, que a esta altura no sé cómo aguantaba tanto. Para mí ya se había estado masturbando mirando otras parejas y por eso duraba tanto. 

Después de un rato de estar chupándosela ella se paró le agarro la pija con la mano y lo llevó hasta el árbol, se recostó contra donde antes yo la había culeado, y suavemente le dirigió la pija hacia el culo y le dice al tipo “¡Rómpeme el culo mirón hijo de puta!”. El loco sin decir nada se escupió la pija, la puerteó un poquito y se la fue metiendo despacio. La cabeza fue fácil pero el tronco parecía que no terminaba nunca de entrar. En un momento pude ver que empujo fuerte con sus caderas y mi mujer larga un fuerte y largo ¡AAHHH! Se la había clavado hasta el fondo. El flaco empezó un mete y saca lento, se la sacaba hasta la cabeza y volvía empujando hasta el fondo con fuerza. De vez en cuando, paraba, sin sacarla completa se la escupía para lubricarla un poco y seguía. Lo hacía seguro para refregarme el largo de su miembro. Yo podía ver como entraban y salían los 25 cm de carne en el culo de mi novia, y esta estaba gozando como loca. Me calentó tanto que empecé a pajearme mientras observaba el espectáculo. Ahora el espectador era yo. Ella empezó a gemir cada vez más fuerte a lo que el tipo le tuvo que tapar la boca para que la oigan si había alguien en el parque, que a todo esto ya era como las 2:30 – 3:00 de la mañana, pero como estaba oscuro no se veía gente por la zona.

En eso ella empieza a temblar, larga un interminable y se le aflojan las piernas, el tipo la apoya contra el árbol para que no se caiga del orgasmo que estaba teniendo y la empieza a bombear con más fuerza apretándola contra el árbol, hasta que da una embestida profunda, mi mujer pega un grito, de dolor y placer, y pude ver desde donde estaba como el tipo empujaba con fuerzas con sus caderas contra el árbol seguramente acabando con cada embiste.

En ese momento acabé muy fuerte y recuerdo que salpique por todos lados de los caliente que estaba. Realmente fue mi primera experiencia como cornudo, aunque en ese momento no sabía que se decía así.

El tipo se la saca despacito, y le sale un chorro de leche del culo a mujer, ella se da vuelta se apoya en él y se tumba junto a mí en el banco. Se la notaba en la cara lo satisfecha que estaba. El flaco se acomodó el pantalón y se fue sin decir una palabra, a decir verdad, no abrió la boca en ningún momento.

Nosotros al rato nos fuimos, mi mujer sin la tanguita, en colectivo hasta su casa, en esa época no teníamos un mango y viajar en taxi era un lujo.

Al otro día cuando tocamos el tema de lo a que había pasado me dijo que no se acordaba bien, que tenía recuerdos un poco confusos. Se acordaba que estábamos cogiendo en el parque, que había un tipo mirando, que la recibió por el culo dos veces contra el árbol, que me había estado chupando la pija pero que le parecía más larga, y que en la segunda culeada sintió la pija muy adentro, muy profunda, tanto que acabo dos o tres veces seguidas, tubo orgasmos múltiples. 

Le relate lo sucedido desde el inicio, ella sentía una mezcla de vergüenza con calentura. Se fue acordando de más cosas, pero nunca recordó todo lo que sucedió esa noche por el pedo que tenía. Esto siempre fue un tema de mucha vergüenza para ella ya que no quería que yo la viera como una puta o una mina fácil.  Es mas pasaron 20 años hasta que lo hicimos el primer trío con mi amigo, del que siempre decimos que fue nuestra primera experiencia de ese tipo cuando en realidad no fue así.

Con los años descubrí que eso que hicimos se denomina dogging, pero nunca lo volvimos a hacer. Es mas lo hicimos en ese momento sin protección y pensándolo bien hoy en día, fue una insensatez.

Esto iba a ser un relato corto, pero cuando comencé a escribir me vinieron a la mente un montón de detalles que no tenía presente. Se que este relato puede parecer un poco de película, pero es como en realidad sucedió. Lamento que en esa época no existían los celulares porque hoy hubiera grabado todo o por lo menos sacado fotos. Espero que les guste.