11 Saltar al contenido

«Nací para ser cornudo. Y eso no me duel ni me vuelve menos hombre» — si, como no!. Parte.1

Recuerdo cuando era adolescente que estaba de novio con una hermosa chica, ella tenía un par de años menos que yo, me encantaba, estaba super enamorado y pensé que ella también.

Sin embargo, un día cuando tuvimos una discusión me confesó que estaba cojiendo con un tipo bastante más grande que ambos y que ese tipo le había enseñado a coger por el culo.

Me mató su confesión… sin embargo, con el correr de los días fue aprendiendo a disfrutar de ese lugar sumiso y a enfrentarme a cuando ella me decía que salía con amigas y yo tenia claro que iba a entregar el culo.

Ahora, con casi 40 años y 5 años de pareja con Natalia me sucede algo parecido.

Con Natalia nos llevamos super bien, estamos muy enamorados y en la cama hacemos lo necesario, digamos que no somos demasiado activos, pero se puede decir que zafamos.

Yo pensaba que para ella estaba bien y que no se animaba a avanzar más, por ejemplo, nunca me chupa la pija como se debe, solo le da unos besos en la cabeza y a mí me deja como loco.

Yo en algunas ocasiones le toco el ano con un dedo, pero enseguida ella se corre y no quiere más, así que ni pensar de coger por el culo.

En pocas oportunidades le chupe la concha ya que normalmente ella no quiere porque dice que no esta depilada y que le da asco, sin embargo a mí me encanta comerle bien la concha.

Natalia es un poco rellenita, con un par de tetas de ensueño y un culo que vale la pena tener al alcance para unas buenas nalgadas, es bastante alta por lo que es una mujer muy grande y capaz de dominarte si así lo quiere.

Hace pocos días en una charla intima que tuvimos me comentó que se sentía muy mal por algo que había hecho y que no soportaba más ocultármelo.

Obviamente pregunté ¿Qué es?

Empezó diciendo que me ama mucho y que siempre quiere estar conmigo, que no quiere perderme como su pareja pero que se mandó una macana enorme.

¿Qué pasó? Insistí

Te acordás cuando vos estuviste de viaje (me dice), que yo fui al cumpleaños de Verónica?

Bueno, me trajo a casa Javier, el esposo de Florencia porqué yo estaba bastante borracha, y Florencia no había ido a la fiesta porque estaba con covid.

Aunque vos no sabías, ni Florencia tampoco con Javier tuvimos una historia hace mucho tiempo, antes que ambos nos pusiéramos en pareja, fue algo pasajero y quedó por esa.

Pero bueno.. él entro a casa porque tenía que llevarle unas cosas a Flor y de paso me acompaño, porque estaba borracha como te dije.

Entró y nos pusimos a charlar, me empezó a buscar recordando viejas épocas y bueno… una cosa llevó la otra y terminamos cojiendo.

Qué hdp que sos le dije!

Ta pero eso no es todo lo que quiero contarte, porque ya que estoy no quiero que quede nada…

Vos sabes que yo cuando tomo de más me desinhibo bastante… así qué Javier que siempre fue muy sexual me buscó y me buscó y terminó metiéndomela por la cola.

Cara de póker de ambos…

Y sabes que es lo peor (me dijo)

Qué me encantó cojer con él, que me volvió loca como hace mucho no me pasaba, hace mucho mucho que con vos no tengo esos orgasmos, me hizo sentir mujer, me sentí muy puta por momentos pero no me importó.

Pero es el marido de tu amiga! (dije)

Sí! y sabes qué? Eso me da más morbo y más me calienta

No quiero perderte a vos, sos la pareja ideal, me encanta compartir la vida con vos, pero tampoco quiero perderme la oportunidad de cojer con alguien como Javier que me hace sentir como nadie.

Yo: Se la chupaste también?

Nati: Si.

Yo: Te acabó adentro?

Nati: No

Yo: Entonces?

Nati: Entonces qué?

Yo: Donde acabó?

Nati: No seas asqueroso, qué importa eso.

Yo: Donde acabó!!! ?

Nati: (mirando hacia abajo) En la boca

Después de unos minutos en silencio le dije, te voy a perdonar y quiero que sigamos juntos, pero con una condición…

Cual? (preguntó)

Qué me cuentes con lujo de detalles lo que pasó… paso a paso.

Espero les guste y me dejen sus comentarios.

Gracias!