11 Saltar al contenido

[Serpientes con faldas] Reunión de amigas Cap.2 (La historia y la versión de Vicky)

Hoy se viene la historia de «Vicky» que es la que (se come todo de todos) por eso tiene la hamburguesa tapando su cara 😜 

Posta dicho por ella «no discriminó a nadie»

Para quienes no sepan tiene unos : 

 hermosos  45 años trabaja de maestra , siempre vivió en  la capital federal, casi toda su vida vivió con sus  papás  en flores y ahora hace poco se mudo a paternal 

Aunque parezca raro , se mudo  por primera vez sola hace poco  .

 (Es  soltera , teñida de rubia , con buenas gomas )

Y esta es su historia: 

Una noche mi amigo (de 35 años) y yo que tenía 10 años menos estábamos algo picados por el whisky y encima tenía una calentura que no me aguantaba ni yo, y para complicarme más él.

«sólo había estado con una chica». 

(Por estar ligado a una silla de ruedas)

No sé si me compadecí, si fue porque le vi el pito creciendo bajo su bermuda playera una vez más , si fue porque me calienta saber que en el colegio especial al que asistió, una maestra le hizo una pajita en el baño. 

Me pidió que no dijera nada de ese asunto. 

Le prometí que no, mientras me sentaba atrás  con las gomas al aire. Me daba mucho morbo saber que no podía verme por qué trabe su silla frente al balcón . 

¡che amigo, y esa señorita, cómo fue que te hizo esa chanchada?!, le pregunté.

¡Fue raro… yo entré al baño y, creo que ella estaba limpiando o algo así… 

cuando me bajé el pantalón y me senté pensando en que se había ido, porque cerró la puerta y me saludó, veo que me baja el calzoncillo rápido, que me agarra el pito y me dice que me quede quieto…

 ¡Ahí me hizo eso, y hasta lo olió!, me explicó avergonzado.

¡y nada más? Dale, contame todo nene!, lo increpó mientras me corría un poco la calza.

¡nada loca!

 bueno, emm, me dio un beso en la puntita, y me la sacudió un poquito, ahí empezó a apretarla, a subir y bajar con su mano y, de repente se las tomó.

¡es una boluda esa maestra! ¡Te dejó más caliente imagino!, le dije incomodando, ya con mi mano sobre su cara.

¡qué pasa Vicky , estás bien?, me preguntó cuando me hacía la que me caía sobre su hombro.

¡Sí , solo que tomé mucho, y tengo calor! ¿Vos no? ,le tartamudeó en el oído.

¡sí, creo que sí, pero, vos estás con las tetas desnudas!

 dijo al tocarlas sin querer, retirando sus manos lo más rápido que pudo.

¡ey nene, no seas cagón, dale, tocalas!

 le dije agarrándole la mano para avivarlo. Hasta que no lo soporté y me senté en sus piernas frías poniéndole las tetas en la cara.

¡chupalas Niquito, dale pendejito, que ya vi que tenés esto re al palo!

Le decía abrazando su bulto en mi mano, mientras él solo frotaba su carita en mis gomas, como no sabiendo si hacerme caso.

Dale, 

morderme los pezones, si ya sé que te gusto…

¡ no te olvides que  vi como olías mis tangas el otro día en el lavadero cuando tú mamita te mandó a llavar tu ropa!, 

y entonces su saliva se adhería a mi piel, sus labios rodeaban mis timbres, sus manos torpes por no saber cómo actuar se aferraban a mi cintura y sus gemidos empezaban a prepararlo para mí.

Le saqué la pija de su calzoncillo, lo privé de mis tetas por un rato y se las refregué en ese mástil lubricado por su propio presemen,

lo que seguro le hacía doler los huevos y lo condenaba a suspirar.

Sólo tuve coraje para darle tres chupaditas a su verga para nada despreciable, porque mis  padres podrían levantarse y encontrarnos en el sillón.

(Cómo dije antes , son gente mayor , chusma y me ponen incomoda )

Lo levanté de un brazo, le comí la boca y me lo llevé a la pieza.

El no era capaz de resistirse a mis encantos, y menos cuando cerré la puerta con llave para que todo sea nuestro.

 Me pidió que me saque la calza, le concedí el honor , de sacarme la bombacha para que se pase por el pito.

 Yo ya lo había desnudado entre besitos por todo el cuerpo. Por lo que ahora su poronga estaba más que dura y rebelde.

Al verlo acostado  en  mi cama y con la pija parada  no le di tiempo a que piense nada.

 Me acosté a la altura  sus pies, le di besitos en la panza y en las piernas, le mordí las tetillas y, en un solo segundo de inspiración me metí su pija en la boca para succionarla, besarla, lamer su escroto, darle mordisquitos en la puntita, olerla y gemir cuando la tenía enterita, cuando subía y bajaba enardecida de su pene.

¿Qué te gustaría hacerme ?

 ¡Yo quiero hacer todo con vos! 

Quiero probar tu leche, que me acabes adentro, quiero sentirte…

 ¡siempre quise cogerte nene!,

 le sinceré en medio de la chupada que se ganó por chanchito, y por comerme las tetas como lo necesitaba.

¡No sé vicky, quiero chuparte la conchita, eso nunca lo hice! 

 dijo nervioso, y entonces, su lechita fue un disparo criminal en mi cara, mi boca y en mi hermoso pelo rubio . 

Acabó muchísimo, y yo sentí que me mojaba más aún. Me pidió disculpas por no avisarme, y sin dejarlo procesar, lo acosté en el medio de mis piernas abiertas.

¡te toca lecherito, chúpame la concha ahora!, 

le ordené, y en breve tenía que sostenerme del respaldo , porque al estar acostada , boca arriba con su lengua intentando profundizar en mis labios vaginales, me servía para darme más placer.

Cuando tocó mi clítoris le pregunté:

¿no te gustaría hacerme un bebito? 

Quiero que me llenes la conchita de leche, y me dejes embarazada !

«Mi amigo» estaba entusiasmado con sus dedos inspeccionando mi vagina, pero yo me moría de ganas por sentirla dura, penetrante y así de gruesa adentro mío.

Corrimos a la cama, lo empujé y  lo subí encima mío 

No hubo mucho por enseñarle. Su pija entró solita, fácil y sin drama.

 Lo hice gemir de placer cuando saltaba, gemía, me pasaba la lengua por mis tetas , le pedía que me las escupa con fuerza, y me le hacía la chancha como las boludas de las pornos que escucha. 

Siempre decía que un amigo le contaba lo que pasaba en esas pelis.

¿imaginabas que tu «amiguita» era así de tetona , 

¿Qué tenía esta concha, o que cogía así?

¿ Te gustó como te chupé la pija nene?!

, le cuestionaba irracional y morbosa.

¡siiii Vicky , y te voy a dejar preñada , te voy a llenar de leche putona, !vas a ver!, dijo un toque antes de explotar como un montón de pasiones en una hoguera. 

Derramó un lechazo tan abundante como el anterior, el que me encremo la cara, y entonces, no me acuerdo cómo fue que terminó esa noche. Solo que amanecimos desnudos, él sobre mí, y con las sábanas meadas. 

El me juró que fui yo la que me hice pichín durante la noche, y que eso lo calentó al punto que se re pajeó y me acabó en las sabanas.

Fin

Historia escrita por abiporinga 🔥 y pongamosle «Vicky»