Saltar al contenido

3 días de vacaciones, viendo como mi esposa salta de pene en pene probando frente a mi cual verga le embona en su profundo útero. Parte.5

esposa acepta dogging

La penetró violentamente mientras su escroto golpeaba su culo. Ella soltó al instante un grito como nunca había oído. Brian se apartó del otro lado de la cama y se levantó de un salto, cayendo prácticamente a la otra cama. Gina estaba en un estado que nunca había visto antes.

Tenía las manos en el culo de Stan, y estaba abierta de par en par con las rodillas dobladas casi hasta las axilas de él. La pelvis de él golpeaba con fuerza su hermoso culo. Cada tres o cuatro empujones, se machacaban con él completamente dentro de ella. Era impresionante ver cómo la gruesa polla de él estiraba su coño mientras aplastaban sus genitales juntos, entre el engrasado lío que había entre sus muslos y su entrepierna.

Al cabo de un minuto, ella sujetó con fuerza una de sus embestidas, clavándole las uñas en las nalgas, y empezó a mover el culo y las caderas de la forma más animal que se pueda imaginar. Mientras lo hacía, comenzó a gemir de una manera que me asustó completamente pronunciando: «NO TE MOVAS… AAAHHHH GGODD… NO TE MOVAS… AAHHHOOOHH DIOS MÍODD».

Al final de su último gemido enérgico, vi que el espacio entre su culo y su coño empezaba a palpitar rítmicamente. Ambos permanecieron absolutamente inmóviles durante al menos diez segundos mientras ella entraba en un orgasmo desgarrador.

No había forma de contar, pero parecía que después de la cuarta o quinta vez que su vagina se contrajo en el orgasmo, el líquido vaginal comenzó a salir de ella y a correr por su culo. Con el culo ligeramente separado de la cama, corría hacia la parte posterior de su culo y hacia la sábana. A medida que lo hacía, se escurría en un pequeño chorro desde la mitad de las mejillas del culo, cerca quizás de su coxis, y luego goteaba rápidamente, al instante se corría más, y luego volvía a gotear rápidamente en un pulso rítmico quizás de un segundo.

Después de unos diez segundos de su orgasmo, ella empezó a mover el culo y él empezó a mover su polla dentro salvajemente, pero casi sin empujar. Siguió haciendo esto durante unos veinte segundos más cuando molió varios movimientos de cadera enérgicos y prácticamente gritó: «AAAAHHHHH YEEEAAAAA, AAAHHH FFFUUUCK YEAHHH».

Lentamente, sus genitales se unieron en este pegajoso cóctel seminal y vaginal, mientras él la inundaba con su semilla. Si me hubiera tocado la polla en este momento, habría hecho un lío colosal. Me limité a observar con asombro. Permanecieron en este estado de trance sexual, apretados como si trataran de asegurarse de que ella estaba completamente impregnada.

Un rato después de que él dejara de eyacular completamente en ella, finalmente comenzó a retirar su polla. Gina se agarró rápidamente a su culo y le dijo: «No, por favor, túmbate sobre mí un segundo». Aunque estaba al final de su tembloroso orgasmo, todavía estaba extremadamente sensible, y quería mantenerlo dentro de ella hasta que finalmente terminara.

Varios minutos más tarde, y después de que empezaran a hablar por fin, él se inclinó lentamente hacia su izquierda y su polla medio flácida salió de ella. Mientras ella permanecía ligeramente abierta, su gruesa carga se acumuló lentamente en el fondo de su vagina y se escurrió por su culo.

Ella permaneció allí durante un minuto con los pies en alto y las rodillas dobladas frotándose las manos sobre los ojos, cuando Brian comenzó a moverse hacia la cama. Me gustaría decir que ella también se lo folló, pero rápidamente dijo: «No, ahora no. Ahora no, tal vez más tarde».

Stan y Brian empezaron a decir que tenían que ir a cambiarse de ropa, pero que volverían. Gina se limitó a saludar como si estuviera agotada. Ella apenas se derrumbó en su parte posterior, y tiró de la colcha sobre ella que decía, «absolutamente tengo que tomar una siesta. ¿Puedes por favor mantenerlos fuera durante un par de horas, o cerrar la puerta para que pueda dormir?»

Rápidamente le contesté que lo haría y salí por la puerta principal de camino al coche para coger la cartera que había guardado en la guantera. Volví a la habitación y me arrastré lentamente junto a ella mientras salía al porche trasero. Para mi alivio, ya que yo también estaba cansado pero no agotado, encontré que la zona de la piscina estaba prácticamente desierta.

Stan y Brian salieron de su habitación unos diez minutos después, pero me gritaron que iban a comer algo y me preguntaron si queríamos algo. Les dije que no mientras me saludaban y decían que volverían.

No sé realmente cuánto tiempo estuve tumbado antes de quedarme dormido en la tumbona, quizá diez minutos, pero empecé a oír a Gina hablar en voz baja. La puerta corredera de cristal de la suite que daba al porche desde la sala de estar era muy difícil de cerrar por completo, así que si tenía prisa o si simplemente estaba perezoso como yo en ese momento, normalmente se quedaba abierta unos dos centímetros.

No estaba seguro de si estaba hablando en sueños o qué, pero me levanté de la silla y me dirigí a la rendija de la puerta. En cuanto acerqué mi cara a ella, vi a uno de los amigos de Stan y Brian tumbado junto a Gina sobre su lado izquierdo y de espaldas a mí.

Por todo lo que había ocurrido en los últimos días, yo era lo que se podría llamar adicto, así que siempre estaba dispuesto a verla follar. Sin embargo, esta vez pensé que podría mirar y no dejarla saber que estaba mirando.

Era casi una excitación mayor saber que ella no sabía que nadie la estaba mirando. Salí rápidamente del porche de la sala de estar y me dirigí alrededor del jardín hacia la puerta corredera de cristal del dormitorio.

Al llegar a ellas, la abrí con mucha precaución. Debí de tardar treinta segundos en abrirla, porque parecía que había arena en los carriles, y hacía un fuerte ruido al abrirla de golpe. Después de entrar en la habitación, me dirigí a la puerta del dormitorio, y para entonces, Gina tenía las piernas apretadas y él estaba prácticamente apoyado en sus rodillas rogándole que le dejara jugar con ella.

Me di cuenta al instante de que Gina estaba más de humor para dormir que para hacer el tonto, y esta sería la primera vez que yo no había estado allí, lo que estoy seguro de que para ella era una cosa totalmente diferente. Supongo que hay una fina línea entre follar con tu marido mirando y amándolo, y follar con alguien sin que él lo sepa.

Ella siguió insistiendo en que tenía que irse y él siguió bajándose el bañador. Al cabo de unos segundos más, el bañador le llegaba a los tobillos, mientras Gina seguía impidiendo que sus manos llegaran a su entrepierna. Fue muy benigno en el sentido de que sabía que ella estaba bien, y completamente en control.

Justo cuando pensé que se había rendido, él empezó a separar las piernas de Gina con bastante fuerza, mientras ella empezó a decir con firmeza: «Te he dicho que esto no está pasando, así que puedes parar».

Mientras ella lo decía, él separó sus piernas con fuerza, casi como si no jugara más, y se inclinó sobre ella. En un milisegundo, lo vi posicionarse y empujarse contra ella. Me acerqué por la puerta y justo antes de entrar en la habitación, Gina soltó un gemido y se quedó completamente abierta.

Él empujaba y golpeaba su cuerpo contra el de ella y, mientras se la follaba frenéticamente, me di cuenta de que Gina miraba hacia la puerta corredera de cristal que daba al porche del salón y que ella sabía que yo había dejado en un principio.

Mientras él la follaba con locura, ella empezó a jadear: «Date prisa y córrete». Yo sabía que ella estaba intentando frenéticamente que él eyaculara rápidamente, sin querer que yo atravesara la puerta que ella seguía mirando. Después de treinta segundos más o menos, empezó a tirar de su culo y a moverlo al unísono con el de él, repitiendo: «Quiero que te corras en mí, córrete en mí, OOHHH FUCK YES, córrete en mí».

Esto debe haber desencadenado lo que Gina estaba tratando de hacer, porque en menos de diez segundos, él se estrelló dentro de ella y comenzó a eyacular profundamente dentro de ella. Se esforzó y disparó cada gota de esperma que pudo durante alrededor de medio minuto, cuando Gina inmediatamente dijo: «Ok, ya has terminado, ahora vete. Si le cuentas esto a alguien, diré que me has forzado, y será tu culo».

Supongo que después de que se corriera, al fin recuperando la cordura, empezó a disculparse profusamente pensando que se había excedido completamente, cosa que hizo en un sentido y no hizo en otro, si es que eso tiene algún sentido. Sabía de sobra que podría haberle dado una patada en la pared si hubiera sido necesario.

Me corrí muy intensamente en el suelo mientras veía cómo la inundaba, más que las otras veces hasta ese momento. De una manera nueva y extraña, me dejó boquiabierto más que si ella lo hubiera sabido, o si yo hubiera estado sentado allí con ello completamente planeado.

Nunca le dije que lo había visto, pero ella me lo contó más tarde, aunque omitió muchos detalles. No estaba en posición de juzgar, considerando que básicamente la había engatusado desde el principio. Yo era básicamente responsable de que otro tipo la tocara. Además, probablemente me habría dado una bofetada si supiera que lo había visto todo y no hubiera entrado en la habitación y lo hubiera echado, antes de que se convirtiera en un coito.

Stan y Brian finalmente regresaron y todos hablamos un rato, relajándonos y sin hacer mucho. Sin embargo, a medida que avanzaba la noche, todos nos encontramos entre sus piernas y haciendo cosas que se supone que no deben hacer las parejas casadas. Me di cuenta de que Stan se había encaprichado con Gina. Creo que se enamoró de ella en el transcurso de los increíbles últimos días.

Empecé a notar que Gina también actuaba de forma extraña al respecto. Llevaba unas horas pensando en ello de forma intermitente cuando me di cuenta de que debía anunciar que se había acabado. Pensé en decir que había sido una experiencia única en la vida para todos, Gina y yo incluidos, pero que se había acabado. Finalmente les pedí que se fueran para que Gina y yo pudiéramos tener algo de tiempo juntos, y fueron muy comprensivos al respecto.

Cuando se fueron, miré a Gina, que me miraba muy preocupada sin saber qué locura estaba a punto de soltar aquí ahora, y le pregunté: «¿Por qué no nos quedamos con la habitación un par de días más, sólo nosotros? No más locura, sólo nosotros. Vayamos a algunos lugares y salgamos de aquí. Divirtámonos un poco». Gina me miró casi de forma preocupada. Sabía que estaba a punto de soltarme una profunda declaración, y resulta que me alegro de que lo hiciera.

Gina en este punto finalmente me trajo de vuelta a la realidad.

No hace falta decir que la sensatez me abandonó la noche en que se quitó la parte inferior del bikini delante de varios jóvenes durante aquella partida de cartas. Cuando me quedé mirándola esperando que me soltara una declaración profunda, se apoyó en la pared y se puso a mirar el techo, cuando después de unos segundos dijo con calma: «Scott… Esta ha sido la experiencia más salvaje que hemos tenido, de eso estoy seguro. Probablemente nunca volveremos a comportarnos de forma tan jodidamente loca… Pero que sepas… que ya está hecho. Ya se ha acabado y no lo haré más».

Hizo una pausa de uno o dos segundos en los que me miró fijamente a los ojos y dijo: «Scott, cuando estábamos experimentando y me follaban indiscriminadamente Dios sabe cuántas veces ya, era realmente excitante y en realidad he disfrutado de la mayor parte de ello, tratando de cumplir todas las fantasías que has tenido, y quizás una o dos de las mías, pero si abres tus hermosos ojos durante medio segundo, podrías notar que Stan y yo dejamos de follar hace un tiempo. Ahora está haciendo el amor conmigo. Mi base moral se está deshaciendo cada vez que estoy con él».

Ella continuó, y para este momento tenía toda mi atención, «¿Pensaste que podría seguir teniendo intimidad contigo y con otros dos tipos y que la naturaleza humana no se impondría eventualmente? Las mujeres no son como los hombres cuando se trata de eso. Sí, al principio era sólo sexo desagradable, pero tienes que saber que se ha convertido en algo más, y bueno, no me siento cómoda con la forma en que Stan se está comportando, y no me siento cómoda con lo que siento al respecto. Me siento bien con ello, y no es así como se supone que las mujeres casadas deben sentirse con otro hombre. De alguna manera, creo que hemos extraviado nuestros votos matrimoniales en algún lugar entre aquí y Ohio, y quiero recuperarlos».

Es increíble cómo a veces lo más obvio es tan increíblemente oscuro cuando estás tan impulsado por una experiencia tan poderosa. A medida que cada palabra salía de sus labios, me quedé estupefacto de que no sólo estaba diciendo claramente los hechos, sino que yo realmente lo veía, y sin embargo no lo veía.

Ella continuó diciéndome con severidad: «Escúchame, Scott. No podemos quedarnos aquí ni una noche más. Aquí soy una mujer casada y haciendo el amor con otro hombre. Eso no es lo que firmé cuando hicimos nuestros votos».

A continuación, dio un ejemplo que envolvía a la perfección su ya perfecta sinopsis moral diciendo: «Intenta imaginarnos en una habitación con dos atractivas mujeres de veintiún años, con tú follándolas a ambas una y otra vez. Una vez que superes el sexo por un segundo, podrías darte cuenta de que es posible que empieces a desarrollar sentimientos por una de ellas, y la gente casada no hace eso, Scott. Ciertamente no me gustan los sentimientos que he tenido aquí recientemente».

Sintiéndome como un imbécil biónico a estas alturas, me acerqué y la atraje hacia mí disculpándome al máximo. Nos abrazamos y nos sostuvimos durante al menos cinco minutos. Comencé a decirle lo mucho que la amaba y seguí disculpándome por haber empujado la situación y por el hecho de que la mantuve a propósito sin tener en cuenta sus sentimientos en absoluto.

La realidad de lo que estaba diciendo era muy clara. Estoy seguro de que habría sido diferente si no hubiéramos mantenido la situación. Varias veces noté que se acariciaban abiertamente mientras hacían el amor, se besaban apasionadamente, se acariciaban y se abrazaban. Cuando todo esto empezó, simplemente follaron y cuando se acabó, se acabó. Pero, en retrospectiva, si hubiera vuelto a la realidad por un segundo, me habría dado cuenta de que realmente se convirtió en algo más que una relación sexual entre ella y Stan.

Mientras ella explicaba su posición, fue como si una bombilla se encendiera en mi mente. Creo que fue más bien una situación en la que básicamente lo ignoré, eligiendo mantener la experiencia en lugar de afrontar los hechos. Pero la escritura estaba claramente en la pared, y ella tenía razón.

Gina dijo entonces que iba a tomar una muy necesaria ducha y se fue. Pocos minutos después de salir de la ducha, empezó a recoger nuestras cosas y, en menos de treinta minutos, estábamos en el coche conduciendo a casa. Estaba totalmente agotada cuando se acurrucó en el asiento del copiloto y se quedó profundamente dormida. Durmió durante seis horas seguidas sin apenas moverse. Yo también estaba agotado y apenas podía mantener los ojos abiertos mientras conducía, pero seguí adelante, pensando que si conseguía que volviéramos a casa, de alguna manera volveríamos a la normalidad.

Tardamos muchas horas en volver a casa, pero después de consumir lo que estoy seguro que equivale a tres galones de café, lo conseguimos.

Pensé que pasarían semanas antes de que ella y yo volviéramos a hacer el amor después de la cantidad de veces que había tenido relaciones íntimas conmigo y con los jóvenes que habíamos conocido, pero unas horas después de llegar a nuestra casa, ambos nos rozamos al pasar por el pasillo y al instante empezamos a agarrarnos y desgarrarnos violentamente quitándonos la ropa. Nos dejamos caer en el pasillo y tuvimos el sexo animal más salvaje que jamás habíamos tenido en nuestra casa.

Estoy seguro de que algunos han hecho paracaidismo, puenting, han conducido un Lamborghini a 200 mph o incluso han volado en el transbordador espacial, pero nunca han experimentado lo que Gina y yo hicimos durante las vacaciones del año pasado.

No puedo decir cuántas veces hemos hablado de esas vacaciones desde entonces. Pero lo curioso es que nunca pasamos más de unos minutos en la conversación antes de que ambos comencemos a atacarnos sexualmente.

Hablamos de volver a intentarlo en las próximas vacaciones, pero cada vez que nos excitamos nos encontramos follando. De alguna manera, siempre volvemos a la realidad diciéndonos a nosotros mismos: «Fue un experimento de una sola vez. Fue una serie de eventos entre un trillón que se dieron. Nuestro matrimonio sigue intacto y nos gustaría mantenerlo así. ¿Por qué íbamos a arriesgar algo más?»

Sí, siempre hablamos bien, pero ¿a quién quiero engañar? El poder de esa experiencia nunca se irá de nuestras mentes, e inevitablemente los bombos volverán a caer en su sitio algún día… y estoy seguro de que ninguno de los dos será lo suficientemente fuerte como para luchar contra ello.