Saltar al contenido

El OnlyFans de mi hija

Mi vida es bastante buena, pero estoy vacío. Soy Axel, un hombre de 44 años, aburrido de la vida. Es una monotonía constante, ya no creo poder avanzar mucho más en la vida, poder escalar en la jerarquía social de esta sociedad meritocratica. Soy un hombre que relativamente está en forma ya que voy al gimnasio, pero también tengo un poco de panza ya que disfruto del buen comer y soy lo suficientemente atractivo como para lograr enamorar a una mujer que en su momento era un 10/10.Hablando de mi mujer, su nombre es Claudia, tiene 42 años, ella es una mujer de casa. Se crió en un ambiente religioso y terminó siendo extremadamente retrograda, cosa que en ningún momento me importó ya que no interfería (ni interfiere) con mis planes de vida, todo lo contrario, resultó positivo ya que yo quería formar una familia y por sus creencias ella también.

Va al gimnasio conmigo, por lo que se ha mantenido muy bien a lo largo de los años. Tiene una delgadez exquisita, unos senos añejados con la edad que para muchos pueden resultar más atractivos que cuando era joven, junto a un trasero que se mantiene firme a pesar de la edad.Vivimos felizmente con nuestra hija Valeria en una casa muy bonita que sigo pagando al banco. Mi hija, tiene xx años, un deleite de ver. Tuvo la lotería genética de poder juntar lo mejor de su madre y lo mejor de mí. A su edad tiene senos incluso más grandes que los de su madre, caderas igual de anchas (pensando que además su madre tuvo un parto los cuales ensanchan las caderas) y un trasero voluminoso.Despierto por la alarma que nuevamente se me olvidó apagar, ya que hoy no me toca trabajar. Veo a mi lado a mi esposa sentada en el borde de la cama, probablemente preparándose mentalmente para afrontar este nuevo día. —Buenos días, amor. ¿Cómo amaneciste?— expreso con mi voz de recién despertado. —Buenos días, cariño. Bien, ¿se te olvidó apagar la alarma, no?— dice con un tono burlesco. —Sí, anoche me dormí sin apagarla, ni modo— al terminar la frase me levanto y voy al baño a liberarme.Yo trabajo en una empresa de manufactura como contador. La empresa se fue a paro por los trabajadores buscando «mejores condiciones laborales», así que hoy me tocaba quedarme en la casa; lastimosamente me desperté más temprano de lo que quería ya que se me olvidó apagar mi alarma. Al terminar de hacer mis necesidades, regreso a la cama, me despido de mi mujer y sigo durmiendo.Despierto un par de horas después, ya estando la casa sola. Me decido por ir a hacerme el desayuno. Preparo unos pancakes que luego como frente al televisor. Terminada la hora de desayunar, busco qué hacer. Por curiosidad y aburrimiento entro a la habitación de mi hija, empiezo a revisar sin buscar nada en específico. Al abrir su armario me doy cuenta que hay mucha ropa nueva, pero ella no había pedido permiso para usar mi tarjeta y hasta donde sé, no tiene una fuente de dinero que le permita comprar tanto, así que me pregunto cómo hizo para conseguir toda esa ropa.Sigo buscando en su habitación y determino revisar su computadora. La enciendo y al revisarla quedo impactado por lo que encontré, mi hija tiene una cuenta de OnlyFans. Decepcionado veo el contenido que publica, ni siquiera son cosas suaves, no: publica contenido mostrando la totalidad de su cuerpo. Esa chica dulce que vi crecer, en la que tanto dinero gasté, estaba aprovechándose de su cuerpo para venderlo por internet. Sé cuál sería la reacción de su madre si llega a descubrir esto, sé que la echaría de la casa sin dejarme hacer nada al respecto, destruiría a la familia entera. La tendría que mandar a vivir con algún familiar mío. Para evitar esto, casi como súplica personal mía esperando que lo que estoy viendo sea falso, espero que ella llegue de clases para confrontarla personalmente. La espero ansiosamente toda la tarde, nervioso por si ella quizás tiene alguna excusa válida para justificar lo que vieron mis ojos. Tan nervioso estoy que no pude comer más en todo el día. Ella llega a la casa, sonriendo con su carisma de siempre mientras dice —¡Ya llegué, papá!—; para tener de respuesta a mí, sentado en el sillón de nuestra sala con probablemente la cara más seria que ella haya visto de mí.—Hola, Valeria. Necesito hablar contigo— le digo. —Claro, papá. ¿Qué pasó? ¿Por qué estás tan serio?— responde sin imaginarse lo que encontré de ella. —Valeria, ¿qué es esto?— le muestro la cuenta de su OnlyFans desde mi celular. Su cara cambia inmediatamente a una de pánico, se pone roja como tomate. —Papá, lo siento, lo siento mucho— cae al suelo mientras se le salen las lágrimas para luego seguir —Por favor, no se lo digas a mamá, haré lo que quieras—.Yo, estando completamente decepcionado de ver esto, decepcionado de haber pensado que ella quizás tendría una excusa, enojado con mi hija por hacerme esto, le digo —¿¡Lo que quiera!?—. —Sí, papá, haré lo que quieras. Solo, por favor, no le digas a mamá sobre esto— implora ella en el suelo. —Entonces quítate la ropa— ordeno en mi desquicio, fuera de mí, a pesar de nunca haber visto a mi hija de esta manera.Ella se me queda mirando con ojitos de perro durante unos pocos segundos, para posteriormente entre lágrimas obedecer. Estando ella completamente desnuda, yo en mi casi ataque psicótico, la cargo y la tiro sobre el sofá, para empezar a tocarla. —¡Te gusta que te traten como una puta, ¿no?! Por eso haces esa clase de contenido, ¡ahora yo te trataré como eso, una puta!— digo gritando para empezar a manosear sus senos y luego su vagina.Extrañamente, ella lejos de enojarse y echarse para atrás en la propuesta que me hizo, empieza a gemir deteniendo su llanto. Siento su vagina empezar a humedecerse. Quedo tan extrañado que paro en seco para preguntarle —Oye, ¿de verdad te está gustando? Estás enferma—, a lo que se pone roja y solo me mira. En este momento me doy cuenta de lo parado que está mi pene, de toda la emoción que me generó esta situación, es una excitación que no había sentido en años. Empiezo a pensar, ¿y si es esto lo que necesito para revitalizar mi vida?Sigo tocando su vagina ahora sin tanta brusquedad, ella por su propia cuenta abre el cierre de mi pantalón liberando mi pene, para así empezar a chuparlo con bastante ánimo. Al llegar la hora de correrme, agarro su cabeza y echo mis caderas hacia adelante lo más que puedo liberando en el fondo de su garganta todo mi semen. El éxtasis de esta corrida ha sido el mayor de toda mi vida, superior a cualquiera que haya tenido con mi esposa. Terminado mi éxtasis yo masajeo su coño aumentando poco a poco de intensidad hasta que la hago venirse.—Ok, te tengo una propuesta— afirmo ya pasado el calentón, para continuar diciendo —No le diré nada a tu madre, pero de ahora en adelante esta será nuestra relación, ¿de acuerdo?—. —Fue el mejor orgasmo de toda mi vida, papá. Incluso si tú no lo hubieses propuesto, lo habría hecho yo— me responde. —De acuerdo, entonces aceptas. Terminamos por hoy, quiero despejar mi mente. Anda a bañarte no vaya a ser que tu madre sospeche algo— aclaro feliz por su respuesta. —Muy bien, nos vemos en la cena entonces—. «¿Y ahora qué?, ¿está bien lo que hice? Moralmente supongo que sí, ella está en su libertad personal. Técnicamente le gustó, ¿entonces hay algo malo en todo esto?», todo este dilema surge en mi cabeza apenas se va. Me quedo pensativo, pero concluyo que, realmente aunque al principio la obligué, ella aceptó todo, por ende, no hay nada malo en lo que hice. Además, es una persona con ya la capacidad de tomar decisiones propias como tener un OnlyFans, por lo que también puede decidir con quién acostarse. Por si no fuera poco, pienso, realmente fue un éxtasis casi agobiante. Nunca antes había tenido una sensación tan grande de adrenalina de manera tan prolongada. Mi vida es aburrida extremadamente, pero es que incluso cuando era joven nunca hice muchas locuras, este es el momento idóneo para empezar a hacer divertida mi existencia.Este podría ser el comienzo de una nueva saga, realmente no lo sé. No sé qué tan bien recibido pueda ser un relato padre e hija, ya que por lo que he visto, en general son mal recibidos por la comunidad poringuera. Si quieren que de verdad siga con esta saga, dejen sus puntos, solo depende de eso si sigo o no. Ah, cabe aclarar, estos relatos son ficticios; aclaro esto porque ví un comentario en un relato anterior que me dió a entender que él creyó que era real.