Saltar al contenido

Enfiestada con la ahijada (19+ ) de mi mujer

(Este es del día anterior a el de ahora, es cortito y es linda previa a este)

Eve, mi mujer tiene 29 años, mide 1,70m, un culito hermoso, tetas operadas, grandes, pero no desproporcionadas, morocha de pelo lacio y ojos medios verdes, medios marrones, contextura tirando a chica de gym, cuerpo definido, pero sin llegar a estar marcada, ese color de piel que parece apenas bronceado en invierno.

Rocío es ahijada de Eve, tiene 19 años, mide 1,50m, tiene un buen culito chiquito, pero divino y unas lindas tetitas bien de teen. Castaña, flaquita y una actitud de zorra que me vuelve loco, pero a su vez frente a otras personas muestra una inocencia increíble.

Como breve intro para los que no leyeron los anteriores: A la pendeja ya la habíamos enfiestado antes. Cuando vivíamos en Ibiza la llevamos unos días y me la cogí en un bosque, contra el mismo árbol que una vez garchamos con su madrina.

A la noche empezamos a hacer planes para el otro día. A pesar que para mi, las mejores fiestas electrónicas no están en los boliches típicos, a Rocío la teníamos que llevar sí o sí a conocer uno. Vimos las opciones que había y le dimos a elegir.

La pendeja quiso ir a una poolparty con espuma a la tarde, que obviamente seguía.

La Pool Party era en un hotel muy famoso, que se estaban quedando Flor y Darío, una pareja amiga y otro amigo trabaja ahí, en un cargo bastante alto y nos consiguió precintos como si estuviéramos hospedados en una parte VIP del hotel. Teníamos acceso a toda la fiesta y obviamente tragos libres. Fuimos en taxi hasta ahí cerca, bajamos a la playa, vino la pareja amiga y nos trajo los precintos, nos los colocamos y fuimos a la habitación de ellos a dejar todas las cosas. Para no perder nada, porque ya conocemos como son estas fiestas. Obvio hicimos escala en una barra, un trago para cada uno y atacamos el frigobar de la habitación.

Daro y Flor son super fiesteros, pero no son swingers. Cuando llegamos ya estaban re volados.

Darío es grandote 1,85m, rugbier, de rasgos angulados, marcado, voz grave, morocho de ojos absolutamente negros y piel trigueña.

Flor es petiza, incluso sin tener al oso del novio al lado. Mide 1,47m (según ella, creemos que menos), de culo grande (no gordo, grande), tetas normales y flaquita. Tiene el pelo a los hombros, rubio y lacio, ojos celestes y todo lo que se describe como «boca de petera» es lo que tiene. De labios grandes y gruesos.

Mientras nosotros nos quedamos en malla, yo un short rojo cortito tipo guardavidas. Rocío se tenía una bikini entangada azul eléctrico y Eve compartió el color conmigo. No bajamos ni toallones, ni celular, ni siquiera las ojotas. Lo único que tenía era una tarjeta-llave de la habitación y la otra Daro.

Cómo dije Daro y Flor ya estaban en otro planeta. Nivel se cambiaron adelante nuestro sin problemas. Rocío, que no los conocía, me miró con cara rara, hace 2 minutos los saludó por primera vez y ya estaban desnudos delante de ella, les conté que está todo bien, que son medios exhibicionistas, en seguida entendió la onda.

Bajamos, agarramos unos tragos en la barra del lobby y camino a la pileta ya con los vasos vacíos pasamos por más tragos y nos metimos al agua en un rincón de la pileta a bailar. Los minutos que duré sobrio observaba a la gente, ya era un quilombo, hasta gente garchando disimuladamente en la pileta.

Con Daro tenemos mucha confianza y vino a hablarme.

D : Que onda Santy? Esta es la ahijadita de la que me contaste?

S: Jajajaja, estaba esperando que me preguntes, sí.

D : Que bombonazo! Terrible la pendeja. Me miró medio raro cuando me quedé en bolas frente a ella.

S: Sí, me di cuenta, igual entendió.

D : Después de lo que me contaste, obvio que va a entender.

S: Ayer me la llevé a recorrer un poco la isla y a la vuelta paramos en un bosque a darnos maza.

D : Eve sabe?

S: Obvio, ella nos autorizó.

D : No se como hacen, yo no tengo problema en que la miren a Flor, es más, me calienta que la miren, pero no podría saber que otro la toca.

S: Son formas de ver las cosas, tal vez algún día de estos aparezcas con ganas de que nos enfiestemos los 4.

Mientras hablábamos siento que me tapan los ojos con una tela. Me la saco, un corpiño rojo. Me doy vuelta y estaban las 3 minas en tetas bailando. Observo a mi al rededor y casi todas las minas que tenía cerca estaban en tetas.

E: Qué andás mirando otras tetas? Mirá las mías.

S: Qué te hacés la celosa? Sabés que miro otras tetas, sabés que las tuyas son mis favoritas.

E: Chamullero.

S: Es verdad mi amor! Aparte no te hagas que vos andás mirando otros hombres. Le miraste la pija a Daro sin disimular en la habitación.

E: Era curiosidad.

S: Vos ahijadita como la estás pasando?

R: Muy bien, estar bailando en tetas llena de espuma en una pileta es todo lo que quería.

E: Todo Ro?

R: Bueno, no todo, ya voy a querer otra cosa.

E: Cómo que? Como cogerte a un hombre casado?

R: Eso ya lo hice ayer, ahora lo que quiero es un beso tuyo.

E: Eso es fácil, tomá. -Mi mujer le da un beso a su ahijada.

Flor se quedó mirando, le dice algo en el oído a Darío y se van a garchar a la habitación.

Yo me quedo con mi mujer y mi ahijada bailando, apretaditos, con los torsos mojados con la espuma que nos hacía resbaladizos, sentía los pezones de ambas duritos rozando contra mi pecho cuando nos apretábamos.

Cada tanto nos rozábamos con alguien más en el tumulto de gente.

Por debajo de agua siento que me empiezan a tocar la pija por sobre la malla. Pija que no estaba del todo parada, pero estaba a medio camino. Miro a las 2 para ver quién tenía más cara de puta y la verdad estaban empatadas.

Agarrándolas del culo a las 2 las acerqué y chapamos entre los 3.

Seguimos así franeleándonos, tocándonos por debajo del agua, bailando y tomando hasta que empezó a caer el sol, el ritmo de la música y la gente. Daro y Flor no volvían. Fuimos a la habitación y estaban tirados en la cama, desnudos, acabados literalmente.

Nos vestimos, agarramos las cosas y nos fuimos a casa. Música con un parlantito en la habitación y a bailar los 3.

En nuestra habitación cerrando todo queda absolutamente todo oscuro, pero perfectamente sin luz, no se ve absolutamente nada. Mi mujer tiró la idea de bailar así para agudizar los otros sentidos y cosa de volado, le hicimos caso. Queda un lugar de unos 2,5 por 1,5m al costado de la cama. no es una gran pista, pero para 3 sobra y tampoco la idea era estar muy alejados.

Seguíamos bailando, tocándonos, besándonos entre los 3. Jugando con nuestros cuerpos.

Yo ya me había dado cuenta que entre ellas habían cuchicheado y planeado varias cosas.

Escuchando lo siguiente me puse caliente al 100%, con la pija bien dura. Aproveché el momento y me desnudé por completo. Las chicas estaban en bikini y no se en que momento, pero también se desnudaron.

E: Me van a contar que hicieron ayer?

R: Si ya sabés que garchamos.

E: Pendejita, si yo te pido que me cuentes como te garchaste a mi marido es para que me des detalles.

R: Primero le estuve mostrando el culo todo el día para calentarlo. Me tiraba a tomar sol para que me mire.

E: Bien de trolita.

R: Por supuesto. Después en la moto empecé a tocarlo, su pija reaccionó en seguida y el degenerado de tu marido en vez de manejar con las 2 manos usaba una para tocarme la conchita y me llevó a un bosque. Lo puse contra un árbol y le di una buena chupada de pija para terminar de calentarlo. Me chupó la conchita y me garchó exactamente en la misma posición que a vos. Mismo árbol, misma pija.

E: Se portó bien? Te hizo acabar?

R: En seguida acabé, me mojé toda.

E: Me imagino que lo hiciste acabar a él, te comportaste como buena chica agradecida, no?

R: Le hice que me pida por favor que le chupe la pija.

E: Cómo te gusta chuparle la pija a mi marido.

R: Me encantó hacerlo acabar y tragarme toda su lechita.

E: Que te parece si se la chupamos un poquito entre las 2?

R: Vos decís que le gustará?

S: Chicas, ya estoy listo.

E: Siempre está listo para una chupada de pija.

S: Siempre.

R: Hagamos algo primero, solo vale la boca y él tiene que adivinar quién se la está chupando.

S: Acepto. Ya me tiro en la cama. -Claramente era un juego ganado, tenía bien fresquito en mi memoria como la chupa la pendeja y claramente nunca me confundiría la manera de chupar de mi propia mujer.

Pasaron unos segundos y sentí una boca buscándome la pija y empezó a chuparla. Claramente era Rocío. Al siguiente también Rocío, después Eve y finalmente las 2 en simultáneo. Algo que me voló la cabeza, todo oscuro, sin saber que iba a pasar, yo recostado y ellas chupándome la pija, los huevos, todo.

Rocío se puso sobre mi para hacer un 69 arrimé la boca para comerle la conchita y me encontré que la zorrita tenía clavado un vibrador, lo prendí y lo movía mientras le besaba el clítoris. Mi mujer dejó de chuparme la pija para pasarle la lengua por el culo a su ahijadita que no tardó en tener su primer orgasmo y se recostó de costado.

Recosté a Eve culito para arriba, le abrí las piernas y me tiré de cabeza entre ellas, directo a chaparle la concha y lamerle el culito cuando mis deditos comenzaron a penetrarla.

Rocío me apareció de costado y me susurró al oído «Cogela así padrino, metésela toda».

Me recosté sobre el culito de mi mujer y se la metí hasta el fondo de la concha.

Siento un líquido caer sobre mi culito y ya me la vi venir, la pendeja me metió un consolador chiquito que tenemos y se había puesto un strapon. se me subió e intercambió el juguete que me metía para cogerme el culo, quedé en el medio del sandwich sexual.

Encontré el vibrador que había pasado por con conchita de mi mujer y se lo llevé a la mano, agarrado con una mano de cada uno ella lo chupaba, yo le daba besos en el cachete para sentir como esa pija de goma estaba dentro de su boca. Se la sacó y la puso entre ambos que nos pusimos a chupar el aparato, aún con sabor a su conchita.

Eve acabó y Rocío nuevamente me susurró suavemente «Ahora te voy a garchar yo».

Me recostó boca arriba y se sentó sobre mi pija dándome la espalda, no me dio ni un respiro y empezó a garcharme a los saltos fuertes, su culito chocaba contra mi cuerpo, con una mano se agarraba de mi y con la otra se tocaba y me tocaba los huevos. Acabó nuevamente la pendeja.

R: Madrina, sabés de que es hora?

E: De que ahijadita?

R: De tomar la lechita, me compartís?

E: Vamos las 2.

Con el excelentísimo nivel de chupapijas de ambas no pude aguantar mucho sin acabar. Entre las 2 se tomaron toda mi lechita, escuchaba como se besaban entre ellas, no podía verlo, pero me lo imaginaba perfectamente.

Quedé absolutamente sin energías y me quedé dormido profundamente.