Saltar al contenido

Diversión con papá (cogiendo con mi heroe)

Esta es la continuación del verano con el abuelo. Si las historias van lo suficientemente bien, puede que añada más miembros de la familia más adelante.

*

Suzanne, de 18 años, bajó del autobús Greyhound y corrió a los brazos de su padre, que la esperaba. «Dios, te he echado de menos». Dijo dándole un gran abrazo.

Ella apretó su cuerpo contra el de su padre, e inhaló su aroma. Su coño goteó cuando sintió su polla presionando contra ella.

Siempre había pensado que su padre era un hombre guapo. Se parecía a su abuelo en muchos aspectos. Los dos medían 1,70 y eran de complexión media. Mientras que el pelo de su abuelo estaba cubierto de canas, el de su padre seguía siendo el mismo marrón oscuro que adornaba su cabeza.

Los ojos verdes de Matthew brillaban al mirar a su hija. Había algo diferente en ella. No podía precisarlo, pero definitivamente no era la misma chica que se había ido al principio del verano.

«¿Has pasado un buen verano?», le preguntó recogiendo su bolsa de viaje mientras se dirigían a su destartalada camioneta. Su madre siempre se quejaba de que deseaba que la cambiara por un modelo más nuevo, pero Matthew amaba su vieja camioneta.

Suzanne sonrió, «oh sí, tuve un gran verano». Pensó en las veces que había tenido la polla de su abuelo en su pequeño y apretado coño y sintió que empezaba a palpitar de necesidad.

Cuando estaban en la camioneta, sonrió a su padre. «Papá, he estado pensando y tú y mamá tenéis razón. Creo que iré a la escuela por aquí en lugar de volver al este».

Matthew miró a su hija, mientras sus ojos brillaban de placer. «Me alegro, cariño. Tengo que admitir que te he echado de menos este verano». Acarició su cara como solía hacer cuando ella era una niña, y luego arrancó el camión en dirección a casa.

Estaban a mitad de camino cuando Matthew soltó la bomba. Su tía Helen estaba enferma y su madre se había ido a cuidar de ella durante un tiempo, por lo que estarían los dos solos en la casa. Suzanne estaba perfectamente arrepentida y esperaba que su tía se recuperara pronto, pero por dentro rebosaba de alegría. Se había devanado los sesos tratando de averiguar cómo conseguir que su padre se la follara y aquí se había presentado la oportunidad.

Matthew no era un gran cocinero y Suzanne admitió que estaba cansada después de su viaje, así que pararon en un McDonalds cercano a su casa para cenar. Suzanne le contó a su padre sobre su verano, omitiendo el hecho de que su abuelo le había follado los sesos. Matthew se alegró de que su padre estuviera bien; tenía que admitir que le preocupaba que el viejo viviera solo en la granja.

Cuando llegaron a la casa, Suzanne se metió a tomar una ducha mientras Matthew encendía el fuego en la chimenea. Empezaba a refrescar por las tardes y el fuego solía mantener la casa bastante caliente. Su esposa llamó mientras Suzanne se duchaba y él le dijo que sí la había recogido y que estaba bien. La quería y la vería cuando llegara a casa.

Matthew estaba sentado en el suelo frente al fuego, mirando fijamente las llamas cuando Suzanne salió del baño. No le dio importancia al hecho de que estuviera vestida sólo con una toalla. Ella siempre hacía eso.

«Ese fuego se siente bien papá». Dijo suavemente sentándose en el suelo a su lado y desenvolviendo la toalla de su larga cabellera.

Suzanne siempre había estado orgullosa de su cuerpo, con 1,70 metros de altura y una complexión delgada, sus pechos 38C empujaban contra la toalla mientras se secaba el pelo. Su pelo castaño oscuro había crecido durante el verano y ahora le caía alrededor del trasero cuando lo dejaba colgar por la espalda.

Matthew le sonrió y le pasó el dedo por la mejilla antes de volver a mirar el fuego.

Suzanne observó el fuego durante un minuto tratando de averiguar qué hacer. Con su abuelo había sido relativamente fácil. Le había enseñado los pechos en la camioneta de camino a la granja y luego había acabado sacándole la polla de los vaqueros mientras conducía. Sonrió al recordarlo.

Sin embargo, su padre era una historia diferente. Donde vivían en la ciudad, ella no podía hacer eso de camino a casa. Ahora estaba sentada junto a él en una simple toalla y estaba muy excitada.

Terminó de secarse el pelo y se lo echó a la espalda mientras dejaba que el calor del fuego lo secara. Miró a su padre, pero él estaba mirando las llamas. Suspirando para sus adentros, se le ocurrió una idea. Se puso de rodillas y dejó que la toalla cayera de su cuerpo. «¿Papá?»

«¿Hm…?» preguntó Matthew sin mirarla.

Suzanne quería agarrarle la cabeza y hacer que la mirara. En lugar de eso, gimió como una niña pequeña. «Papá, ¿crees que soy bonita?»

Eso llamó la atención de Matthew. Giró la cabeza para mirar a su hija. «Por supuesto que creo…» dejó de hablar mientras sus ojos recorrían su cuerpo desnudo. Sus ojos se posaron en su coño afeitado antes de volver a subir lentamente sus ojos hasta encontrarse con su cara. «¿Suzanne?», preguntó.

Ella sonrió tímidamente: «Sí, papá».

Matthew sintió que la polla se le subía a los vaqueros. Su vida sexual con su esposa no había sido la mejor últimamente y aquí había un bocado maduro para el desplume. «¿Por qué estás desnuda?»

Ella soltó una risita mientras se inclinaba hacia delante y presionaba sus pechos contra su brazo. Matthew se apartó como si le quemara, pero Suzanne se apretó de nuevo contra él. «Te has dado cuenta, papá».

Matthew tragó con fuerza mientras intentaba no mirar el cuerpo desnudo de su hija. «Sí, cariño, me he dado cuenta. Ahora quiero que vayas a ponerte algo de ropa».

Él jadeó sorprendido cuando ella se subió de repente a su regazo, apretando sus pechos con fuerza contra su pecho. Levantó los ojos hacia los de ella cuando sintió que ella aplastaba su coño contra su entrepierna. «Te quiero papá». Dijo suavemente besándolo en los labios.

La polla de Matthew se endureció hasta alcanzar los 25 centímetros mientras ella se apretaba contra él. Él no podía detener eso pero sabía que tenía que hacer algo antes de que esto fuera demasiado lejos. «Suzanne, ¿qué estás haciendo?» Preguntó empujándola hacia atrás para que la parte superior de su cuerpo estuviera a la distancia de los brazos de él.

Suzanne volvió a reírse mientras le rodeaba el cuello con sus brazos. Ella se apretó contra sus brazos, hasta que él aflojó su agarre y luego se apretó contra él de nuevo. «Te estoy seduciendo papá». Ella frotó su jugoso coño contra sus vaqueros mientras rodeaba su cintura con las piernas.

Matthew gimió al sentirla a través de sus vaqueros. «Ya me lo imaginaba». Dijo roncamente obligándose a mantener sus ojos en los de ella. «¿Por qué?»

Ella volvió a sonreír, «porque te quiero papá».

Matthew no pudo evitarlo, también sonrió. «Bueno, yo también te quiero cariño, pero eso no significa que esté bien que hagas lo que estás haciendo».

Ella se frotó de nuevo contra él mientras bajaba las manos hasta poder agarrar su camisa. Matthew presionó el material con sus propias manos, pero no pudo evitar que ella lo abriera o que pasara sus manos por su velludo pecho. «Sí, el abuelo no quería al principio, pero al final fue un gran amante». Dijo pasando sus dedos por sus pezones.

Los pezones de Matthew siempre habían sido sensibles al toque de una mujer y esta vez no fue diferente. Gimió con fuerza mientras cerraba los ojos cuando Suzanne los pellizcó ligeramente de repente. Sus palabras tardaron un minuto en penetrar en su cerebro lleno de lujuria. Miró a su hija sorprendido. «¿Te ha follado tu abuelo?»

Mientras él estaba distraído, Suzanne empezó a trabajar en sus vaqueros. Ahora volvió a mirar a los ojos de él. «Oh sí, me folló muchas veces. Me encantaba la polla del abuelo escarbando mi pequeño y caliente coño». Volvió a abrir sus vaqueros y consiguió abrirlos.

Matthew no creía en llevar ropa interior y jadeó sorprendido cuando la mano de Suzanne tocó su carne desnuda. «Suzanne…» Exclamó al ver que ella lo liberaba.

Los ojos de Suzanne se abrieron de par en par cuando sus diez centímetros se abrieron a su vista. «Oh papá, eres más grande que el abuelo». Pasó sus manos amorosamente por encima y por debajo de él.

Matthew gimió mientras ella lo acariciaba lentamente. Hacía tiempo que nadie le tocaba la polla de buena gana y tuvo que admitir que sus manos se sentían bien en él. «Cariño, esto no está bien». Intentó convencerla de nuevo.

Suzanne lo ignoró y se apartó lentamente de su regazo. Antes de que él pudiera hacer algo más que mirarla, ella bajó la cabeza y se la llevó a la boca. «Suzanne….» Gritó mientras el placer le atravesaba. «No, no hagas eso… Dios, para». Suplicó forzándose a no empujar en su cálida boca mientras tiraba de sus hombros.

Suzanne se sujetó con fuerza donde estaba mientras movía la cabeza hacia arriba y hacia abajo sobre él. Sentía que sus manos tiraban de ella, pero estaba decidida a conseguir que su padre la follara.

Cuando envolvió su lengua sobre su tierna carne, escuchó el grito de placer de Matthew mientras disparaba precum en su boca dispuesta. «Mmmmm…» Ella gimió a su alrededor mientras lamía su jugo y luego buscaba más.

«Cariño… Por favor, no me hagas esto. Esto no está bien…» Matthew suplicó débilmente mientras seguía intentando quitársela de encima. Sabía que si ella no paraba pronto iba a perder el control.

Suzanne retiró su boca de él pero no movió sus manos. «Te diré lo que le dije al abuelo. No me importa si está bien o mal. Te quiero papá. Te quiero…» entonces ella volvió a bajar su boca sobre él chupando profundamente.

Matthew cerró los ojos mientras el placer le recorría. Sintió que se le escapaba el control y supo que tenía que intentarlo una vez más. «Suzanne, soy tu… Oh, mierda». De repente, ella había introducido su pene en su ansiosa garganta y lo estaba masajeando con sus músculos. Matthew sintió que su control se rompía. La agarró bruscamente arrojando su cuerpo aturdido sobre su espalda en el suelo.

Suzanne observó con ojos atónitos cómo su padre se despojaba rápidamente de su ropa hasta quedar tan desnudo como ella. Lo observó con temor durante un minuto y luego ronroneó cuando él dejó caer su cuerpo sobre el de ella y la besó profundamente.

Dejó que su lengua se batiera en duelo con la de él mientras le devolvía el beso con uno propio. Cuando sintió la mano de él buscando entre sus piernas, las abrió con avidez dándole acceso completo a su cuerpo.

«Oh Dios, estás tan mojada». Matthew gimió contra su boca mientras deslizaba dos dedos en su ansioso agujero. Los metió y sacó violentamente y oyó a su hija chillar de alegría.

«Sí, papá, mete los dedos en mi coño caliente. Oh papi, tus dedos se sienten tan bien».

Matthew golpeó su coño con los dedos mientras su boca se dirigía a su pecho. Mordisqueó la carne y la escuchó gemir. Cuando ella empezó a levantar su cuerpo contra él, él supo que tenía que probarla. Bajó por su cuerpo, besando cada trozo de carne que encontraba hasta que su cara quedó a la altura de su caliente coño.

Suzanne ronroneó mientras lo miraba con los ojos entrecerrados. Levantó las caderas contra los dedos de él y chilló cuando sintió la lengua de él tocar su carne caliente. «Oh, papá, sí, cómete mi pequeño y caliente coño. Se siente tan bien».

Matthew gruñó contra ella mientras se deleitaba con su coño. Su lengua estaba en todas partes mientras forzaba despiadadamente sus dedos dentro de ella. Suzanne maullaba y gritaba mientras él la empujaba furiosamente hacia la liberación. «No te detengas papá, haz que me corra en tu boca caliente». Suplicó pellizcando sus pezones con los dedos mientras levantaba sus caderas hacia él.

Matthew deslizó un tercer dedo dentro de ella mientras envolvía sus labios alrededor de su clítoris y mordía suavemente. Suzanne gritó de placer y dolor mientras cubría sus dedos con sus jugos. «Joder, me estoy corriendommmmmiinnnnngggggg ddddddddaaaaaaddddddddyyyyyy…» Ella se revolcó furiosamente contra su cara mientras montaba el clímax.

Matthew seguía metiendo los dedos en su interior mientras mordisqueaba su clítoris. Cuando ella empezó a correrse de vuelta a la Tierra, él sacó los dedos de su cuerpo y los sustituyó rápidamente por su lengua. La introdujo en ella como una pequeña polla y no pasó mucho tiempo antes de que ella volviera a follar violentamente contra él.

«Eso es, papá, lengüetea mi coño. Haz que me corra otra vez», jadeó mientras rodeaba su cabeza con las piernas mientras cabalgaba su boca. Cuando se corrió de nuevo, apretó su cuerpo contra su cara y escuchó su gemido de alegría.

Al sentir que los músculos de ella se tensaban alrededor de su lengua, Matthew supo que tenía que estar dentro de ella. Sacó su lengua con fuerza y luego volvió a subir rápidamente sobre ella hasta que su polla se apoyó en su entrada.

Suzanne gimió desconsoladamente cuando su lengua la abandonó y luego ronroneó al sentir su polla presionando contra ella. «Sé lo que mi niña quiere».

Suzanne le sonrió mientras le rodeaba con sus piernas y brazos abrazándole con fuerza. «Oh sí, fóllame papá, he estado soñando con ello todo el verano. Quiero que me metas tu polla hasta el fondo de mi pequeño y caliente coño».

Matthew gruñó ante sus palabras, y luego movió sus caderas hacia adelante enterrando sus 10 pulgadas hasta el fondo de su cuerpo.

Suzanne gruñó ante la repentina invasión y apretó las piernas alrededor de su cintura mientras él se retiraba para penetrarla una vez más.

Matthew no era suave ni tierno. Fue rápido y despiadado en su toma de su coño. Estaba excitado y el hecho de que fuera su hija la que estuviera debajo de él no importaba. La necesitaba con urgencia. «Oh, joder, cariño, tu coño está tan jodidamente apretado». La golpeó con fuerza y la oyó chillar de placer.

«Papi, sí, oh fóllame… me encanta tu polla caliente. Se siente tan bien enterrada dentro de mí. Haz que tu niña se corra en tu dulce polla, papi».

Matthew aulló mientras la penetraba salvajemente, su coño lo estaba ordeñando y se sentía tan malditamente bien. «Nena, córrete para papá», exigió dejando caer su cabeza contra su cuello mientras agarraba sus caderas, tirando de ella con fuerza contra él mientras la golpeaba. «Corréate sobre mi caliente polla, nena, muéstrale a papá lo bien que te estoy haciendo sentir».

Suzanne golpeó su cuerpo con fuerza contra sus empujones mientras él la montaba hasta el éxtasis. «Me estoy corriendo, papá. Me estoy corriendo sobre ti». Ella gritó mientras su cuerpo se convulsionaba alrededor de él.

Matthew sintió que su cuerpo se tensaba alrededor de él y gruñó mientras empujaba más fuerte dentro de ella. Sintió que su propio orgasmo aumentaba rápidamente y sabía que debía sacarla, pero ella se sentía tan bien envuelta en él.

Cuando llegó el momento, no tuvo oportunidad. Suzanne apretó su cuerpo contra el de él cuando se corrió de nuevo y sus pelotas estallaron cuando se enterró hasta el fondo dentro de ella. «Nena, me estoy corriendommmmmiinnnnngggggg…» Aulló mientras se vaciaba.

Suzanne gritó mientras se acercaba al límite una vez más. Le encantaba la sensación de su padre vaciándose dentro de ella.

El resto del tiempo que su madre estaba fuera, ella follaba y chupaba a su padre. Sin embargo, el día que su madre volvió a casa, fue como si la última semana no hubiera ocurrido. Recibió a su madre con los brazos abiertos y Suzanne se dio cuenta de que había vuelto a ser simplemente la niña de papá.

Se matriculó en la universidad local pero estaba desanimada por no tener más la polla de su padre. Hasta que unos 6 meses después se enteró de que su tío Tony iba a venir de visita. Su coño se estremeció al pensar en ello.

El final