Saltar al contenido

Rocío, ahijada, cogida salvajemente en trio. En esta vida descubrirás que se pierde mas de una virginidad.

Eve es mi novia mide 1,70m, un culo hermoso, tetas operadas, pero nada enorme, algo acorde a su cuerpo, morocha de pelo lacio y ojos medios verdes, medios marrones, contextura tirando a chica de gym, pero sin estar marcada.

Rocío es ahijada de Eve, tiene 19 recién cumplidos, mide 1,50m, tiene un buen culito chiquito, pero divino y unas lindas tetitas bien de teen. Castaña, flaquita y una actitud de zorrita cada vez más calentona, pero a su vez frente a otras personas muestra una inocencia increible.

Ro ya se fue a vivir a otro país con el padre, por lo que por un largo tiempo no creo que haya otra historia con ella, pero no se iba a ir sin darnos una última historia que contar, nosotros tampoco la íbamos a dejar ir sin un último revolcón en estas tierras.

Habíamos planeado llevarla de joda un finde entero a la costa, pero no se pudo hacer por lo que decidimos ir los 3 solos a una fiesta electrónica acá en Buenos Aires, iba a ser la primera vez para la chiquita en algo así. Conseguí las entradas, Eve la fue a buscar a la casa y la trajo el sábado a la tarde, hicieron salida de chicas, compra de ropa, bla bla bla. Según Eve su ahijada había traído ropa de monja para la noche, cosa que no le creí, pero me imagino que fue por comparación.

No me quisieron mostrar que se compraron, iba a ser sorpresa para la noche.

Se hizo la hora de salir, yo las esperaba de jean, zapatillas cómodas y camisa.

Las chicas no aparecían, yo las apuraba del otro lado de la puerta, mi espera continuaba.

Por fin salen de la habitación, las 2 vestidas idénticas, un top blanco que dejaba poco a la imaginación, una pollerita negra cortita y unos zapatos con plataforma que las elevaba unos cuantos centímetros.

Dijeron en coro: Somos las mellizas fiesteras, vamos?

Nos fuimos para la fiesta, entramos rápido, pasamos por la barra y nos fuimos a bailar mientras nuestra consciencia se iba alterando hasta quedar super volados y empezaron las charlas de gente alocada.

E: Y ahijadita? Que te parece la fiesta?

R: No me imaginaba que existía algo así, me encanta!

S: Hagamos un pacto, cada vez que nos veamos, sea dónde sea del mundo tenemos que meter una noche como esta.

R: Bueno, dame la mano para cerrar el trato. -Y me extiende la mano.

S: No ahijadita, los tratos estos se cierran con un beso.

Agarro a las 2 chicas de la cintura, nos damos un pico los 3, beso con lengua a mi novia, a Rocío y se besan ente ellas. La noche ya se estaba calentando y yo también.

Pasamos la noche así, bailando apretados, tocándonos, besándonos entre los 3, apoyaditas, caricias… Calentando motores.

Nos fuimos un ratito antes que termine la fiesta, clave para salir tranquilos y conseguir un auto para la vuelta (guarden el tip).

Llegamos al dpto, pusimos música en la TV de la habitación para seguirla.

Nos descalzamos los 3, Me sacaron la camisa, les saqué el top a ambas.

Rocío lentamente al ritmo de la música me fue bajando el jean mientras ella se agachaba y yo chapaba con Eve. La pendeja empezó a besarme la pija sobre el boxer hasta que se me paró por completo, se paró y me besó en el cachete tiernamente.

R: Así me gusta, firme.

La agarré de la cintura, le di un beso apasionado y metí una mano debajo de su pollera para descubrir que la muy putita se había sacado la tanga. Me miró, se empezó a reír, hice lo mismo con Eve con el mismo resultado. Las 2 zorras estaban sin tanguita, solo con la pollerita.

Creía que en ese momento nada podía calentarme más cuando Eve me puso unas esposas en las muñecas, con las manos detrás y me sentó en un silloncito y de paradas empezaron a chapar y a tocarse delante mío.

Eve le dice algo en el oído a Rocío y vienen las 2, me sacan el boxer, chapamos los 3 juntos, me besan el cuello y van a la par bajando hasta mi ingle, me miran la pija, se besan, se ríen y me dejan así. Esposado y con la pija dura como el hormigón sin posibilidad de hacer nada.

Se tiran sobre la cama, chapan, se toca, se sacan las polleritas.

E: Mi amor, ahora vas a ver como se le da placer a esta pendejita.

S: A ver, mostrame como.

Mi novia dejó a su ahijada acostada boca arriba y fue directo a comerle la conchita a besos, mientras le metía un dedo, luego otro más y me miraban las 2, bien morbosas. Rocío no paraba de gemir. Eve le indicó que gire quedando culito para arriba y volvió a chuparle la concha y el culo.

Volvió a mirarme fijo, abrió el cajón de la mesa de luz, sacó un strap-on, se lo puso y empezó a cogerse así a la pendeja.

Rocío gemía con cada envestida, Eve me miraba y sonreía con una cara loca, yo estaba que no podía ni tocarme por estar esposado, era desesperante.

La pendeja acabó, jugaron un ratito más solas sin volverme a mirar.

R: Bueno, cambiemos un poco. Madrina, dame eso y ponete culito para arriba vos.

Se empezó a garchar a mi novia, yo seguía en la misma, no podía actuar, solo mirar y aguantar la pija que la tenía bien dura ya me dolía de no poder hacer nada.

R: Padrino, que lindo que es apoyarle el culito a mi madrina. No?

S: Sí, es hermoso cogerla así. Es mi posición favorita.

R: Hacemos trencito? Se puede?

S: Si me sacan las esposas intentamos.

E: Primero me tenés que hacer acabar pendeja.

R: Bueno madrinita, no te enojes y date vuelta. Vamos a un clásico misionero.

E: Bueno, pero chupame un poquito antes de volver a garcharme.

Rocío le hizo caso a Eve, le chupó unos minutos la conchita a mi novia y se la garchó hasta que la hizo acabar.

Un momento después vinieron las 2 a chuparme la pija, directamente, no se ni para que porque yo estaba que explotaba.

Rocío se la empezó a comer cada vez más fuerte y…

E: Pará ahijadita, lo vas a hacer acabar.

R: Quiero tomarme la lechita de tu novio madrinita.

E: Ahhh, pero que zorrita pendeja! Entonces seguí. Vos mi amor no le avises nada, si quiere le leche dásela toda.

Eve me puso las tetas en la cara, Rocío se seguía comiendo la pija bien gauchita, cada vez más fuerte mientras me apretaba los huevos con una mano.

Cuando Eve notó en mi respiración que estaba por acabar me apretó la cara contra una de sus tetas para que la pendeja no se de cuenta de lo que se venía y acabé. Acabé muchísimo, escuché que Rocío se atragantó un poco, pero cuando pude ver se había tomado toda la lechita. Se sentaron una a cada lado y chapamos entre los 3, suavemente, moderadamente… Me empezaron a tocar la pija y empezaba a reaccionar, a ponerse de pie nuevamente, yo seguía esposado, no podía tocarlas. Eve disfruta mucho de eso, yo también, pero ya empezaba a molestarme.

S: Mi amor, me soltás.

E: Que ofrecés a cambio?

S: Les hago lo que quieran.

E: Tengo una idea. Ro, vos que querés, cabalgarle la pija o sentarte en su cara?

R: Que me la chupe, pero después quiero que me coja él arriba.

E: Acostate pija arriba mi amor.

Me recosté en la cama, Eve se sentó sobre mi pija, Rocío se puso para que le chupe la conchita, ellas se tocaban chapaban, gemían, se tocaban. Yo no podía verlo, pero me volvía loco de saberlo. Ambas acabaron casi simultáneamente.

Rocío en seguida se acostó boca arriba y cogimos un ratito así, en un misionero mientras ella gemía, me abrazaba con sus piernas, me clavó las uñas cuando volvió a acabar. La di vuelta, con el culito para arriba volví a cogérmela, miré a Eve, estaba en el sillón tocándose, cuando cruzamos miradas agarró un consolador, lo chupó y se lo metió en la concha poniendo una cara de putita terrible.

Yo me seguía cogiendo a la pendeja apoyándole el culo. Eve se paró, agarró un consolador chiquito, lo lubricó y me lo dio para que se lo meta en el culo a su ahijada, otro más grande se lo puso al lado de la carita para que empiece a chuparlo y entre ambas jugaban a petear la pija de goma.

Yo miraba esa escena y me volvía loco, sentía la punta del consolador que le metía en el culo contra mi propia pija dentro del cuerpo de Rocío, eso me estaba por hacer acabar, pero quería aguantar un poco más.

Saqué el consolador del ano de la pendeja y lentamente le fui metiendo la pija, cuando llegó hasta la mitad Rocío empezó a quejarse del dolor y decidí no meter más, pero empezar a moverme de a poco.

Rocío gemía fuerte, trataba de callar sus gritos con el consolador en la boca. Eve se puso atrás mío y se lo metió en la conchita haciéndole una doble penetración lo que llevó a que Rocío acabe nuevamente.

Ahora sí no pude más, no aguanté y acabé todo adentro del culito hermoso de la pendeja.

Saqué la pija mirando como brotaba mi semen de su ano y lentamente le saqué el consolador mientras Rocío recuperaba la respiración y se quedó dormida así, toda chorreada en la mitad de la cama.

Con Eve nos fuimos a dar una ducha juntitos para sacarnos el sudor y fluidos diversos.

S: Cómo le gusta a esta pendeja.

E: La educamos bien.

S: Bien putita.

E: La vas a extrañar.

S: La vamos a extrañar.

E: Sí, obvio, pero yo hablaba de sexualmente.

S: Vos no la vas a extrañar sexualmente?

E: Sí, la verdad sí, la pasamos bien con la pendeja. A vos te encanta garchártela.

S: Me encanta, salió gauchita la pendeja. Me gusta apoyarle el culito.

E: Te estás calentando otra vez. Mirate.

S: Ya se mi amor.

E: Apoyame el culito a mi un poquito.

Eve se apoyó contra la pared de la ducha reclinada para que le apoye el culo, se me terminó de parar la pija y volvimos a garchar un poco. Ninguno de los 2 pudo acabar, pero es algo que solemos hacer después de cada enfiestada, terminar garchando aunque sea un minuto solamente nosotros.

Rocío se fue a vivir a otro país con su padre, realmente no sabemos cuando la vamos a volver a ver, hablamos seguido, tenemos un grupo de whatsapp los 3 en el que aparte de hablar de como andamos, nos suele mandar fotos, nosotros a ella y cada tanto hacemos una videollamada en la que ella se toca o juega con un consolador mientras nos ve garchar.

Rocío, ahijada, cogida en trio y despedida.

Eve es mi novia mide 1,70m, un culo hermoso, tetas operadas, pero nada enorme, algo acorde a su cuerpo, morocha de pelo lacio y ojos medios verdes, medios marrones, contextura tirando a chica de gym, pero sin estar marcada.

Rocío es ahijada de Eve, tiene 19 recién cumplidos, mide 1,50m, tiene un buen culito chiquito, pero divino y unas lindas tetitas bien de teen. Castaña, flaquita y una actitud de zorrita cada vez más calentona, pero a su vez frente a otras personas muestra una inocencia increible.

Ro ya se fue a vivir a otro país con el padre, por lo que por un largo tiempo no creo que haya otra historia con ella, pero no se iba a ir sin darnos una última historia que contar, nosotros tampoco la íbamos a dejar ir sin un último revolcón en estas tierras.

Habíamos planeado llevarla de joda un finde entero a la costa, pero no se pudo hacer por lo que decidimos ir los 3 solos a una fiesta electrónica acá en Buenos Aires, iba a ser la primera vez para la chiquita en algo así. Conseguí las entradas, Eve la fue a buscar a la casa y la trajo el sábado a la tarde, hicieron salida de chicas, compra de ropa, bla bla bla. Según Eve su ahijada había traído ropa de monja para la noche, cosa que no le creí, pero me imagino que fue por comparación.

No me quisieron mostrar que se compraron, iba a ser sorpresa para la noche.

Se hizo la hora de salir, yo las esperaba de jean, zapatillas cómodas y camisa.

Las chicas no aparecían, yo las apuraba del otro lado de la puerta, mi espera continuaba.

Por fin salen de la habitación, las 2 vestidas idénticas, un top blanco que dejaba poco a la imaginación, una pollerita negra cortita y unos zapatos con plataforma que las elevaba unos cuantos centímetros.

Dijeron en coro: Somos las mellizas fiesteras, vamos?

Nos fuimos para la fiesta, entramos rápido, pasamos por la barra y nos fuimos a bailar mientras nuestra consciencia se iba alterando hasta quedar super volados y empezaron las charlas de gente alocada.

E: Y ahijadita? Que te parece la fiesta?

R: No me imaginaba que existía algo así, me encanta!

S: Hagamos un pacto, cada vez que nos veamos, sea dónde sea del mundo tenemos que meter una noche como esta.

R: Bueno, dame la mano para cerrar el trato. -Y me extiende la mano.

S: No ahijadita, los tratos estos se cierran con un beso.

Agarro a las 2 chicas de la cintura, nos damos un pico los 3, beso con lengua a mi novia, a Rocío y se besan ente ellas. La noche ya se estaba calentando y yo también.

Pasamos la noche así, bailando apretados, tocándonos, besándonos entre los 3, apoyaditas, caricias… Calentando motores.

Nos fuimos un ratito antes que termine la fiesta, clave para salir tranquilos y conseguir un auto para la vuelta (guarden el tip).

Llegamos al dpto, pusimos música en la TV de la habitación para seguirla.

Nos descalzamos los 3, Me sacaron la camisa, les saqué el top a ambas.

Rocío lentamente al ritmo de la música me fue bajando el jean mientras ella se agachaba y yo chapaba con Eve. La pendeja empezó a besarme la pija sobre el boxer hasta que se me paró por completo, se paró y me besó en el cachete tiernamente.

R: Así me gusta, firme.

La agarré de la cintura, le di un beso apasionado y metí una mano debajo de su pollera para descubrir que la muy putita se había sacado la tanga. Me miró, se empezó a reír, hice lo mismo con Eve con el mismo resultado. Las 2 zorras estaban sin tanguita, solo con la pollerita.

Creía que en ese momento nada podía calentarme más cuando Eve me puso unas esposas en las muñecas, con las manos detrás y me sentó en un silloncito y de paradas empezaron a chapar y a tocarse delante mío.

Eve le dice algo en el oído a Rocío y vienen las 2, me sacan el boxer, chapamos los 3 juntos, me besan el cuello y van a la par bajando hasta mi ingle, me miran la pija, se besan, se ríen y me dejan así. Esposado y con la pija dura como el hormigón sin posibilidad de hacer nada.

Se tiran sobre la cama, chapan, se toca, se sacan las polleritas.

E: Mi amor, ahora vas a ver como se le da placer a esta pendejita.

S: A ver, mostrame como.

Mi novia dejó a su ahijada acostada boca arriba y fue directo a comerle la conchita a besos, mientras le metía un dedo, luego otro más y me miraban las 2, bien morbosas. Rocío no paraba de gemir. Eve le indicó que gire quedando culito para arriba y volvió a chuparle la concha y el culo.

Volvió a mirarme fijo, abrió el cajón de la mesa de luz, sacó un strap-on, se lo puso y empezó a cogerse así a la pendeja.

Rocío gemía con cada envestida, Eve me miraba y sonreía con una cara loca, yo estaba que no podía ni tocarme por estar esposado, era desesperante.

La pendeja acabó, jugaron un ratito más solas sin volverme a mirar.

R: Bueno, cambiemos un poco. Madrina, dame eso y ponete culito para arriba vos.

Se empezó a garchar a mi novia, yo seguía en la misma, no podía actuar, solo mirar y aguantar la pija que la tenía bien dura ya me dolía de no poder hacer nada.

R: Padrino, que lindo que es apoyarle el culito a mi madrina. No?

S: Sí, es hermoso cogerla así. Es mi posición favorita.

R: Hacemos trencito? Se puede?

S: Si me sacan las esposas intentamos.

E: Primero me tenés que hacer acabar pendeja.

R: Bueno madrinita, no te enojes y date vuelta. Vamos a un clásico misionero.

E: Bueno, pero chupame un poquito antes de volver a garcharme.

Rocío le hizo caso a Eve, le chupó unos minutos la conchita a mi novia y se la garchó hasta que la hizo acabar.

Un momento después vinieron las 2 a chuparme la pija, directamente, no se ni para que porque yo estaba que explotaba.

Rocío se la empezó a comer cada vez más fuerte y…

E: Pará ahijadita, lo vas a hacer acabar.

R: Quiero tomarme la lechita de tu novio madrinita.

E: Ahhh, pero que zorrita pendeja! Entonces seguí. Vos mi amor no le avises nada, si quiere le leche dásela toda.

Eve me puso las tetas en la cara, Rocío se seguía comiendo la pija bien gauchita, cada vez más fuerte mientras me apretaba los huevos con una mano.

Cuando Eve notó en mi respiración que estaba por acabar me apretó la cara contra una de sus tetas para que la pendeja no se de cuenta de lo que se venía y acabé. Acabé muchísimo, escuché que Rocío se atragantó un poco, pero cuando pude ver se había tomado toda la lechita. Se sentaron una a cada lado y chapamos entre los 3, suavemente, moderadamente… Me empezaron a tocar la pija y empezaba a reaccionar, a ponerse de pie nuevamente, yo seguía esposado, no podía tocarlas. Eve disfruta mucho de eso, yo también, pero ya empezaba a molestarme.

S: Mi amor, me soltás.

E: Que ofrecés a cambio?

S: Les hago lo que quieran.

E: Tengo una idea. Ro, vos que querés, cabalgarle la pija o sentarte en su cara?

R: Que me la chupe, pero después quiero que me coja él arriba.

E: Acostate pija arriba mi amor.

Me recosté en la cama, Eve se sentó sobre mi pija, Rocío se puso para que le chupe la conchita, ellas se tocaban chapaban, gemían, se tocaban. Yo no podía verlo, pero me volvía loco de saberlo. Ambas acabaron casi simultáneamente.

Rocío en seguida se acostó boca arriba y cogimos un ratito así, en un misionero mientras ella gemía, me abrazaba con sus piernas, me clavó las uñas cuando volvió a acabar. La di vuelta, con el culito para arriba volví a cogérmela, miré a Eve, estaba en el sillón tocándose, cuando cruzamos miradas agarró un consolador, lo chupó y se lo metió en la concha poniendo una cara de putita terrible.

Yo me seguía cogiendo a la pendeja apoyándole el culo. Eve se paró, agarró un consolador chiquito, lo lubricó y me lo dio para que se lo meta en el culo a su ahijada, otro más grande se lo puso al lado de la carita para que empiece a chuparlo y entre ambas jugaban a petear la pija de goma.

Yo miraba esa escena y me volvía loco, sentía la punta del consolador que le metía en el culo contra mi propia pija dentro del cuerpo de Rocío, eso me estaba por hacer acabar, pero quería aguantar un poco más.

Saqué el consolador del ano de la pendeja y lentamente le fui metiendo la pija, cuando llegó hasta la mitad Rocío empezó a quejarse del dolor y decidí no meter más, pero empezar a moverme de a poco.

Rocío gemía fuerte, trataba de callar sus gritos con el consolador en la boca. Eve se puso atrás mío y se lo metió en la conchita haciéndole una doble penetración lo que llevó a que Rocío acabe nuevamente.

Ahora sí no pude más, no aguanté y acabé todo adentro del culito hermoso de la pendeja.

Saqué la pija mirando como brotaba mi semen de su ano y lentamente le saqué el consolador mientras Rocío recuperaba la respiración y se quedó dormida así, toda chorreada en la mitad de la cama.

Con Eve nos fuimos a dar una ducha juntitos para sacarnos el sudor y fluidos diversos.

S: Cómo le gusta a esta pendeja.

E: La educamos bien.

S: Bien putita.

E: La vas a extrañar.

S: La vamos a extrañar.

E: Sí, obvio, pero yo hablaba de sexualmente.

S: Vos no la vas a extrañar sexualmente?

E: Sí, la verdad sí, la pasamos bien con la pendeja. A vos te encanta garchártela.

S: Me encanta, salió gauchita la pendeja. Me gusta apoyarle el culito.

E: Te estás calentando otra vez. Mirate.

S: Ya se mi amor.

E: Apoyame el culito a mi un poquito.

Eve se apoyó contra la pared de la ducha reclinada para que le apoye el culo, se me terminó de parar la pija y volvimos a garchar un poco. Ninguno de los 2 pudo acabar, pero es algo que solemos hacer después de cada enfiestada, terminar garchando aunque sea un minuto solamente nosotros.

Rocío se fue a vivir a otro país con su padre, realmente no sabemos cuando la vamos a volver a ver, hablamos seguido, tenemos un grupo de whatsapp los 3 en el que aparte de hablar de como andamos, nos suele mandar fotos, nosotros a ella y cada tanto hacemos una videollamada en la que ella se toca o juega con un consolador mientras nos ve garchar.