Saltar al contenido

VIAJE: hermano toma la virginidad de la hermana durante un viaje familiar. parte.2

viaje hermano hermana relato xxx

Papá frenó de golpe y dijo, asustado: «¿Estás bien?».

Tanya soltó un chasquido, tan poco habitual en ella: «Te dije que nos avisaras si ibas a chocar con un bache».

«Lo siento», dijo papá en el tono que suele utilizar para cuando cabrea a mamá. «¿Debo detenerme?» Preguntó papá, que ahora iba a paso de tortuga.

«¡No!» respondió Tanya con decisión.

«De acuerdo», respondió papá, en la forma en que los padres responden cuando saben que una palabra más podría acabar con su vida a manos de una mujer exagerada.

Mamá, siendo la pacificadora, preguntó: «¿Estáis bien ahí atrás?».

«Estamos bien», dijo Tanya, mientras comenzaba, para mi sorpresa, a cabalgar lentamente mi polla.

«Sí, sigue conduciendo y llévanos hasta allí», añadí, tratando de actuar con despreocupación, aunque me asombraba que mi linda hermana estuviera perdiendo su virginidad voluntariamente… conmigo.

Me senté allí y disfruté del placer de Tanya montando lentamente mi polla, mientras yo frotaba suavemente su espalda.

«Mmmmm», soltó mientras se llevaba toda mi polla dentro de su humedad.

Le susurré: «Tómate tu tiempo».

Ella asintió, mientras volvía a cerrar los ojos.

Dios, ojalá pudiera ver su cara con claridad. Deseaba poder ver su cuerpo desnudo mientras me montaba.

Queriendo ser más parte de este momento surrealista, me incliné hacia delante y ahuecé sus dos pechos… deseando que no llevara sujetador.

Como si me hubiera leído la mente, dejó de cabalgar sobre mí, volviendo a sentarse completamente en mi regazo y apartando mis manos… al principio me decepcioné, pero eso duró poco, ya que se levantó la camiseta, se desabrochó el sujetador y lo tiró al suelo.

Volví a meter las manos, esta vez por debajo de la camisa, en sus pechos y recorrí sus increíbles y duros pezones.

Su cuerpo se estremeció ante mis suaves caricias, mientras seguía cabalgándome lentamente.

Dios, quería chupar esas grandes tetas… esos duros pezones.

Fui sacado de mis pensamientos lujuriosos, cuando papá advirtió: «Viene un parche duro».

«Gracias por la advertencia», dijo Tanya, mientras levantaba el culo, agarrándose a la silla de papá, miraba hacia mí y decía: «Fóllame, hermano mayor».

No dudé, mientras alejaba las manos para equilibrarme de esas tetas perfectas y empezaba a mover lentamente el culo hacia arriba.

Esta vez ella me miró durante todo el tiempo, lo que sólo aumentó la intensidad del momento. Lo que lo hacía pasar de ser sólo sexo a algo más… algo que no podía explicar… no podía racionalizar.

«Más rápido», dijo, justo cuando el coche empezó a vibrar por la aspereza… lo que me hizo recordar la lavadora.

Aunque incómodo, traté de complacerla. Quería que su primera vez fuera perfecta… memorable. No podía explicarlo… No era virgen… pero sentía que esta era mi primera vez.

Y tal vez lo era… era la primera vez que follaba con alguien a quien amaba… y ese fue el momento en que me di cuenta… de que esto no era sólo sexo… Yo amaba a mi hermana y aunque nunca lo había considerado hasta ahora… la amaba como algo más que una hermana.

Como si pensara algo parecido, se inclinó hacia atrás y me besó, toda mi polla volvió a alojarse en lo más profundo de mi hermana.

Fue suave y tierno.

Pero las chispas estallaron en todo mi ser.

Nuestras lenguas exploraron la boca del otro, mientras yo volvía a rodear su pecho con mi mano derecha libre.

Cuando rompió el beso, me miró a los ojos con tal vulnerabilidad y lujuria que la amé aún más… tanto que me confundió. ¿Podía amar a mi hermana de una manera que fuera más allá de los hermanos?

Ella sonrió y susurró: «Te quiero».

«Yo también te quiero», respondí, el calor recorriendo todo mi cuerpo ante las palabras que otras chicas me habían dicho y mentí a su vez… esta vez lo decía en serio. Esto era más que follar… esto era algo más… algo orgánico… algo perfecto.

«Ahora fóllame hasta el fondo», dijo, las palabras sonaban tan calientes y desagradables saliendo de sus dulces labios.

«Sí, señora», asentí, mientras ponía mis manos en sus caderas, la levantaba y empezaba a follarla, intentando ser silencioso y agresivo a la vez… lo cual era todo un reto.

«Sí», gimió Tanya, más fuerte de lo que esperaba.

«¿Qué, cariño?» Preguntó mamá.

Cubriéndose rápidamente, incluso mientras seguía follándosela, respondió: «Acabo de recibir un mensaje de que Sarah finalmente ha dejado a ese perdedor de Dave».

«Oh, vale», dijo mamá.

Durante un par de minutos, me la follé lo mejor que pude en la incómoda posición en la que me encontraba.

Se sentía tan increíble, sin embargo, no podía entrar en un ritmo.

Entonces Tanya se sentó en mi regazo y empezó a montarme.

Gemí cuando ella comenzó a rebotar sobre mi polla, los sonidos de nuestros cuerpos chocando cubiertos por la radio y los ruidosos sonidos de la grava debajo del coche.

Mis pelotas empezaron a hervir, y estaba claro que Tanya se estaba acercando.

Se mordía los labios.

Sus ojos estaban cerrados.

Y me montaba tan rápido como podía mientras se agarraba de nuevo a la silla de papá.

«¿Estás bien, cariño?» Preguntó papá, sintiendo que su silla se retiraba.

«Mejor que nunca», respondió ella.

«Sólo quedan unos treinta minutos», dijo él.

«Okyyyy», contestó ella, con su orgasmo cerca, otro bache en el camino capaz de ocultar la verdadera intención de su gemido.

«Lo siento», dijo papá.

«Oh, me estoy acostumbrando a que me reboten», bromeó, lo que me hizo jadear ligeramente ante el malvado doble sentido

«Lo siento», dijo papá.

Mamá se ofreció: «Yo podría sustituirte ahí atrás, Tanya».

Sonreí ante la realidad de lo que mamá estaba ofreciendo sin saberlo.

Tanya contestó, mientras se abalanzaba sobre mi polla, mirándome con una sonrisa perversa: «No estoy seguro de que pudieras soportar la paliza que estoy recibiendo aquí atrás».

¡Oh, mierda! Dios, mi hermana estaba perversamente caliente.

«¿Seguro?» Preguntó mamá. «No me importan los golpes».

«Está bien, mamá. Por fin estoy en la posición perfecta».

«A mí también», añadí.

«Está bien», dijo mamá. «Pero si quieres cambiar de posición sólo tienes que decírmelo».

«Vale», me sonrió Tanya, antes de preguntar: «¿Te sientes cómoda con tu hermana en tu regazo?».

«Lo llevo bien», dije.

Entonces, ella continuó cabalgándome. Rechinando su culo sobre mí. Follándose a sí misma.

Empecé a mover el culo para alcanzar sus rebotes hacia abajo y me acerqué y empecé a frotar su clítoris hinchado, lo que hizo que Tanya jadeara: «Ohhh, Dios, mierda».

Mamá dijo: «Detente, Frank», lo que me hizo parar.

«No, no, sigue», exigió ella con un tono que decía no te atrevas a parar. No estaba seguro de si iba dirigido a mí o a papá, pero éste no se detuvo, aunque sí redujo la velocidad mientras yo seguía follando con ella.

«Tenemos que parar». Repitió mamá. «Es evidente que no están cómodos».

«Sigue conduciendo», repitió Tanya, «estoy tan cerca».

«¿Qué?» Preguntó mamá, mientras movía una caja para mirarnos.

«Se refiere a que estamos tan cerca, vamos a llegar», la cubrí, mientras Tanya se detenía justo a tiempo para que no me pillara montada.

«Oh, vale», dijo mamá, mirándonos con cara de perplejidad.

Para mi sorpresa, mamá movió la caja hacia atrás para ocultarnos y Tanya volvió a montarme.

Me pregunté si mamá lo sabía.

A Tanya no parecía importarle.

A mí tampoco me importaba ya que estaba a punto de entrar en erupción.

Tanya se tapó la boca y la vi correrse… y luego lo sentí… cuando se desplomó sobre mi polla, con su jugo goteando sobre mí.

Todavía no me había corrido.

Pero no me importaba.

Quería que ella disfrutara de su primer polvo.

Entonces me sorprendió de nuevo después de un par de minutos de recuperación.

Se bajó de mi polla, se hizo a un lado y cogió mi polla con la mano.

Comenzó a acariciarme y a moverse, de modo que su espalda estaba contra el asiento de papá. Ella inclinó su cabeza hacia abajo tratando de chuparme, pero no podía llegar en el espacio reducido.

Al darse cuenta de lo que quería hacer y de que era definitivamente lo que yo quería que hiciera, me moví hacia arriba de modo que estaba de rodillas, con la cabeza teniendo que inclinarse torpemente contra el techo ya que era demasiado alto. Sin embargo, fue suficiente para que Tanya pudiera llevarse mi polla a la boca.

Se movía furiosamente, saboreando su propia polla, lo que hizo que la sesión fuera aún más surrealista.

No iba a durar mucho, su boca era un paraíso.

Y en menos de un minuto… me descargué en su boca.

Desafortunadamente, no pude advertirla y por lo tanto no estaba preparada para la excesiva carga que disparé en su boca.

Se atragantó y mi segunda cuerda le dio de lleno en la cara justo cuando mamá volvió a mover la caja y fue testigo de cómo mi tercera cuerda salpicaba a su hija.

Mamá no dijo ni una palabra… sólo observó conmocionada… cómo una última cuerda salía disparada de mí y caía sobre mi linda hermana.

Miré a mamá, que estaba mirando la polla de su hijo y la cara de su hija cubierta de semen con una mirada que era completamente inexplicable.

No era de enfado, como cabría esperar.

Ni siquiera era de sorpresa.

Tanya no tenía ni idea de que mamá estaba mirando mientras se inclinaba hacia delante y volvía a meterse mi polla en la boca.

Mamá finalmente me miró.

No sabía qué hacer.

Así que me encogí de hombros.

Papá preguntó: «¿Todo bien ahí atrás?».

«Nunca mejor dicho», dije, aún sin saber qué estaba pensando mamá.

Tanya se sacó mi polla de la boca mientras añadía, sin darse cuenta de que mamá la observaba: «Soy perseverante».

Tanya se inclinó hacia delante y me lamió la polla una vez más, antes de que yo me deslizara de nuevo hacia abajo y viera como Tanya recogía el semen de su cara y se lo metía en la boca, sonriéndome todo el tiempo.

Tanya volvió a ponerse en mi regazo y volvió a meterse mi polla aún dura en el coño, mientras mamá volvía a colocar la caja en su sitio después de mirar mi polla por última vez.

La cabeza me daba vueltas.

A los dos.

Mamá no se asustó.

Mamá definitivamente miró mi polla antes de volver a mover la caja.

Sacudí la cabeza al ver cómo este día surrealista e increíble se volvía aún más extraño.

Los siguientes veinte minutos, no dijimos ni una palabra. Sólo disfrutamos del resplandor de un increíble momento íntimo entre hermanos.

Papá anunció: «Hemos llegado».

Me incliné hacia delante y susurré: «Ha sido increíble».

Ella asintió con la cabeza, mientras se inclinaba de nuevo hacia mí y molía su coño en mi polla una última vez.

Una vez detenida, Tanya abrió rápidamente la puerta y se bajó de mí antes de que papá pudiera ver.

Rápidamente guardé mi polla, pero noté una mancha húmeda bastante grande en la zona de mi entrepierna. Eso iba a ser imposible de ocultar.

Me bajé y papá nos dijo a los dos: «Así que has sobrevivido».

Tanya, sorprendiéndome una vez más, respondió: «Sí, ha sido todo un paseo».

Sintiendo que mi cara se ponía roja esta vez, me dirigí rápidamente al otro lado para coger una caja que ocultara las pruebas.

Cuando fui al otro lado para coger una de las cajas del asiento trasero, mamá también había salido del coche.

Preguntó, con un tono lleno de insinuaciones: «¿Tú también has disfrutado del viaje?».

No tenía ni idea de qué responder.

Por suerte, papá estaba detrás de mí y preguntó: «¿Vas a coger una caja o qué?».

Cogí una caja y la llevé a casa de la abuela.

Papá dijo: «Ponla en el escalón delantero y ve a coger la última».

«Claro, papá», asentí, asegurándome de desplazar mi cuerpo para que no viera de algún modo mi entrepierna mojada.

Volví al coche y vi que mamá estaba hablando con Tanya.

¡Joder!

Llegué al coche para oír a mamá decir: «Y todavía tienes el semen de tu hermano en el pelo».

El final… por ahora… quizás.

No estoy seguro de si esta historia debería continuar… o no. Casi siempre que pienso que debería y escribo una parte 2 me equivoco (Ver Puta dominicana o Chupapollas), aunque sí escribí habiendo escrito la serie completa de seis partes de Mamá Animadora de una vez.

De todos modos, si se continúa me imaginé que todos eventualmente se involucran… de ahí el título principal Family Affair.

Algunas ideas son:

ASUNTO DE FAMILIA: MAMI DEL BAÑO

Mamá decide que necesita un paseo en la gran polla de su hijo.

ASUNTO FAMILIAR: TRÍO LOCO

El hijo complace a mamá y a su hermana mientras papá está fuera.

ASUNTO FAMILIAR: PAPÁ TAMBIÉN TOMA LA POLLA

Mientras pesca, el hijo aprende que a papá también le gusta la polla.

ASUNTO FAMILIAR: LEZ CUNT MUNCH

Mamá e hija no necesitan a los hombres.

ASUNTO FAMILIAR: ORGÍA

Una fuerte tormenta lleva a la diversión en la tienda.

ASUNTO FAMILIAR: INTERCAMBIO DE TIENDAS DE CAMPAÑA

Mamá e hija intercambian tiendas de campaña.

Por favor, dejad vuestras opiniones… o tal vez esta una historia independiente.

Jasmine Junio 2016

Como siempre… gracias por leer….

Amor Jazmín