Saltar al contenido

La Madre es maestra, y sabe que esta mal, pero tiene antojo atroz de la verga venuda de su hijo

maestra xxx

Aunque no se menciona específicamente en la historia, todos los personajes de esta historia son mayores de 18 años. Esta es una pieza de ficción y cualquier parecido con una persona de la vida real es pura coincidencia.

Mi nombre es Jason y soy promedio en casi todos los aspectos que puedas imaginar. Mi estatura es media, tal vez un poco por encima, tengo el pelo corto y castaño y los ojos marrones y aunque soy bastante fuerte y musculoso no estoy desgarrado. Soy un estudiante promedio y promedio en los deportes. Lo único que estoy por encima de la media es tener sexo, gracias a mucha práctica. Actualmente tengo 21 años y estudio en la Universidad.

De todos modos, los hechos que voy a contar tuvieron lugar unos años antes, cuando todavía iba al instituto. Vivía en una ciudad pequeña, en una casa media, junto con mi madre y mi hermana. Mi padre había muerto hacía unos años y desde entonces yo era el único hombre de la casa, lo que suponía todo un reto de vez en cuando. Mi hermana Alex era un año y medio mayor que yo y también iba al instituto, donde cursaba el último año. Mi madre trabajaba como profesora y, como vivíamos en una ciudad pequeña que sólo tenía un instituto, los tres íbamos al mismo instituto todos los días.

Puede que pienses que yo era el afortunado por tener siempre buenas notas y no meterme nunca en ningún problema. Tengo que decirte que esto está muy lejos de la verdad. Por supuesto, nunca tuve a mi madre como profesora, así que no tuve buenas notas sin ningún trabajo. Además, mi madre siempre sabía inmediatamente cuando me metía en problemas por no traer los deberes o por ser descarada, lo que significaba el doble de problemas, inmediatamente. Además siempre tenía que escuchar de mis amigos que mi madre tenía una gran apariencia y era la profesora más sexy de la escuela.

En este punto tengo que decir que mi madre era, de hecho, muy guapa. Era bastante alta y delgada, pero tenía algunas curvas en los lugares adecuados. Tenía un trasero apretado y unos pechos DD impresionantes. Todo eso se notaba con sólo mirarla porque siempre llevaba faldas ajustadas con blusas escotadas. Además, su pelo corto y castaño y las gafas de leer que llevaba la mayor parte del tiempo le daban una impresión descarada. Aunque mis amigos me ponían de los nervios diciéndome lo sexy que era mi madre, tengo que admitir que ahora tenían toda la razón.

Desde que llegué a la pubertad y me interesé por las chicas, empecé a mirar a mi madre de otra manera. A veces la espiaba y trataba de echarle un vistazo mientras se cambiaba o se duchaba. A veces tenía suerte y después me masturbaba con esas imágenes. Incluso pensé en ella algunas veces cuando tenía relaciones sexuales con alguna de las novias que tuve a lo largo de los años.

Pero nunca me lo confesé. Siempre me decía a mí mismo que casualmente pasaba por la puerta de mi madre cuando se estaba desnudando y que sólo cogía su ropa interior sexy, que había olvidado en el baño, para ponerla en la lavandería. Llegó a tal punto que mientras me masturbaba me decía que sólo pensaba en una mujer que se parecía mucho a ella.

Ahora que lo pienso me mentí bastante a mí mismo. Pero déjame seguir con mi historia…

Los eventos que quería contarles comenzaron el viernes que olvidé mi laptop en la escuela. Ooooh se olvidó el portátil eso suena emocionante, te oigo decir, pero tienes que saber que sólo fue el primer eslabón de una larga cadena de casualidades. Así que volvamos a la historia. Odiaba la idea de pasar todo el fin de semana sin mi portátil ya que tenía todas mis cosas de la escuela en él y admitámoslo no tendría exceso de internet y sobre todo importante para el porno. Así que volví a entrar en el edificio. Un minuto más tarde y me habría parado frente a las puertas cerradas pero la señora de la limpieza no las había cerrado todavía. Subí las escaleras hasta mi taquilla y cogí mi portátil. Mientras lo metía en mi mochila me sentí bastante aliviado. Justo cuando quería emprender el camino de vuelta a casa oí un ruido silencioso. Al principio pensé que lo había imaginado, pero luego lo volví a escuchar. Era un suave gemido.

Me dirigí hacia el pasillo y, a medida que avanzaba, los ruidos se hacían más fuertes. Finalmente me detuve frente a una puerta que daba a un aula normal. Estaba entreabierta para poder mirar dentro. Eché un vistazo y no podía creer lo que veía. Necesité un momento para darme cuenta de lo que estaba pasando. Allí, en la mesa del profesor, estaba mi madre tumbada de espaldas, con la falda levantada y la blusa desabrochada. Sus pechos subían y bajaban y gemía mientras era follada por un alumno. Sus piernas -que terminaban en unos tacones rojos- estaban cruzadas a la espalda de él para poder empujarle dentro de ella con más fuerza. Sólo vi su espalda, pero era mayor que yo, quizá un año por encima de mí. Tenía los ojos cerrados y se movía rítmicamente mientras su polla entraba y salía follándola con fuerza. ¿Te lo puedes creer? Me quedé mirando cómo un tipo se follaba a mi madre. Era como mi propio porno personal. Y maldita sea, era uno muy caliente.

Como si estuviera en trance, mi mano bajó y agarró mi polla ya dura. Me abrí lentamente los pantalones, saqué mi polla dura como una roca y empecé a acariciarla mientras mi madre y su amante gemían de placer.

Perdí la noción del tiempo. Sólo estaba yo masturbándome y aquellas dos follando como conejos. Estaba completamente en mi propio mundo. De repente perdí el equilibrio. Mientras me tambaleaba toqué la puerta que se abrió un poco y emitió un silencioso chirrido. Se me paró el corazón y me quedé helada. Parecía no haber oído nada, pero mi madre abrió los ojos y movió la cabeza lentamente en mi dirección. Al verme pensé que se levantaría de un salto y gritaría. Pero se limitó a sonreírme y volvió a cerrar los ojos mientras empezaba a gemir aún más fuerte.

Sabía que era el momento de irme, pero me quedé allí y seguí masturbándome. Ahora que la puerta estaba más abierta tenía una vista aún mejor. De vez en cuando mi madre miraba discretamente en mi dirección mientras se lo follaba y sonreía -¿o era una especie de sonrisa diabólica? No puedo decirlo. Finalmente le hizo una señal al tipo para que parara un momento y se sentó. Sacó su brillante y húmeda polla fuera de ella. Después de bajar de la mesa, se puso de rodillas y empezó a chupar su polla palpitante con avidez. Se colocó de forma que pudiera mirarme a los ojos todo el tiempo. Nunca había experimentado algo tan caliente. Finalmente hizo que le pusiera la polla entre sus maravillosas tetas. Esta era una fantasía que había tenido durante tanto tiempo que no podía recordar. Cada vez que su polla subía allí estaba ella esperando ansiosamente la lengua para lamerla. Sentí que no podría aguantar mucho más esta actuación cachonda. La presión aumentaba dentro de mis pelotas. Rápidamente saqué un pañuelo de mi mochila y finalmente exploté en él. Los ojos de mi madre se abrieron de par en par al ver aquello. No recordaba la última vez que había sacado tal cantidad de esperma. El tipo que se estaba follando a mi madre también alcanzó su clímax y sus jugos se derramaron por toda la cara y las tetas de mi madre, que intentaba atrapar todo lo posible con su boca.

Recogí rápidamente mi mochila y mientras mi madre le lamía el pene me alejé en silencio. Rápidamente me fui por el pasillo y tiré el pañuelo completamente empapado en una papelera. Bajé las escaleras y pasé por la puerta principal, que ya estaba cerrada con llave, pero que se abrió de golpe gracias a las normas de los bomberos. Fuera tomé una bocanada de aire fresco. No podía creer lo que acababa de suceder.


Al llegar a casa me dirigí directamente a mi habitación. Por el camino oí a mi hermana gritar al teléfono. Tenía problemas con su novio, como si tuviera 24 horas al día. En mi habitación me acosté en mi cama y en mi mente estaba el escenario que había visto hoy en mi escuela. No podía dejar de pensar en mi madre teniendo sexo con este tipo. ¿Quién era? No recordaba haberlo visto antes. Tal vez fue porque sólo vi su espalda. Además, se parecía bastante a mí. Era un tipo medio como yo, con casi la misma complexión. Su pelo era castaño y corto como el mío, un poco más oscuro quizás. ¿O me lo estaba inventando porque quería estar en su lugar?

Las horas pasaron mientras me tumbaba en la cama y pensaba en los acontecimientos de hoy. El sol ya se estaba poniendo cuando escuché el portazo de la puerta principal. Tenía que ser mi madre. De repente me puse un poco nervioso. De alguna manera había conseguido evitar pensar en el futuro. ¿Qué pasaría ahora? ¿Hablaría de ello? ¿Debería sacar el tema? ¿Actuaríamos como si no hubiera pasado nada? ¿Y cómo seguiría nuestra relación? Siempre había estado cerca de mi madre, ¿se había acabado eso ahora? Sabía que se acostaba con estudiantes y ella sabía que yo, al menos, la deseaba.

Estaba bastante preocupado como puedes ver. Pero por el momento mi miedo no era relevante. Pude oír que se iba directamente a su habitación. Me sentí aliviado.

Debí quedarme dormido. Cuando me desperté una hora más tarde mi madre estaba sentada en la esquina de mi cama. Al principio estaba un poco confundido pero luego todo volvió a mi mente y tengo que decir que casi me cago en los pantalones. Estaba sentada y me miraba fijamente con sus ojos verdes oscuros. Se había cambiado el atuendo de profesora de negocios por uno más informal pero sexy: una camiseta azul ajustada y escotada que mostraba mucho escote y se estiraba alrededor de sus maravillosas tetas, y unas bragas de yoga grises muy ajustadas. Iba descalza, por lo que se le veían las uñas de los pies pintadas a juego con sus uñas verdes. Me senté y creo que la vi sonreír un poco cuando empezó a hablar: «Jason tenemos que hablar». Oh, bien, esto va a ser difícil, pensé. «Desde que tu padre falleció me sentí bastante solo. No es que me sintiera realmente solo, siempre os tuve a ti y a tu hermana, pero de una manera diferente. Echaba de menos a tu padre. No sólo su persona, sino también ciertas costumbres que teníamos, ¿sabes? Teníamos una vida sexual muy activa y cuando él murió de repente yo no estaba acostumbrada a estar tanto tiempo sin sexo. Necesitaba echar un polvo. Lo ansiaba, ¿sabes?

Así que después de un año no pude mantener la calma y empecé a tener aventuras con estudiantes. Me aseguré de que cada una de ellas durara poco tiempo y de que no me descubrieran. Aunque al principio debería haber sido una solución temporal, empecé a disfrutar más de lo que debería. Tuve sexo con tantos tipos diferentes que perdí la cuenta. Me los follé en casi todos los lugares y posiciones que puedas imaginar. Algunos tenían penes más grandes, otros más pequeños, algunos eran mejores, otros no tan buenos, algunos…»

«Mamá», tuve la sensación de tener que interrumpirla «no tienes que contarme todo». Aunque ahora siento no poder contarle más detalles.

«Por favor, Jason tienes que escucharme. Esto es muy importante», dijo ella. «¿Dónde estaba yo?»

«Me estabas contando cuando te follabas a todos los chicos de la escuela», quise decir, pero en su lugar dije «Las aventuras, me estabas contando lo de las aventuras».

«Claro», dijo ella, «tenía mucho sexo y era excitante e increíble, pero no estaba bien de alguna manera. Sé que no estaba bien de una manera ética, pero no me refiero a eso. Le faltaba algo. No era totalmente satisfactorio. No tenía la emoción que tenía cuando estaba con tu padre. Tenía sexo, bastante buen sexo de vez en cuando, pero me faltaba algo». Hizo una breve pausa como si estuviera pensando en cómo decirlo. «Pero hoy cuando te he visto mientras me mirabas follar con este chico y te masturbaste estaba ahí de nuevo. Últimamente te tenía muy presente. A menudo tenía fantasías sobre ti. No sé de dónde venían estas fantasías. Te imaginaba follando conmigo y yo lamiendo tu pene. Incluso te espiaba de vez en cuando e intentaba pillarte masturbándote. Por eso me cogí a muchos tipos que se parecían a ti». Así que tenía razón. «Pero no sabía cómo acercarme a ti. Follar con un estudiante, sí – pero ¿follar con tu hijo? Eso es algo diferente». Noté que se acercaba lentamente a mí. Se puso a cuatro patas y empezó a arrastrarse hacia mí dándome una maravillosa mirada a su escote. «Pero ahora que sé que tú también estás caliente para mí ya no puedo detectar ningún problema. ¿Verdad?»

Tenía una tienda de campaña en mis pantalones desde que la imaginé follando con todos esos chicos en la escuela y desde entonces sólo había empeorado. Mientras tanto, ella se había acercado mucho y ahora estábamos cara a cara. Se puso de rodillas y se acercó aún más, de modo que cuando yo estaba sentado en la cama con la espalda apoyada en la tabla, mis piernas estaban entre las suyas. Me miró profundamente a los ojos y había una sensación muy sexy en el aire. Puedo decir que aunque me estaba masturbando con sus imágenes nunca había deseado tanto a mi madre. Entonces, sin ningún tipo de calentamiento, se sentó sobre mi entrepierna frotando lentamente su clítoris y su firme trasero sobre ella. Puso sus manos detrás de mi cabeza y la empujó hacia su escote. Mientras mi cara estaba enterrada en sus tetas m

i madre empezó a gemir con fuerza. Su carne olía tan bien que casi me desmayo. Agarré su firme trasero y lo empujé hacia mi entrepierna mientras ella seguía moviendo sus caderas de un lado a otro. Con mis manos en su culo pude notar que sólo llevaba un tanga debajo. Sus dedos se movían entre mi pelo mientras seguía presionando mi cabeza contra su escote. Le besé las tetas. Luego moví mis manos hacia arriba y comencé a masajearlas también. Mi madre me soltó la cabeza. Agarró la parte inferior de su camiseta y se la subió por la cara. La vista me dejó sin aliento. Allí, frente a mis ojos, se encontraban las tetas más hermosas que jamás había visto, incrustadas en un sujetador negro. Ya se podían ver sus duros pezones empujando a través del material. Mi madre me vio mirando. «¿Te gusta eso?», me preguntó. Simplemente asentí con la cabeza sin poder hablar. «Pues vete a por ellos. Agárralos. Arrodíllate con ellos. Son tuyos. Yo soy tuya. Tómame», insistió. Los empujé con entusiasmo fuera de su jaula e hice exactamente eso. Tenían una forma tan bonita y redonda. Mientras los amasaba, sentí lo suaves pero al mismo tiempo firmes que eran. Mientras tanto, ella se llevó las manos a la espalda y se abrió el sujetador para soltarlo por completo. Ahora ya no había que contenerse. Los besé, lamí con mi lengua alrededor de sus pezones y los chupé en mi boca. Mordí suavemente su pezón lo que la hizo gemir con fuerza y apretar aún más su entrepierna sobre mi dura polla. «Así es como le gusta a mamá», gimió.

Mientras seguía jugando con sus tetas y acariciando su culo, mi madre obviamente se ponía más y más cachonda. Siguió rozando con su entrepierna mi polla erecta, que se apretaba contra la tela de mi pantalón y finalmente no pudo esperar más. «Quiero ver tu polla», me susurró al oído. Se bajó de mi regazo y se sentó a mi lado. Se inclinó sobre mi entrepierna. Con un par de movimientos rápidos me desabrochó y abrió los pantalones. Se notaba que tenía mucha práctica en esto. Colocó su mano entre la cintura de mis calzoncillos y mi estómago y luego la movió lentamente hacia delante hasta llegar a mi pene erecto.

Un escalofrío recorrió mi cuerpo cuando sus delgados y fríos dedos envolvieron mi cálida y dura polla. Mi madre me bajó los bóxers y los pantalones con una mano, mientras con la otra guiaba mi polla hacia la luz del día. Sus ojos estaban clavados en ella. Después de un momento de puro silencio, empezó a acariciarla. Subió y bajó la mano varias veces y dijo: «Vaya, ha crecido mucho desde la última vez que la vi. Tiene muy buena pinta. Siempre he querido saber cómo sabe». Una vez dicho esto, bajó su cara hacia él. Lo besó suavemente y luego se lo llevó a la boca. Creo que no hace falta decir lo impresionante que era. La cabeza de mi madre subía y bajaba una y otra vez. De vez en cuando se detenía para lamer con su lengua la punta de mi polla. Su cálida polilla y su rápida lengua se sentían como el cielo. Mientras tanto, mi mano bajó a su entrepierna y comencé a masajear su coño con mis dedos. Después de un tiempo, introduje mi mano en los pantalones de mi madre y empecé a follar su húmedo agujero con un dedo y luego subí a dos y tres. Sus gemidos aumentaban cada vez más. Cada vez que estaba a punto de correrme mi astuta madre paraba unos segundos para que me calmara. Pensé que no podía mejorar, pero me equivoqué.

Después de un rato ella levantó la cabeza y me miró a los ojos. «Jason, cariño ahora necesito tu polla en mi húmedo coño o me vuelvo loca», dijo con una voz temblorosa que mostraba su ansia. Se puso de rodillas y pude ver la mancha gris oscura que sus jugos habían creado en la zona de la entrepierna de sus pantalones de yoga. Se inclinó para darme un profundo beso durante el cual volví a agarrar sus tetas. En serio, no me cansaba de verlas. Luego se tumbó de espaldas y levantó las caderas para poder quitarse los pantalones. Con un rápido movimiento se los quitó y poco después se quitó el tanga. Me lo tiró y me lo llevé a la nariz para inhalar su aroma. «¿Te gusta el olor de tu mamá?», me preguntó. Lo hice y también lo dije. Tenía una especie de fragancia dulce. Mi madre se levantó de nuevo y se colocó sobre mi regazo con una pierna a cada lado. Agarró mi pene y lo dirigió a su cálido y húmedo coño. Cuando la punta de mi pene tocó sus labios ella dejó escapar un gemido. Lo frotó en su entrada durante algún tiempo. Luego, finalmente, se dejó caer lentamente y empujó mi dura polla dentro de ella centímetro a centímetro. Era increíble sentir ese apretado coño a mi alrededor. Como estaba en todo el camino mi madre se detuvo un momento y me dio un beso profundo y apasionado.

Rompiendo el beso se levantó para dejar que su cuerpo cayera de nuevo sobre mí. Empezó lentamente pero aumentó la velocidad rápidamente. Mi madre cabalgó sobre mi polla como si estuviera loca, golpeándose contra mí cada vez con más fuerza. Tenía sus tetas subiendo y bajando delante de mis ojos. Ella estaba casi gritando y mientras yo ajustaba mis movimientos a su ritmo ella dijo: «Oh, sí, Jason, esto es exactamente lo que mamá necesita. Dame esa polla tuya. Dámela toda». Estaba dando todo lo que podía, pero nunca había experimentado nada tan bueno, así que no era de extrañar que ahora estuviera alcanzando mi punto máximo. «Me voy a correr mamá», dije. «Hazlo. Vamos nena, dámelo. Llena a tu madre con tu maravilloso semen» fue su respuesta. Y lo hice. Sentí que salía a chorros de mi polla directamente hacia ella. Ráfaga tras ráfaga entró en el coño de mi madre. Y cuando llegué al orgasmo, sentí que su coño se contraía aún más a mi alrededor, ya que ella también estaba alcanzando su orgasmo. Esto lo hizo aún mejor y seguí eyaculando mi semen en su vientre.

Sus movimientos se ralentizaron hasta que finalmente se detuvo. Tras una breve pausa se bajó de mí y ambos nos tumbamos de espaldas uno al lado del otro aún respirando con dificultad. Mi mano acariciaba su hermoso cuerpo y yo seguía acariciando sus preciosas tetas. Mi madre se giró hacia un lado y me dio un beso profundo y apasionado. Luego me miró a los ojos y me dijo: «Sabes que a partir de ahora haremos esto muy a menudo».