Saltar al contenido

Mamá está al mando

«¿Ahora ves eso? ¿Ves cómo se lo traga hasta las pelotas y ordeña el eje con sus labios? Quiero verte con la cara llena de polla y con una sonrisa de chupapollas feliz en tus labios fruncidos. ¿Crees que puedes hacer eso por mí? ¿Puedes ser mi pequeño chupapollas?» «Supongo que sí». «Eso NO es lo que quiero oír, cariño, y lo sabes. Ahora inténtalo de nuevo». «Vale, lo haré por ti». «¿Hacer qué? Dime qué vas a hacer por mí». «Te la chuparé. Me refiero a tu polla. Chuparé la polla para ti». «Eso es un buen chico. Ahora termina de ver el video mientras mami va y llama a tu ‘cita’ y le hace saber que estás listo para conocerlo a él y a su gran polla dura. Oh, y Tommy, cariño, espero que te tragues su carga también. Un buen chupapollas siempre se traga el semen que un hombre le inyecta. A los hombres de verdad les gusta que les chupen el semen, pero entonces no sabrías nada de lo que les gusta a los hombres de verdad, ¿verdad, cariño?» «No, mamá». Tommy dijo en voz baja mientras se sentaba en el sofá a ver el vídeo de porno duro que su madre había alquilado para él. Odiaba que su madre se refiriera a él como menos que un hombre, pero teniendo en cuenta que estaba sentado en el sofá con un par de bragas de encaje rosa de su hermana y un consolador zumbando en su culo, no estaba en condiciones de discutir su hombría con ella.💬 ¿Mujeres Calientes de Huauchinango? «Bueno, al menos estoy mejor que la pobre Mary Ann». Heshudder ligeramente al pensar en su hermana. De vez en cuando podía distinguir pequeños gemidos y chillidos procedentes de su habitación. Tommy volvió a estudiar el vídeo. Nunca había chupado una polla, pero sabía que su madre esperaría que le hiciera una mamada profesional a su amiga. Sabía el precio de defraudar a su madre, y no tenía intención de acabar como su hermana.*Mary Ann gruñó cuando el gran doberman se clavó en su culo como un martillo neumático poseído. Sus propios chillidos y gritos de auxilio apenas se oían entre los ladridos y gemidos de los perros que la rodeaban. Gritó en su almohada cuando el gran eje rojo del Doberman comenzó a palpitar y a hincharse dentro de ella. Mientras la gran bestia penetraba en su interior, ella podía sentir la base de su polla hinchándose, preparándose para sellar su abertura como un gran corcho carnoso. Su nudo la ataría a ella durante unos veinte minutos o más mientras la llenaba con su lefa de perro. «¿Cuánto tiempo había pasado ya?» Se preguntó mientras intentaba tirar de las cuerdas que la ataban. Su madre se había asegurado de que estuviera bien atada boca abajo en la cama con unas cuantas almohadas debajo para que su culo se ofreciera como un regalo obsceno a sus amantes peludos. Las sábanas bajo su cara estaban tan empapadas de sus lágrimas como la gran mancha húmeda bajo la vena de sus piernas por las innumerables cargas de lefa perruna que salían de sus agujeros maltratados. Cuando su madre había cerrado la puerta del dormitorio y la había dejado atada y sola en la habitación con los seis perros, le había dicho a Mary Ann que sus nuevos «novios», como los había llamado, no eran muy delicados, y que esperara unos cuantos arañazos y ronchas aquí y allá. Tal vez lo que más le molestaba a Mary Ann no eran los arañazos ni las folladas, sino el hecho de que, aunque estaba sola en la habitación con los seis perritos, sabía que cientos, si no millones de personas, la estaban viendo en ese mismo momento. Gracias a una pequeña cámara web que su madre había instalado en el tocador, cada empuje de polla de perro, cada chorro de semen canino acuoso hacia ella estaba siendo transmitido por la red.Este era el verdadero castigo de su madre por que Mary Ann la llamara «perra» la semana pasada. Ella había abofeteado al hombre que su madre había visitado ese día por agarrarla cuando pasaba. Mary Ann le había gritado al hombre que mantuviera sus sucias manos para sí mismo. Le había dicho que volviera con la perra pervertida de su madre y la dejara en paz. «¡Te atreves a llamarme ‘perra’, pequeña zorra desagradecida!», le había gritado su madre, casi temblando de rabia. «Te voy a enseñar lo que es una perra. De hecho, me aseguraré de que conozcas el verdadero significado de la palabra». Mary Ann volvió a sus recuerdos al sentir un tirón en lo más profundo de su culo y el sonido de un sorbo cuando el perro sacó su viscosa polla de ella. Un pequeño río de semen de K9 salió rápidamente del culo del héroe y se deslizó por el interior de sus muslos en gruesos riachuelos. Mary Ann se dio cuenta, con cierta consternación, de que su culo ya no aguantaba los enormes nudos, y se imaginó que el anillo anal, excesivamente estirado, no podía soportar toda la lefa y ahora colgaba abierto en una gran «O» descuidada. Su culo, al igual que su reputación, quedaría arruinado después de su «ganga» múltiple. Su madre la había condenado a ser conocida como una folladora de perros durante el resto de su vida, una auténtica zorra. ¿Qué hombre la querría ahora, se preguntó? La cama se agitó ligeramente cuando el perro agotado saltó al suelo y otro nuevo saltó para sustituir a su hermano canino. Este nuevo perro era ligeramente más pequeño que el anterior, pero parecía estar mejor dotado que su predecesor. Ashe se subió a su culo y sintió cómo sus peludas bolas de semen le recorrían la parte baja de la espalda antes de colocarse en su sitio y hundir su ya rígido miembro en lo más profundo de su agujero.Entonces, mientras el perro se ponía a bombear rítmicamente, Mary Ann no pudo evitar preguntarse cómo estaría su abuela.Había oído a su madre hablar de lo que había planeado para ella. «Pobre abuela», pensó Mary. Mientras la polla del perro empezaba a hincharse en ella como un globo, Mary Ann se preguntó cuántas pollas estaría sintiendo su abuela hoy.