Saltar al contenido

Me vuelvo una madre incestuosa parte lll

Fui a la cocina a esperar a mi esposo, cuando bajo me contó que uno de sus hermanos lo había invitado a pasar unos días en su casa pues su madre estaba delicada de salud y vivía con el.
Yo no iba a ir a encerrarme por ir a visitar a mi suegra así que me porte lo más linda que pude y lo convencí que fuera el solo, le dije que yo no me sentía bien del todo y además pues no me llevo de maravilla con sus hermanas y hermanos.
Me dijo que esa misma tarde saldría para haya y que estaría solo tres o cuatro días que el me avisaba algún cambio.
No cabía de la emoción, sin mi esposo en casa mi plan de seducir a mi hijo tomaría más fuerza, pero por la situación tuve que poner cara de preocupación por la salud de mi suegra y un poco de enojo aún por no tener sexo con mi esposo así el estaría más que listo para salir por no estar ahí conmigo en ese estado.
Se dieron las 4 de la tarde y tenía ya su maleta en la puerta me dijo que regresaba en unos días y que esperaba que cuando volviera yo estuviera ya mejor.
Si supiera que yo espero lo mismo, tengo unos días para probar esa vergota que tiene mi hijo y volver a sentir lo que es ser usada por un macho.

Apenas se fue mi esposo tome manos a la obra, termine la comida y me dispuse a poner mis planes en marcha.

C: mi hijo no tendra hora de llegada hoy, así que no sería raro si ando en ropa interior en la casa total estoy sola.

Mi plan era que el llegara y me viera en poca ropa, si me decía algo alegaria que no lo esperaba y que estaba sola y tenía calor, mi mente trabajaba en cada detalle pues quería que mi hijo se excitara.
Tome un baño y decidí hacer otra travesura más, quite la regadera y con papel higiénico hice un tapón en la salida del agua, debía buscar situaciones donde mi hijo este a solas conmigo.
Me imaginé metiéndome a bañar y ya desnuda o medio desnuda hablarle y decirle que la regadera estaba tapada, me rei pues estaba planeando como una estratega.
Termine mi fechoría y ya bañada busque que ponerme.

C: tanga? No, es demaciado al menos para la primera vez, este está genial.

Tome un calzon cachetero floreado me lo puse, me ví al espejo, mis nalgotas se dibujaban geniales en el, me lo meto un poco solo para simular aún más mi culo, arriba un top blanco solamente, busque una bata semitransparente que tengo para que no fuera de golpe el verme casi desnuda en la casa.

Espere, eran casi las 8 de la noche cuando desde la ventana lo ví estacionar su moto y abriendo el zaguán para meterla, baje lo más rápido que pude y fui a la cocina, simularia estar haciendo algo ahí cuando el entrara.

L: mamá, papá llegué.

Grito desde la puerta entrando a la casa.

C: hola hijo estoy en la cocina, tu papá no está.

Lo oí caminar hacia donde yo estaba.

L: a dónde fue…

Su cara era un poema, los ojos casi se le salen de la impresión, tuve que hablar para que él reaccionara.

C: fue a casa de tus tíos, estará unos días ahí es que tú abuela está enferma.
L: ah ok.
C: estás bien hijo?
L: si mami es que no se, me sorprendí.
C:¿por qué?
L: estás vestida algo… ligerita.
C: ohhh perdón hijo es que pues estaba sola me acabo de bañar y aquí en la cocina hace mucho calor y no te esperaba, discúlpame mi amor, subo rápido a cambiarme.
L: NO, así estás bien solo me sorprendió tenía mucho que no andabas así en casa no te cambies así estás perfecta.
C: ok hijo, soy tu madre podria andar desnuda por la casa pues te tengo mucha confianza jajaja.

No respondió, como dije antes mi intención no era asustarlo sino seducirlo así que creo que ese último comentario fue de más pero ya no seguí insistiendo o se arruinaría mi plan.

Seguí en la cocina, él sentado en la barra observando mis movimientos como un autómata.

C: Voy a quitarme esta bata o terminará mojada o quemada y mira que es delgada.

Sin una sola palabra de mi hijo me quité ante sus ojos esa bata delgada que más que cubrir era una invitación al morbo de verla puesta.

C: Mucho mejor.

Ante sus ojos quedé en un calzón cachetero y un top que solo cubría mis tetas, jugaba con mis manos, me tocaba el culo simulando limpiarme las manos o tomaba el top y lo ajustaba en mis tetas para que estás se movieran.
Mi hijo seguía mudo sin saber qué decir o qué hacer.

C: por qué no vas a darte un baño y bajas a cenar conmigo.
L: este, si mami voy solo deja, ya voy…
C: anda, aquí te espero.

No se movía, supuse que no quería levantarse, debía tener una erección de campeonato y no recordaba que ropa traía puesta pues la barra cubría su cintura para abajo.

C: voy a poner los platos mientras ve a bañarte ok.
L: ok mami.

Le di al menos unos segundos en lo que voltee por los platos y salió de la cocina casi corriendo a su habitación.
Estaba encantada con mi juego, me sentía tan viva, tan sexy, tan puta.

Subí un poco mi calzón y busque marcar panocha como está mañana, también se me metió un poco más en el culo y eso ya casi parecía una tanga más que un calzón.

Subí un par de escalones y le pedí que se diera prisa para cenar.

C: si quieres puedes andar en ropa ligera porque hace mucho calor.
L: ok ma.

Unos minutos después lo ví bajar por la escalera, un poco de decepción al verlo en jeans y una playera.

C: no tienes calor?
L: sí pero no podía ponerme ropa ligera.
C: ¿por qué?
L: mmm cosas de hombres jajaja.

Reímos los dos, entendí su juego si se ponía algún shorts o pants marcaría su verga y no quería ser descubierto.
Cenamos y platicamos me hacía reír con sus ocurrencias y demás tonterías.

C: yo levanto los platos ok.

Camine hacia donde estaba sentado y recogí las cosas de la mesa, cerca de él, puse mis tetas casi en su cara, mientras recogía los platos y demás cosas, una cuchara cayó al suelo y él se reclinó a levantarla, estaba casi en mis pies, su vista quedó en mi vagina, otra vez.
La misma que está mañana estuvo en su cara, otra vez estaba a unos centímetros de ella.

L: se te marca!!!

Oí sus palabras casi como un susurro.

C: qué cosa hijo?
L: no, digo que se te marca un poco.
C: ¿se me marca la vagina?
L: un poquito.
C: tu papá dice que es por qué tengo los labios muy carnosos, pero no se ve fea o si?
L: no, para nada, al contrario, se ve…
C: que hijo, como se ve?
L: no te molestas si lo digo?
C: soy tu madre, nada de lo que digas me molestaría por qué no lo dices con el afán de insultar.
L: se ve rica.
C: ufff bueno que lindo halago, así lo tomaré. Solo no le digas a nadie que tu madre marca una vagina que se ve rica ok.
L: ok ma.

Seguía aún sin levantar la cuchara que había caído al piso.
Le di la espalda y me incline a levantarla, está vez deje mi culo casi en su cara.

C: vas a decirme que también mi culo se ve rico?
L: si.
C: ya no es tan firme como antes pero gracias por el cumplido también.

Le di dos nalgadas a una de mis nalgas justo frente a su cara y tuve que salir hacia la cocina moviendo mi culote frente a él para terminar con su martirio.

C: voy a mi cuarto hijo, aún te quedas?
L: no yo también ya iré al mío vamos.

Camine frente a el contoneando mi culo para su deleite. Subí los escalones despacio y antes de entrar a mi cuarto me despedi de el.
Entre a mi cuarto mi vagina estaba más que mojada tuve que masturbarme pues estaba muy caliente, me imagino que mi hijo debe estar haciendo lo mismo.
Lastima que no puedo ver esa cosa tan rica, ser manoseada por el morbo de mis nalgas, de mi vagina de mis tetas.

No podía dormir quería seguir coni plan tenía solo unos días para lograrlo y no podía perder tiempo.

Busque en mi ropa una tanga negra normal colaless, y cambie mi top por un brassier negro a juego, salí de.mo habitación camino a ver a mi hijo.
Su puerta estaba cerrada con llave, lastima no podría entrar con cualquier excusa y ver lo que estaba haciendo devia tocar.

C: hijo, Luis.
L: que pasa mami?
C: escuché un ruido en el patio acompáñame a ver.
L: voy ma.

Tardo un minuto en salir, traía el jean que uso en la cena y el torso descubierto, descalzo.

L: que oíste
C: no sé si sea el perro del vecino pero oi ruidos acompáñame a ver.

Esta vez el fue delante mío y creo que por la mentira de oír ruidos no puso atención a mi atuendo o a mi.
Salimos al patio el prendió la luz y reviso, la puerta cerrada y todo en orden. Yo sabía que era mentira pero fingía muy bien.

L: no veo nada raro mamá.
C: me dió miedo hijo.
L: tranquila yo estoy aquí.

Me abrazo en la puerta pues yo estaba dentro de la casa. Sentí su pecho con mi cara y sus brazos en mi espalda, me dió un beso en la frente pues al ser más alto que yo quedamos en esa posición.

L: volvamos a la cama te parece.

Me dió la vuelta y camine otra vez hacia las escaleras, mis nalgas ahora en tanga estaban subiendo las escaleras frente a el.

L: voy a prender la luz o nos caeremos.

Prendió la luz de la escalera y su mirada fue directo a mi culo.

L: traes tanga mamita?
C: perdón hijo con esto del susto y el ruido ni cuenta me di que así me levanté a hablarte.
L: duermes en tanga siempre?
C: cuando tengo calor como hoy si.
L: se te ve bien el negro ma.
C: gracias amor.

Una gusta rápida a su entrepierna me dió a conocer que aún apesar del pantalón que traía su verga empezó a despertar.

C: duerme conmigo hijo.
L: que?
C: duerme conmigo por favor. Me asusté con los ruidos y tu padre no está, acompáñame así no tendré miedo.
L: claro dejame ir por mi pijama y…
C: no, así vente ya, no quiero estar sola por favor.
L: ok, vamos.

Subí las escaleras contoneando mi culo, velo hijo, imagina que lo chupas, que lo muerdes, que lo lames, que lo usas, que lo penetras, que lo llenas de leche. Eso imaginaba mientras subíamos.
Entramos a mi cuarto y con la luz prendida mi hijo estaba vez me veía por primera vez en tanga y brassier.

C: toma el lugar de tu papá en la cama hijo.
L: como?
C: que te duermas en el lugar de tu padre.
L: a ok, es que con todo esto no se que estoy pensando.

Me metí a la cama y el apagó la luz general, solo la televisión alumbraba la habitación, no pude ver cuándo se quitó el pantalón por la poca luz y por qué tendría que haber girado a un lado y no quería que fuera muy obvia.

Sabía que estaba en ropa interior y verlo acostado a mi lado sin playera, me tenía tan excitada, sus pectorales de hombre joven, fuerte, mi concha estaba empezando a mojarse.

C: te parece si apagamos la televisión?
L: claro mami, donde está el control remoto?
C: por aquí lo puse.

Entre las sábanas busque el control remoto, sentí con mi mano que rose su pierna y subí mi mano tan rápido que tome a mi hijo por sorpresa.

C: aquí está!!!

El se estremeció, no había tomado el control de la televisión, lo que atrapé con mi mano fue su verga, cubierta con la tela de su boxer solamente pero mi mano logro atraparlo por la mitad y lo tenía en mi poder.
Lo solté pues no quería incomodarlo.

C: esto no es el control o si?

Y mi mano volvió a aprisionar su falo, está vez lo recorrí de abajo hacia arriba sin tener una sola palabra como respuesta de mi hijo.

C: perdón hijo.
L: no te apures mami, disculpame tu, no se que me pasó.
C: acá está el control ya lo haye.

Apague la televisión y me recosté, no quería presionar demasiado a mi hijo pero estaba tan excitada que me urgia avanzar.

C:Luis!!!
L: dime mami.
C: eso que toque, es tu verga?
L: si ma, perdon es que…
C: no, no hijo está bien no estás en problemas solo que me sorprendió.
L: por?
C: Es enorme.
L: Enserio te parece.
C: bueno solo la sentí unos segundos pero bastó para imaginarla y pues me la imagino grandota.

Unos segundos de silencio me hacían tener lo peor pues si mi hijo se sentía incómodo o creía una loca por tocarlo saldría corriendo de ahí.
Estaba a punto de hablar cuando él rompió el silencio.

L: mide 21 cm!!!
C: ufff, vaya que está grande.
L: Eso es bueno?
C: para tus futuras novias y tu futura esposa será buenísimo.

Una sonrisa cómplice entre los dos se escuchó en la habitación.

C: por varios centímetros le ganas a tu papá.
L: ¿cuánto le mide a él?
C: 16 máximo.
L: si le ganó jajaja
C: Lo que me sorprende más es lo gorda que la sentí.

Otra vez ese silencio entre los dos me tenía asustada.

C: pero debió ser el boxer que traes puesto por eso lo sentí así.
L: es muy delgado.
C: es que nunca había sentido una verga así de gorda, enserio la tienes así?
L: si ma.
C: vaz a decir que estoy loca pero enserio hijo me dejaste sorprendida, mira que yo pensaba que la de tu padre era grande y de buen grosor pero si lo que toque es real ufff que delicia debe de ser.

Mi hijo hacía muchas pausas entre platicas, tal vez su mente carburaba lo que pasaba sin saber que hacer o qué decir y debía ir yo con pasos firmes y guiandolo no quería arruinarlo.

L: es real mami así la tengo.
C: no me lo creo te lo juro. puedo darle otro apretón solo para confirmar que si la tienes así de gorda.

Otro silencio, pero estaba decidida a hacer esto, me urgía ser usada y tenía a unos centímetros una vergota como jamás la había soñado, no me arrepentiré me repetía, eso me daba ánimos de seguir con mi plan.

L: con boxer o sin boxer.
C: sin boxer, dices que es delgado entonces no debe cambiar lo que sentí hace rato y ahora.

Mi hijo hizo algunos movimientos con las piernas y aventó su boxer fuera de la cama, mi hijo estaba desnudo a mi lado y estaba apunto de agarrar su verga.

L: listo!!

Acostados boca arriba los dos, estiré mi mano poco a poco buscando el contacto con su verga, toque su pierna y su cadera, mi mano siguió el camino.

C: ay por dios, qué cosa, está gordísima, no la abarcó con mi mano.
L: vez que es real.

Yo sabía que era real hijo, ya la avía visto así de gorda, ya la he visto escupir lechita.

C: vaya sorpresa hijo, quien diría que en mi cama iba a tener una vergota como está.

Aun con mi mano en su verga, seguía diciéndole halagos y cosas sobre el monstruo que estaba tocando, el estaba mudo supongo que por el morbo, los nervios y la excitación tal vez.

C: yo creo que te quedaste corto con lo de 21 cm hijo está cosa debe medir más.

Esto se lo dije con mi mano subiendo y bajando por todo su tronco.

L: ya la he medido, 21 exactos.
C: no bueno hijo, tienes una verga perfecta.

El hizo un movimiento como queriendo sacarse de mi mano y tuve que soltarlo.

L: creo que debería ir a mi cuarto, tu ya estás más tranquila y yo necesito…
C: no hijo, no te vayas.

Tonta, tonta lo asustaste me dije.

L: bueno es que alomejor te incómoda que yo esté así.
C: no hijo para nada, yo lo tomo como algo normal pues eres un hombre y mira que hombre y si yo te incomode perdón solo quería asegurarme que era real, soy tu mamita quiero que confíes en mí.
L: ok ma, debería ponerme mi boxer?
C: mejor no, yo creo que con esta cosa en este estado (volví a sujetar su verga) debe apretarle. Ay hijo perdón lo toque sin querer.

Quise quitarle hierro al asunto así que me recompuse.

C: vamos a dormir te parece, si quieres tú abrázame a mi para dormir más rico.

Me puse de lado dándole mi culo y él seguía sin saber qué hacer.

C: abrázame hijo vamos a dormir.
L: es que…
C: que pasa.
L: está cosa no se baja y si me pegó a ti pues va a…
C: a ok ya entiendo, déjame ayudarte.

Me hice hacia atrás buscando el contacto con mi hijo, hasta que sentí su verga en mi culo, sus piernas se pegaron a mi y mi espalda entre su abdomen y su pecho.

C: déjame acordar a este travieso.

Estire la mano y agarre su verga, la puse justo en medio de mis dos nalgas.

C: así está perfecto hijo?
L: si mami.
C: pórtate bien eh, no vayas a meterme en los hoyitos de mamá.

Esto último lo dije dándole unos golpecitos a su verga con la palma de mi mano.

L: no mami como Cres que…
C: no te decía a ti hijo. Le decía a esta cosa que mira como está.

Pasaron unos minutos, mi hijo debía estar en la gloria pues en ningún momento sentí que su erección bajo.
Calculé unos 10 min cuando dió las primeras señales de que algo pasaría.

L: mami, mamita.

Otra vez con esa voz calmada, quería saber si estaba despierta.
No me moví ni respondí, al parecer a mi hijo lo animaba el saber que yo estaba dormida, tal vez la pena o suponer que lo que estaba pasando podría molestarme en algún momento lo animaba a hacerlo en anonimato.

L: mamá.

No hubo respuesta mía.
Sentí como comenzó a mover sus caderas con un movimiento lento casi nulo, su verga empezó a resbalar por mis nalgas de arriba abajo y poco a poco, sentí su líquido preseminal en mi culo, mi hijo estaba excitado y me estaba dando un arrimón en toda regla.
Su mano pasó de mi estómago a buscar mis tetas, llegó al brassier y ahí la detuvo, tenía que cerciorarse que mamá estaba dormida.

L: mami!!!

Seguí sin responder, no quería presionarlo aunque me hubiera encantado hacerme la tanga a un lado y meterme esa vergota sabía que aún no era el momento.
Mi hijo aún tenía dudas lo supe al animarse a hacer esto conmigo dormida cuando despierta estuve casi a punto de rogarle que me cogiera.

Me seguía dando empellones con su verga en el culo, su mano en una de mis tetas, bastaron un par de minutos, sentí su primer disparo de leche en mi culo, uno tras otro se vacío entre mis nalgas, no se detenía.
Que rico sentía, me estaba bañando el culo en su rico semen y que coraje no poder gemir de placer.
Me cobraría todo esto en la primera cogida que me des dije para mi.

Tras vaciarse en mi culo se pegó a mi, tal vez no quería que despertara y lo regañara, sentía su semen recorrer mi colita, sentía como humedecia mi tanga.

Tenía el culo lleno de semen con la verga de mi hijo pegada también batida en esa rica leche, me sentía la mami más puta e incestuosa del mundo.