Saltar al contenido

Mi mama me invita a ser Escort PARTE.1

escort relato xxx

La hija tiene problemas con los gastos de la Universidad; la madre tiene una idea.

Hace aproximadamente un año, tenía muchos problemas en la universidad. Aunque mi curso estaba pagado gracias a mi madre, los gastos de manutención eran demasiado elevados. Intenté encontrar un trabajo, pero nadie me lo ofrecía, ni siquiera como lavaplatos. Mi madre se ofreció a ayudarme, pero me negué, aunque suene estúpido, tenía algo de integridad, quería sobrevivir sin el dinero de mi madre, que ya había pagado mucho por mi educación. Realmente quería demostrarme a mí misma y a mi madre que ya era una adulta; tenía que ser capaz de hacer esto por mí misma.

La universidad estaba a unos 160 kilómetros de casa y cada fin de semana veía a mi madre, la echaba de menos, era como mi mejor amiga. Me trataba de igual a igual y estábamos abiertos a hablar de todo. Era una abogada de éxito en un bufete de abogados local, aunque debido a la naturaleza privada de su negocio nunca me contó mucho.

De todos modos, era el Día de Acción de Gracias de mi segundo año, y hasta ahora sólo había conseguido sobrevivir, pero estaba muy cerca de abandonar o de robar un banco. Llegué a casa con una bienvenida helada. Hacía bastante frío y la nieve caía con bastante rapidez, apenas pude llegar a casa. Una vez en casa fui recibido calurosamente por mi madre y un fuego muy bienvenido.

«Caliéntate y te traeré algo caliente para beber, ¿chocolate caliente?» preguntó mamá.

«Eso sería encantador mamá, gracias». Respondí.

Me quité el abrigo y los zapatos, antes de acomodarme en la alfombra frente al fuego, apoyada en el borde del sofá. Mamá regresó enseguida y colocó dos tazas grandes sobre la mesa de café. Cogí una taza y, sosteniéndola en las manos para calentarlas, di un sorbo muy necesario, mientras me calentaba lentamente las entrañas.

«Nunca lo había visto tan mal, me sorprende que lo hayas logrado, estaba tan preocupada por ti Sophie».

«Yo también, casi me salgo de la carretera en la salida de la autopista, pero estaba lo suficientemente cerca como para seguir adelante. ¿Cómo van las cosas mamá, el trabajo va bien?

«Bien, el negocio va un poco lento con el tiempo y el Día de Acción de Gracias, pero las cosas deberían mejorar después de las fiestas. ¿Cómo van las cosas contigo, sigues teniendo problemas con el dinero?»

«Estoy a punto de ser muy, más que pobre, sólo tuve lo suficiente para la gasolina para llegar a casa. Pero, por favor, no te preocupes, estoy seguro de que pronto aparecerá algo. Sólo necesito un par de fines de semana de trabajo y debería estar bien durante un mes».

«¿Tal vez deberías dejar de venir el fin de semana?»

«De ninguna manera, me gusta mucho venir a casa los fines de semana, te echo de menos mamá, aunque sea un adulto, eres más que mi madre, también eres mi mejor amiga y me hace mucha ilusión que pasemos los fines de semana juntos».

«¿Y si te pago la gasolina por venir aquí?».

«No, mamá, por favor quiero ganarme mi propio camino, pronto encontraré algo, estoy segura», aunque no era así. Mamá lo notó y dejó escapar un largo suspiro. «¿Qué pasa mamá?» se sentó en el sofá, estudiando el fuego por un momento.

«Eres muy terca sabes, es tu padre el que habla, si fueras más como yo, me dejarías ayudar. Pero si realmente quieres hacer esto por tu cuenta, ganar tu propio dinero, entonces puedo ayudarte a conseguir un trabajo, para los fines de semana que estés aquí abajo.»

«Eso suena fantástico, mamá, cuál es el trabajo, podría hacer algo de relleno o de investigación, cualquier cosa que pudieras conseguirme realmente ayudaría». Le supliqué.

«Hemos sido bastante abiertos el uno con el otro, lo sé casi todo sobre ti, incluso tus explotaciones sexuales. Sé que el sexo es una diversión para ti y que de momento un novio serio es algo que no te interesa».

«Sí, ¿cuál es tu punto?» mamá me estaba preocupando, parecía querer decirme algo, pero parecía confundida en cómo decírmelo. «Mamá lo que sea puedes decírmelo, no hay secretos ¿recuerdas?»

«Bueno, ese es el problema, hay un secreto que te he ocultado. No es que pensara que tendrías un problema al respecto, pero quería evitar demasiadas preguntas».

«Me imagino que era muy importante para ti que me lo ocultaras, sea lo que sea, ¿me dirás qué es y qué tiene que ver con un trabajo y el sexo?»

«No trabajo como abogada, soy acompañante».

«¿Eres una prostituta?»

«Supongo que se puede llamar así, ya que acabamos teniendo sexo con la mayoría de los clientes, pero el dinero es bueno».

«¿Desde cuándo?»

«Desde que tenías 16 años».

«¿Al mismo tiempo que te operaste las tetas?»

«Después de demandar a ese bufete de abogados por acoso sexual, ningún otro bufete me contrataba a nivel local, así que busqué otra cosa, y entonces conocí a una vieja amiga que me ayudó a conseguir un trabajo en su agencia de acompañantes. Estaba muy insegura, pero desde que murió tu padre, te tenía a ti para cuidar y el dinero del acuerdo no iba a durar mucho, sobre todo con tus tasas universitarias, y el sexo era algo que todavía necesitaba, así que decidí ir a por ello. Mi amiga Mónica me sugirió que me operara las tetas y lo hice. Desde entonces las cosas han ido bien, algunos clientes malos pero con el dinero que gano, podría jubilarme en cinco años, he conseguido invertir con bastante sabiduría, hacer que el dinero trabaje para mí y para el futuro.»

«¿Y qué tiene que ver esto conmigo?»

«Podría conseguirte un cliente para los sábados por la noche, deberías ganar lo suficiente para un mes o más».

«Confío en ti y en que no sugerirías esto a menos que no pensaras que estaría a salvo, y que podría ayudar, y aunque soy bastante abierto en cuanto al sexo, debo decir que estoy un poco sorprendido por esto. Puedo entender que no me lo dijeras, pero tienes un cerebro y deberías ser capaz de usarlo para algo más que para el sexo».

«Como dije, sabía que esto es lo que dirías, y estoy de acuerdo, pero es algo que me pagan mucho por hacer, especialmente algo que disfruto, y lo disfruto Sophie o no lo haría, y me ahorra la molestia de novios y citas».

«Necesito pensar en esto durante un tiempo, dejar que todo se hunda, vamos a disfrutar de las vacaciones por ahora».

«No hay problema cariño, termina tu bebida y te prepararé otra si quieres, luego terminaremos la cena».

No teníamos familia, sólo nosotros dos, así que como siempre estábamos los dos solos para el día de acción de gracias, no es que nos molestara a ninguno de los dos, disfrutábamos de la compañía del otro. Pero mientras hablábamos de cosas generales, mi mente no dejaba de dar vueltas a lo que mamá me había contado. Mamá seguía siendo una mujer hermosa, aunque acabara de cumplir 40 años, y sus tetas se veían muy bien, incluso cuando se las hizo por primera vez, le dije que se veía muy sexy y que cualquier hombre querría estar con ella. Le dije que si estuviéramos juntas en una habitación llena de hombres, apuesto a que todos los hombres la elegirían, incluso sin la operación de tetas era bonita. Mamá me agradeció el cumplido pero me dijo que estaba equivocada y que la realmente guapa era yo, me dijo que al menos mis grandes pechos eran reales, 36d por si lo preguntabas.

Así que después de cenar y limpiar volvimos al salón. Mi mente seguía pensando en lo que mamá me había sugerido de trabajar como escort, sin duda lo disfrutaría, y que me pagaran como a mamá por algo que ambas disfrutábamos era algo que me interesaba. Creo que me quedé atónita, antes de que me lo dijera, veía a mi mamá como una mujer respetada en el trabajo, ahora la veía como una mujer muy sexual, realmente podía ver que mamá se veía feliz, y quién no querría tener sexo con una mujer tan hermosa. Es que toda mi imagen de mamá había cambiado, lo cual no era malo, pero era algo en lo que me costaba no pensar, sobre todo imaginando a mi mamá teniendo sexo con todos esos hombres extraños.

«Quiero hacerlo mamá, tiene mucho sentido, y es dinero fácil por hacer algo que me gusta».

«¿Estás segura?»

«No lo habrías sugerido si supieras que estaría en contra, pero sí, estoy segura. Creo que será agradable verte en el trabajo, sin ánimo de broma».

«Ok, le daré un anillo a Mónica, tal vez ella podría conseguirte algo este fin de semana antes de que regreses a la universidad. La llamaré ahora, esa mujer trabaja los 365 días del año, los clientes siempre quieren servicios», salió de la habitación e hizo la llamada. Volvió a los pocos minutos no precisamente emocionada.

«Bueno, ¿has conseguido algo?»

«Sí, más o menos. He hablado con ella para que te permita unirte, tendrás que ir a hacerte unas pruebas mañana, pero tiene un trabajo para ti este fin de semana.»

«¿Y cuál es el problema?»

«Yo también».

«¿Qué quieres decir?»

«De vez en cuando algunos hombres pagan más por dos mujeres, sobre todo por lo de madre e hija; ya sabes, una mayor y otra menor».

«Pero nosotras somos madre e hija. ¿Qué esperan que hagamos, que tengamos sexo entre nosotras?»

«No, nada de eso, él tendrá sexo con las dos, pero nos animaremos mutuamente, por ejemplo, mientras él tiene sexo contigo, tú dirás cosas como ‘oh mamá, esto es tan bueno’, y yo diré cosas como ‘estoy tan orgullosa de ti’, tal vez alguna charla sucia. Pero el cliente no tiene por qué saber que somos madre e hija de verdad, y además lo acepté porque al menos estaré ahí para guiarte y ayudarte, ya que será tu primera vez.»

«Vale, confío en ti, hagámoslo». No me disgustaba precisamente tener sexo con mi madre en la misma habitación, pero sigue siendo mi madre, debería haber algo malo en ello, no debería, además era sólo un juego de rol, aunque el cliente no supiera que éramos una madre y una hija de verdad.

Así que al día siguiente mamá me llevó a conocer a Mónica y a hacerme las pruebas que necesitaba. Luego mamá me llevó a comprar un traje elegante para la noche. Nos reuniríamos con el cliente en un restaurante y luego volveríamos a su hotel para una noche de puro sexo sin adulterar.

Por fin llegó la noche y estaba muy nerviosa, pero gracias a que mi madre estaba a mi lado, estaba lista para salir. Las dos llevábamos vestidos de noche, el mío era rojo mientras que el de mamá era negro, y las dos llevábamos sujetadores push up para dar más empuje a nuestras tetas, junto con un tanga. Cogimos un taxi y llegamos al restaurante a tiempo. Mamá dio el nombre de nuestra reserva y nos llevaron a una mesa donde el cliente estaba sentado esperando.

Mamá se hizo cargo y me pidió que me sentara a su izquierda mientras ella ocupaba la derecha. Mamá fue muy amable; le dio al cliente todas las frases habituales para subirle el ego, trabajándolo bien. Me dio la oportunidad de relajarme y ver su trabajo.

Me dio la oportunidad de relajarme y observar su trabajo. Pronto el cliente me dio un apretón en la pierna y se volvió para hablar conmigo. Ya estaba bastante relajado, y una copa de vino antes en casa y otra ahora me aflojaron lo suficiente como para encender el encanto.

Debía de tener unos cincuenta años, pero estaba muy guapo para su edad, al menos tenía su propio pelo, que sólo estaba ligeramente encanecido. Mamá sonrió mientras hablaba con el hombre, tocándolo de vez en cuando mientras coqueteaba con él. El cliente Martin, parecía realmente contento con la elección que le habían hecho. Después de la cena decidió volver a su habitación de hotel para pasar una noche de diversión. Antes de empezar la noche, mamá me explicó que normalmente se quedaba toda la noche, pero que después de las 6 de la mañana el tiempo del cliente terminaba, así que éramos libres de irnos después de esa hora, pero si yo quería, podíamos irnos después de que él se durmiera; era poco probable que se despertara antes de las 6 para tener más sexo.

Llegamos a la habitación y de nuevo mamá dirigió la velada.

«Mi hija es nueva en todo esto, así que dinos lo que quieres y puedo ayudarla a dártelo».

«¿De verdad sois madre e hija, porque eso parecía muy sincero?»

«Sí lo somos, le conseguí el trabajo para ayudarla a ir a la universidad, así que realmente nos estás ayudando a las dos esta noche».

«Oh, eso suena muy bien, la mejor actuación que he visto. Ponte cómodo, sólo necesito ir al baño». Cuando se fue, mamá y yo reprimimos una carcajada.

«No puedo creer que piense que es falso, ¿qué hacemos ahora?» pregunté. Aunque me sentía menos nerviosa, seguía sintiéndome insegura ahora que por fin había llegado el momento, tener sexo con un desconocido mientras mi madre estaba en la misma habitación.

«Quítate el vestido y siéntate en el sofá, yo me sentaré en la cama. Dale un minuto, 10 dólares a que se está tomando una Viagra, sólo para que valga la pena, en 20 minutos estará duro como una viga de acero». Ambos nos quitamos los vestidos.

«Tengo que decir que hasta ahora ha sido divertido, ciertamente sabes cómo encender el encanto». Le dije a mamá.

«Tú también puedes, como sabes los hombres son tan simples, el más mínimo cumplido los pone en marcha».

«Tengo que decir que te ves tan en tu elemento, y tan hermosa, ese vestido no le hizo justicia a tu figura, algo más ajustado la próxima vez».

«Lo sé, desde que empecé este trabajo he perdido un poco de peso, y por eso la mayoría de mis vestidos no me quedan tan ajustados. Iba a comprar ropa nueva, pero pensé, ahórrate el dinero, los clientes ya han pagado y sólo me voy a quedar sin ropa en cuanto los clientes estén listos.» El cliente salió y se quedó desnudo en el centro de la habitación. Se mantenía en forma, y estaba en forma incluso para su edad, por qué nos necesitaba no tengo ni idea, pero tal vez fue por la fantasía. Tenía una polla de tamaño decente y estaba un poco excitado por todo lo que estaba pasando.

«Entonces, ¿cómo quieres empezar?» preguntó mamá.

«Bueno, tal vez para empezar, vosotros dos podríais ayudaros a desnudaros el uno al otro; tal vez incluso jugar un poco el uno con el otro». Yo estaba un poco reacio, pero antes de esta noche mamá dijo que esto podría suceder. Ella dijo que simplemente sonreír y hacer todo lo que ambos estamos dispuestos a ir, incluso tuvimos palabras de seguridad cuando queríamos parar. Pero estuve de acuerdo en que si ocurría intentaría relajarme, pero ahora estaba indecisa. Mamá se limitó a sonreír y me señaló con el dedo, atrayéndome hacia ella.

«Está bien cariño, no me importa si quieres jugar un poco conmigo. Puede que sea tu madre, pero puede ser divertido».

«Vale, lo que tú digas mamá, pero estoy nerviosa».

«Se nota, seguro que también es la primera vez que tocas a una mujer así». Asentí con la cabeza mientras me ponía delante de mi madre. Mamá sonrió y me besó suavemente en los labios, no sexualmente pero sí lo suficiente para intentar relajarme y dar un espectáculo al cliente.

Se levantó de la cama y caminó a mi alrededor, me besó suavemente el hombro mientras me desabrochaba el sujetador. El cliente ya se había subido a la cama y estaba jugando con él mientras observaba la acción. Cuando mamá me quitó los tirantes del sujetador de los hombros, sus manos se movieron dentro del sujetador para ahuecar mis pechos mientras el sujetador caía al suelo.

Luego se movió para quedar de nuevo frente a mí y me dio otro beso mientras se ponía de rodillas y me quitaba suavemente el tanga. Me quité el tanga y mamá lo lanzó hacia el cliente, que se lo llevó a la boca para olerlo y luego se lo puso alrededor de la polla mientras empezaba a masturbarse más rápido.

Mamá se levantó y nos dio la vuelta, la besé de mala gana mientras repetía el espectáculo que mamá acababa de hacer mientras le quitaba el sujetador. Aunque había visto los pechos desnudos de mamá después de que se operara las tetas, no había tenido la oportunidad de sentirlos hasta ahora, cuando los acaricié por detrás, aunque se sentían ligeramente falsos, sí se sentían firmes y agradables. Me acerqué a su frente y le toqué los dos pezones antes de bajar a quitarle el tanga.

Mamá apoyó su mano en mi cabeza para apoyarse mientras le quitaba el tanga y tenía una clara visión de su coño afeitado, el mío estaba recortado. Fue entonces cuando me di cuenta de que estaba mirando directamente su coño y que mamá había visto el mío con la misma claridad. Por alguna razón esto me excitó, sobre todo porque vi que estaba un poco mojada.

Mamá se salió de ellos, y se los pasé al cliente, que tiró los míos, y en su lugar se puso el tanga de mamá en la polla, muy cerca de chorrear su esperma en ellos.

Lo miré a los ojos mientras me ponía de pie, pensé que realmente trataría de excitarlo mientras mi dedo se deslizaba lentamente por el coño de mamá, realmente quería descubrir lo mojada que estaba, pero hacer esto también nos hizo sentir un escalofrío a ambos. Miré a mamá cuando oímos al cliente correrse, mamá sonrió pero vi algo en sus ojos antes de volver al cliente.

Martin palmeó el espacio a su lado, invitándome a unirme a él en la cama. Nos quedamos encima de las sábanas mientras él me movía hacia el centro de la cama antes de subirse encima de mí. Jugó con mis pechos y yo gemí para animarle a que hiciera un buen trabajo. Pero lo que realmente me estaba excitando era mamá que estaba de pie al lado de la cama jugando con ella misma; miraba al cliente que estaba mirando, perdiendo su concentración mientras empezaba a juguetear con mis pechos.

Entonces mamá se detuvo y sacó un condón de su bolso y me lo pasó. Abrí el envoltorio y el cliente se puso el preservativo. A partir de ese momento, dejé que mi mente divagara mientras mamá y yo dejábamos que el cliente hiciera de las suyas. No es que fuera malo, pero de repente pensaba en mamá. Cuando el cliente terminó conmigo, vi como mamá hacía su trabajo, después el cliente se durmió.

Salimos sobre las 3 de la mañana y cogimos un taxi, dirigiéndonos a casa. Una vez que llegamos a casa, mi mente seguía pensando en lo que había pasado en la habitación entre los dos. Mamá fue a la cocina a traernos un café a los dos, mientras yo subía a ducharme y a ponerme una sudadera. Cuando volví a bajar, había dos bebidas esperando a ser consumidas en la mesa de café. Unos minutos después, mamá entró en la habitación desde el piso de arriba, con un camisón. Se sentó a mi lado y pareció percibir mi malestar por algo.

«¿Qué pasa, Sophie? Has estado distraída desde que nos fuimos, ¿de verdad fue tan grave, porque no volverá a ocurrir si no quieres?».

«No, estuvo bien, nada que no haya hecho antes con otros chicos. No me pagaron ni nada, pero lo fingí».

«Entonces, ¿cuáles son los problemas?» preguntó mamá mientras tomaba mi mano entre las suyas y comenzaba a acariciar el dorso de mi mano con su pulgar, esto me volvió loco y sólo tuve que quitar mi mano y me levanté para alejarme de ella, así que me puse cerca del fuego rugiente que mamá había hecho. «Por favor, dime qué pasa, siento que se está formando una brecha entre nosotros, no me gusta, tal vez me equivoqué al pedirte que trabajaras para una agencia de acompañantes».

«Como dije mamá, no tiene nada que ver con eso».

«¿Es porque yo también estaba allí, te incomodaba estar teniendo sexo conmigo allí?»

«Desde que me dijiste el día de acción de gracias a qué te dedicas, mi imagen de ti ha cambiado radicalmente, y esta noche me lo acaba de dejar claro».

«¿Qué quieres decir?»

«Aunque nunca he encontrado a una mujer atractiva para hacer nada, esta noche me he excitado al verte desnuda, y eso me asusta».

«Eres una persona muy sexual Sophie, con todo lo que ha pasado esta noche y siendo tu primera vez como escort, estás confundida por todo lo que ha pasado».

«No lo creo mamá, es más, creo que tú también lo habrás sentido…» ahora mamá parecía incómoda.

«Como dije, el sexo me excita y sólo me excitó tener sexo con Martín».

«Por favor, no mientas, sé que cometí un error al pasar mis dedos por tu coño y cuando empezaste a masturbarte pude ver lo excitada que te puse».

«Sólo estaba excitada».

«Sí, me di cuenta cuando te quité el tanga, pero eso fue mucho antes de que Martin empezara la velada, estabas excitada por desnudarme y luego por que yo te desnudara a ti, lo sé porque yo también estaba excitado».

«Vale, admito que eres una mujer muy guapa pero ya he estado con mujeres antes, las dos somos mujeres sexuales, era sólo la excitación de la noche». No podía negarlo más, necesitaba liberarme. Me di la vuelta y me volví a sentar en el sofá con mamá, la miré y ella me devolvió la mirada. Tenía que saber si lo que sentía era real o no y si ambos lo sentíamos, así que me acerqué rápidamente a ella y la besé en los labios. Mamá parecía un poco reacia al principio antes de que sintiera que sus labios se separaban y su lengua salía para tocarla.

Eso fue todo lo que hizo falta para que ambos nos volviéramos repentinamente salvajes cuando mi lengua tocó la suya y entonces me moví encima de ella. Me agarró el culo y me apretó contra ella. Moví mi boca hacia su cuello, lamiéndolo y chupándolo antes de acercarme a su oreja. Le chupé la oreja y pude oír sus gemidos.

«Te quiero mamá, quiero esto. Necesito estar contigo, necesito liberarme urgentemente, quiero que me muestres lo buenas que pueden ser las mujeres juntas, necesito que me hagas correrme mamá». Le froté los pechos y mientras bajaba mis manos por su cuerpo, deslicé mi mano bajo su camisón, descubriendo que no llevaba bragas. Tal vez ella sabía que esto iba a suceder, pensé mientras deslizaba mis dedos dentro de ella. «Estás tan mojada, tú también quieres esto, dilo mamá, di que también me deseas».

«Te quiero Sophie, aunque sea por este momento, yo también te necesito, por favor, necesito correrme». Mis dedos se movían con fuerza dentro de ella, mamá movió su mano dentro de mis pantalones y bragas hacia mi coño, sus dedos acariciaron mi clítoris y mi raja antes de meter dos dedos dentro de mí. Gemí con fuerza en su oído antes de volver a acercar mis labios a los suyos.

Nuestros besos se volvieron más acalorados y frenéticos, nunca me había sentido tan excitada por nadie, y los gemidos eran reales y fuertes. Estaba cerca y estaba seguro de que mamá también lo estaba. Dejé de besarla mientras mis dedos se movían más fuerte y más rápido. Podía sentir sus dedos haciendo lo mismo y su pulgar estaba frotando mi clítoris con fuerza. Moví mi propio pulgar hacia su clítoris.

Los dos nos movíamos lo mejor que podíamos mientras seguíamos moviendo nuestras caderas al ritmo del otro. La miré a la cara, parecía tan preparada, entonces abrió los ojos mientras su espalda se arqueaba y eso fue todo lo que hizo falta, ya que nuestros ojos se fijaron al igual que nuestros orgasmos mientras ambos nos corríamos. Los dos gritamos pero sin palabras mientras seguíamos metiéndonos los dedos hasta que un segundo se unió rápidamente al primero. Entonces me quedé demasiado agotada para continuar y me eché encima de mamá y retiré los dedos. En poco tiempo me dormí, había sido un día muy largo.

Me desperté sola, abrí los ojos y miré alrededor de la habitación, buscando y encontrando a mamá, que estaba sentada en el suelo mirando el fuego. Parecía perdida en sus pensamientos mientras miraba las llamas parpadear y bailar ante sus ojos. La observé con ella mientras pensaba en lo que había sucedido entre nosotros. En ese momento todo me pareció correcto, pero como siempre después, ahora tenía miedo de haber estropeado una relación maravillosa que mamá y yo pudimos haber compartido alguna vez. No vi, pero fui consciente de una mirada sobre mí y me giré para ver a mamá sonriéndome.

«¿Has dormido bien?», preguntó mamá.

«Sí, pero ahora que estoy despierta mi mente parece inquieta».

«Sé a lo que te refieres, lo único que puedo pensar es en lo que pasa ahora».

«¿Puedo preguntar qué quieres que pase?» pregunté.

«Siendo la madre y la responsable, debería decir que nos olvidemos del tema y sigamos como hasta ahora, sin volver a hablar de ello».

«Pero no se puede». Afirmé. Podía ver que no podía mentirse a sí misma y a mí y olvidar lo sucedido.

«No, y supongo que tú tampoco lo harás».

«No.» Ambos nos quedamos en silencio durante unos minutos, antes de que mamá volviera a hablar.

«Siendo la que tiene la experiencia, la edad y la sabiduría, debería ser capaz de decir algo ahora que lo mejore todo. Pero lo único que pienso es en lo increíble que se sintió. Fue pura pasión, algo que no había sentido en mucho tiempo. Al principio tenía todas las razones para detenerlo, pero pude ver en tus ojos que lo querías».

«¿Me estás culpando?»

«Claro que no, yo nunca haría eso, tenías razón cuando empezó, sabías que yo también lo quería, y de verdad que lo quería, aunque nunca daría el primer paso, y me alegro de que lo hicieras. Pero ahora mismo no es lo que pasó, es lo que pasará después lo que me molesta tanto».

«Pienso exactamente lo mismo, no voy a negar lo que pasó, pero ahora que está hecho, ¿qué hacer después?»

«Creo que los dos deberíamos ir a la cama y pensar en ello, y discutirlo por la mañana». Estuve de acuerdo a regañadientes, quería discutirlo ahora, pero tal vez con todo lo que había pasado, mi primera noche de escolta y teniendo sexo con mamá era demasiado para mí. Con suerte, una noche completa de descanso me ayudaría a pensar con más claridad y ambos tendríamos una respuesta por la mañana.

Le di las buenas noches a mamá y volví a mi habitación, unos minutos después escuché a mamá ir a su habitación. Durante una hora me quedé mirando el techo en la oscuridad. Mis pensamientos volvían a las increíbles sensaciones que tuve cuando mamá me dio el mejor orgasmo que he experimentado nunca o a lo que sentí después. Pero hacia el final de la larga hora seguí recordando el orgasmo e intenté recrearlo masturbándome. Pero no era ni de lejos tan bueno como me había hecho sentir mamá, tenía que tomar una decisión. Podía optar por olvidarlo por completo o decirle a mamá que quería más.

Al final fue una decisión fácil, mi moral abandonó mi cuerpo y saltó por la ventana mientras me dirigía a la habitación de mamá. Llamé suavemente y entré en la habitación. Incluso con la luz del amanecer pude ver a mamá observándome atentamente mientras me acercaba a su cama.

«No he podido dormir mamá, ¿puedo quedarme contigo esta noche?»

«Claro que puedes, yo también tenía problemas para dormir; creo que me vendría bien la compañía». Me metí en la cama y me acerqué a mamá. Podía verlo en sus ojos, el mismo deseo que presencié antes. Acaricié su mejilla con mi mano y la acaricié suavemente.

«Mamá, compartimos una relación muy estrecha y especial. Lo que hemos hecho hoy, sólo lo ha hecho más, sé que moralmente está mal, pero te quiero mamá y quiero estar contigo. No sé qué pasará mañana, la semana que viene o incluso el año que viene. El lunes vuelvo a la Universidad y tal vez entonces decidamos no ir más allá, o tal vez descubramos que tenemos algo muy profundo y especial. Pero ahora mismo quiero más de ti, puedo ver en tus ojos que sientes lo mismo.

Así que voy a besarte de nuevo y ya veremos qué pasa».

Me incliné para besarla, y mi mano se movió para peinar mis dedos por su pelo mientras acercaba su cara a la mía. Mamá devolvió el beso sin vacilar e incluso me acarició el culo mientras me acercaba a ella, y luego me puso de espaldas mientras se convertía en la agresora. Se apartó de mí y se quitó el camisón. Me ayudó a quitarme el chándal y las bragas mientras me quitaba la camiseta.

«Eres la mujer más hermosa que he visto nunca, me mojó tanto cuando miré por primera vez tus pechos y tu jugoso coño». Me agarró las manos y las llevó a sus tetas llenas de silicona. Mamá estaba siendo bastante agresiva, realmente intentando que jugara con sus pechos con fuerza.

«Mamá, quiero explorarte suavemente, creo que eres la cosa más hermosa y preciosa del mundo, quiero amarte», sonrió mamá. Bajó suavemente sobre mí, besándome apasionadamente nuestras lenguas masajeándose suavemente. Mamá se puso de espaldas y me puso encima.

«Dejaré que te hagas cargo, haz lo que quieras conmigo, explora de la manera que quieras».

«Gracias». Continué besándola antes de empezar a explorar su cuello. Lamí y besé su cuello sintiendo que su corazón latía más rápido. Bajé lentamente hacia sus pechos. Besé alrededor de sus pezones, dejándolos para el final mientras exploraba y sentía sus pechos. Eran bastante firmes y apenas podía sentir la silicona, antes de que no pudiera evitar sus pezones por más tiempo. Los besé y los chupé, mamá se arqueó dándome más acceso. Sus caderas se movían contra mí, podía sentir su húmedo coño frotándose contra mi estómago. Chupé sus pezones un rato más antes de bajar hacia su coño.

Besé todo su vientre y, dejando de nuevo su coño para el final, besé el interior de sus muslos. Respirando profundamente, aspiré el excitante olor que mamá producía, o que yo le hacía producir. Extendí mis dedos y con dos de ellos pasé los dedos por los labios de su coño, sintiendo como antes la humedad y los jugos que mamá había producido. Deslicé los dedos en mi boca para probar una muestra antes de dirigirme directamente a la fuente con mi boca y mi lengua. En la primera lamida pude saborear la esencia que era mamá, no era dulce, pero sí me gustaba. Estaba caliente; el calor que salía de su coño me decía lo excitada que estaba, sobre todo cuando gemía mi nombre.

«Lame mi coño, Sophie, necesito tu lengua en mí». Empecé a lamerla, con largos y lentos movimientos hacia arriba, hacia abajo y alrededor de los labios de su coño, antes de intentar introducir la lengua en su interior. Utilicé mis dedos para separar sus labios y ayudar a que mi lengua entrara en su coño. «Eso es, nena, fóllame con tu lengua». Intenté mantener mi lengua lo más dura posible, pero al principio se me escapaba. Finalmente conseguí el ritmo, las caderas de mamá se movían y no lo hacían más fácil así que puse mi mano en su estómago para estabilizarnos a los dos. Pero ella tomó mi mano y tomando dos de mis dedos los frotó contra su clítoris.

Entendí el mensaje y empecé a frotar suavemente su clítoris, ella seguía con su mano sobre la mía, pero realmente intentaba mover mis dedos con fuerza contra su clítoris. Retiré mi lengua y la sustituí por tres de mis dedos mientras dejaba de intentar ser lento y comenzaba a follarla con fuerza y rapidez. Dejé que ella controlara mis dedos mientras se acercaba cada vez más a la corrida.

«Oh sí, oh nena, oh…. oh….. oh…… SOPHIEEEEE», gritó cuando finalmente se corrió. Dejé de meterle los dedos, pero su mano continuó moviendo la mía mientras se hacía correr de nuevo, pero esta vez levanté la cabeza y observé su cara mientras se retorcía antes de que volviera a gritar mi nombre, luego se detuvo y jadeó mientras intentaba calmarse. Me acerqué, todo su cuerpo estaba temblando, así que la abracé mientras empezaba a calmarse lentamente.

«¿Estás bien mamá?»

«Nunca mejor, nunca mejor. Wow, Sophie nunca me he corrido tan fuerte, eso fue tan increíble, decir que fue tu primera vez, algo en ti me hizo excitarme tanto».

«Es el tabú, creo que sólo aumenta el factor de excitación, pero me alegro de haber podido darte placer. Me gustaría sentirlo también, por favor», sonrió y me puso de nuevo boca arriba. Me besó y me lamió los labios saboreando su sabor.

«¿Sabe bien?», preguntó mamá.

«Muy bien, mejor que cualquier hombre, y es una muy buena señal de lo excitada que te hago sentir». Deslizó su mano entre mis piernas y comenzó a frotar mi coño.

«Puedo sentir que estás igual de excitada por mí». Asentí mientras gemía, arqueando mi espalda, acercando mis pechos a su boca. Me lamió el pezón y luego lo mordió suavemente mientras seguía frotando mi coño. Me lamió y chupó los pezones durante un rato más, con sus dedos moviéndose ahora dentro de mí, antes de bajar por mi cuerpo. La anticipación era increíble mientras esperaba sentir su lengua en mi coño, y cuando lo hice, me corrí. Fue así de fácil mientras gritaba.

«Oh MOMMMMM. Oh Dios, me he corrido, oh Dios, sigue, necesito otra, por favor». Frotó sus dedos contra mi clítoris mientras su lengua seguía lamiendo mi coño, por dentro y por fuera. Obviamente había usado su lengua unas cuantas veces antes, ya que se las arregló para mantener el ritmo, sobre todo porque tardé un poco en recuperarme después de mi primer orgasmo y el segundo tardó otros 10 minutos de gloriosas emociones en llegar. Me perdí en el trabajo que estaban haciendo su lengua y sus dedos. Sostuve su cabeza contra mi coño mientras me movía con fuerza y rapidez contra su cara para hacer que me corriera más rápido, mi clítoris se volvía cada vez más sensible hasta que finalmente me corrí, gritando fuertemente, el placer y el agotamiento finalmente llegaron a mí y me desmayé.

Me desperté en una habitación muy luminosa, había olvidado que mamá tenía el sol de cara a su habitación; debía ser por la tarde. Me di la vuelta para ver que mamá se había ido de nuevo. Me puse la camiseta y las bragas y fui a buscarla. La encontré ocupada en la cocina preparando el almuerzo.

«Buenos días mamá. ¿Has dormido bien?»

«Buenas tardes. Dormí bien, pero el sol es realmente un dolor, especialmente después de llegar a casa tan tarde a veces; realmente necesito conseguir cortinas más gruesas. Obviamente necesitabas dormir, has estado durmiendo más de 8 horas. He ido a la tienda y he comprado algo para la comida y la cena».

«Me siento muy bien, gracias por dejarme dormir. Y gracias por lo de anoche, sobre todo porque conseguiste que me corriera tan fuerte que me desmayé».

«Sí, normalmente cuando tengo sexo con un hombre, se queda dormido. Pero ver que te desmayas así, especialmente como lo causé me excitó tanto, que tuve que masturbarme para excitarme, antes de unirme a ti para dormir.»

«¿Y qué pasa ahora?»

«Como dijiste esta mañana, no voy a negar que quiero continuar lo que hemos hecho hasta ahora. Y una vez que vuelvas a la Universidad, podremos poner las cosas en perspectiva. Así que después de comer, quizá podríamos darnos una ducha antes de volver a la cama. Quiero todo el sexo que pueda tener contigo antes de mañana, cuando te vayas».

«Oh Dios, tan pronto, no tenemos mucho tiempo, creo que haré mis maletas ahora mientras terminas el almuerzo».

Fue triste irse al día siguiente, aunque tuve la oportunidad de despertarme con mamá aún dormida a mi lado. Durante los meses siguientes, mamá y yo compartimos muchos momentos juntos, y yo seguí dedicando algunos fines de semana a la agencia de acompañantes, lo que me permitió tener lo suficiente para pagar mis gastos durante el año siguiente. Mamá y yo no volvimos a trabajar juntos y yo seguí ganando lo suficiente para terminar los dos últimos años en poco tiempo.

Pero, como he dicho, nuestra relación sexual sólo duró unos meses. No quiero decir que me haya vuelto lesbiana ni nada por el estilo, pero había decidido que si podía encontrar a alguien que me hiciera feliz como mamá, intentaría tener una relación seria con alguien, y lo hice con Claire.

Conocí a Claire en el gimnasio local cerca de donde vivía en la universidad. Estuvimos juntos un mes antes de tener sexo, no se podría comparar con mamá, pero fue diferente, muy bueno y cariñoso. Le había dicho a mamá que había decidido dejar de tener sexo con ella mientras conocía a Claire, estaba molesta como ella por esto, pero entendía tan bien como yo por qué tenía que intentarlo.

Por suerte Claire es una mujer muy hermosa, cariñosa y atenta, y la quiero con todo mi corazón. La llevé a conocer a mamá unos 6 meses después de que empezáramos a salir, mamá se alegró mucho por mí y le gustó mucho Claire.

Cuando terminé la universidad, conseguí un buen trabajo que me encantaba y me mudé con Claire. Ella no sabe lo que mamá y yo tuvimos juntos, seguirá siendo el único secreto que le guardo, pero sí le conté lo del trabajo en la agencia de acompañantes. Mamá acabó encontrando un hombre muy cariñoso con el que salir y establecerse, dejando su trabajo de acompañante.

Mamá y yo no hablamos de lo que pasó, pero a veces lo recordamos. Lo recordamos como la mejor época de nuestras vidas y el hecho de que terminó bien y en el momento adecuado. Pero a veces, cuando me masturbo o tengo relaciones sexuales con Claire, me acuerdo de mi época con mamá.