11 Saltar al contenido

Mi mujer con el hijo de una amiga…

Hola,compañeros de Poringa! Hoy les quiero relatar una experiencia que tuvimos hace unos años cuando fuimos de vacaciones a la casa de una amiga de mi señora. Les paso a contar…

Esta amigase mudó a la provincia de Entre Ríos cuando dejó de trabajar y siempre nos invitaba para que fuéramos unos días a su casa durante algún feriado largo para las fiestas, (antes que pregunten no voy a decir dónde), pero nosotros nunca nos decidíamos. La verdad no queríamos ser una molestia, cosa que por lo menos para un integrante de la familia no resulto así, sino todo lo contrario.

Un día no sdecidimos, armamos los bolsos y partimos para su casa. Nos recibieron con los brazos abiertos, la amiga de mi señora y sus dos hijos, un varón de en ese momento 19 o 20 años y su hermana de unos 24.

Ese día pasó normal, contándonos cosas y poniéndonos al día, pero a la noche me dí cuenta que el hijo de la amiga de mi señora, vamos a llamarlo A, no le sacaba los ojos del culo de mi mujer, ya que las calzas que llevaba puestas se lo remarcaban muchísimo. Eso no es todo se podía ver una enorme erección que trataba de disimular sin mucha suerte.

La verdad que esa situación me calentó muchísimo y esa noche se lo conté a mi esposa. A ella le dio un poco vergüenza, pero, estaba mucho más caliente que yo, y se podrán imaginar como termino la charla, nos matamos cogiendo. Después del polvo seguimos hablando del tema y la convencí para que se lo cogiera.

Al otro día ella empezó a apoyarle el culo cada vez que podía, al principio el trato de esquivarla, pero después de un par de veces ya se quedaba quieto y dejaba que mi mujer se refregara contra él. Se notaba que el pibe no podía disimular el bulto bajo el pantalón.

A la noche salimos a comer, mi señora se puso unas botas de taco alto y calzas bien ajustadas con toda la intención de mostrar el culo. Cuando volvimos nos quedamos tomando algo en la cocina. Al rato la amiga de mi señora dijo que estaba cansada y que se iba a dormir, pero nos dijo que si queríamos nos quedáramos charlando. El pibe estaba meta charla con mi señora. Yo esperé un rato la miro a mi señora le guiño un ojo y le digo que estaba cansado que me iba a dormir y que se quedara si quería, pero no subí al dormitorio, me quedé escondido en la escalera para ver qué resultaba.

Donde estaba no podía escuchar bien la charla porque hablaban despacio, pero se notaba que estaban subiendo el tono, se tocaban y reían mucho.

En eso mi señora se levanta y se pone a lavar los vasos que usamos y en eso le pide a A que le alcance el suyo. Ella se había puesto entre la mesada de la cocina y la mesa por lo que para pasar el pibe la tenía que apoyar. El pasó muy despacio tomándola de la cintura y cuando la estaba apoyando bien ella le apoyo el culo y empezó a refregárselo sobre el bulto. Ahí el pibe la abraza y empieza a besarla desde atrás, ella me contó que él le susurraba lo que le gustaba y le calentaba su culo, entonces ella lo separa se baja la calza, no se había puesto tanguita para que la calza le marque más el culo, se separa los cachetes con las manos y le dice: “¡Date el gusto pendejo!”. El pibe no se deja rogar se baja los pantalones se escupe la mano y le pasa saliva por el culo, mientras se pajeaba, mujer le dice “¡Dale, dale, culeame pendejo!”, y ante la insistencia de ella él la puertea y se la clava de golpe. Mi mujer solo atina a tirarse para atrás y agarrarse fuerte de la mesada, emite un sordo “¡AHHHH!!!” y le dice algo que no alcance a escuchar y le da un largo beso. Acto seguido se apoya bien en la mesada y le dice: “¡Dame con todo, rómpeme el culo!”. El pendejo le empieza a bombear el culo con toda la furia, mi mujer solo atinaba a apoyarse donde podía y aguantar las embestidas, estuvieron así unos minutos en eso ella emite un ¡AAHHH!!! ahogado, él la agarra de las tetas, le da una embestida bien profunda y le acaba en el culo. Se quedan pegados un ratito y después ella se da vuelta lo abraza, lo besa y le empieza a manosear la pija.No escucho que se dicen, pero se reían y besaban. En eso ella se arrodilla y le empieza a chupar la pija, (¡el pendejo ya estaba duro de nuevo!), el pibe la agarraba de los pelos y le acariciaba las tetas ¡con tantas ganas que se las dejo todos coloradas! Como a los 10 minutos de estar chupándole la pija ella se la pone entre las tetas y le hace una cubana, y como el pendejo tenía un aparato bastante largo, (ella me dijo después que seguro unos 22/23 cm) le chupaba la cabeza al mismo tiempo.

En eso ella lo mira pícara se pone en cuatro patas en el piso y le dice: “¡Culeame de nuevo bebe!”. Él no se hizo rogar y se la clavó en el culo de nuevo, en esta posición yo podía ver bien como le entraba y salía la pija del pendejo del culo a mi mujer, ¡la verdad me acuerdo y se me para la pija! El guacho la tuvo así como15 min, ella gozaba como loca, me dijo después que acabo dos veces estando en el piso. En eso él le dice que se de vuelta, se la saca, se la pone en la bocay ella se la empieza a chupar mirándolo a los ojos, hasta que el pibe le acaba en la boca. Mi mujer no dejó que se le cayera una sola gota, se tomó toda la leche. El la ayudo a levantarse, la abrazo agarrándola de los cachetes del culo y le dio un largo beso. Como se empezaban a vestir yo me fui sin hacer ruido al dormitorio a esperar a mi mujer. Cuando llegó no hablamos mucho ella sabía que yo los había visto, me miró y me dijo: “¡Ahora te toca a vos!”, se bajó la calza, se recostó contra la pared y se separó los cachetes. Yo me acerqué y se la puse en el culo de una (que dicho sea de paso lo tenía recontra abierto por lo que le entró con mucha facilidad) y susurrándole lo puta que era le acabé enseguida, la verdad estaba recontra caliente.

Nos quedamos varios días más, días que A aprovecho para culear a mi mujer un cada vez que se quedaban solos. Ella me contó que una tarde que “fueron al supermercado” el pibe la llevo a un camino solitario sobre el río para culearla más tranqui.

Cuando volvíamos de las cortas vacaciones me fue contando detalles de sus encuentros en el viajey terminamos garchando al lado de la ruta de la calentura.

Espero que les guste esta experiencia y les dejo unas fotos de como estaba vestida mi mujer ese día que le tome después en casa . ¡Saludos a todos!