Saltar al contenido

Nepotismo de vagina: hijo comienza a trabajar con su madre. Parte.3

vagina mama en su trabajo

«Oh, sí. ¿Crees que debería ser policía?» preguntó Caín mirando a los ojos de su madre, disfrutando de la sensación de su mano en el pecho.

«¿No dijiste que podrías haberme arrestado allí? Tal vez deberías practicar». La mano de Evelyn bajó por su estómago hasta el cinturón y cruzó hasta las esposas de plástico.

Era toda la invitación que Cain necesitaba. Ella estaba dispuesta, era evidente. Le agarró la muñeca y le dobló el brazo con suavidad. «Bien. Queda detenida, señora». Giró el cuerpo de la mujer y le soltó la muñeca. «Las manos contra la pared. Tiene derecho a permanecer en silencio». Apretó su zapato contra el de ella y le obligó a abrir las piernas a la anchura de los hombros.

Evelyn sacó el culo hacia él, arqueando la espalda. «¡Oh, sí! ¿Y qué pasa si no guardo silencio?»

Caín se agarró a las caderas de su madre y se acercó, con su creciente erección a centímetros de su trasero. «¡Entonces todo lo que digas puede y será usado en tu contra!»

Evelyn soltó una risita cuando Caín le pasó las manos desde las caderas a lo largo de la caja torácica hasta debajo de las axilas. Dudó, necesitando otra señal antes de intentar tocar sus bestias y ésta se produjo. Evelyn empujó su culo hacia él y su erección se clavó en la raja de sus nalgas a través de la falda. Ahora era un juego limpio. Lo estaban haciendo, ambos lo sabían. Cain no perdió el tiempo. Pasó las manos por debajo de los brazos de ella y le agarró los pechos. Evelyn se puso de pie, retiró las manos de la pared y colocó una sobre las de Caín y la otra en su cadera, atrayéndolo hacia ella.

«Oh, nena, sí». Ronroneó mientras la boca de Caín rozaba su oreja, besando primero el lóbulo y luego por detrás.

Evelyn le cogió la mano y la dirigió hacia abajo. Levantando la parte delantera de la falda, presionó la mano de él contra el montículo de su coño.

Caín pudo sentir la humedad de su madre a través de las bragas de algodón. Apretó tres dedos con fuerza contra su coño y empezó a amasarlo como si fuera masa. Su polla se tensó contra sus pantalones y Evelyn no tardó en responder. Volviéndose hacia su hijo y asegurándose de que la mano de éste permanecía en su coño, buscó la bragueta de sus pantalones. Sus manos se adentraron en el interior y conectaron con la polla de su hijo a través de los calzoncillos. El sonido sordo de un teléfono móvil llegó a sus oídos y Evelyn trató de ignorarlo mientras liberaba finalmente la erección de Caín de sus pantalones. Ambas manos rodearon su longitud y entonces se dio cuenta de que el teléfono era suyo. El tono de llamada era el de su marido.

Evelyn soltó inmediatamente la polla y se arrimó a la pared con una mirada de sorpresa, la mano de Caín perdió su agarre en su vagina. «Dios mío. ¿Qué estamos haciendo?» Jadeó antes de agacharse para abrir su bolso y sacar el teléfono que aún sonaba. «Harold. ¿Cómo estás?»

Cain volvió a meter su pene en los pantalones con desesperación y observó cómo Evelyn recogía su bolso y entraba en la otra habitación. «Mhmm. Sobre las 11:30 creo… Sí, acabamos de volver… No, un taxi costaría demasiado… Sí… No, estoy bien. Sólo estoy cansado, supongo… Sí. O.k nos vemos entonces…Yo también te quiero».

Cain y Evelyn se miraron por un momento antes de hablar. «Lo siento Caín. Eso no debería haber ocurrido. Fue mi culpa».

«Mamá, no es culpa de nadie. Yo lo quería». Empezó a acercarse a ella pero se apartó levantando una mano.

«No. Estaba borracha. Tenemos que intentar olvidar que esto ha pasado».

«Al diablo con eso. I…»

«No, hablo en serio, Cain, no… creo que tengo que ir a la cama ahora». Ella se quedó esperando la dirección de Caín y él se dio cuenta de que su decisión estaba tomada.

Desesperado la condujo a su habitación. «Quiero que te quedes con mi cama. Yo me quedo con el sofá». A punto de salir de la habitación se dirigió a su vestidor y sacó una camiseta. Se la entregó al salir.

«Gracias Cain. Lo siento». Añadió mientras cerraba la puerta tras él con los hombros caídos.


Evelyn se acostó en la cama de su hijo y miró el techo. No tenía ni idea de cuánto tiempo llevaba allí. El sueño no llegaba. El alcohol se le había pasado y repasaba una y otra vez los acontecimientos de la noche en su mente. Los acontecimientos de la semana. Una llamada telefónica la hizo volver en sí. Había estado a punto de acostarse con su hijo y Harold la había salvado. Evitó una tragedia. ¿O lo había hecho? ¿Y si no hubiera llamado? Pensó. Volvió a imaginar el escenario en su cabeza. Su polla en su mano. Ella se la habría chupado. Diablos, ella lo había deseado en la calle. Él se la habría follado en el pasillo. ¿Por detrás? No, pensó, de frente. Ella querría verle la cara.

Evelyn subió una mano desde el colchón a su lado hasta su muslo. Se acercó lentamente a su pubis y abrió ligeramente las piernas. Sus dedos se adentraron en su pubis y entre sus labios. Estaba literalmente chorreando. Un dedo se deslizó fácilmente dentro de ella. «¿Qué he hecho?» Susurró. Dios, no dejes que sea demasiado tarde. Pensó mientras saltaba de la cama y se apresuraba hacia la puerta. El apartamento estaba oscuro y silencioso.

Cruzó el pasillo y entró en el salón. Pudo ver el sofá y la sombra más oscura del cuerpo de su hijo bajo una alfombra.

De pie sobre él, parecía estar durmiendo. «Caín». Se inclinó y le tocó el brazo. «Cariño, ¿estás despierto?»

Caín se removió y abrió los ojos. «¿Mamá?»

«Cariño, lo siento mucho». Estaba casi llorando. Agarrando su manta, se la quitó de encima y se subió a su hijo. Su ingle se posó sobre la de él, su húmedo coño presionando el suave pene bajo sus calzoncillos. «He sido cruel. ¿Puedes perdonarme?»

Caín estaba ahora completamente despierto. Levantó las manos hacia la espalda de ella y la atrajo hacia él. Sus pechos se encontraron con su pecho antes de que su boca se acercara a la de él. «No hay nada que perdonar». Acariciando el dobladillo de la camiseta, le tocó las nalgas. No llevaba ropa interior y su culo estaba caliente contra sus palmas.

Los labios de Evelyn se encontraron con los de su hijo. Su boca se abrió y ella deslizó su lengua en el interior mientras empezaba a apretar su sexo contra su hinchazón. Su saliva se mezcló, las tetas de ella se apretaron contra el pecho desnudo de él, su polla se puso dura en segundos. Se deslizó hacia adelante y hacia atrás a lo largo de su longitud, cubriendo su ropa interior con su amor.

Evelyn bajó la mano y sacó su erección de la banda de la pierna y él estaba dentro de ella. Tan suave, tan profunda fue la penetración. Su coño envolvió el pene de su hijo, abrazando su carne en su interior. Sus manos escarbaron por debajo de la camiseta y encontraron el camino hacia sus pechos. Sus maravillosas tetas con las que había fantaseado durante días. Ahora eran suyas para acariciarlas, para apretarlas. La pelvis de él se empujó hacia delante y formaron un ritmo, el clítoris de ella rechinando contra el pubis de él. Evelyn se levantó la parte delantera de la camiseta para sentir la piel de él contra la suya y volvió a apretarse sobre él, con sus lenguas de nuevo entrelazadas.

Cain abandonó un pecho para apoderarse de una nalga, utilizando su palanca para penetrar más y más profundamente a su madre con cada empuje. «Oh, joder, nena, sí». Evelyn gritó y Caín se dio cuenta de que eso funcionaba. Su empuje aumentó y supo que no duraría mucho. «No te detengas nena, no te detengas». Evelyn suplicó y Caín no quiso correrse antes que ella. Evelyn dejó caer su cara en el pliegue del hombro de su hijo y le mordió ligeramente el cuello. Caín le apretó las nalgas con fuerza mientras perdía el control y empezaba a correrse, disparando un chorro tras otro de semilla en el caliente coño de su madre. Creyó que le había fallado antes de sentir las convulsiones de su vagina a su alrededor y el estremecimiento de su cuerpo cuando ella se corrió a su vez. Ella le mordió más fuerte la piel mientras reprimía sus propios gemidos y Caín calculó que le dejaría una marca.

Con la manta bajada sobre ellos, él permaneció dentro de ella mientras les llegaba el sueño. Las últimas palabras que Caín recordó fueron la confesión de amor susurrada por ella mientras el cansancio los invadía.


En su sueño, Caín golpeaba la fotocopiadora del despacho de su madre para intentar que funcionara. Abrió los ojos y vio el salón lleno de luz y el peso de su madre dormida sobre él. Los golpes continuaron y se dio cuenta de que provenían de la puerta principal. «Mierda, mamá. Papá está aquí».

Evelyn abrió los ojos somnolienta y tardó un segundo en ubicarse. Levantó su pecho del de Caín y salió sudada. «¿Qué?» Entonces oyó los golpes en la puerta principal. «¿Tu padre?»

La polla de Caín salió mojada de entre sus piernas mientras ella se bajaba de él. No sabía cuánto tiempo había permanecido dentro de ella, pero su polla flácida estaba más arrugada que de costumbre y todavía recubierta de una película blanquecina, así que era posible que hubiera estado dentro de ella toda la noche.

Evelyn corrió a la habitación de su hijo mientras Caín encontraba sus pantalones. Se dirigió a la puerta de su dormitorio cuando volvieron a sonar los golpes. «¿Estás bien? No puedo dejarlo ahí fuera más tiempo, los vecinos empezarán a quejarse». Vio que había conseguido volver a ponerse la falda y se había dejado la camiseta puesta.

«Sí, estoy bien. Vamos». Contestó mientras se ataba el pelo en una cola de caballo. «Espera». Añadió cuando Caín comenzó a dirigirse a la puerta principal. Corriendo hacia él, le rodeó los hombros con los brazos y besó a su hijo en la boca. «Gracias… por todo».

Los golpes comenzaron de nuevo y rompieron el abrazo.

«Jesús, tómate tu tiempo». Se quejó Harold al salir al pasillo.

«Hola papá». Contestó Caín cerrando la puerta tras de sí.

«He envejecido un año en el tiempo que he esperado ahí fuera». Entrando en el salón, Harold se fijó en la manta que había en el sofá. «¡Supongo que tienes el sofá! ¿Tu madre ya se ha despertado?»

Cain se pasó una mano por el pelo y bostezó buscando a Evelyn. Ella salió del dormitorio con el bolso al hombro y los zapatos puestos. Todavía llevaba la camiseta de él, ahora metida dentro de la falda. Para Caín estaba preciosa.

«Dios, estás muy guapa. ¿Una noche dura?» Harold bromeó. «Vamos amor, ¿estás listo para irnos?»

«Ajá». Se acercó a Caín y le dio un beso en la mejilla. «Gracias por aguantarme cariño».

«Cuando quieras mamá». Respondió él.

Mientras Caín acompañaba a sus padres a la puerta su padre se dio cuenta de la marca en su cuello. «Jesús, ¿qué es eso? Parece un mordisco».

Cain se pasó la mano por la zona. «Oh, sí. Sheesh, sólo esta chica que estoy viendo».

«Qué suerte tienes, hijo». Harold se rió mientras salían.

Con la puerta cerrada detrás de él, Caín escuchó su conversación amortiguada hasta que entraron en el coche. Volvió al pasillo y entró en su dormitorio. Su madre había tapado la cama pero había dejado algo en la almohada. El algodón blanco estaba fresco pero el fuelle no se había secado del todo. Se acercó las bragas de su madre a la cara e inhaló su aroma, su polla se levantó ante la acción.

No sabía qué le depararía el futuro, pero por ahora era feliz.