Saltar al contenido

Tú, yo y mi madre

trio mama

Después de terminar el trabajo del día, me dirigí a casa de mamá, donde habías pasado el día cocinando con ella. Desde que papá falleció, habías ido todas las semanas a cocinar y a pasar el rato.

Entré directamente y escuché risas de inmediato. Al parecer os habíais metido un poco de vino y los dos estábamos un poco achispados.

«Hola cariño, es el momento perfecto. Necesito tu opinión sobre algo». Me dejé caer en el sofá entre ellos. «Estaba intentando convencer a tu madre de que es hora de salir y echar un polvo. Ella cree que es demasiado vieja y está fuera de forma. Lleva demasiado tiempo fuera de juego. Traté de decirle que todo el mundo está en pumas y milfs en estos días. ¿Qué te parece? «

«¡Wow! ¡Ustedes dos han estado bebiendo!»

«No tienes que responder». Dijo mamá.

«¿Miedo a la verdad?» Preguntó, y me miró con un guiño.

«¡Muy bien! ¿Quieres la verdad? Mamá creo que eres una mujer sexy y no tendrías problemas para encontrar a alguien».

«Sexy» repitió mamá, «¡no me lo esperaba!». Parecía un poco animada y un poco avergonzada.

«¡Por qué no le dices lo que realmente piensas!» Dándome un pequeño empujón. Me giré hacia ti y te puse los ojos muy abiertos, pero te limitaste a guiñarme un ojo.

«¿De qué estás hablando?» Pregunté.

«Sí, ¿de qué estás hablando?» Preguntó mamá.

«Sabes exactamente de lo que estoy hablando».

«Ok. Bien». Me volví hacia mamá y la miré fijamente a los ojos. «Mamá, desde que me atraen las mujeres, he tenido algo por ti».

«¿Qué quieres decir con ‘algo’?» Preguntó ella, con cara de intriga.

«Siempre he pensado que eres increíblemente sexy, y siempre he soñado con verte desnuda. Al crecer, a menudo esperaba que tu abrigo se abriera un poco, o que te pillara accidentalmente desvistiéndote o algo así, pero nunca lo hice». confesé.

«¿Es eso todo lo que querías? ¿Sólo verla, echar un vistazo?» Insistió.

Noté que mamá se movía en el cojín a mi lado. Me miró, esperando una respuesta.

«No, eso no es todo». Dije ligeramente avergonzada. «A menudo he jugado conmigo misma fantaseando con hacerte cosas». Los ojos de mamá se abrieron de par en par.

Miró hacia ti y preguntó «¿y qué piensas de todo esto?».

«En realidad soy la primera persona a la que se lo cuenta, y no puedo culparle. Eres muy sexy. Y hasta he fingido ser tú». Sabía que debían estar borrachos para que esta conversación fuera como está siendo.

«No sé qué decir» Mamá parecía sorprendida.

Finalmente rompió el incómodo silencio «Honestamente Carol. No me puedes decir que nunca te has preguntado lo hombre que ha crecido tu guapo hijo».

Te agachaste y me acariciaste la polla a través de mis pantalones de deporte, sabiendo que estaría dura como una piedra. Delineaste mi pene con tus dedos y le diste un apretón. Miré a mamá y sus ojos estaban fijos en mi entrepierna.

«No sé cómo responder a esa pregunta» tartamudeó mamá.

«Lo tomaré como un ‘sí’. Apuesto a que incluso te has tocado pensando en tu sexy, joven y guapo hijo». Cuestionó, todavía trazando lentamente mi polla con sus dedos.

La cara de mamá se puso roja a golpes y apartó la mirada un segundo antes de mirarme a los ojos y responder «Sí. Siempre he soñado con ver lo hombre que eres, y me he tocado pensando en ti». Su pecho se agitó y no pude evitar notar que sus tetas subían y bajaban con cada respiración.

«Bueno, supongo que ahora es tan buen momento como cualquier otro». Dijiste, mientras te acercabas, agarrando la mano de mamá y poniéndola sobre mi polla. La mano de mamá inmediatamente comenzó a deslizarse hacia arriba y abajo de mi eje, masajeándome a través de mis pantalones.

Empezaste a tirar de mi cintura y levanté el culo del sofá lo suficiente para que me bajaras los pantalones. Mi polla salió disparada y golpeó mi estómago. Los ojos de mamá se abrieron aún más. Su mano se movió lentamente hacia mi dura polla antes de detenerse momentáneamente. «¿Estás seguro de que…?» Sus palabras se interrumpieron cuando busqué su mano y la puse sobre mi polla. Inmediatamente la apretó y empezó a bombearla lentamente. Dejé escapar un gemido cuando surgió una gran gota de precum. Su mano se juntó con la de mamá y ambas empezaron a pajearme y a masajearme los huevos.

Incliné la cabeza hacia atrás y disfruté de la increíble sensación. Comenzaste a bajar la cabeza hasta quedar justo frente a mi hombría, y vi cómo mirabas a mamá a los ojos mientras extendías tu lengua y me dabas golpecitos en la cabeza. Sin romper tu mirada con mamá abriste tu boca y lentamente comenzaste a tomar todo mi cuerpo en tu boca hasta que estuve enterrado en ti y tu nariz estaba contra mi vientre. Echaste la cabeza hacia atrás y jadeaste mientras mi polla brillaba con tu saliva. Entonces procediste a chuparme mientras la mano de mamá seguía deslizándose arriba y abajo.

A estas alturas yo estaba a punto de explotar, pero luché por mantener la compostura. Estaba viendo a mamá mirándote y sabía lo que quería. Así que puse mi mano en la parte de atrás de su cabeza y suavemente empujé su cara hacia mi regazo. Mi mundo estalló cuando ella comenzó a lamer la longitud de mi polla mientras que usted rodó su lengua alrededor de mi cabeza.

No podía creer que esto estuviera sucediendo realmente. Miré hacia abajo para verlos a los dos dándome placer, complaciendo mi polla. Volví a agarrar la cabeza de mamá y la guié para que empezara a chuparme. Te apartaste un poco dejándole espacio para trabajar. Seguí guiando la cabeza de mamá mientras subía y bajaba en mi polla, yendo un poco más profundo cada vez hasta que me estaba tomando todo. Mis caderas empezaron a levantarse del sofá y comencé a bombear mi polla dentro y fuera de la boca de mamá. Sabía que me estaba acercando.

Te levantaste y te inclinaste hacia mí, empujando tu lengua en mi boca. Gemí dentro de tu boca mientras nuestras lenguas se arremolinaban juntas. Era demasiado. Dejé escapar un gemido y mi cuerpo empezó a convulsionarse mientras bombeaba chorros de semen en la boca de mi madre. Cuando terminé, rompiste rápidamente nuestro beso y atrajiste a mamá hacia ti, introduciendo tu lengua en su boca. Pude ver mi semen arremolinándose entre tus labios y goteando por la barbilla de mi madre.

Cuando finalmente rompisteis el beso, rodeé a mamá con mis brazos, la acerqué a mí y la besé profundamente. Ella gimió mientras nuestras lenguas circulaban dentro de su boca. Mis manos comenzaron a recorrer todo su cuerpo, por su espalda, sus brazos, sus piernas.

«¡Ven conmigo!» Ordené mientras me levantaba, con los pantalones en los tobillos. Os cogí a mamá y a ti de la mano y os llevé a las dos al piso de arriba. En cuanto entramos en el dormitorio, tú y yo empezamos a atacar a mamá. Nuestras manos se deslizaron por todo su cuerpo mientras la manoseábamos, apretábamos y masajeábamos.

Su camisa fue la primera en salir, seguida rápidamente por su sujetador. Empezamos a besar sus tetas y a lamer sus pezones. Deslicé una mano hacia abajo y comencé a acariciar su entrepierna. Ella gimió y se aferró a nosotros, ayudándonos a mantenerla erguida. Me tomé la libertad de quitarle los pantalones y comencé a jugar con ella a través de sus bragas húmedas. Las aparté a un lado y deslicé lentamente uno y luego dos dedos dentro de ella antes de retirarlos y dejar que chupara los jugos de su coño. Intenté lamerla pero decidí que sería mejor con ella de espaldas así que la llevé a la cama y la acosté. Sin perder tiempo, pasé mis manos por sus piernas y separé lentamente sus muslos. Ya estaba muy mojada y su olor almizclado me volvía loco. Bajé la cabeza y comencé a besar el interior de sus muslos, acercándome cada vez más a su coño. Cuando mi boca llegó por fin a su coño, soltó un grito mientras sus caderas se levantaban de la cama. Empecé a lamer su clítoris y rápidamente volví a introducir mis dedos en su coño. Sus caderas se movían con cada empuje de mis dedos. Me pasó los dedos por el pelo y me apretó la cabeza contra su entrepierna.

Oí sonidos de besos y levanté la vista para veros a ti y a mamá enzarzados en un profundo beso mientras tus manos masajeaban sus tetas y pellizcaban sus erectos pezones. No me había dado cuenta de que os habíais quitado la ropa, pero también estabais completamente desnudos.

No pasó mucho tiempo antes de que la respiración de mamá se volviera muy pesada y se empujara con fuerza sobre mis dedos mientras gritaba y empezaba a temblar. Un orgasmo masivo desgarró su cuerpo mientras gemía y gritaba mi nombre, rogándome que no parara. Le lamí el clítoris y la golpeé con los dedos hasta que terminó.

«¡Ahora el verdadero placer!» Dijiste mientras me subía a la cama arrodillándome entre las piernas de mamá con mi polla apuntando directamente a su jugoso agujero. Te agachaste y me metiste profundamente en tu boca antes de guiar mi polla hasta su entrada. Tu mano en mi culo me empujó lentamente dentro de ella. Ella dejó escapar un profundo gemido cuando mi polla la estiró mientras yo entraba en ella centímetro a centímetro hasta que llegué lo más profundo posible. Me quedé dentro de ella durante un minuto disfrutando de su apretado coño apretando mi polla. Finalmente salí lentamente y volví a entrar con fuerza. Sus tetas rebotaron y ella jadeó al recibir todo de mí. La siguiente vez que salí me llevaste rápidamente a tu boca, saboreando los jugos del coño de mi madre en mi polla.

Me guiaste de nuevo hacia dentro y te pusiste detrás de mí. Pusiste tus manos en las mejillas de mi culo y empezaste a forzar mi polla con fuerza dentro de mamá. Cuando empecé a follarla con fuerza y rapidez, tus manos se acercaron y me pellizcaron los pezones. Con una mano llegaste a la base de mi polla y la sujetaste mientras entraba y salía de mamá, y con la otra me rodeaste el cuello, tirando de mi cabeza hacia atrás para poder besar mi cuello y mis orejas.

Después de un minuto me retiré y le dije a mamá que se pusiera de manos y rodillas. Le dije que si iba a conseguir todo de mí iba a tener que trabajar para ello. Parecía un poco confundida hasta que te pusiste delante de ella y abriste las piernas. Sabías lo que quería ver, y tú también lo querías.

Empezó a decir que nunca había hecho esto antes pero puse mi mano en la parte de atrás de su cabeza y la empujé hacia tu coño listo y esperando. Su lengua empezó a lamerte tímidamente hasta que forcé mi polla dentro de ella. Una vez que encontramos nuestro ritmo, los tres nos balanceamos juntos hacia adelante y hacia atrás. Miré hacia abajo y no podía creer lo que veían mis ojos.

Mi madre tenía el culo al aire con mi polla entrando y saliendo de su húmedo coño y su cabeza estaba entre tus piernas trabajando duro para complacerte. Vi como tus tetas rebotaban con cada empuje dentro de mi madre.

«¡Eso es, nena! Fóllatela fuerte». Me animaste. Aceleré el ritmo, agarré sus caderas y comencé a bombearla tan rápido y fuerte como pude. Mamá debía estar haciéndolo bien porque en poco tiempo te estabas corriendo muy fuerte. Le agarraste la cabeza con fuerza a tu coño y empujaste tus caderas con fuerza sobre su lengua. Al cabo de un minuto fue demasiado y apartaste su cabeza.

En ese momento yo estaba decidido a llevar a mamá al límite. Apreté sus nalgas y la golpeé con todas mis fuerzas. Sus gritos no tardaron en resonar en la habitación mientras se agitaba y temblaba sobre mi polla. Había tenido demasiado y empecé a bombear mi carga dentro de ella. Cuando finalmente terminé, me desplomé en la cama. Mamá no perdió tiempo y volvió a meterse mi polla en la boca, limpiándome por completo. Observé extasiado cómo se arrastraba por debajo de ella y empezaba a lamer el semen que le chorreaba. Vi como mamá se sentaba lentamente y montaba tu cara, moviendo sus caderas de un lado a otro. No podía creer que todavía quisiera más.

Por suerte para todos, este sitio me puso duro de nuevo. Me dirigí hacia ti y no perdí tiempo en deslizarme dentro de ti. Con mamá en tu cara y yo dentro de ti, me incliné hacia delante y agarré las tetas de mi madre. Las sostuve mientras ella rechinaba sus caderas sobre tu cara. Pellizqué y lamí sus pezones, apreté sus tetas y empujé mi cara en ellas.

Mamá continuó cabalgándote, mientras gemía y gritaba tu nombre. Puse mi mano en la parte posterior de la cabeza de mamá, la atraje hacia mí y la besé tan profunda y apasionadamente como pude. Esto fue demasiado para ella, ya que apretó sus muslos alrededor de tu cabeza y giró. Se agachó y te sujetó la cabeza mientras se corría de nuevo.

Tú no te quedaste atrás. Sentí que tu coño apretaba mi polla mientras otro orgasmo recorría tu cuerpo. Te follé tan fuerte como pude hasta que finalmente me apartaste.

Me levanté de la cama y apunté con mi polla a la cara de mamá, que acababa de bajarse de ti y estaba apoyada en el cabecero de la cama jugando lentamente con su clítoris y disfrutando de vernos a los dos. Ella alargó la mano y rápidamente atrajo mi polla hacia su boca que la esperaba. Le agarré la cabeza con ambas manos y empecé a follarle la cara. Se acercó por detrás de mí y sentí como separaba las nalgas de mi culo. Pronto pude sentir tu lengua lamiendo mi agujero. Era demasiado y empecé a descargar en la boca de mamá. Ella chupó cada gota de semen y me limpió suavemente con su lengua.

Me dejé caer en la cama y vi cómo os besabais de nuevo, sabiendo que estabais compartiendo el sabor del otro y el mío, y sabiendo que esto era sólo el principio…