Saltar al contenido

Una relación madre-hijo asquerosa e incestuosa nunca cambia… incluso ni la pandemia pudo hacerlo

Antes de empezar la historia, voy a definir a los dos personajes. Vamos a llamar a la madre Ángela. Tiene 44 años, piel blanca, pelo negro con mechas rubias, 1,70 metros, cuerpo delgado con un poco de gordura, pechos medianos y culo gordo. El hijo llamémosle Jorge. Tiene 22 años, piel un poco oscura, pelo negro, 1,90 metros, cuerpo cercano a un culturista y casi 25 centímetros de polla.

Empecemos la historia…

Ángela y Jorge siempre han vivido juntos y siempre han estado unidos desde que Ángela y su ex marido (el padre de Jorge) se separaron cuando él tenía sólo 4 años. A pesar de la separación, el padre de Jorge siempre estuvo presente en su vida y siempre tuvieron una buena relación y la separación fue amistosa. El padre de Jorge conoció a otra mujer y se fue a vivir a otro barrio de la misma ciudad.

Ángela, por su parte, tuvo algunos novios después del divorcio pero nunca siguió adelante y con el paso del tiempo se centró más en su trabajo como nutricionista y se basó en pensar en los hombres, pero siempre cuidándose y siendo vanidosa.

Jorge siempre fue un chico muy inteligente, pero no se acercó a ser un empollón. Siempre ha sido un chico guapo desde pequeño y siempre destacó en los deportes y con el estímulo de Ángela, a los 13 años empezó a ejercitarse en los gimnasios y con el tiempo, empezó a dedicarse cada vez más a tener un cuerpo bonito, pero sólo por afición. En el instituto, empezó a ligar con muchas chicas por su belleza, pero nunca dejó que eso afectara a sus estudios y acabó licenciándose en Odontología en una universidad local muy reconocida.

Como mencioné antes, Jorge y Ángela siempre estuvieron muy unidos y tuvieron una gran relación de madre e hijo siempre, hasta que llegó la pandemia y todo cambió para siempre…

Como todo el mundo sabe, la pandemia hizo que todo el mundo se quedara en casa y no fue diferente entre los dos. Se quedaban en casa viendo películas, cocinando juntos mientras Ángela trabajaba en la oficina de su casa y Jorge estudiaba por internet, sólo salía al supermercado a comprar lo esencial para el hogar.

En un día como estos, Jorge iba solo al supermercado a comprar y cuando volvía, calentado como los comestibles en el mostrador de la cocina, iba directo al baño y le pedía a Ángela que le trajera la toalla. Terminó la ducha, pero su madre no apareció con una toalla y fue desnudo y mojado a buscar su toalla hasta que los dos se chocan en el pasillo y una toalla cae al suelo. Ángela se agacha a por la toalla y cuando está a punto de levantarse, Ángela ve ese cuerpo definido con la polla gigante de su hijo y se queda casi hipnotizada. Entonces Jorge chasquea los dedos y pregunta:

«¿Qué pasa mamá?».

«Nada hijo, aquí tienes tu toalla», dijo Ángela totalmente avergonzada.

Ángela se fue rápidamente a su habitación y Jorge volvió al baño sin entender la situación, pero no le importó demasiado. Ángela se recostó en su cama y trató de no pensar en ese momento, pero no pudo resistir los pensamientos de ese momento de hace unos minutos. Su lado angelical le decía «no hagas eso, es tu hijo» y su lado diabólico le decía «hace mucho tiempo que no tienes sexo» y poco a poco se dejó vencer por sus deseos carnales.

Con el tiempo, empezó a vestirse con ropa más corta (como bragas con una blusa suelta, bikini y a veces incluso desnuda) y a Jorge le pareció extraño al principio, pero en el fondo empezó a sentir cierta calentura por su madre, aunque a ella le pareciera mal mientras Ángela empezaba a buscar porno de incesto, sobre todo entre madre e hijo, y se masturbaba durante varias horas con un gran consolador todos los días.

Así que un día, Jorge iba a hacer ejercicio en el patio de su casa (se convirtió en un disfraz suyo desde que empezó la pandemia) y vio a su madre buenorra en bikini con ese culo gordo tragándose todo ese tanga y la polla se le puso dura inmediatamente. Así que le hizo una foto y volvió a su habitación y se masturbó rápidamente y volvió a la cocina. Entonces dijo:

«Buenos días, mamá. Estás en forma, ¿eh?».

«Gracias hijo, no estoy en su forma pero intento mantenerme en forma de alguna manera», dijo Angela.

«Te creo, incluso podríamos hacer ejercicio en el patio trasero un día de estos», dijo Jorge invitando.

«Es que hoy no puedo porque estoy cansada. Voy a hacer nuestra comida y voy a descansar un poco. Si me invitas otro día aceptaré ir contigo, pero por hoy me limitaré a observarte», dijo Ángela sonriendo.

Jorge también sonrió y dijo: «Vale, mamá. Entonces me voy para allá», dando por terminada la conversación.

Jorge se fue al patio trasero, mientras Ángela seguía haciendo la comida. Después de unos minutos, Ángela terminó su almuerzo y fue a ver el patio trasero. Se quedó de nuevo hipnotizada viendo el cuerpo musculoso con las venas abultadas, los pantalones cortos a la altura de sus gruesos y definidos muslos y esa enorme polla balanceándose con las gotas de sudor que corrían por su cuerpo. Ángela se mojó el coño, le hizo una foto y se fue a su habitación a masturbarse durante varias horas hasta quedarse completamente dormida.

Pasaron los días y ella solo pensaba en él todo el tiempo y teniendo sueños constantes, siempre por el lado sexual mientras que Jorge, comenzó a ver videos de incesto y comenzó a masturbarse también pensando en su madre. Cuando estaban juntos, siempre hacían juegos con segundas intenciones donde la mayoría terminaban con uno encima del otro, pero no pasaba nada y ambos se masturbaban cada vez más pensando en el otro hasta que Jorge, después de una paja, pensó ese día en llamar a Ángela para hacer ejercicio en el patio.

Al día siguiente, Jorge iba a hacer ejercicio de nuevo con su ropa habitual (o casi sin ropa lol) y vio a su madre de nuevo en bikini y le dijo:

«Buenos días mamá»

«Buenos días hijo. ¿Vas a hacer ejercicio otra vez?»

«Sí y ¿recuerdas que te pedía que hicieras ejercicio conmigo? El día ha llegado», dijo Jorge sonriendo.

«Pero hijo, ni siquiera tengo ropa de entrenamiento en casa», dijo Ángela.

«Ve como estás, sólo ponte una zapatilla. No hay nadie vigilando el patio», dijo Jorge.

«Entonces voy a por las zapatillas, espera un segundo», dijo Ángela.

Mientras Ángela iba a por las zapatillas, Jorge se quitó rápidamente toda la ropa, metió la ropa interior en el cesto y se vistió de nuevo, Ángela volvió y se fueron al patio trasero. Hicieron ejercicio durante una hora y media con varias burlas por ambas partes (con Jorge tocando su polla de casi 10 pulgadas en el culo gordo de su madre y ella marchándose a propósito), pero no volvió a pasar nada.

Jorge se fue a su habitación enfadado consigo mismo y pensó «tengo que armarme de valor y solucionar esto de alguna manera».

Más tarde ese día y Jorge fue a ducharse a primera hora de la tarde y Ángela estaba allí mirándole desde la puerta. Jorge vio que ella estaba allí con los dedos en su coño mojado y pensó «esto es todo». Jorge pensó en el momento en que los dos hacían ejercicio y su polla se puso dura rápidamente y empezó a masturbarse ligeramente y finalmente dijo:

«Sé que me estás mirando».

Ángela abre las puertas totalmente avergonzada y dice:

«Lo siento, hijo. Estoy completamente avergonzada de lo que hice. No debería haberlo hecho, pero no pude resistirme».

«No hace falta que te disculpes, mamá. Pero, ¿por qué?», dijo Jorge.

«Hacía mucho tiempo que no tenía sexo y me di cuenta de que en esta cuarentena necesitaba a alguien que me satisficiera. Acabé pensando mucho en ti, pero está muy mal», dijo Ángela.

«Está muy mal, pero tengo que confesar que eres una de las mujeres más calientes que he visto», dijo Jorge.

«¡JORGE!» dijo Ángela avergonzada y un poco furiosa.

«Lo siento, mamá. No quería decir eso», dijo Jorge avergonzado.

«Vale», dijo Ángela. «¿Pero de verdad crees que estoy bueno?».

«Joder, sí, uno de los más sexys que he visto nunca, seguro», dijo Jorge.

«Bueno, yo también creo que eres uno de los tíos más sexys que he visto nunca», dijo Ángela.

«Vale, pero dejemos de hablar y hagamos algo mejor… Olvidemos que somos madre e hijo?», dijo Jorge, dando por terminada la conversación.

Ángela se quitó la ropa y se metió bajo la ducha para mojarse un poco y luego cerró la ducha y entonces los dos empezaron a besarse locamente como si quisieran devorarse. Jorge empezó a agarrar el culo de Ángela y a darle varias bofetadas fuertes mientras ella chillaba. Entonces Jorge dice:

«Ahora mando yo, puta de mierda. Ponte de rodillas y chúpame la polla ahora».

Angela obedeció y empezó a chuparle la polla allí mismo. Jorge forzó su enorme polla contra la boca de Angela, haciendo que se atragantara varias veces durante 5 minutos.

Después, Jorge llevó a su madre a su habitación, la tiró en la cama y empezó a chuparle el coño mientras una de sus manos le metía los dedos en el culo y en el coño y la otra se intercalaba entre su boca y sus pechos y ella tuvo la primera corrida.

Entonces Jorge levantó los brazos de Ángela y se arrodilló frente a su cara y le dijo:

«Abre la boca, zorra. ¿No querías mi polla mientras me espiabas? Ya verás lo que voy a hacer con tu coño dentro de un rato».

Jorge empezó a meter la polla en la boca de su madre como si se la estuviera follando. Cada vez que ella jadeaba, él le daba una bofetada en la cara con su gigantesca polla. Jorge dice:

«Dice que quieres esa puta polla, zorra. Di que eres mi puta, porque eso es lo que eres ahora».

«Dame esa polla nena. Te lo ruego, por favor. Soy tu putita, voy a ser tu esclava. Soy toda tuya, eres el dueño de la casa y yo soy tu sirvienta», dijo Ángela hipnotizada por tanta lujuria.

«Buena perra. Ahora resulta que quiero abrir este coño», dijo Jorge.

Ángela se puso boca abajo y Jorge siguió metiendo su polla entre sus nalgas hasta que penetró en su coño y ella gimió con fuerza.

«OOOOOOOOOHHHH FUCKKKKK, qué grande eres mi hombre», dijo Ángela.

Los dos follaron durante más de dos horas sin descanso de todas las formas posibles y ambos gozaron varias veces, porque la lujuria y el deseo del otro era muy fuerte.


Después de eso, Jorge y Ángela no dejaron de tener relaciones sexuales entre ellos y olvidaron por completo que son madre e hijo, sin que la familia lo supiera. Después de un tiempo y de la pandemia, Jorge recibió una oferta para trabajar en un país del primer mundo y aceptó, llevándose a Ángela con él. Ahora, en otro país, los dos ya no necesitan ocultar que son grandes amantes.