Saltar al contenido

Cuidando al perro – la anécdota de mi primera vez con el perro

Mi primo me había preguntado si estaría interesado en cuidar su casa y su perro mientras él estaba fuera el fin de semana. La «casa» se encuentra en la orilla de un lago y es una hermosa cabaña de madera. El perro es de tipo sabueso y bastante grande, es de color marrón oscuro y bastante musculoso y vigila la cabaña por mi primo. Mi mujer y yo decidimos pasar un fin de semana romántico y fuimos el viernes después del trabajo. Cuando llegamos a la cabaña, el perro nos recibió alegremente en la puerta y buscaba un poco de amistad humana. Nos acomodamos para una agradable bebida relajante después de la cena. La cabaña es bastante simple con un dormitorio y una gran área que actúa como una cocina / sala de estar. El lavabo está situado en el exterior, pero en el interior hay una ducha que se llena con un gran cubo que se bombea a la ducha. Nos habíamos puesto la ropa de dormir, yo sólo tenía mis calzoncillos y una camiseta, mientras que mi mujer llevaba su camisón. El perro se mantenía muy cerca de nosotros y no dejaba de acercarse para recibir un rasguño en la cabeza o una buena caricia. Acabó acurrucándose con la cabeza en su regazo y tumbándose en el sofá. Después de un rato, movía su nariz hacia la entrepierna de ella, debía estar oliendo su coño. El perro seguía profundizando en su entrepierna con su nariz y mientras estaba tumbado en el sofá, pude ver que su polla se hacía más grande. Se lo señalé a mi mujer y nos reímos diciendo que no debe ver muchos perros por aquí y que probablemente esté muy cachondo. Después de veinte minutos, mi mujer hizo que el perro se fuera, ya que no paraba de darle codazos. Nos tomamos otra copa y continuamos nuestra conversación, mi mujer tenía las piernas levantadas bajo el camisón y el perro pasó por allí, debía haber un espacio entre el sofá y el camisón, el perro rápidamente pasó su nariz por debajo y le dio un rápido lametón en el coño, mi mujer no estaba preparada para que el perro hiciera esto y se levantó de un salto. La polla del perro parecía crecer más y ahora estaba fuera de su funda peluda.

Decidimos prepararnos para la cama y tener una buena sesión de sexo antes de irnos a dormir. Tuve que salir a mear y entonces mi mujer se dio cuenta de que se le había caído el pendiente al saltar. Pudimos ver que había rodado bajo una mesa de café de mimbre que era grande y pesada. Al tener que hacer mis necesidades me dirigí fuera y ella se puso de rodillas para coger su pendiente. Mientras orinaba, oí a mi mujer gritar. Cuando entré corriendo por la puerta, allí estaba mi mujer de rodillas con la cabeza y los brazos enredados bajo la mesa de mimbre. El Perro había saltado sobre ella por detrás y la tenía inmovilizada bajo la mesa y empezó a jorobarla. Empecé a reírme un poco y mi mujer me dijo: «Ahora quítame este maldito perro de encima». Cuando me acerqué al perro, éste dejó entrever sus intenciones, me mordió bien en la mano y me gruñó. Intenté repetidamente agarrar al perro, pero fue en vano. Mientras miraba al perro, no podía creer lo grande que había crecido su polla, debía tener unos buenos 25 centímetros de largo y era realmente gruesa, sus pelotas colgaban como dos pelotas de tenis y yo estaba asombrado por el sitio en el que se encontraba. Mi mujer me preguntó qué estaba mirando y le dije que esperara, cogí un espejo y le reflejé la polla del perro ya que no podía mover la cabeza. Ella jadeó y dijo que se apresurara a quitarme este perro de encima. El perro seguía haciendo el movimiento de jorobar y sus patas habían empujado el camisón de mi esposa hacia arriba para que expusiera su culo y su coño, su polla estaba acercándose a su precioso agujero con su enorme miembro. Dije que iba a salir a coger un palo grande para apartar al perro sin perder mi brazo por sus dientes. Salí y me di cuenta de que la vista me había excitado y que yo también estaba empezando a empalmarse.

Justo cuando había encendido la linterna, mi mujer volvió a gritar y entré corriendo a ver qué pasaba. Me dijo que algo le rozaba los labios del coño y cuando miré hacia abajo su enorme polla se balanceaba de un lado a otro junto a los labios de su coño. Me dijo que cogiera rápidamente algo; estaba intentando alejar su coño de la polla del perro moviendo sus caderas. Salí corriendo, pero decidí en cambio ir a la parte delantera de la cabaña y mirar por la ventana frontal, que estaba cerca de donde estaba la acción. Al mirar dentro, tenía una buena vista de todo y lo mejor de todo es que mi mujer no podía verme. El perro estaba más cerca de meterle la polla y yo tenía una enorme carrilera sobre mí mismo sólo con mirar. Mi mujer intentaba mover las caderas para que el perro no lo consiguiera y el perro cada vez follaba más rápido. El perro la tenía bien agarrada y yo sabía que su polla llegaría mucho más profundo que yo si conseguía meterle la polla.

Mi mujer movió sus caderas hacia la izquierda y de repente el perro empujó y unos cinco centímetros de su polla entraron en su coño. No podía creerlo ya que mi mujer no podía zafarse del agarre del perro y ahora había encontrado su marca y seguramente le clavaría toda su circunferencia. Rápidamente corrí hacia adentro y fingí que no había visto nada; pude ver que la expresión de mi esposa había cambiado en su cara de desesperación a una de un poco de placer.

Le dije que no había encontrado un palo ni nada. Me dijo que el perro había entrado en ella pero no mucho y le pregunté si le había dolido, me dijo que como cuando hacemos el amor que una vez que la polla del perro entraba que realmente tenía un orgasmo y le dije que eso ayudaría a lubricar más al perro. Le dije que la polla del perro es enorme comparada con la mía y que llegará mucho más profundo y la estirará más que a mí. También necesitamos sacar al perro lo antes posible antes de que toda la polla esté dentro de ella ya que he oído que la polla del perro no sale si la parte de la bola grande de la polla está dentro de ella. Me preguntó qué significaba eso y le dije que esto mantiene a los perros encerrados cuando follan. Ella dijo que se diera prisa ya que la acción de empuje del perro la estaba acercando a otro orgasmo y no quiere recordar haber tenido un montón de orgasmos en la polla de un perro.

Salí corriendo a mi lugar de nuevo y no podía creer que mi esposa realmente había arqueado su culo hacia arriba para permitir que más de la polla del perro para entrar en ella. Poco a poco el perro tenía cuatro, cinco, siete pulgadas en ella. Pude ver los jugos de su coño en la polla del perro y entonces el culo de mi mujer se estremeció mientras tenía otro orgasmo. En un último empujón el perro puso sus 10 pulgadas enteras en ella, ella se balanceaba hacia adelante y hacia atrás y yo me corrí en mi mano, pude ver el coño de mi esposa expandirse alrededor de esta enorme polla y los labios de su coño se estiraron más que nunca. Me metí dentro y mi mujer gemía y le dije voy a echar al perro, ella gimió que no, que se iba a correr otra vez, empezó a gemir más y a decir joder, joder, joder. Cuando me acerqué, las pelotas del perro empezaron a hincharse y entonces disparó su carga de espeso semen de perro profundamente en el coño de mi mujer. Mi esposa dijo oooh, puedo sentir su caliente venida corriendo dentro de mí, entonces ella se estremeció con otro orgasmo. El semen empezó a gotear por los lados entre la polla del perro y los labios estirados del coño de mi mujer. Mi mujer tuvo un último orgasmo y sudaba por todas partes.

Después de diez minutos la polla del perro se cayó, el coño de mi mujer era un agujero abierto lleno de semen. La ayudé lentamente a salir de su posición confinada y a ponerse de pie. Me miró y me dijo que nunca había estado tan llena de polla y que nunca había tenido tantos orgasmos. La ayudé a ducharse y luego a acostarse. Me dejó follarla pero estaba tan estirada por la polla del perro que no tenía ningún tipo de fricción, añadí mi semen al del perro y luego nos fuimos a dormir los dos. Por la mañana, el perro entró en nuestra habitación y yo me preguntaba cuál sería la reacción. Mi mujer se levantó, le dio una palmadita en la cabeza al perro y dijo: «¿Qué hacemos hoy?» y me hizo un guiño.