Saltar al contenido

«Zoófilica accidental… la exitosa empresaria que coge con el perro»

mujer tiene relaciones con el perro por dinero

Conoce a Jade, una mujer exitosa y dueña de una gran empresa de transporte. Ella es 1.7metere de altura, bien construido, bonito trasero firme apretado y pechos naturales perfectos con ojos verdes y el pelo rubio que fue hasta su espalda. Su piel era suave con un bonito bronceado. Esta es su historia de convertirse en zoofílica. Su primera experiencia fue cuando tenía dieciocho años y vivía en la granja con sus padres.

Jade era una de las mejores estudiantes de su clase y todos los chicos querían meterse en sus pantalones, (quiero decir que quién no lo haría, ella estaba caliente incluso entonces para una joven de 18 años), pero ella nunca se molestaba con ellos y se concentraba sólo en su trabajo escolar. Sin embargo, se mantenía limpia y limpia, asegurándose de que no había pelo en su cuerpo, especialmente en su coño virgen. De todos modos, las vacaciones de verano llegaron y ella acababa de graduarse como la mejor estudiante de su clase y estaba deseando pasar su último verano en la granja antes de irse a la universidad en la ciudad. Se levantaba temprano con sus padres y ayudaba a su mamá en la cocina, ya había terminado, Jade solía ir a la parte trasera de la granja donde nadie iba, y se bronceaba desnuda al sol.

Un sábado por la mañana, después de ayudar a su madre con los platos del desayuno. Jade se dirigió a su lugar favorito, se desnudó y se tumbó en la esterilla que había llevado con el pelo, conectó su hombre disco y se puso las gafas de sol y empezó a broncearse. Mientras estaba tumbada bajo el caluroso sol, Jade se adormeció un rato y pronto su perro Rex la encontró tumbada desnuda en la parte trasera de la finca. Rex era un gran danés enorme con una polla de buen tamaño. Rex se acercó a Jade y empezó a lamerle la cara y los pechos, cuando ella se despertó sonriendo diciendo: «Hola, Rex. ¿Cómo me has encontrado chico? No te pongas al sol, ¿vale?’ y volvió a cerrar los ojos. Entonces sintió una extraña sensación de calor en su barriga y un cosquilleo en su coño. Cuando se despertó, descubrió que Rex estaba lamiendo su coño virgen y no podía creer que se estuviera mojando. Jade le gritó a Rex y lo apartó mientras se levantaba, se vestía y se dirigía a la casa para almorzar.

Después del almuerzo, se dirigió a su dormitorio, empezó a pensar en lo que Rex le había hecho antes, y pronto descubrió que la sensación de cosquilleo había vuelto a su coño y estaba mojada de nuevo. Por lo tanto, sin perder más tiempo en la casa salió a buscar a Rex y lo llevó a su sitio. Jugó un poco con él, luego se desnudó y se puso desnuda delante de Rex para ver su reacción. Rex inmediatamente comenzó a lamer su coño serpenteando su lengua entre los labios de su coño virgen haciendo que todo se mojara y gimiera, ‘Mmmmm oh eso es taaaan bueno mmmmm,’ mientras sentía que tenía su primer orgasmo. Jade entonces se tumbó en la hierba y vio como Rex continuaba lamiendo todos los jugos de su coño mientras la hacía correrse de nuevo. Después de correrse como tres veces ella empujó a Rex lejos se vistió y entró en la casa como se estaba haciendo tarde y era casi la hora de la cena. En la mesa, mientras comía, su padre habló: «Jade, cariño. Tu madre y yo nos vamos a la ciudad mañana. ¿Cuánto tiempo vais a estar fuera?» «Bueno, sólo nos vamos tres días, Jade», respondió su madre. Si os parece bien, prefiero quedarme en la granja porque es mi último verano aquí y luego me iré a la universidad», dijo Jade a sus padres. Si tu madre no tiene nada que objetar, por mí está bien», respondió su padre. Por favor, mamá, por favor. Puedo quedarme sola en la granja hasta que volváis, sólo son tres días’. Oh, está bien, puedes quedarte sola en la granja. Volveremos el martes y nos iremos temprano por la mañana’, respondió su madre.

A la mañana siguiente, después de desayunar, Jade ayudó a sus padres a preparar el coche y los vio partir por el camino de tierra hasta la carretera. En cuanto se fueron, gritó: «Rex, ven aquí, chico. Ven aquí, chico», y vio que Rex no respondía a su llamada y le oyó chillar cerca del granero. Pensando que podría estar herido, corrió rápidamente sólo para descubrir que Rex estaba ocupado follando con su perra. Jade se quedó mirando como montaba a su perra y empezaba a follar con su polla dentro de ella, estaba asombrada mientras caminaba alrededor de los dos perros observando de cerca y vio como el nudo de Rex desaparecía dentro de la hembra y se giraba para que estuvieran culo con culo. Mientras observaba a los dos perros, Jade pudo sentir como su coño se mojaba; empezó a pensar que era ella la que se estaba follando Rex. De todos modos, cuando Rex terminó, vio su polla púrpura de 16 pulgadas deslizándose de nuevo en su funda y se mojó, así que se levantó la falda y movió su panty a un lado exponiendo su coño mojado a Rex mientras él empezaba a lamerlo, Jade entonces le llamó para que la siguiera y se dirigió a su habitación.

Una vez en su habitación, se quitó la ropa y se tumbó en el borde de la cama con las piernas abiertas dando a Rex pleno acceso a su húmedo coño. Ooooh mmmm unnn mmm yesss, Rex tu lengua se siente tan bien. Mmmmm aaaahhh yessss», gimió cuando llegó al orgasmo y se corrió en su boca mientras él seguía chupándole los jugos. Cerró los ojos, se frotó las manos sobre los pechos y se apretó los pezones sin darse cuenta de que Rex había dejado de lamerle el coño, pero en su lugar levantó las patas delanteras sobre la cama a cada lado de su cuerpo cachondo y empezó a encorvar el trasero hacia delante. Jade abrió los ojos al sentir su aliento caliente en su cara y pudo ver su polla extendiéndose, golpeando su coño. ‘Uh, no Rex, Rex abajo chico. No, perrito malo», le gritó y trató de empujarlo. Sin embargo, Rex sólo dejó escapar un fuerte gruñido y se encorvó hacia delante una vez más metiendo su polla de perro en el coño de Jade hundiendo su miembro de 16 pulgadas en lo más profundo de su nueva perra. ‘Aaaaarrrgh’, gritó Jade mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas por el dolor de la polla de Rex estando tan dentro de ella ya que podía sentir como rompía su himen y entraba en su cuello uterino. Se sintió asqueada por el hecho de que su perro le quitara la virginidad, pero al mismo tiempo en el fondo de su mente su cuerpo estaba disfrutando de ser llenado por una polla tan enorme.

Empezó a llorar mientras Rex bombeaba su polla dentro de ella y no podía entender las sensaciones que estaban invadiendo su cuerpo mientras una sensación de cosquilleo recorría todo su cuerpo haciéndola relajarse y ponerse cachonda. Jade pronto dejó de llorar y aceptó la alegría de ser follada por Rex mientras seguía frotándose y gimiendo: «Oooh, buen chico, fóllame más profundamente mmmmm unnnn yessss Rex». A estas alturas ya no podía contar los orgasmos que tenía y entonces sintió que Rex dejaba de bombear mientras rociaba su caliente semen de perrito dentro de ella, llenando su vientre por completo, cubriendo cada centímetro de su bien follado coño con su semen. Rex sacó su polla y le dio un último lametón a su coño antes de limpiarse y sentarse en una esquina de la habitación. Jade se quedó tumbada en la cama sintiéndose caliente y sexy mientras el semen rezumaba de su coño, luego se metió en la ducha para limpiar todo el semen. Cuando salió, se paseó por la casa desnuda ya que estaba sola y bajó las escaleras hasta el salón y Rex estuvo detrás de ella todo el tiempo oliendo y lamiendo su culo poniéndola cachonda.

Una vez en el salón, se puso a cuatro patas y esperó a que Rex le lamiera su bonito culo y su coño y entonces sintió sus patas delanteras sobre su espalda. Ella luchó para sostener su peso, pero cuando miró entre sus piernas, vio su polla desaparecer en su coño, ‘Aaaaah yesss mmmm soy tu nueva perra, fóllame Rex, mmmm’, gimió mientras ella también se joroba en su polla. Entonces sintió que algo enorme golpeaba la entrada de su coño y cada vez que se acercaba, los labios de su coño se estiraban un poco. Entonces, con una poderosa inclinación hacia delante, Rex deslizó su nudo dentro de Jade, «Aaaarrrrgh, Fuck yesss ooohhhh», gritó ella mientras su coño se estiraba y tragaba su nudo y ahora podía sentir que Rex estaba más profundo que antes y sintió su polla entrar mientras se enfrentaban culo con culo. Pronto se dio cuenta de que ahora estaba atada a él como había visto con el otro perro en el granero. Ella se corrió lentamente contra su polla llevándola a muchos orgasmos hasta que sintió que Rex disparaba su carga en ella llenándola de su semen perruno y la hizo correrse una vez más, cuando él se retiró de ella hubo un sonido de estallido y ella podía sentir el semen rezumando mientras Rex le daba una última lamida y se limpiaba.

Jade se puso rápidamente de espaldas y cogió un poco de semen en su mano y se lo llevó a la cara, lo olió y lo probó, era un poco amargo pero pronto se encontró lamiendo su mano. Luego observó a Rex mientras le lamía la polla y se acercó a él, inclinándose lentamente hacia su polla y pasando la lengua por la punta. Rex inmediatamente dejó salir más de su polla de su funda y antes de que él supiera nada Jade había envuelto sus suaves y deliciosos labios alrededor de su polla y comenzó a chuparlo hasta que se corrió en su boca mientras ella se tragaba todo su semen chupando su polla limpia.

A partir de ese momento, Jade siempre se follaba a Rex cuando estaban solos, ya que ahora era una zoófila enganchada al sexo con perros.

Ahora, 12 años más tarde, es dueña de su negocio de transporte y está más guapa que nunca, incluso tiene su propia mansión con seis enormes machos gran daneses a los que se folla todos los días.

  • El final –