Saltar al contenido

Mi compañera casada. Porque siempre te tuve ganas maldita…

Si bien, está historia fue hace rato, es uno de mis mejores polvos, agradezco a la vida porque ha sido bastante generosa con su servidor, llámenme oportunista si quieren, pero en el atrevimiento y lo prohibido, estan los mejores orgasmos.

Mi, compañera M, de estudios superiores (si, soy profe) tiene un cuerpo verdaderamente hermoso, cuando hay confianza, se habla de todo, incluso sexo, tengo que decir que me exitaba mucho hablar con ella, su vos es súper suave eso más me calentaba. Cómo hablábamos de lo que hacía con el marido, lo que le gustaba, lo que le gustaría hacer, yo tenía ventaja antes otros que también andaban al acecho. En una conversación me cuenta que soñó conmigo, que se levantó caliente, despertó al marido C cojieron y que mientras pensaba que era yo.

Imagínense, como me puse, le propuse que no hacía falta imaginar, que podíamos cojer, obviamente se ríe y me dijo ni loca, vos tenés tu mujer y yo a C, cojetela y pensar que soy yo. A lo que le digo, que ya lo hacía hace rato, se largo a reír más todavía, me dice -No.- moviendo el dedo, mientras yo le miraba, su boca hermosa, pintada con un rojo furioso.

Después de esto, un año después muchas visitas, trabajos de estudios, un día caigo a la casa, hacemos nuestro trabajo, me dice -Me voy a bañar, así ganamos tiempo, y ya vamos de acá directo.-. -Te voy a espiar!- (un poco en broma y muy en serio) -Dale no seas pajero-, -Dale boluda, mira si te voy a espiar, como si no me conocieras-.

Obviamente (y me da un poco de vergüenza), la espíe, gente, créanme, que al ver sus pechos, bien formados, con los pezones, bien rosaditos (si algún día ven la película 23 gramos, igual a las tetas de la rubia). Una cola perfecta, una conchita con unos pelitos, bellos, (pero no podía ver al detalle, por el momento).

Nervioso y con la pija como un mármol, se me ocurrió decirle si podía pasar porque me estaba meando. -Ay, justo ahora?, Espera bueno ya salgo- (ma cagó)

Salió con una toalla en la cabeza y otra en el cuerpo, entre al baño, obviamente no tenía ganas de mear, y si la tuviera no podría de tan dura que tenía la pija,

Salí del baño, entre directamente a la habitación, ya tenía puesta la tanga animal pring (o como mierda se diga), pero en tetas, quiso agarrar la toalla para taparse pero le dije -No te tapas ya te ví-

No sé tapo, me fui acercando, me dice -No, puede venir alguien!–Quien va a venir?- -Mi marido, mi cuñada, mi suegra, no se alguien-

Para cuándo termino su oración ya estaba al lado, muy cuidadosamente le empecé a tocar la concha por encima de la tanga, la empecé a besar (nunca la había besado), ya estaba regalada, le corrí la tanga, se puse de una en esa conchita rosadita, calentita, la empecé a cojer, y me dice -Acaba afuera porque C, se puede dar cuenta-, la cama tenía una barra de acero inoxidable, que ella me contó que el marido, la ponía ahí para que se agarre, para hacerle la cola, teniendo esta información la di vuelta la puse en 4, y al ver ese culo blanco hermoso, con la boquita de la cola bien marroncito, que le daba un contraste divino, no me contuve y se lo re chupé, quedó enloquecida.

Despacito la fui llevando a la barra, le agarré una mano, se la puse ahí y después la otra, ya era de manual lo que iba a suceder, la saqué de la concha, se la apoyé y me dice -Espera -, saco de la mesa de luz lubricante, se lo paso, y me puso en la pija como toda una profesional.

Se la fui poniendo despacio, se quejaba un poco, así que con una mano, le empecé a masajear el clítoris (sabe el pibe), de a poco empezó a retorcerse hasta que le entró toda en ese orto divino (de lo mejor que comí en mi vida), la recontra cojí, cuando estaba bien caliente, me apura, me dice -Dale acabemos juntos!!! Ayyyyyy-, así fue, que empezó a salir la leche, mientras se retorcía, la agarre del pelo la besé y se la puse bien adentro mientras seguía saliendo la leche, le pregunto-¿Sentís como te entra la lechita?- ayyyy, siiiiii!!!-, -¿te gusta?, Me encanta 😍😍😍😍😍😍😍,

Acabamos juntos 😃😃😃, más allá de la confianza y el chichoneo, siempre hubo algo de amor, pero ella tenía marido en ese momento (porque después se separó, y ahora está con otro), y yo con mi pareja.

En una charla, después de lo que pasó, me confesó que 1°, no tenía pensado cojer ese día conmigo, pero todo se fue dando, y que le gustó cómo lleve a la situación.

2°, que bajo ninguna circunstancia le fue infiel al esposo hasta ese día.

3° que si no tenía pensado cojerme, mucho menos, que le haga la cola y se la llene de leche, pero que no pudo negarse, porque nunca le habían chupado la cola 🤦🤦🤦🤦🤦, algo que no lo podía creer, pero me terminó convenciendo.

Un hermoso regalo de la vida.

A ustedes les pasó?

Les gustaría que le pase a tu pareja?