Saltar al contenido

Mujer madura es obligada a prostituirse. Parte 2

mujer se prostituye relatos

«Vaya, mira a esa mujer», dijo Nathan.

«Creo que se ha equivocado de fiesta, tío».

Jarrod miró hacia donde Nathan estaba señalando, y vio a la perra blanca tonta del día anterior.

«Oh, tío, ¿qué coño está haciendo? ¿Es ingenua, estúpida o simplemente desesperada?»

La cuna era un piso completo del almacén que había sido dividido a la mitad de su tamaño.

Jill cruzó la habitación hasta donde estaba sentado el grupo de 5 chicos. En su camino a través de la habitación se dio cuenta de varios grupos diferentes repartidos alrededor, y se sorprendió al ver a algunos involucrados en la actividad sexual. Mantuvo su sorpresa bajo control y se dirigió con sensualidad al grupo de Jarrod.

«Joder mamá, ¿qué haces aquí? No esperaba que aparecieras» dijo Jarrod al oído de Jill.

«No tengo elección, no hay opción, haré cualquier cosa para salvar mi casa y mi hogar» susurró Jill.

Jarrod miró los ojos de Jill y vio pura desesperación, infelicidad y vergüenza. Recordó el día de ayer, la forma en que la utilizó, la forma en que abusó de ella y la forma en que había llorado. Se sintió un completo cabrón. Pero también sintió una compasión que normalmente no se asocia con su tipo.

«Vale mamá, ¿por qué no vas allí y te tomas una copa?»

Cuando Jill se alejó, Jarrod empezó a recibir quejas de los hermanos sobre qué demonios estaba haciendo allí.

«Ha venido a ganarse algo de pasta, tío, es una puta».

«¡Perdón! ¿Crees que vamos a pagarle cuando hay tantos coños jóvenes y finos aquí que se nos tiran encima?»

Jarrod vio la única oportunidad que tenía Jill.

«Sí, claro, hermano, sólo piensa que puedes pagar para tirarte a uno de esos clones o tener algo diferente. Los colgados de aquí tienen todos el mismo aspecto, se visten igual, hablan igual, tienen el mismo cuerpo tatuado, el mismo coño afeitado, follan igual, son como una caricatura de estrella del porno, y además te los puedes follar cuando te dé la gana».

Continuó.

«Es como un concierto ‘que aparece sólo por una noche’ y tienes la oportunidad única de tener a un ama de casa blanca de clase media de los suburbios como te dé la gana».

«Pero es vieja, por el amor de Dios» dijo Jayden sentado a la izquierda de Jarrod.

«Ese es el puto punto hermano. Mira, todavía es bastante atractiva y ¿cuántas tías de 57 años con clase te vas a follar, tío?»

«Tu oportunidad es aquí y ahora».

Jill volvió de la zona de copas y se sentó, estaba temblando de nervios y miedo por lo que iba a pasar.

Tyler la observaba y evaluaba.

«Joder tío, Jarrod tiene razón, no voy a volver a tener un coño así, hagámoslo».

El resto observó como Tyler se sentaba junto a Jill y le ponía la mano en la rodilla.

«Bueno, si la dama ha venido a por acción, supongo que será mejor que la complazca» dijo.

Con eso Tyler giró la cara de Jill hacia él. Jill sintió el tirón en la parte posterior de su cabeza y permitió que él la acercara. Él besó a Jill, que se congeló como un conejo en los faros.

«Oh, la fuerza de voluntad no me abandone ahora», pensó y se obligó a intentar relajarse.

Tyler le cogió el pecho a través del vestido y le dijo

«Quítese el vestido señora y veamos si vale la pena pagar por el cuerpo».

Jill se puso de pie, temblando de nervios pero resuelta a tratar de no mostrarlo. Se quitó los tirantes del vestido de los hombros y perdió los últimos vestigios de autoestima al dejar que el vestido cayera al suelo.

Jill se puso de pie para que todos la vieran, vestida con toda la clase posible. Los cinco chicos se miraron y murmuraron entre ellos.

«Bueno, miren eso chicos» dijo Caleb.

«Nunca he visto a una perra vestida con ese tipo de ropa, ¿es esto todo lo que lleváis las perras elegantes para follar?»

Tyler tiró de Jill para que se sentara con él. La besó de nuevo y deslizó su mano por su camisola y pasó su mano por su pezón. Entonces empezó a levantar la parte superior de sus pechos hacia su cabeza para quitársela, para el obvio deleite y estímulo de sus hermanos.

A partir de ese momento, a Jill le quedaron claras dos cosas. La primera era que todo lo que se esperaba que hiciera, lo haría a la vista de todos, y que lo iba a hacer con varios compañeros, no sólo con uno. Había asumido ingenuamente que un solo chico la llevaría a una habitación en algún lugar, donde ella le dejaría tenerla. La realidad empezaba a ser evidente.

Jill estaba sentada en el sofá con los pechos al aire. Tyler la hizo levantarse. Enganchó sus dedos en sus bragas francesas y las bajó. No había ninguna delicadeza en la forma en que estaba abordando esto; era un miembro de la banda que sólo quería a la perra desnuda y su polla en la boca. Jill estaba con las piernas ligeramente separadas como un trozo de carne en exhibición, con los pezones duros al aire. Todos los chicos miraban con desprecio su montículo púbico con escaso vello.

«Chúpeme la polla, señora», ordenó Tyler.

«Espera», dijo Jill.

«He traído algunos condones, déjame ponerte uno».

«Eh, joder, señora, si cree que le vamos a pagar un buen dinero por follar con una goma, se ha equivocado».

Jill se dio cuenta de que sus posibilidades de conseguir lo que necesitaba, dependían de permitir a esta pandilla ir a pelo.

«Bien, esto es todo, Jill», pensó para sí misma.

.

«Una gran actuación y podrías arreglar todas las cosas».

Se arrodilló frente a Tyler y le sacó la polla de los pantalones. Era similar a la de Jarrod en tamaño, pero estaba circuncidado. Se llevó la cabeza a la boca y pasó la lengua por la cabeza. Todos en este pequeño grupo se acomodaron para ver la acción, excepto Jarrod, de alguna manera él no podía mirar. Se sentía de algún modo responsable de haber metido a esta mujer, que tenía la edad suficiente para ser su madre o casi su abuela, en una situación a la que realmente no pertenecía.

Jill trabajó sus labios hacia el pene en su boca tomando más y más de esta gran longitud hacia su garganta. Masturbó suavemente la polla mientras chupaba su cabeza bulbosa y morada.

«Eh, señora, creo que ya ha hecho esto antes», se burló Tyler.

Sin que Jill lo supiera, su público se había callado y había dejado de insultarla. Miraban atentamente cómo Jill le chupaba la polla de la única manera que sabía. Se la chupaba de forma sensual y cariñosa.

Esto no era habitual en la pandilla. Los chicos sólo estaban acostumbrados a las jóvenes fulanas baratas que actuaban y hablaban como estrellas del porno, con el habitual «Oh sí, tu polla sabe tan bien nena». «Déjame chupar esa gran polla nena», tipo de diálogo de mierda.

En su inexperiencia Jill no sabía nada diferente, simplemente realizaba sexo oral a un tipo como si fuera su amante. Mientras felaba sensualmente a Tyler, de vez en cuando dejaba salir un sutil mmmmm de su garganta como si esto significara tanto para ella.

Después de varios minutos de esto, Tyler sintió el primer cosquilleo revelador de su semen comenzando a moverse en sus bolas.

«Me voy a correr perra, no te atrevas a parar» dijo.

Tyler esperaba que ella acelerara el ritmo para que él se corriera, como habría hecho la típica zorra contratada que utilizaban. Pero Jill mantuvo una técnica constante. Tyler sintió que tardó un poco más en disparar su semen, pero ese ritmo lento y el tiempo extra que Jill se tomó, prolongaron su orgasmo y el éxtasis duró más que cualquier otro que hubiera experimentado antes.

Se corrió en su boca jadeando y retorciéndose como nunca antes.

Jill, que odiaba cada momento de la asquerosa tarea de tragar el semen de este chico, actuó como si fuera el cielo para ella. Ordeñó su pene en la boca hasta que desapareció cada gota.

Sintió que el semen caliente, salado y potente se deslizaba hacia su estómago.

Jill estaba mortificada porque no sólo se había visto reducida al acto que acababa de realizar, sino que se había visto obligada a hacerlo delante de un grupo de otros chicos.

Nathan se había sentado a ver el espectáculo que habían montado Tyler y Jill.

«Por mucho que me guste llenar esa boca suya, señora, el objetivo es follar con usted, así que recuéstese, señora, y tómelo», dijo. La empujó hacia atrás en el sofá. Las piernas de Jill se separaron y Nathan miró a su objetivo, sus labios exteriores estaban abiertos.

«Por favor, no me hagas daño» susurró Jill con voz asustada.

El ambiente cambió al instante y se volvió eléctrico.

Jill había sido sincera al pedirle que no la lastimara ya que temía que fuera brutal, sin embargo había jugado sin querer su as, se había distanciado de las otras putas.

La forma en que sonó cambió la situación. De ser simplemente esos cuatro miembros de la banda que utilizaban a una puta dispuesta, a una en la que Jill se convertía (lo que realmente era en cierto modo) en una tímida, reacia e inexperta ama de casa blanca de los suburbios que estaba siendo utilizada.

Era inocente y estaba ahí para ser utilizada.

Esta era una situación en la que la banda nunca se había encontrado antes, era nueva, era novedosa y era jodidamente excitante.

Nathan sintió que su polla, ya dura, se agitaba de repente con una oleada extra de adrenalina. Colocó su polla dura como una roca en la entrada de ella, su gran cabeza bulbosa separando sus pequeños pliegues rosados.

Jill se tensó ligeramente, sabía que el pene de un completo desconocido estaba a punto de entrar en ella por segunda vez en dos días. El miembro de la banda introdujo su longitud en ella unos pocos centímetros preparando su vagina para la embestida y mojando un poco su polla. La sacó y la volvió a introducir casi por completo, la tercera vez que la penetró fue hasta la empuñadura. Su vello púbico se mezclaba con el de ella.

Nathan estaba excitado por la lujuria. La situación le había tocado la fibra sensible y le excitaba enormemente. No le hizo caso a Jill, se lanzó a por ella. Le agarró los pechos con fuerza, se inclinó hacia delante y le chupó los pezones frenéticamente. Nathan nunca se había sentido tan excitado. Empujó su carne dentro de ella repetidamente mientras babeaba, besaba y manoseaba sus tetas.

«Oh, tío, esto es genial», pensó, golpeando su coño mientras le hacía un chupetón tras otro a las tetas de la perra. Sonrió para sus adentros; estaba marcando a la perra como suya, al menos por unos días.

Nathan dejó las tetas en paz y se inclinó hacia atrás, mirando hacia abajo, los labios del coño ligeramente peludos envolviendo su polla. Observó cómo la cabeza púrpura aparecía y desaparecía dentro de ella.

Nathan se imaginó un escenario de fantasía en su cabeza. Estaba violando a esta mujer. La habían sacado de la calle y ahora la estaba violando.

La penetró con fuerza.

Nathan seguía sin apartar los ojos de su coño y de su polla y de la humedad brillante que manchaba su polla y los labios de ella.

Entonces sintió el familiar cosquilleo del movimiento en sus pelotas. Aceleró el ritmo y «folló bien a la perra» hasta que sintió que se corría. Cuando el semen brotó de él, se enterró en ella hasta la empuñadura y se vació.

Jill sintió que se salía de ella, su polla viscosa se deslizó fuera de ella seguida de un río de semen.

«Esto es asqueroso», pensó para sí misma.

«Aguanta, chica, valdrá la pena», se dijo a sí misma.

Todo el mundo se sentó durante unos minutos mientras Jill se recomponía, y entonces Caleb se levantó y se acercó a Jill.

«Lo está haciendo bien, señora», le dijo.

«Pero hasta ahora sólo te estás metiendo con los chicos», sonrió. Se puso delante de Jill y se bajó el chándal.

Su pene era enorme.

«Jesús»

pensó Jill para sí misma. Hasta ahora no había considerado el tamaño del pene que estaba tomando. No tenía ni idea de las dimensiones, sólo sabía que su marido tenía una polla bastante adecuada y nunca la habían medido en sus juegos preliminares ni nada parecido. Si hubiera sabido los tamaños habría sabido que su marido tenía unos 7″. Hasta ese momento, tanto Tyler como Nathan habían sido más grandes (ambos tenían pollas de 8 1/2). Sin embargo, cuando Caleb estaba delante de ella, se dio cuenta de que se trataba de un pene muy grande (9 1/2 para ser exactos).

Si Jill se había sentido degradada hasta ese momento, las cosas estaban a punto de empeorar.

«No voy a follar ese coño mientras esté lleno del semen de los hermanos, señorita».

«¿Por qué no te levantas y sacamos algo de esa mierda de ahí?»

Jill no podía creerlo, no sólo se había visto obligada a hacer todo esto en público, sino que ahora tenía que ponerse de pie a la vista de todo el mundo (nadie más en ninguno de los pequeños grupos de personas en la sala estaba haciendo caso, tenían sus propias cosas, pero Jill no lo sabía).

Estaba desnuda excepto por las medias, los tirantes y los zapatos.

«Abre las piernas nena y saca esa mierda de ahí» dijo Caleb.

Jill se puso de pie, con los pies separados.

«Sí, mira cómo sale esa mierda de ese coño, chicos», se rió Caleb. Aunque el semen de Nathan había salido en su mayor parte cuando se sacó la polla, todavía había suficiente para salir en un largo hilo que casi le llegaba a las rodillas antes de romperse.

Se sintió sucia, barata y degradada.

«Ok señora vamos a tenerte de rodillas, eso es ahora inclínate hacia adelante cara al suelo, abre las piernas y muéstrame el coño».

Jill obedeció, normalmente disfrutaba del «perrito» con su marido pero aquí se sentía tan humillada y tan expuesta en esta posición servil. Caleb se colocó detrás de ella.

Jill sintió que el enorme casco tocaba sus labios interiores. Al presionar hacia delante y dentro de ella, sintió que sus labios y pliegues internos se abrían para dar cabida al pene más grande que jamás había tenido (o tendría) dentro de ella. La combinación de sus jugos y el semen dentro de ella, permitió a Caleb deslizarse sin esfuerzo dentro de ella, aunque sintió que sus labios y los pliegues internos de su vagina abrazaban su pene con fuerza.

Caleb trabajó su gran polla dentro y fuera de la perra. Observó (y Jill sintió) cómo los labios de su coño se agarraban a su verga, siendo sacados y estirados a lo largo de su verga cuando él se retiraba y viéndolos empujados hacia adentro cuando él entraba en ella. Su clítoris fue arrastrado ligeramente hacia abajo en la carrera de entrada.

A lo largo de la prueba, Jill había mantenido la calma y el control de su cuerpo; sin embargo, un coño no puede soportar más que la fricción y la acción antes de que los acontecimientos naturales tomen el control. Jill no quería darles a estos chicos la satisfacción de correrse para ellos, pero también recordó por qué estaba aquí y el hecho de que necesitaba que la apreciaran. Alan y todos los problemas que había causado pasaron momentáneamente por su mente.

Jill pensó que al diablo con eso. Se relajó y dejó que el placer llegara.

Sintió los primeros movimientos cuando Caleb la penetró, con su implacable carne dura llegando a lo más profundo de su cuerpo. Sintió que Caleb tocaba el cuello del útero. Nunca antes había experimentado la sensación de un pene grande y el placer que le producía.

El gran pene la llevó al clímax.

El orgasmo de Jill fue inmenso, las pulsaciones en su vagina mientras llegaba al clímax eran como descargas eléctricas. No se corrió como la pandilla esperaba, como los aspirantes con su actuación y sus diálogos cursis. Simplemente se corrió de una manera bastante reservada. Dejó escapar pequeños jadeos, pequeños gemidos silenciosos y gemidos de placer.

«Oh, Dios mío, sí».

«Oh, sí».

«Sí»

Casi susurró.

Su orgasmo fluyendo sobre ella, su vagina convulsionando.

Caleb se encontró realmente excitado por este pequeño y reservado «acto» de ama de casa y golpeó dentro de ella. Se corrió en ella con un orgasmo que lo sacudió a él también. Un torrente de esperma caliente, blanco y potente brotó de él. Un chorro tras otro. Sintió que nunca se había corrido tanto.

Cuando terminó, Caleb se apartó de ella, con el coño y los labios abiertos.

«Whooo hooo» gritó dándole una palmada en el culo.

«Gracias señora, hemos terminado» y se levantó buscando una cerveza.

Jill se dio cuenta de que no significaba absolutamente nada para él.

Después de que el confiado Caleb se la follara a fondo, el último chico de la banda, Jayden, parecía casi tímido e inseguro. Jayden era un joven inexperto (o se habría asegurado de no tener que seguir a Caleb) Acababa de unirse a la pandilla y había hablado de sí mismo en cuanto a las mujeres. En realidad, sólo había tenido una mujer antes.

Actuar públicamente en un club de la banda le daba bastante miedo.

Nuevamente se le dijo a Jill que se pusiera derecha, pero que permaneciera de rodillas y abriera las piernas. Jayden quería que la mierda de Caleb saliera de allí antes de follarla. Jill sintió el semen de Caleb brotar de ella y de hecho lo escuchó «plop» en el suelo.

«Esto es asqueroso» pensó Jill, luego se le ordenó de nuevo hacia adelante. El lado de su cara se apoyó en el suelo, sus pechos se balancearon hacia delante y los tiernos pezones magullados rozaron la alfombra.

Jill sintió que él se posicionaba detrás de ella listo para penetrarla.

Jayden miró su coño Después de la enorme cosa que había tenido dentro de ella, junto con la enorme cantidad de semen acumulado dentro de su vagina se sintió vacilante. Miró el ano fruncido de Jill y consideró follarla allí.

Decidió que eso vendría más tarde con alguna otra puta barata, ahora mismo necesitaba otra muesca en su cinturón de coños, sólo habiendo tenido uno antes, necesitaba aumentar su puntuación. Aunque ese culo virgen (o eso supuso) era tentador.

Jayden era un joven inexperto, no quería que su destreza al follar con esta puta fuera juzgada por la pandilla, solo quería follarla y correrse.

La penetró con facilidad. Se la folló rápida y furiosamente, viéndose a sí mismo entrar y volver a entrar en su coño en un abrir y cerrar de ojos.

Para Jill el tormento parecía durar sólo un par de minutos antes de sentir otra carga de semen joven, caliente y potente, inundando sus entrañas.

Ya habían terminado.

Todos se sentaron durante unos minutos para recuperarse. Jill empezó a sentirse incómoda al estar sentada desnuda con estos chicos, ahora que el sexo había terminado, y el semen que salía de ella se había enfriado en sus piernas y se sentía pegajoso.

Se levantó para recoger sus cosas, su vestido, camisola y bragas francesas estaban sobre el respaldo del sofá. Se dirigió al suelo sujetando la ropa interior a sus pechos. Sintió que todas las miradas estaban puestas en ella, aunque en realidad nadie le prestaba mucha atención. Jill entró en el baño, que no era más que un cubículo en una esquina sin puerta. Orinó y sintió que un torrente de semen salía de ella y caía en la taza.

Pensó que nunca nadie podría sentirse tan sucia y avergonzada como ella entonces. Se miró en un espejo sucio y mugriento. Tenía el pelo revuelto, el maquillaje manchado alrededor de la boca y, lo que era peor, los pechos magullados y cubiertos de numerosos chupones. Por no hablar de que su vagina y su vello púbico estaban llenos de semen.

Parecía la puta que era.

Cuando Jill se giró para volver con los chicos, vio a Jarrod hablándoles, con gestos y lo que parecía una súplica. Intentaba que la banda le pagara. Pedía mucho más de lo que pagarían a una puta habitual, ensalzando las virtudes de la inusual perra que habían disfrutado.

Jill llegó a la mesa y Jarrod señaló con la cabeza un fajo de billetes sobre la mesa.

«Ya está, ahora deja a mamá y no vuelvas a meterte en esto», se mofó.

Jill recogió el dinero. Había 500 libras que le servirían de mucho para lo que tanto necesitaba, así que ¿por qué coger el dinero le parecía peor que cualquier otra cosa que hubiera hecho hoy?

«Puta» fue la simple respuesta de una palabra que se dijo a sí misma.

Se volvió hacia la pandilla cuando estaba a punto de marcharse, y se dio cuenta de que ni una sola persona estaba remotamente interesada en ella. No era estúpida, no esperaba que le dijeran cosas como adiós, buena suerte y cuídese señora.

Sin embargo, pensó que incluso faltarle al respeto y hablarle mal de ella diciendo cosas como «Nos vemos perra y gracias por el coño» habría sido al menos mejor que esta total indiferencia hacia ella.

La habían tenido, la habían utilizado y ahora estaban jugando a las cartas de espaldas a ella, no significaba absolutamente nada para ellos.

Jarrod había estado observando el desarrollo de los acontecimientos. Había decidido no volver a utilizarla, los hermanos serían suficientes. Sin embargo, ver su degradación había tenido el efecto contrario. Aunque le había dicho que se fuera, la quería de nuevo.

Se encontró con Jill en medio del piso cuando estaba a punto de irse. La cogió de la mano y la llevó a un rincón de la habitación. Había una especie de caja cubierta por una vieja alfombra para hacer una especie de mesa.

A Jill la hicieron sentarse en el borde de la mesa y sintió que le levantaban el vestido. No se dijo nada, pero Jarrod siguió besándola ligeramente.

Jill sintió que le bajaban las bragas una vez más. Odiaba esto por razones que parecían tontas. Con todas las cosas físicas reales que le habían hecho y que podía odiar, el acto de que unos desconocidos le quitaran las bragas parecía ser lo peor. Era una cosa mental, ser despojada de sus bragas de esta manera.

Este acto era casi simbólico e indicativo de haber sido tomada por un hombre de alguna manera. Estaban empapados de semen.

Jarrod ya estaba empalmado, siguió besando a Jill con ternura mientras movía su polla hacia su entrada.

Jill abrió las piernas para otro hombre automáticamente.

Él se deslizó con facilidad.

No la tomó como ella esperaba, Jarrod la folló con un ritmo lento y constante. Apenas la penetró con la punta de su polla, y volvió a sacarla. Una y otra vez, Jill sintió que sus labios se abrían para él y que su pene entraba en ella unos dos centímetros antes de que él se retirara. De vez en cuando la sorprendía con un golpe completo entrando en ella hasta la empuñadura y luego reanudaba los pequeños golpes.

Antes, con Caleb, Jill se había entregado al puro placer del sexo. Esta vez se sometió, derrotada, y se limitó a aceptar a Jarrod como si fuera un amante. Jill lo rodeó con sus brazos y acurrucó su cara en el pliegue de su cuello.

Se corrió así.

Jarrod la folló de la misma manera durante lo que pareció una eternidad, el cuerpo de Jill respondiendo.

Sintió que el lento pero imparable clímax subía en su vagina y tuvo su orgasmo abrazando a Jarrod con fuerza por el cuello, sus labios besando su cuello en rápidos picotazos.

Él se corrió dentro de ella, inundando su coño una vez más.

Cuando la pareja se separó, Jarrod pensó que lo había hecho bien. Tenía toda la intención de mostrarle a Jill algo de consideración y sentimiento dado lo que acababa de soportar. En realidad, sólo había empeorado las cosas.

Jill se sintió cabizbaja, dejar que los hombres tuvieran sexo con ella por dinero podía justificarse y explicarse, pero Jill acababa de entregarse a este joven. Lo había acogido en su interior, lo había disfrutado y había participado en él.

Le había dado su intimidad y le había dado su autoestima.

Jill ni siquiera intentó limpiarse, simplemente se subió las bragas, se alejó y dejó fluir el semen.

Salió del edificio y caminó por la calle vacía, con sus tacones haciendo ruido en la acera. Jill miró para ver si había alguien en la calle.

«Mañana, sólo necesito otras 450 libras y entonces esta pesadilla podrá terminar» pensó, mientras las lágrimas empezaban a fluir.