Saltar al contenido

Violarme

Antes de que leas esta historia me gustaría recalcar que se trata de una fantasía. Esto no sucedió y no apruebo ni aliento el sexo no consentido.

Esta historia es para una amiga que estaba demasiado asustada para escribirla ella misma y espero que la disfrute. Si tú también lo disfrutas, por favor recuerda votar en consecuencia y tus comentarios, como siempre son apreciados.


Mi mayor fantasía es ser violada. Me da vergüenza decirlo porque no es algo que una mujer deba admitir.

Mi reticencia a decirlo en voz alta proviene de una conversación que tuve una vez con el novio de una amiga en un pub. Estábamos hablando de fantasías (ya sabes, sexo en público, Britney Spears con el uniforme del colegio) cuando de repente anunció que la fantasía de toda mujer era ser violada.

Pensé que era lo más misógino que había oído nunca, porque en aquel momento veía la violación como una mujer obligada a punta de cuchillo a tener sexo con un desconocido en un callejón oscuro. Entonces, ¿por qué cualquier mujer en su sano juicio querría soportar esa humillación? Ninguna mujer quiere ser herida y degradada de esa manera.

Pero sus palabras se quedaron conmigo y estaba decidida a demostrar que estaba equivocado en todas las relaciones que tuve después.

Todos los hombres con los que he estado saben que no soy una víctima. Tengo el control de todos los aspectos de mi vida y, desde luego, no dejo que nadie me dicte lo que debo hacer: todo se hace a mi manera, especialmente el sexo.

Eso era hasta el año pasado. Vivía con un hombre llamado Gabe con el que llevaba 18 meses saliendo. Una noche me llamó para decirme que iba a tomar una copa con los chicos, pero yo estaba muy cachonda, así que le dije que sólo se tomara una porque le esperaba desnuda en nuestra cama. Aceptó sabiendo que sólo teníamos sexo cuando yo lo decía y se sorprendió de que yo lo iniciara sin tener que molestarme durante horas.

Así que esperé y esperé.

Tres horas más tarde, Gabe llegó borracho, dando un portazo en la puerta principal y subiendo las escaleras a trompicones. Estaba furiosa. De ninguna manera íbamos a tener sexo después de que nos hiciera esperar tres horas, así que envolví las sábanas de la cama alrededor de mi cuerpo desnudo y fingí estar dormida.

Al final entró en nuestro dormitorio, apestando a cerveza, y se paseó por la habitación dando tumbos mientras se desnudaba. Se metió en la cama y dijo mi nombre, obviamente con la esperanza de que pudiéramos seguir teniendo sexo, pero yo seguí haciéndome la dormida.

«Sé que estás despierta, lo noto», balbuceó.

Cuando no respondí, dijo: «Como quieras…» y me agarró, dándome la vuelta bruscamente.

«¿Qué estás haciendo?» pregunté irritada mientras arrancaba la sábana y se colocaba encima de mí, penetrándome de un solo y brutal empujón.

«¡Suéltame, cabrón!» grité tratando de apartarlo, pero fue inútil, ya que el peso de su cuerpo me inmovilizó fácilmente en la cama.

«No puedes venir a casa y follarme porque estás cachondo. No soy un juguete». protesté, golpeándole y arañándole, decidida a recuperar el control de la situación mientras él seguía metiendo y sacando su dura polla.

Pero no me hizo caso y, en cambio, me agarró las muñecas y las sujetó a la cama, reteniéndome mientras me follaba con más fuerza y profundidad de lo que había hecho nunca.

No podía respirar mientras su pesado pecho me presionaba contra el mío aplastando mis pechos contra mi caja torácica, los músculos de mis brazos se tensaban mientras él me sujetaba las muñecas firmemente por encima de la cabeza. Gruñía cada vez que me penetraba, y sus pelotas golpeaban mi firme trasero mientras yo me retorcía bajo él.

Me dolía el coño al sentir cómo se estiraba para dar cabida a su polla y le rogué que se detuviera, pero me besó con fuerza, introduciendo su gruesa lengua en mi boca y acallando mis protestas.

Podía saborear la cerveza y los cigarrillos mientras su barba de caballo atravesaba la suave piel de mi cara. Así que me rendí, comprendiendo que no podía hacer nada, y me quedé tumbada mientras me follaba sin piedad.

Pero entonces mi cuerpo me traicionó. Era evidente que mi coño disfrutaba de las atenciones de su rígida polla, ya que notaba cómo se humedecía y mi clítoris empezaba a palpitar. Sentí esa sensación familiar en el estómago cuando el orgasmo se apoderó de mí, ola tras ola de puro placer recorriendo mi cuerpo. Intenté reprimir mis gemidos, pero llevábamos el suficiente tiempo practicando sexo como para que él supiera cuándo me estaba corriendo.

Sé que no debería haberlo hecho, pero me corrí con fuerza, gritando mientras se me doblaban los dedos de los pies. Él sabía que me había hecho correrme también, ya que era imposible negar la intensidad de mi orgasmo. Mi coño empapado de espasmos en torno a su polla le hizo llegar al límite, ya que echó la cabeza hacia atrás y se corrió dentro de mí.

No sé si fue una reacción instintiva y animal o si fue la primera vez que dejé de controlar la situación, pero fue el mejor orgasmo que había tenido. No hubo juegos preliminares, ni dulces, ni toques suaves, sólo una sucia y dura follada.

Cuando se apartó de mí, quise que me lo hiciera de nuevo, lo que me hizo sentir sucia y avergonzada. Pero no podía dejarle saber que disfrutaba de lo que había pasado, así que rompí a llorar y le eché de la cama. Él no dijo nada y se limitó a dormir en el sofá.

Se mudó al día siguiente.

Y aunque no estoy orgullosa de lo que pasó, no ha pasado una noche en la que no me haya masturbado pensando en esa noche con Gabe. A menudo he jugado con la idea de tener una aventura de una noche sólo para poder volver a saborear esa sensación de abandono, pero sé que nunca me dejaría llevar y disfrutaría tanto con un desconocido. ¿Y si me hace daño? No podría correr ese riesgo.

Lo que me lleva de nuevo a mi fantasía. Verás, no quiero que me violen. Es sólo una fantasía. Probablemente sólo disfruté lo que pasó con Gabe porque lo conocía y sabía que no me haría daño de verdad.

Verás, siempre tengo sexo en mis términos: Lo hago cuando quiero hacerlo; siempre estoy encima. Nunca trago y no terminamos hasta que tengo un orgasmo.

Así que mi fantasía surge del hecho de que quiero que alguien me diga qué hacer para variar. Que me dominen. Hacer algo que normalmente no haría. Que me sujeten y me follen. Así que fantaseo con esa noche con Gabe mientras me masturbo o cuando mi nuevo prometido Chris y yo hacemos el amor.

Pero mis fantasías se han alejado de Gabe recientemente. En este momento, imagino un escenario en el que estoy conduciendo por una carretera desierta en medio de la nada cuando mi coche se avería de repente. Empiezo a caminar por la carretera para buscar un teléfono público cuando tropiezo con un bar en ruinas, así que entro para ver si alguien puede ayudar.

El bar está casi vacío y es algo que se ve en las películas: poco iluminado y sucio con una gran gramola en la esquina que toca música country y del oeste.

Hay, por supuesto, la obligada mesa de billar rodeada por cuatro enormes moteros que dejan de jugar para mirarme cuando entro. Sus ojos me siguen mientras me dirijo a la barra y pregunto si hay un teléfono público. Me doy cuenta de que hay alguien detrás de mí y me doy la vuelta para mirar a uno de los moteros, de 1,90 metros, con pelo gris sucio y barba.

Lleva pantalones de cuero y una camiseta negra que apenas le cubre el pecho. Me fijo en la hebilla de su cinturón, que lleva un águila americana, y mis ojos se dirigen hacia su barbilla barbuda y sus fríos ojos azules.

«¿Puedo ayudarla, señorita?», me pregunta, mirándome de arriba abajo.

Es un día caluroso, así que llevo puesto un vestido blanco de algodón que se ajusta perfectamente a mi figura. Puedo sentir sus ojos clavados en mí mientras estudia cada centímetro de mí, prestando especial atención a mis firmes pechos y a mis pequeños pezones rosados que asoman a través del delicado material.

«Mi coche se ha estropeado y necesito encontrar un teléfono», le digo en voz baja.

«Soy mecánico, puedo ayudar», dice, con una cara que no muestra ninguna emoción.

«No pasa nada. Sólo necesito llamar a una camioneta. No tengo dinero en efectivo».

«Oh, no te preocupes por el dinero, cariño. Estoy seguro de que podemos llegar a algún acuerdo…» Dice agarrando mi brazo con su enorme mano y arrastrándome hacia la mesa de billar donde sus amigos están esperando.

«¿Qué estás haciendo?» Lucho mientras me levanta con facilidad y me sienta en el borde de la mesa de billar.

Jadeo cuando siento que uno de los otros me agarra por mi larga melena pelirroja y tira de mí hacia atrás, clavando mis manos en la mesa mientras veo cómo el principal frente a mí se desabrocha la hebilla de su cinturón de águila americana, se desabrocha los vaqueros y saca la polla más grande y dura que jamás haya visto.

Los demás aplauden y vitorean mientras él separa bruscamente mis rodillas y me sube el vestido para dejar al descubierto mis cremosos muslos. Siento sus gruesos dedos tirando de mis bragas blancas de algodón y me estremezco cuando rasga la delicada tela con facilidad.

Mi coño pulcramente recortado queda al descubierto, y siento cómo frota la cabeza sobre los gruesos labios de mi coño antes de abalanzarse hacia delante, perforándome con su dura polla. Grito cuando me penetra, su enorme polla amenaza con desgarrar mi apretado coño mientras los demás le aclaman.

Entonces empieza a follarme. Lentamente al principio, mientras mi coño se estira para acomodarlo, abrumándome con una mezcla de placer y dolor. Siento que uno de los espectadores mete la mano bajo mi vestido de verano y empieza a apretar mis pechos con su mano sucia, obligando a mis pequeños pezones a endurecerse.

«¡Saca la mano de ahí!», ladra mi atacante mientras se acerca a la parte superior de mi vestido y tira de él, abriéndolo para que mis tetas queden al descubierto.

Las agarra con las dos manos y empieza a estrujarlas, pellizcando mis rosados pezones y haciéndome estremecer de dolor mientras sigue asaltándome con su polla.

El desconocido que me sujeta se baja la cremallera de los vaqueros y libera su polla, que apunta a mi boca.

«¡Chúpate esa puta!», me exige, y yo la acepto sin dudar y la chupo obedientemente mientras él la introduce en mi garganta.

No puedo ver nada mientras me folla la cara, pero hay manos por todas partes y puedo oír los aplausos y los vítores de los espectadores y la hebilla del cinturón metálico de mi agresor golpeando con fuerza en la esquina de la mesa de billar mientras me folla sin descanso.

«Toma esa perra», gruñe el que está dentro de mi coño, explotando dentro de mí mientras siento que una boca húmeda cubre uno de mis pechos y muerde mi pezón, obligándome a correrme también.

En cuanto se retira, siento otra polla presionando en la entrada de mi coño bien follado, entrando rápidamente y sin perder tiempo mientras me folla duro y profundo.

«¡Oh, joder, sí!» El tipo que tengo en la boca anuncia mientras dispara su carga en mi garganta. Intento tragar todo lo que puedo, pero es demasiado y el líquido pegajoso rezuma por las comisuras de la boca y cae sobre la mesa de billar.

«Mi turno», dice impacientemente otro de los desconocidos, agarrando mi cara con sus manos y forzando su polla dura como una roca en mi garganta.

Cuando me masturbo, sigo fantaseando con que se turnan conmigo una y otra vez hasta que se hartan y no tardan en llegar al orgasmo.

Y aunque disfruto de esta fantasía y espero por Dios que nunca ocurra realmente, ya no puedo tener un orgasmo sin pensar en Gabe o en los chicos del bar. Se convirtió en una obsesión, así que decidí que necesitaba sacarlo de mi sistema y fui a ver a Gabe.

Tenía un bar no muy lejos de donde yo vivía y me presenté justo cuando estaban a punto de cerrar un sábado por la noche. El local se estaba vaciando y pude ver a Gabe detrás de la barra cobrando.

«Ya hemos cerrado, señorita», dijo amablemente el joven camarero y Gabe levantó la vista.

«Está bien, Nate. Cierra y sal por detrás». dijo Gabe con firmeza. El camarero hizo lo que le dijeron y nos dejó solos.

«¿Qué quieres?» preguntó Gabe con frialdad mientras me pavoneaba hacia la mesa de billar, con mis zapatos de tacón golpeando con fuerza el suelo de madera.

Me apoyé en ella y me levanté un poco la falda vaquera para que pudiera ver que no llevaba ropa interior. Se acercó a donde yo estaba y me miró fijamente.

«¿Recuerdas aquella noche antes de que rompiéramos?» susurré.

«Sí», respondió, con sus ojos verdes clavados en mí.

«Hazlo conmigo otra vez…»

No tuve que pedírselo dos veces, ya que me agarró por el cuello y me empujó sobre la mesa de billar. Abrí las piernas y él se movió entre ellas mientras se desabrochaba los vaqueros con la mano libre, liberando su endurecida polla.

«¡Oh, sí!» grité mientras me penetraba con fuerza, con su conocida polla llenándome.

No dijo ni una palabra mientras me follaba, ambos respirábamos con dificultad mientras Robbie Williams cantaba de fondo.

Cerré los ojos y me mordí el labio mientras sentía su dura polla entrar y salir con facilidad de mi empapado coño, saboreando cada dulce momento. Soltó su agarre en mi cuello y llevó sus manos a mi camisa. Jadeé cuando la arrancó, los botones volaron por la barra y mis tetas quedaron al descubierto. Le rogué en silencio que no se detuviera mientras bajaba su cara y empezaba a chuparlas, con su lengua lamiendo mis pequeños pezones rosados.

Empecé a correrme, y mi cuerpo recordó que la realidad era mucho mejor que la fantasía, mientras él empezaba a penetrarme con más fuerza y más profundamente, llevándome al límite.

Cuando sus caderas se agitaron y entró en erupción dentro de mí, me corrí con fuerza y rapidez, rodeando su cintura con las piernas y forzándole a entrar aún más dentro de mí. El bar se llenó de nuestros gruñidos y gemidos de placer, y hacíamos tanto ruido que el joven camarero entró para ver qué pasaba.

«Lo siento, jefe…», se disculpó al ver que Gabe retiraba su polla de mi coño bien follado.

«Ven aquí Nate. Necesita más». Ordenó Gabe, subiéndose los vaqueros.

Nate no dudó y me asusté al ver cómo se movía entre mis piernas y se bajaba los pantalones. Se quedó un momento mirándome mientras acariciaba su gruesa polla y yo esperaba que me penetrara.

No dije ni una palabra mientras sentía cómo la cabeza de su polla se abría paso dentro de mi coño lleno de semen y, cuando me llenó, ambos suspiramos profundamente.

«Por favor, no me hagas daño…» Supliqué, de repente consciente de la posición vulnerable en la que me encontraba.

«No lo haré, lo prometo», dijo con sinceridad, acariciando mis pechos turgentes con sus manos.

Gabe observó cómo el camarero me follaba furiosamente, con los ojos clavados en mis pechos, que subían y bajaban sobre mi caja torácica. Me encantaba cada minuto, sabiendo que los estaba complaciendo a ambos mientras sentía el comienzo de otro intenso orgasmo.

«Eso es, Nate. Fóllala fuerte. Ella lo quiere!» Gabe respiró.

Nunca había tenido sexo delante de nadie, pero saber que me estaban mirando sólo me excitaba más.

«Fóllame más fuerte. Puedo soportarlo…» Supliqué mientras mi orgasmo se apoderaba de mí.

Los músculos de mi coño palpitaban alrededor de la joven polla de Nate mientras me corría, succionándolo más profundamente dentro de mí. No pasó mucho tiempo hasta que su semen se unió al de Gabe y gemí de satisfacción cuando liberó su carga dentro de mí.

En cuanto se retiró, Gabe estaba encima de mí, follándome como un animal, obviamente excitado por verme tener sexo con Nate. Y así continuó la noche, mientras nos entregábamos a nuestros deseos primarios y les dejaba hacer lo que querían conmigo.

Se turnaron conmigo una y otra vez, follándome en todas las posiciones y en todos los rincones del bar antes de llevarme al despacho de Gabe. Me tumbé de espaldas en el sofá con Nate encima, follando mi coño por todo lo que valía mientras chupaba ansiosamente la polla de Gabe. Me sentía como una puta y me encantaba, perdiendo la cuenta del número de orgasmos que había tenido, cada uno de ellos más intenso que el anterior.

Y aunque me voy a casar la semana que viene y quiero mucho a mi prometido, sé que ahora que he probado lo que es el sexo con dos hombres, no podré resistir las ganas de nuevo con o sin anillo en el dedo.