Saltar al contenido

La hermana Encarnación (de Nacho Libre), explora una nueva diversión en los placeres carnales

La hermana Encarnación y el hermano Benjamín, caminan alrededor de una larga mesa, uno frente al otro, sirviendo cada uno un plato de avena a la congregación.

«Coman todos, porque es el pan del Señor» dijo Benjamín.

«Sí, y después de que hayamos terminado de comer nuestra avena, vamos a ponernos todos delante de la estatua de nuestro señor y salvador y a cantarle». Dijo Encarnación.

«Muy bien, creo que estamos todos, ¡comamos!». Dijo Encarnacion.

La Hermana Encarnacion y el Hermano Benjamin toman asiento con la congregación y comienzan a rezar.

La hermana Encarnación junta sus manos.

«Querido Padre del cielo, bendice nuestra comida & bendice nuestro día, déjanos regocijarnos un día más en tu presencia, & que nuestro día sea bendecido con tu sabiduría, amén».

Encarnación mira alrededor de la mesa con una sonrisa «El desayuno huele muy bien, ¡comamos!».

Una monja camina junto a la hermana Encarnación y vierte el zumo de naranja dentro del vaso que hay en la mesa, junto a Encarnación.

«Hay que empezar el día con un poco de zumo, hermana Encarnación». Dijo la monja mientras miraba el vaso con una sonrisa.

«Gracias, hermana Abigail, es usted muy amable». Dijo Encarnación.

«Come hermano Benjamín, antes de que se enfríe». Dijo Encarnación.

Benjamín toma la avena con una cuchara y le da un mordisco.

«Sabe bien, ¿verdad hermano Benjamin?». Dijo Encarnación.

«Si, sabe bien, hermana». Dijo Benjamin en un tono de voz bajo.

«¿Todo bien? Hermano Benjamin?» Preguntó Encarnación mientras mordía un cuadrado de pan.

«Lo siento hermana, es que no estoy de buen humor». Respondió Benjamín.

«Siento que te sientas así hermano Benjamín, soy todo oídos si necesitas hablar con alguien». Dijo Encarnación.

«Gracias hermana, te lo agradezco».

«Ni lo menciones, por qué no te pasas más tarde por mi habitación cuando terminemos de cantar para el Señor, veremos si podemos encontrar una solución a tus problemas». Dijo Encarnación.

Más tarde, la hermana Encarnación está sentada frente a un espejo dentro de su dormitorio, rezando, cuando se escuchan una serie de golpes en la puerta de su habitación.

«Entra», dice ella.

Benjamín empuja ligeramente la puerta y se asoma al interior del dormitorio, con la cabeza apoyada en el borde de la puerta.

Benjamin susurra «Hola hermana, espero no ser una molestia».

«No, para nada, por favor entra hermano».

Benjamin entra en el dormitorio.

«¿En qué puedo ayudarte? Mi querido amigo». Pregunta Encarnación.

Benjamín saca un cartón de cigarrillos de su bolsillo derecho y procede a encender un cigarrillo con un encendedor mientras lo sostiene en su boca.

«¡Hermano Benjamín, es un pecado fumar!» Dijo Encarnación.

«Estoy seguro de que a Dios no le importará». Respondió Benjamín.

Encarnacion se acerca a Benjamin y le quita el cigarrillo de las manos.

«Awww, apestas» respondió Benjamin.

«¡No se permiten cigarrillos en el cielo, señor!». Dijo Encarnación mientras señalaba en broma el techo.

Benjamin se agacha y recoge el cigarrillo caído en el suelo y vuelve a fumar.

Benjamín se acerca a una ventana de la habitación y se sienta en el borde de la misma, comienza a mirar al exterior con el cigarrillo en la mano.

«Es un detalle por tu parte hermana Encarnación, pero tengo que decirte que últimamente no me entusiasma la idea de Dios».

Encarnación se sienta en el borde de su cama, mirando a Benjamín.

«Me voy, para ser honesta contigo hermano Benjamin, seguro que faltan pruebas para un Dios, pero todas las pruebas que necesitamos están aquí en nuestros corazones».

Dijo Encarnación mientras se tapaba el lado de su corazón en el pecho.

«Supongo que sí hermana, pero ¿no te preguntas a veces por la vida fuera del convento? Tiene que haber más vida que todo esto».

«¿No te gusta esto, Benjamín?» Preguntó Encarnación.

«Por supuesto hermana, pero tengo que ser sincero, después de cinco años sirviendo al Señor, esto empieza a ser tedioso, mira no puedo decir si hay un cielo o no, pero si sólo tenemos una vida aquí en la tierra, más vale disfrutarla, ¿no crees?». Preguntó Benjamín.

«Tienes un punto valido hermano Benjamin, ¿que tienes en mente?» Pregunto Encarnacion.

Benjamín se rió «¿Quieres saberlo?».

«Si por favor». Respondió Encarnación.

«Quiero tener sexo», dijo Benjamin.

«¡Hermano Benjamin!» Dijo Encarnacion mientras se pone la mano sobre el pecho con incredulidad.

Benjamin se sienta en el borde de la ventana y se acerca a ella.

Benjamin agarra las manos de Encarnacion y la mira a los ojos, le da una sonrisa amistosa. «Dios lo entenderá».

Encarnación saca sus dos manos del agarre de Benjamín.

«No sé…» Dijo Encarnación mientras se acariciaba ligeramente un lado de su pelo con nerviosismo, mirando a Benjamín.

Encarnación comienza a mirar hacia abajo y nota que el hermano Benjamín tiene una erección dentro de sus pantalones.

«Jesus padre del cielo» Susurra para sí misma mientras sus latidos comienzan a aumentar.

Benjamin se da cuenta de que Encarnacion no puede evitar mirar su ereccion.

Benjamin procede a desabrochar sus pantalones y sacar su pene delante de Encarnación.

«¿Te gusta lo que ves, hermana?». Preguntó Benjamín.

Encarnación comienza a morderse ligeramente el labio inferior, sin dejar de mirar el pene de Benjamín.

Benjamín coloca su mano derecha detrás de la cintura de Encarnación mientras la acuesta lentamente en la cama, «¡No, no podemos estar haciendo esto!». Dijo Encarnación con miedo en su voz.

Benjamin levanta la larga falda gris de Encarnacion, dejando al descubierto sus delgadas piernas de piel clara, cubiertas por sus medias marrones.

Benjamin le quita el zapato y le besa lentamente el costado de los pies.

«Oh mi..» Dijo Encarnación en voz alta a través de su respiración.

Benjamin comienza a besar lentamente cada centímetro de su pierna mientras mira a Encarnación con pura lujuria.

Encarnacion mira a Benjamin una vez mas mientras se muerde el labio inferior con una mirada hambrienta de pene en su cara.

Benjamin mete sus manos por debajo de la falda de Encarnación y desliza tres dedos de cada mano por cada lado de la ropa interior de Encarnación y procede a bajarla lentamente, deslizándola hacia abajo, exponiendo poco a poco cada centímetro de su piel, deslizándose desde sus caderas hasta sus muslos, hasta sus rodillas.

Benjamin levanta ambas piernas, le quita la ropa interior de seda blanca mientras se desliza por sus suaves pies cubiertos de medias.

Benjamin agarra los lados de su falda mientras procede a quitársela completamente.

Benjamin se acerca a la vagina de Encarnacion y separa sus labios, mientras pasa lentamente su lengua por su clítoris, masajeándolo ligeramente mientras ella se arquea hacia atrás, chillando con los ojos cerrados por una sorprendente sensación de excitación.

Benjamin se da cuenta de esto y procede a burlarse de ella, acariciando ligeramente su clítoris con la punta de sus dedos rápidamente. Coloca los dedos en su clítoris, frotándolo con fuerza & rapidez mientras rebota en la cama, mientras grita repetidamente «¡Si! ¡Si! Sí!»

De repente, Encarnación le da una bofetada en la cara.

Benjamin se aparta y se frota la comisura de los labios.

Encarnacion mira a Benjamin con una sonrisa traviesa en su cara.

Se pone boca abajo, y se tumba sobre los antebrazos y las rodillas, con el culo desnudo arqueado hacia arriba, esperándole.

Desde el punto de vista de Benjamín, él mira su increíblemente hermoso culo pálido de piel clara, su vello púbico empapado y húmedo, y una cofia que cubre su cabeza.

Encarnación vuelve a mirar a Benjamín por encima del hombro, y luego se lame lenta y seductoramente la parte superior del labio, tentándole a pecar.

Benjamin agarra el eje de su pene y camina hacia ella, se sube a la cama, la atrae hacia él con una mano, y pene en mano, empuja lentamente cada centímetro de su pene en el interior de su cálida y húmeda vagina, haciéndola jadear con la boca abierta de placer mientras lo mira con incredulidad.

Benjamín agarra firmemente sus dos caderas y procede a follarla con fuerza y rapidez, haciéndola gemir con un largo y agudo «Yeeeeah» mientras muerde las sábanas de la cama.

Encarnacion se pone rápidamente de lado, Benjamín desliza su duro y grueso pene de nuevo dentro de ella, ella se frota el coño con fuerza y rapidez mientras mira a Benjamín con una mirada de enfado en su cara, diciendo «Joder, dámelo» a través de sus dientes.

¡A través de sus dientes, ella repitió «Sí, machaca este coño de monja traviesa, hazme chorrear sobre tu puta polla, Oh padre en el cielo sí dame más, oh Dios sí! Oh Dios, Oh Dios!». Ella grita en voz alta mientras una lluvia de semen duro, espeso y blanco sale a chorros, empapando el estómago de Benjamin.

Benjamín, sin aliento, la mira, aturdido por lo que acaba de ocurrir.

Encarnación se levanta y se arrastra de rodillas hacia Benjamin. «Todavía no he terminado contigo».

Ella lo empuja al poste de la cama y amorosamente besa la cabeza de su pene, sus labios se fijan en su agujero P mientras ella besa más fuerte, ella agarra su eje y mira su eje mientras admira cada pulgada de su pene, ella procede a besar lentamente el lado de su pene pulgada por pulgada con los ojos cerrados, disfrutando de su espesor.

Ella llega con su cabeza más abajo en Benjamin & pone su testículo izquierdo en su boca mientras tiene un agarre en su pene con su mano izquierda, ella lentamente, sus ojos mientras mira hacia arriba seductoramente, gimiendo a través de una boca llena de su escroto.

Ella pasa lentamente su lengua por sus bolas, acariciando su pene con su lengua, hasta que llega a la cabeza de su polla.

Ella abre su boca de par en par y la cierra sobre su pene, procediendo a masajear lentamente su eje con sus cálidos labios hacia adelante y hacia atrás, mientras sus ojos miran a Benjamín ella comienza a chupar completamente su duro pene hacia adelante y hacia atrás más y más rápido, Benjamín agarra su cabeza con ambas manos y la hace tragar en voz alta.

«¡Fóllame más fuerte!» exige ella con la boca llena.

Benjamin le agarra la cabeza de nuevo con firmeza & le folla la garganta con furia sin piedad.

Encarnacion le saca la polla de la boca y la masturba rapido y con fuerza, «¿Te vas a correr para mi?» dice con un tono de cachorro, ella le mira inocentemente.

Benjamín abre la boca de par en par, mirándola mientras siente que se acerca a correrse.

«Sí, eso es, dámelo», dice ella.

«Oh Dios», gime Benjamin mientras le riega toda la cara, con un blanco, espeso y cremoso semen.

Un largo «oh no» es dicho por Encarnación mientras se ríe con los ojos cerrados.