Saltar al contenido

Soy su marido, pero pudo haber volteado mientras la montaba para ver asegurarse que si fuera yo

me la cogi sin que se diera cuenta

Llevaba horas sentado en casa y estaba muy aburrido. Tenía el día libre, pero no tenía nada que hacer. Se suponía que mi mujer iba a tener el día libre, pero tuvo que trabajar a última hora. No se me da muy bien ver series, así que estaba limitado en cuanto a lo que tenía para llenar mi tiempo. Se acercaba la hora de la comida, así que pensé en ir a comer algo.

Me decidí por un local de comida rápida y me senté a comer. Pensé que sería bueno comprarle algo a mi esposa y llevárselo al trabajo, así que cuando terminé, volví a subir y pedí su favorito. Cuando el pedido estuvo listo, me adelanté y empecé a conducir hacia el salón de bronceado donde ella trabajaba.

Cuando llegué, el aparcamiento estaba casi vacío. Había algunas tiendas en el complejo comercial, pero no parecía que ninguno de los coches estuviera allí para el salón de bronceado, excepto el de mi mujer. Me acerqué y el local parecía casi cerrado, salvo por las luces encendidas del interior. No la vi detrás del mostrador.

Al entrar, sentí el olor a incienso que siempre tenían y se oía la música relajante. No vi a nadie, pero decidí ir a buscarla en lugar de llamarla. Pensé que sería mejor por si había alguien en el salón.

Dejé la comida en el mostrador y seguí caminando por los pasillos. Había puestos a la izquierda y a la derecha y todas las puertas estaban abiertas. Miré en cada una de ellas y era el mismo montaje. La cama estaba abierta y de ella salían luces azules. Había un taburete en la cabecera de la cama con dos toallas grandes y una pequeña sobre él. Había una planta en la otra esquina de la habitación y aparte de eso estaba vacía.

Había 10 habitaciones y me estaba acercando a la novena y aún no había visto a nadie ni había oído nada. Al doblar la esquina, vi a mi mujer agachada limpiando la cama con un trapo y algún tipo de limpiador. Llevaba el pelo recogido en una apretada cola de caballo. Llevaba un top rojo y negro sin mangas que dejaba ver apenas un trozo de piel antes de bajar a los leggings. También eran rojos y negros, y eran los que eran mayoritariamente negros pero la parte roja formaba la forma de un corazón alrededor de su apretado culito. Los leggings negros y rojos abrazaban sus tonificadas piernas mostrando todo el tiempo que pasa en el gimnasio. Y para rematar llevaba unos limpios zapatos rojos y negros que la hacían parecer una portavoz de lo tonificado y sexy.

No creo que ella me haya escuchado al doblar la esquina. Estaba limpiando la cama de lado a lado haciendo que su culo se menease de un lado a otro. La observé atentamente mientras me acercaba a ella. Le di una palmada en el culo y lo apreté con firmeza mientras pasaba mi otra mano por su espalda sujetándola contra la cama.

Ella dejó escapar un pequeño jadeo mientras arqueaba la espalda. Sentí que sus caderas se movían, así que deslicé mi mano entre sus piernas para sentir su calor. En cuanto mis manos empezaron a ir en esa dirección, ella amplió su postura para que yo pudiera entrar sin resistencia. Trabajé con mis dedos en un círculo encontrando los labios de su coño lanzó sus leggings. Podía sentir que se separaban con cada giro de mi mano. Por fin su coño estaba abierto contra el pequeño trozo de tela que nos separaba. Encontré su pequeño clítoris y corrí círculos apretados en él mientras ella encontraba un ritmo para presionar mi mano.

Ella empezaba a respirar profundamente haciéndome saber que yo estaba haciendo todo lo que a ella le gustaba. Mis otras manos ahora habían hecho su camino hasta donde yo tenía un agarre firme en la parte posterior de su cuello.

Había pasado un minuto, y podía sentir mi polla rebotando en mis pantalones cortos. En este punto ella estaba dejando que la empujara hacia abajo en la cama con fuerza por su cuello, y mis dedos estaban empapados de los jugos de su coño.

Solté mi agarre en su cuello y caminé detrás de ella. Enredé mis dedos en la cintura de sus leggings y tiré con fuerza hacia abajo. Se corrieron lo suficiente para que pudiéramos movernos hacia lo que queríamos. Ella dejó escapar un suspiro mientras los leggings bajaban alrededor de sus cuádriceps.

Me incliné hacia atrás y me vi deslizar mi polla arriba y abajo de su coño empapado. Después de que estuviera brillando con su néctar, alineé la cabeza de mi polla con su empapada entrada y empujé mis caderas lentamente pero sin disculparme hasta que estaba empujando todo su cuerpo en la parte posterior de la cama de bronceado.

«MMMMMMmmmmmm» solté mientras rodeaba sus caderas con mis manos.

«Oooohhhhhhh». Ella respiró cuando empecé a conseguir un ritmo.

Su coño estaba tan apretado y tan mojado. Si existe un coño perfecto, yo estaba dentro de él en ese salón de bronceado. La empujaba hacia atrás mientras yo empujaba hacia delante y se podían oír los ruidos húmedos que salían de su coño desbordado. Ella empezó a empujar hacia mí.

No pasó mucho tiempo antes de que empezara a respirar más y más profundamente. La empujé más abajo y empecé a presionar su apretado agujerito del culo con el pulgar de mi otra mano.

«¡Oh, Dios!», soltó un grito que me hizo saber que había comenzado su viaje a la cima de la montaña.

Observé cómo mi polla se deslizaba dentro y fuera con sus jugos sobre mí. Mientras sacaba la polla yo presionaba con el pulgar. Ella movía sus caderas de tal manera que volvía a follar sobre mi polla y mi pulgar, uno al otro.

«¡Oh, Dios!», volvió a soltar.

Le di una palmada en el culo y apreté separando sus nalgas para poder llegar un poco más profundo. Volví a abofetear su culo dejando que el ruido de las bofetadas hiciera eco en todo el edificio.

«Oh, mierda. Otra vez». Dijo con un tono casi suplicante.

¡Una bofetada! Golpeé una vez más la mejilla roja de su culo mientras me follaba a esta mujer con la suficiente fuerza como para sentir que tendría que disculparme más tarde. Estaba empujando, no lanzándome dentro de ella. Podía sentir nuestros huesos impactando entre sí como si hubiéramos ablandado la piel y el músculo que solía haber entre ellos.

«Otra vez». Dijo en el mismo tono suplicante.

¡¡¡¡¡¡SLAP!!!!!! Se escuchó el sonido que lanzó el edificio cuando mi mano impactó con su piel roja y caliente. Se podía sentir el calor que salía de la mejilla roja de su culo ahora.

«¡Fuuuuuuck!» Salió de su boca como si fuera involuntario y fuera empujado con su aliento en lugar de ser hablado.

No sentí la necesidad de que siguiera pidiéndolo, así que la abofeteé de nuevo.

Y de nuevo

«Oh, joder».

Y de nuevo

«Oh Fuck».

Y de nuevo, más fuerte

«¡Oh Fuck!»

Y de nuevo, más fuerte que nunca.

«Oh COGEME PUTO PUTITOOO!!!!!!!!!!» gritó lo suficientemente fuerte como para que la gente de fuera del edificio la oyera. Sus caderas rechinaban y se retorcían de un lado a otro por sí solas. Me sujeté firmemente y seguí follándola tan fuerte como pude. Gimoteo tras gimoteo, dejó escapar una voz temblorosa mientras se corría oleada tras oleada sobre mí. Podía sentir cómo se llenaba el coño. Había tanto que se escapaba alrededor de mi polla.

Llegué al punto de no retorno y me la follé violentamente todo lo que pude antes de sacarla. Agarré la base de mi polla palpitante y me dirigí justo a su culo rojo cereza. Una carga tras otra golpeó su culo rojo y brillante. La mayor parte se mantuvo, pero algunas se desviaron debido a la presión que ejercía mi cuerpo. 5, 6, 7 ráfagas y me quedé vacío. Mis rodillas eran débiles y mi cabeza era ligera.

Como acabábamos de tener sexo sin amor (lo cual era extraño para nosotros como pareja) decidí continuar la experiencia y no arruinarla tratando de tener ahora alguna conversación sin sentido. Así que, de forma poco habitual en mí, decidí ser audaz.

¡¡¡SLAP!!! Impacté con el mismo punto. Ella arqueó la espalda y aspiró una gran bocanada de aire lanzó sus dientes. Me subí los calzoncillos y salí. Al pasar por todas las cabinas vacías y entrar en la zona de recepción agradecí en silencio a Dios que no hubiera nadie. Su comida había llenado la habitación con un agradable olor a nuevo. Salí por la puerta y oí el tintineo del timbre que le hacía saber que la puerta había sido abierta.

Mientras volvía al coche y conducía a casa, me sentí muy satisfecho conmigo mismo y con nosotros como pareja. Después de unos años, seguimos teniendo lo mismo. Tener sexo suave y de vainilla es nuestra costumbre, pero era agradable tener un polvo duro de vez en cuando. Diablos, esto se sentía como una aventura de una noche casi. Nunca había tenido uno, pero supongo que de eso se trata todo el bombo. Ella era tan jodidamente caliente y sumisa. Ninguno de nosotros se dijo nada en absoluto. Ni siquiera miró hacia atrás ………..

Ni siquiera miró hacia atrás para ver si era yo…