Saltar al contenido

Fiesta swinger privada. Durante el proceso, tire varios peditos que expresaban mi amor.

Eve tiene 29 años, mide 1,70m, un culo hermoso, tetas operadas, grandes, pero no desproporcionadas, morocha de pelo lacio y ojos medios verdes, medios marrones, contextura tirando a chica de gym, cuerpo definido, pero sin llegar a estar marcada.

Como ya saben hemos tenido varias experiencias swingers, pero nunca habíamos ido a una fiesta swinger, tampoco a un boliche (esto está pendiente).

Para año nuevo nos quedamos solos, nuestros planes fueron interrumpidos por el COVID de nuestros amigos, se juntaron para navidad y se contagiaron casi todos con los que íbamos a pasar el cambio de año.

A propósito le comenté la story a un conocido de la joda, que se que está en el mundo sw, le pregunté que onda y me invitó a una fiesta privada, solo para parejas swingers, un cupo de 15 parejas de mente abierta, respetuosas, con vacunación completa y sin síntomas.

Pasamos las 12 con la pareja del dpto de al lado y tipo 1:30 los saludamos, y previo cambio de ropa de Eve partimos para un country en Pilar, Eve se puso un vestidito negro, cortito con un tajo que con dar la vuelta rápido se le veía la parte de abajo del culo, una tanguita chiquita roja y unos zapatos con taco finito, también rojos y fue sin corpiño, cosa que me vuelve loco.

Yo estaba con una camisa y pantalón de vestir, pero bueno, a nadie le importa cómo se viste el hombre, no?

Llegamos, varios autos de alta gama, una casa divina, por ahora todos vestidos, en una pared enorme proyectaban el video de un set de Hernan Cattaneo tomado desde una cámara fija, todo simulando ser un escenario, con luces y todo, parecía que estaba ahí, tocando para nosotros.

Una sala espectacular, con varios sillones, una barra con lo que se antoje para tomar.

Nos explican las reglas, todo con respeto, siempre con preservativo (había cientos y por todos lados), siempre cambiándolo al cambiar de compañera sexual, cualquier cosa que haga que uno se sienta incómodo se dice y está todo bien, etc…

Fuimos a la barra a hacernos unos tragos y vimos que de costado otra sala, como un quincho vidriado con una pileta de unos 3×3 metros, climatizada, con una cascadita. Nos íbamos presentando y mirando a la gente, tanteando. Nuestros conocidos no habían llegado todavía. Con ellos está todo bien, pero la verdad no nos atraen físicamente.

Nos fuimos a bailar y ahí llegaron, saludaron a todos, se notaba que todos los conocen, son famosos en ese ambiente sw-vip de la alta sociedad. Nos saludan a nosotros y nos quedamos charlando. Ya nos aclaran que el que no garcha en el sillón garcha en la pileta, pero que tranqui, que las cosas se van dando, tomamos otros tragos, la verdad no nos atraía ninguna pareja, seguíamos bailando y hablando con la gente, pero sin ir más allá de eso.

S: Faltan llegar 2 parejas.

E: Cómo sabés?

S: Conté, somos 26.

E: O tal vez se bajaron, cómo saberlo?

S: Esperemos que no, igual…

E: Sí, ya se, vamos a terminar garchando entre nosotros.

S: Eso obvio mi amor, siempre entre nosotros.

Vemos que llega un auto más, vamos caminando a la barra para ver mejor a la entrada, ambos demasiado musculosos, tipo fisicoculturistas, nada que nos caliente. Mientras me hacía un trago:

E: Amor, los que entraron recién. A esos tenemos que encarar.

S: No mi amor, muy musculitos, me la re baja una mina fisicoculturista.

E: No, ellos no tarado! Ya se tus gustos, los que vinieron con ellos, tienen cara de perdidos, debe ser su primera vez en algo así. Hacete el boludo y mirá.

S: Epa… estamos de acuerdo. Nos quedamos en la barra, seguro saludan a todos y vienen para acá a buscar algo.

Él es como Martin Garrix, muy parecido (Por eso le pongo Martín), apenas más alto que yo, igual que Garrix, 30 años. Ella 27, ojos verdes, pelo lacio, boca carnosa, flaquita, chiquita, 1,60m, tetas acorde a su cuerpo, culo que se lo notaba poderoso, divina. Vestida con un top lila, una pollerita negra y zapatos negros con taco.

Ambas parejas iban saludando, siempre primero los musculosos, claramente conocían el paño, después nuestro objetivo, se los notaba incómodos.

Los 4 vinieron a la barra, se presentaron, se hicieron unos tragos y charlamos un rato los 6 juntos.

Confirmamos que la pareja musculosa era del ambiente, muy del ambiente, ellos siguieron su camino y nos quedamos hablando con Martín y Julieta.

E: Su primera vez en algo así, no?

M: Sí.

J: Se nota mucho? Me pone media nerviosa.

S: Quedate tranquila, a nosotros también.

M: Pero alguna vez swingerearon, no? No van a arrancar por esto?

S: Sí, tuvimos experiencias swingers, pero nunca algo así, ni boliche, nada. Ustedes?

M: Poca, 2 veces con una pareja amiga.

S: Los musculosos?

J: No, no!! Ella es mi hermana. Hermanastra en realidad, pero bueno, nos criamos juntas. Con unos amigos, le conté a mi hermana como si fuera una aventura alocadísima y me contó sobre todo este mundo oculto a la vista.

M: Cómo les cayó llegar por primera vez a algo así?

E: Es raro… No me imagino que garchemos con todos tipo orgía multitudinaria, creo que me daría algo de asquito. No me interesa eso.

J: A mi tampoco, nunca me dio de garchar con alguien que no haya compartido nada, mínimo sacame a bailar, invitame un trago.

S: Bueno, tragos ya tenemos, vamos a bailar?

J: Vamos!

E: Ahhh rapidita vos con mi novio.

J: No hice nada, acepté que bailemos los 4.

M: Por algo se empieza, vamos a la pista.

Martín agarró de la cintura a Eve, yo de la mano a Juli y fuimos los 4 a bailar tipo grupito, seguimos charlando de la fiesta, trabajo, cosas de la vida, pasaban otras parejas, charlaban un ratito, pero fijos estábamos los 4 en ese sector, trago va, trago viene…

J: Se están metiendo a la pileta!

E: Vamos a ver, yo no traje nada para meterme a la pileta. Ni sabíamos que había una.

M: Creo que justamente no necesitás nada.

S: Mal, están metiéndose en bolas. De hecho le acabo de ver la pija a tu concuñado.

J: No es algo que quiera volver a ver.

S: Cómo volver a ver?

J: Mi hermana y yo compartíamos habitación en lo de mis viejos, me despertaron garchando mil veces y me hacía la dormida en el momento. Ni me quiero imaginar las veces que no me despertaron pero garcharon igual.

Nos quedamos mirando un poco bien de morbosos, ya empezaban a garchar, a tocarse, a swingerear, eran unas 8 parejas ahí metidas y se empezaba a armar un todos contra todos. Eve y Juli empiezan a hablarse al oído con risitas y miradas de reojo hacia nosotros 2.

S: Tincho, me parece que están tramando algo estas 2.

M: Mientras nos dejen mirar y después no nos dejen afuera.

S: Ahhh, vos sos de los míos. Te gusta verla con otra.

M: Obvio, ver mi mi mujer con otra mina es algo que hace mucho quiero ver, me va a volver loco.

S: Comparto completamente el sentimiento. Nunca la habías viste con otra mina?

M: No, con estos amigos que estuvimos fue intercambio siempre, entre ellas se besaron, pero nada más.

S: Pero estuvo con alguna mina?

M: Sí, antes de salir conmigo tuvo un revolcón con una mina, fue a hacerse unos masajes y terminaron a los bifes.

S: Jodeme, es de una porno eso.

M: Pensé exactamente lo mismo.

E: Bueno, hagamos algo nosotros.

Le dio un beso a Martín y yo hice lo mismo con Juli, chapamos cruzados, apretamos lindo así y volvimos a bailar como si nada hubiera pasado, pero marcó el inicio de la noche.

Las chicas se empiezan a besar mientras nos miran, nos acercamos un poco y ambas nos hacen señas para que nos quedemos a distancia. Se chapan bien caliente agarrándose del culo de la otra con ambas manos. De la mano se van a uno sillones, Eve se sienta y Juli se sienta encima, con Martín nos pusimos de costado para observar el show que las chicas nos brindaban. Ellas se besaban, Eve le mandó ambas manos por debajo de la pollera levantándosela, dejando a la vista una mini tanguita negra. Juli le bajó los breteles del vestido y luego el vestido mismo dejándole las tetas al aire a mi novia para chupárselas.

Respiro profundo y miro a mi al rededor. La pileta era un descontrol, ya no se ni cuantos había. En otro sillón había un grupo de 6 personas y en otro más 2 parejas. Se me estaba parando la pija, miré a Martín y estaba hipnotizado mirando a las chicas, ya se le notaba en el bulto que tenía la pija parada y con una mano se la acomodó por dentro, me miró y sonrió.

M: Y que querés que haga boludo?

S: Disfrutalo como quieras Tincho, se libre.

M: Te jode si -lo interrumpo.

S: Se libre, si hacés algo que llegue a joder te lo vamos a decir, disfrutá.

Eve le sacó el top a Juli dejando a la vista unas tetas divinas, de lindo tamaño, naturales, con unos pezones rozados delicados, me dieron ganas de chuparlos con solo verlos, pero es lo que empezó a hacer mi novia. Las chicas se pararon para terminar de desnudarse, Juli tomó la iniciativa, sentó a Eve, se arrodilló y empezó a chuparle la concha a mi novia mientras le metía los dedos. Mi novia gemía hasta que fue interrumpida por la pija de Martín que no se ni en que momento se había desnudado para acercarle la pija a la boca de mi novia. Automáticamente Eve empezó a chuparle la pija, yo seguía de costado, mirando, pero me senté en un sillón, me abrí la camisa, saqué mi pija afuera y empecé a pajearme lentamente mirando la escena mientras terminaba de desnudarme.

E: Cambiemos, sentate Martincito que me voy a entretener con vos y vos Juli allá tenés a Santy, es gauchito, lo tengo entrenado.

Martín se sentó, Eve le puso un forro y se sentó sobre él, de espaldas, ambos mirando hacia dónde estábamos nosotros.

Juli se sentó sobre mi y empezó a frotarme la concha contra la pija mientras nos besábamos y finalmente le chupaba las tetas.

J: Recién le estuve chupando la conchita a una chica que me recomendó tus servicios. Tu novia me dijo que eras gauchito, tengo que comprobarlo.

S: Bueno, vení abajo, sentate y preparate.

J: Soy toda tuya. Por un ratito. -Me susurró al oído.

Se sentó y abrió las piernas mirándome con una cara de putita que me volvió loco. La besé, le chupé las tetas nuevamente y fui bajando. Me encontré con una conchita hermosa, 100% depilada, suave, rosadita, me detuve un segundo para disfrutar su aroma y comencé lentamente a pasarle la lengua. Muy suave al principio, moderadamente después, buscando el ritmo y la intensidad ideal para ella.

Siempre digo que hacer un pete es fácil, a casi todos los hombres nos gusta lo mismo, pero chupar una concha es un arte, cada mujer es distinta, con distintas preferencias, lo que vuelve loca a una difícilmente sea la preferencia de la siguiente. Hay que saber leer señales, primero la respiración, gemidos, movimientos, tanto voluntarios como no. Me dediqué un buen rato a descubrir la conchita de Juli, mientras me la comía fui jugando con un dedito hasta que logré que acabe.

S: Estoy aprobado?

J: Un 10.

S: Gracias, me esmeré para esa nota.

J: Vení abajo vos, te quiero coger como tu novia se está garchando a mi novio.

S: Así de una? No soy tan fácil.

J: Sí, de una. Ya se que querés, pero te la chupo después. -Me dijo mientras abría el envase de un forro, me lo puso y acto seguido empezó a garcharme mientras mirábamos a los otros garchar.

Eve y Martín nos miraban garchar, nosotros a ellos, me encanta ver como mi novia la pasa bien con otro, mucho más si yo la estoy pasando tan bien con su novia.

Mi novia acaba, Martín hace lo mismo casi en el mismo momento. Juli se paró y volví a sentarse sobre mi para cabalgarme, pero de frente, le agarré el culo con las 2 manos, le chupaba las tetas y la besaba, acabó, sentí las contracciones de su conchita provocada por el orgasmo, fuertísimas, las más fuertes que sentí en mi vida. No se ni como logré no acabar.

Miré al otro sillón, nos estaban mirando mientras hablaban.

Juli me empezó a chupar la pija, sus labios se sienten divinos, bien carnosos. Eve y Martín vinieron a ver. Tincho no paraba de pajearse. Mirando como su novia me chupaba la pija. Eve me besó.

E: Que linda chupada de pija te está dando nuestra nueva amiga, no mi amor?

S: Hermosa chupada de pija, una genia.

E: Y a vos como te gusta chuparle la pija a mi novio.

J: Me encanta, tiene una pija divina. Te molesta si se la chupo sin forro? Me molesta un poco.

E: Para chupar no hace falta Ju, tranqui. Tu novio también tiene una pija divina. Sentate querido, yo también tengo ganas de comer pija.

Martín se sentó a mi lado y mi novia le empezó a chupar la pija.

Yo no aguanté más y acabé, el primer chorro a la boca, el resto a las tetas de Ju, al ver eso acabó Martín, mi novia se tragó hasta la última gota. Después besó a Juli y chupándole las tetas se fue tragando hasta la última gota de mi lechita.

Nos quedamos los 4 en el sillón desnudos y charlando de todo hasta el fin de la fiesta.

Nos pasamos los contactos antes de irnos e hicimos un grupo de WhatsApp.

Hoy a un poco más de 2 meses de conocerlos, los volvimos a ver varias veces, salimos los 4 algunas veces, los invitamos a algunas juntadas con amigos, ellos también, volvimos a swingerear un par de veces, la pasamos bien, es una amistad de parejas con beneficios, tipo chongos, pero entre parejas