Saltar al contenido

Joven marido permite que su mujer sea subastada parar donar dinero a una función benéfica. Parte.3

esposa vendida

No supe de Glenn hasta el jueves.

Me llamó y me dijo que estuviera listo para salir cuando viniera el viernes después del trabajo. Dijo que me recogería a las cuatro. Debía ponerme mi ropa más sexy, bueno, él dijo que la más sexy. Es lo mismo, supongo. Hice una comida especial para Dale esa noche y mientras comíamos le conté sobre la llamada de Glenn.

Dalewas estaba casi tan excitado como yo. Así que, por supuesto, terminamos en la cama de nuevo. El trabajo de una mujer nunca termina. Me gustó mucho el cambio en Dale desde el fin de semana pasado. Estaba mucho más enérgico, más, no sé, ¿masculino tal vez? Me gustó el cambio. Pasé casi toda la mañana del viernes tratando de decidir qué ponerme antes de decidir que tenía que ir de compras. No tenía nada que fuera realmente impactante. Me vestí y fui a una tienda de la que me había hablado Lisa, llamada Sweet Nothings.

Le dije que tenía una cita esta noche y que necesitaba algo muy guarro.

Sonrió y dijo: «Esa es nuestra especialidad».

La seguí por los estantes y me señaló algunas prendas realmente bonitas, imaginativas y guarras.

Lo que me llamó la atención fue un pequeño slip de seda negra. Era medio de encaje y apenas me cubría el culo, si es que me lo cubría. Me lo probé y era realmente bonito y extremadamente sexy. Las partes de encaje eran bastante transparentes y cubrían, más o menos, mis pechos y los dos centímetros inferiores del dobladillo. Sabía que a Glenn le encantaría. Sólo había una pregunta. ¿Tendría suficiente valor para ponérmelo cuando saliera? La propietaria, Jo, me enseñó algunos conjuntos más y vi muchas cosas que me gustaban, pero siempre volvía a ese slip de seda. Sonrió y me dijo: «Si tienes huevos, hazlo.

Finalmente, decidí que si Glenn quería algo más sucio, no podía haber nada más sucio que eso. Lo compré y le dije que volvería cuando tuviera más tiempo para elegir algunas cosas más de su gran selección. A las cuatro en punto estaba de pie junto a la puerta esperando. Estaba demasiado nerviosa como para sentarme, pero cuando pasaron un par de minutos de las cuatro, vi una limusina que entraba en mi casa. Cogí mi bolso y, en cuanto sonó el timbre, abrí la puerta. Glenn me miró, se le iluminó la cara y me dijo: «¡Maldita sea!».

Luego cogió mi bolso, lo puso en el suelo y me dijo que no lo necesitaba. Le seguí hasta el coche y el chófer nos sujetó la puerta, y estoy segura de que me vio el culo. No tenía ni idea de lo que estaba planeado para esta noche, así que supongo que no me sorprendió descubrir que había otros seis hombres en la limusina esperándome. Glenn me los presentó, pero no recordé ningún nombre. Sin embargo, recuerdo las miradas en sus rostros. Estos hombres sabían que yo era una puta, incluso antes de ver lo que llevaba puesto, y sabían que iban a tener suerte esta noche. Mientras sus ojos recorrían mi cuerpo, era obvio que lo aprobaban y que lo estaban deseando.

Uno de ellos me atrajo a su regazo y su mano estaba en mi coño antes de que la limusina saliera de la calzada. Miré a los hombres y todos estaban bien vestidos y supuse que en otras circunstancias habrían sido razonablemente sofisticados. Todos eran mayores que Glenn, de unos cincuenta años por lo menos. Mientras el hombre que me había colocado en su regazo me estaba manoseando suavemente, los tirantes de mi slip se deslizaron hacia abajo de mis hombros y el hombre que estaba detrás de mí se inclinó y dijo: «Déjame ayudarte con eso».

Entonces tiró de los tirantes y de la parte superior del slip hacia abajo, dejando mis pechos al descubierto. Hasta hace poco, era consciente de mis pechos. Supongo que a la mayoría de las mujeres les gustaría tener unos pechos más grandes, al igual que la mayoría de los hombres desearían tener un pene más grande. Las reacciones que había tenido recientemente me habían hecho confiar más en mi figura y las acciones de estos hombres sólo sirvieron para reforzar mi creciente confianza en mí misma. De hecho, fueron bastante elogiosos. Me relajé y me dejé llevar mientras me manoseaban, me besaban y me hacían pasar lentamente.

La limusina se detuvo en una fila de coches y me sorprendió ver que estábamos alineados para ir a un partido de baloncesto. La limusina se apartó de la fila y se dirigió a otra entrada y nos dejó salir a un banco privado de ascensores. Había una docena de hombres esperando un ascensor y me miraron incrédulos mientras me acercaba rodeado de siete ejecutivos bien vestidos. Entramos en el ascensor después de ellos y me molestaron hasta el último piso.

Cuando salimos del ascensor, una joven y guapa chica reconoció a los hombres y se dio cuenta de que sabían a dónde iban y no necesitaban indicaciones.

Sonrió dulcemente y nunca se habría sabido por su expresión que una mujer casi desnuda estaba delante de ella.

Me guiaron a un salón de lujo que ya estaba ocupado por cuatro hombres. Más tarde supe que los cuatro hombres que esperaban nuestra llegada eran el director general de la empresa de Glenn y tres altos ejecutivos. Me ofrecieron una bebida y me pusieron al cuidado del lujurioso director general. Antes de empujarme hacia el director general, Glenn dijo: «Kelly, me encanta tu traje, pero no lo necesitas aquí. Recuérdame que te lo devuelva cuando nos vayamos». Me quitó el slip por la cabeza y me puso en manos del director general. Era obvio que el salón era privado y cuando vi que no iba a ofender a ninguno de los otros aficionados al deporte me relajé y disfruté.

No me gusta el baloncesto, pero no estaba allí para ver el partido y escuché a Glenn asegurando que no era una aficionada, sino un ama de casa. La esposa de un amigo que era miembro de un club al que él pertenecía. Ni siquiera era una swinger, sólo una puta recién convertida. Los hombres se quitaron las chaquetas y las corbatas y esperaron su turno mientras el director general me tomaba en sus brazos y empezaba a follarme. No tenía ningún talento especial para ello, pero la situación era tan condenadamente erótica que realmente me estaba excitando. El fin de semana pasado me habían exhibido mucho en la exposición de coches. Esto era diferente, sin embargo. Todos estos tipos iban a follarme. O yo les iba a chupar a ellos, o a ambos, lo que quisieran durante las próximas horas.

Por fin iba a tener mi gangbang.

El director general jugó conmigo durante un rato, pero al poco tiempo se levantó, me inclinó sobre una mesa y me folló delante de sus ejecutivos, que le animaban. Los seis hombres de la limusina y Glenn se mantuvieron al margen mientras los altos ejecutivos tenían su turno en mi coño. Cuando terminaron y se sentaron a ver el partido, Glenn me ayudó a levantarme y me envió al baño privado para que me limpiara. Cuando volví a salir, me pusieron de espaldas sobre la mesa y las cosas se pusieron un poco más difíciles. Me encantó. Me cogieron de dos en dos, una en la boca y otra en el coño. Deben haber sido informados de que podía hacer garganta profunda, porque cada uno de ellos me metió la polla en la garganta.

Así que esto era un gangbang.

Me encantó. Me quedé tumbada imaginando que me violaba una pandilla de hombres y tuve un enorme orgasmo tras otro. Me limpié de nuevo y me convertí en una sirvienta hasta que alguien decidió que quería otro trozo de mí. Les llevé comida y bebida y nunca dejaron de explorar mi cuerpo con sus manos. Nos quedamos hasta que la mayoría de los aficionados abandonaron el estadio y acabé chupándosela al director general, aunque él no creía que pudiera volver a levantarla. Le demostré que podía. Había oído hablar de mis habilidades orales y nunca había tenido a nadie que se la metiera hasta el fondo. Bueno, para ser sincero, su polla no era tan grande y la cabeza de su polla apenas llegaba a mi garganta, pero disfrutó muchísimo. El viaje a casa fue mucho más relajado que el viaje al partido. Yo volví a hacer el viaje en pelotas, pero sólo para ser decorativo.

A nadie le quedaba energía más que para disfrutar de la vista.

Dejamos a todos los demás primero y cuando era sólo Glenn me preguntó si me había divertido. Le aseguré que sí y me dijo: «Bien, porque probablemente haremos esto con bastante frecuencia». Le sonreí y le dije: «No hay problema». Unos minutos más tarde nos detuvimos frente a mi casa y el conductor se acercó, abrió la puerta trasera y entró. Era un tipo joven, o al menos más joven que todos los demás tipos con los que había tenido sexo esta noche. Tenía unos treinta años, supongo. Sonrió y preguntó: «¿Está bien? Le devolví la sonrisa y le dije: «No me importa en absoluto, pasa». Me presenté y le pregunté qué quería hacer.

Me dijo: «Depende de usted, señora.» ¡¿Señora?! Sonreí y me dejé caer entre sus piernas y le ayudé a bajarse los pantalones y los calzoncillos. Tenía una polla muy bonita, casi tan larga como la de Glenn, pero no tan gorda. Pude metérmela en la garganta con facilidad y él casi se desmaya cuando sintió por primera vez la cabeza de su polla deslizándose por mi garganta. Empezó a maldecir y a respirar con fuerza y sus caderas empezaron a levantarse del asiento para encontrarse con mis labios y se corrió en menos de tres minutos.

«¡Hijo de puta!», dijo. «¡Nunca, nunca en mi puta vida he sentido algo así!» Le miré y le dije: «Debes haber estado muy cachondo, ¿te gustaría volver a intentarlo?» Me miró como si le hubiera dicho que le había tocado la lotería.

«¿Lo dices en serio?», preguntó. Volví a meterme en la boca su polla todavía medio dura y empecé a hacerle el amor. Esta vez duró mucho más y, cuando por fin se corrió, se desplomó en el asiento mientras yo le lamía la polla, y luego se levantó, se inclinó y me besó en los labios. Me alisó el pelo con las manos y dijo: «Ha sido increíble. Eres increíble. Muchas gracias. Si existe un dios, trabajaré la próxima vez que te lleven al partido.

Sonreí y dije: «Yo también lo espero. Mientras se ponía los pantalones, me puse el slip por encima de la cabeza y le di un beso en la mejilla y le agradecí que fuera tan amable. Dale estaba en la puerta cuando llegamos, la abrió y agradeció al conductor por ser tan considerado y me dejó entrar antes de abrazarme y decir: «Primero, hijo de puta, estás muy bueno. Segundo, hijo de puta, estás muy bueno. Tercero, ¿te has divertido?» Sonreí, le besé y le dije:

«Ofréceme una copa y te lo contaré todo». Tomamos una copa de vino y me masajeó los pies mientras le contaba todo lo que me había pasado. Estaba muy celoso. Nunca había tenido la oportunidad de ver un partido desde una de esas salas privadas y le encantaría hacerlo. Dijo que tendría que pensarlo, pero se negó a ponerse el slip.

Pusimos las gafas en el fregadero y nos fuimos a la cama. Le dije que tenía suficiente energía para un polvo más, si le interesaba, y me dijo: «Siempre me interesa, y creo que podrías disfrutar mucho de éste». Dale se puso encima de mí y me levantó los brazos por encima de la cabeza. Sabe lo mucho que me excita sentirme indefensa.

Mientras me sujetaba las manos por encima de la cabeza, levantó la mano y, de repente, mis brazos estaban sujetos por dos pesadas esposas de cuero negro sujetas a las esquinas de la cama con cadenas. Chillé de placer, pero él no había terminado. Se metió debajo de la almohada, sacó una venda y me la puso sobre los ojos. Luego se bajó de mí y aseguró mis piernas a las esquinas de la cama. Oí que se movía y entonces se estiró a mi lado y empezó a jugar con mis pezones.

Cuando se le pusieron duros, dejó de hacer lo que estaba haciendo y les puso unas pinzas para sujetarlos. Me sentí tan indefensa y supe que había descubierto mi más profunda y oscura fantasía. Luché brevemente, pero luego me relajé y me rendí mientras él empezaba a acariciar mi cuerpo con sus dedos y sus labios. Cuando empezó a bajar hacia mi coño, lo detuve. Me habían follado varias veces esta noche. Me había limpiado después, pero siempre hay algo que se queda atrás. Le rogué que se detuviera, pero no me hizo caso y pronto estaba lamiendo mi coño rojo, hinchado y muy bien follado. Grité fuerte y me corrí tan fuerte que pensé que me desmayaría. Quería abrazarlo y darle las gracias por hacerme sentir así, pero por supuesto eso estaba fuera de lugar, y por eso me sentía así. No sé si puedes entender eso.

Me comió con fuerza, mordiendo, mordiendo y lamiendo, y me volví loca. Tuve un orgasmo gigantesco tras otro y cuando finalmente se subió encima de mí y empezó a follarme violentamente, a violarme, a machacarme brutalmente, me corrí por última vez y entonces me desmayé momentáneamente. Dejó que me corriera, y luego se arrastró y me metió su maravillosa polla en la boca y se la chupé con avidez. Al final tuvo que sujetarme y sacar con fuerza su polla de entre mis labios. Se estiró a mi lado y me besó cariñosamente. Luego me quitó la venda de los ojos y me preguntó: «¿Te gustan tus regalos?» Le sonreí, intentando que viera lo mucho que le quería y le dije: «Mucho. Ahora dime qué puedo hacer para recompensarte», y me dijo: «¡Cariño, acabas de hacerlo!

Le rogué que me quitara las esposas para poder abrazarlo y finalmente lo hizo. Lo rodeé con mis brazos y lo abracé muy fuerte, diciéndole una y otra vez cuánto lo amaba. Ahora estaban adormecidos, pero ¡maldita sea, estaban calientes! Empecé a aflojarlas para poder quitarlas y cuando la circulación empezó a volver a mis pezones, de dolor.

Me acerqué de nuevo a la cama y cogí una de las esposas y la miré junto con la cadena que estaba atada a ella. La forma en que te gusta que te sujeten los brazos para sentirte indefenso, la forma en que te gusta que alguien te controle. He visto lo bien que te lo has pasado este fin de semana. Esto es más de lo mismo. No tengo una polla enorme, no puedo hacer por ti lo que Glenn puede. Pero puedo hacer esto. Me tiré sobre él y le besé por toda la cara y le dije: «Nunca dije que no me hicieras feliz. Siempre me haces feliz.

Te quiero.

Quizá deberíamos hablar más. Piensa en la angustia que nos habríamos ahorrado si hubiéramos hablado de nuestras fantasías.

Si hubiera sabido que querías verme con otros hombres, convirtiéndome en una puta, tal vez no habría sido tan tímida. Pensé que estaba siendo la esposa que tú querías. Si hubieras sabido mis fantasías, bueno, nuestras fantasías van realmente bien juntas. Todo este tiempo queríamos las mismas cosas y nunca lo supimos». Me levanté y fui al baño y me di una ducha rápida y luego nos acurrucamos en la cama y nos quedamos juntos abrazados durante mucho tiempo antes de irnos a dormir. Me sentí muy feliz, y fue aún mejor porque sabía que le estaba haciendo feliz a él también.

A la mañana siguiente me levanté y preparé café. Cuando Dalegot se levantó y salió y me vio, sorbiendo café en la desnudez, se acercó, me abrazó y me dijo: «Nunca has estado más guapa. Me levanté, besé a mi marido y le serví un poco de café. Luego preparé el desayuno. Comimos y nos sentamos a relajarnos y a tomar café cuando sonó el timbre de la puerta. Como estaba desnuda, Dale abrió la puerta. Me sorprendí cuando volvió y no estaba solo. Pero cuando volvió a entrar en la habitación vi que sólo estaban Lisa y Frank. Me levanté y les di un abrazo a los dos y me felicitaron por mi atuendo. Les preparé una taza de café, pero antes de que se sentaran le dije a Lisa que tenía que enseñarle algo.

Le encantó y sugirió que volviéramos a Sweet Nothings a hacer unas compras. Sugirió que lleváramos a los hombres. Sabía que Dale lo disfrutaría y le mostré los regalos que Dale me había dado ayer. Sus ojos se iluminaron y se emocionó mucho. Se puso una de las esposas, olió el olor del cuero y se la probó. Se quedó mirando durante un minuto y luego dijo: «¡Joder, esto me pone muy cachondo!» Yo sonreí y dije: «Hay cuatro, una venda y unas pinzas para los pezones. Me corrí tan fuerte anoche que me desmayé». Me senté a su lado y le pregunté qué pasaba.

No solía pasarse por mi casa, y Frank nunca había estado aquí. Sólo vinieron porque Frank había oído hablar de un Correcaminos en el que Dale podría estar interesado. Puse los ojos en blanco y ella se rió, pero la verdad es que estaba empezando a disfrutar de esto del club de coches tanto como los chicos. El fin de semana pasado puedo garantizar que lo disfruté más. La miré y le pregunté: «¿No crees que lo jodimos el fin de semana pasado, verdad?

No me gustaría que la gente dejara de venir a los espectáculos y a las fiestas por lo que hice». Muchas de ellas dicen que ha sido lo más divertido que han hecho en una exposición de coches». «Tenía miedo de haber enfadado a algunas de las chicas. Apenas estoy empezando a conocer a algunas de ellas. Carol me sorprendió mucho cuando dijo que quería mirar».

Lisa soltó una risita y dijo: «La tienda de Carol estaba al otro lado de la nuestra. Tendrías que haberlos oído cuando se fueron a la cama esa noche. Me di cuenta de que Lisa seguía con el manguito puesto. Estaba disfrutando de su tacto y se me ocurrió una idea. Le solté la muñeca, pero no la dejé levantarse. Le quité la camiseta sin preguntarle y, como no llevaba sujetador, la empujé a la cama y le sujeté las dos muñecas con las esposas.

No se resistió, y pude ver cómo se excitaba mientras la sujetaba.

Cuando sus muñecas estaban bien esposadas, le desabroché los pantalones y le quité los calzoncillos y las bragas, todo en un gran bulto de ropa, y luego le aseguré los tobillos a las esquinas inferiores de la cama.

Me sonrió cuando me acerqué y le puse la venda en los ojos. Luego me acerqué al intercomunicador y llamé a la cocina y pedí a Dale y Frank que subieran.

Cuando me oyó por el intercomunicador Lisa se estremeció de anticipación. Me acerqué y empecé a besarla, sus labios, sus pezones y su vientre plano y sexy. Estaba besando su coño cuando oí pasos detrás de mí. Me di la vuelta y les invité a entrar y cuando Franksaw Lisa sonrió como nunca le había visto sonreír antes. Frank cogió las pinzas, las miró y dijo: «Nunca la he visto más guapa». Luego me devolvió las pinzas y dijo: «Tú estás más informado que yo sobre estos asuntos. Le dije: «Anoche las usé por primera vez y son muy excitantes.

No me gustaría tenerlas puestas cada vez que tuviera sexo, pero de vez en cuando son muy divertidas». Me di la vuelta y volví a la cama con Lisa y jugué con sus pezones hasta que estuvieron duros. Entonces le puse las pinzas y las apreté. Volví con Frank y empecé a desvestirlo y le pregunté: «¿Te gustaría follar con tu puta, o te gustaría follarme a mí mientras ves a mi marido follar con la tuya?» Lo pensó durante medio segundo y luego dijo: «Dale, no creo que hayas tenido la oportunidad de follar con mi mujer todavía, ¿verdad? Por favor, siéntete como en casa.

Después de todo, me follé a tu zorra el fin de semana pasado. Creo que nunca antes había visto a Dale desvestirse tan rápido. Terminé de desvestir a Frank y me eché en sus brazos mientras veíamos a Dale atacar a su mujer. Tenemos una cama bastante grande, pero con Lisa justo en el centro no había espacio para nosotros. Así que mientras Dale se follaba a Lisa tan fuerte como podía, Frank me inclinó sobre el lado de la cama con mi cara justo al lado de la de Lisa y me folló por detrás. Fue muy intenso, nadie hablaba, sólo se oían gruñidos y una fuerte respiración.

Lisa nunca había estado atada y con los ojos vendados y sabía lo excitada que debía estar. Se corrió fuerte y a menudo mientras Dale la penetraba. Lisa estaba tumbada en mi cama, gimiendo felizmente y Dale se quitó las pinzas. Cuando le quitó las pinzas, me puse encima de ella, me puse en cuclillas sobre su cara y dejé que se comiera el semen de su marido de mi coño. Lisa y yo tuvimos varios orgasmos más antes de tener que parar. Me levanté lentamente y dije: «¿Por qué no la dejamos así y salimos un rato?» Lisa empezó a forcejear y me suplicó que la dejara levantarse para poder ir al baño. Me dijo que era eso o mojar la cama». Me reí y le quité las esposas. La ayudé a sentarse, se quitó la venda y preguntó: «¿De dónde las has sacado? Dale sonrió y dijo:

«Vamos a salir a ver un coche esta tarde. Lisa sonrió y dijo: «¡Chicos y vuestros coches!» Volvimos abajo y preparé unos bloody marys y los llevamos a la piscina, nos sentamos a la sombra y les conté mi noche anterior. Ella miró a Frank y, cuando terminé de contar los detalles, se volvió hacia mí y me preguntó: «¿Te importaría pedirle a Glenn que me invite la próxima vez?» Miré a Frank, que sonrió y asintió. El coche que querían ver estaba en el campo, a una hora de la ciudad. Frank nos dio unas indicaciones complicadas que seguimos casi sin problemas y sólo tuvimos que dar la vuelta un par de veces.

No importaba, era la primera vez que los cuatro pasábamos tiempo juntos y nos lo estábamos pasando muy bien. Frank y Dale fueron a la puerta y llamaron y un hombre alto y delgado de unos cincuenta años se acercó a la puerta y se presentaron. El hombre salió y Lisa y yo nos unimos a ellos. Parecía bastante agradable.

Nos pidió que le siguiéramos y nos condujo a un gran cobertizo, y los tres tardaron mucho en abrir las puertas. Hacía años que no se abrían. Lo único que había dentro era un coche sobre bloques y cubierto con telas y mantas. El dueño quitó con cuidado la cubierta del coche y allí estaba un flamante Plymouth Road Runner de 1970, con un motor 440 y un six pack.

No sé lo que acabo de decir, eso fue lo que le dijo a Dale. ¡Era hermoso! Dijo que tenía menos de trescientas millas. Su hermano gemelo lo había comprado justo antes de ser enviado a Vietnam. Nunca regresó. Su padre había metido el coche en el cobertizo y lo había tapado, y allí había estado desde entonces.

Dale y Frank caminaron alrededor del coche y tuvieron que tener cuidado para no pisarse la lengua. Dalecaminó alrededor del coche dos veces y luego nos acercamos al tipo y le dijimos: «No puedo darte lo que vale este coche. Sin embargo, haré algo por usted. Me encantaría ponerlo en marcha para ti y podrías ponerlo en cualquiera de las subastas de coches más importantes del país y estarías listo de por vida. Pero voy a ser honesto contigo, deberías quedarte con esto. Este es un coche que tienes que amar. El hombre había estado observando a Dale hablar y dijo: «Amas este coche, ¿verdad? No lo estás comprando para venderlo, ¿verdad?» Pero por la forma en que lo dijo, eran afirmaciones, no preguntas. Dale dijo, «No señor. Nunca vendería este coche. Es una obra de arte». El hombre dijo: «Me siento mal por haber estado aquí todos estos años. Pero no he podido deshacerme de él. Estuve en la ciudad hace unos meses y su club de coches tenía una exposición.

Vi tu Superbee.

Pensé para mí, ‘Ese hombre ama ese coche. No tenías tu nombre ni nada en el coche, pero el coche al lado del tuyo era de este hombre. Finalmente le llamé ayer y le hablé del coche y le pregunté si estaba interesado. Quiero que te lo lleves. Dale y Frank volvieron al pueblo a por el remolque. Lisa y yo nos quedamos y tuvimos una larga charla con Alex. Fue muy triste. Habló de su mujer, que murió hace unos años. Ya no se dedica a la agricultura.

Sólo mantiene la casa y lee mucho. Nos enseñó su biblioteca y era increíble. Tenía miles de libros. Leía sobre todo. Sabía mucho de todo. Era divertido. Cuando lo conoces, piensas que es una especie de campesino, pero sabe más cosas que nadie que haya conocido. Lisa y yo intentamos convencerle de que viniera a la ciudad alguna vez. Le invitamos a cenar o al club de coches para que viniera a ver su coche cuando Dale terminara de prepararlo. Pero no estaba interesado. Estaba acostumbrado a estar solo.

Es una pena, era realmente fascinante. Mientras buscábamos en su biblioteca, vi un montón de fotografías. Eran enormes ampliaciones de imágenes en blanco y negro, ¡y eran preciosas! Le pregunté si podía mirarlas y se sonrojó, pero asintió. Empecé a sacarlas de una en una. La mayoría eran de un metro por un metro y medio.

La primera docena eran paisajes. Y eran las fotografías más magníficas que jamás había visto. El contraste, la composición, eran perfectas, me conmovieron. Luego llegué a algunas que eran retratos. Supe sin preguntar que eran de su mujer, y que él las había tomado. A medida que avanzaba en la pila, ella era cada vez más joven. Había incluso algunos estudios de figuras desnudas. Me di la vuelta y le pregunté si tenía más y asintió con la cabeza. Por favor, hazme una foto así». Se sonrojó de nuevo y vi que iba a negarse. Me acerqué a él y le dije: «Tienes que enseñarlas. Negó con la cabeza, le puse la mano en la mejilla y le dije de nuevo: «Por favor, hazme una foto. Quiero ver a través de tus ojos». Dudó un momento y luego dijo: «Ha pasado mucho tiempo. No he tocado mi cámara desde que murió Diane». Lisa se había acercado a ver las fotografías, para ver por qué estaba tan emocionado. Volvió a acercarse a donde yo estaba y vi que estaba tan impresionada como yo.

Seguimos a Alex hasta el granero, donde había convertido una gran parte en un estudio. Sacó su cámara. Era una vieja cámara de gran formato. Parecía una antigüedad. Mientras la preparaba, me ignoraba. Yo estaba apartada, quitándome la ropa. Cuando preparó la cámara, se dio la vuelta y me vio allí de pie y casi se sobresaltó.

Le sonreí y me acerqué a la zona que había preparado y le dije: «¿Cómo me quieres?» Respiró hondo y me hizo posar y se movió por todo el lugar tomando lecturas de luz y ajustando las luces y luego se puso detrás de la cámara y empezó a hablarme. De vez en cuando retrocedía, se acercaba y ajustaba ligeramente mi posición, luego volvía a hablarme con esa voz tranquila e hipnótica y luego tomaba otra foto.

Cuando terminó, me levanté y Lisa estaba de pie, desnuda, esperando su turno. En ese momento debió de darse por vencido. Se limitó a hacerla posar y a repetir el mismo procedimiento. Observé, fascinado, cómo tomaba un par de docenas de fotografías, trabajando tranquilamente y con confianza. Luego me acerqué y Lisa e Isat se tumbaron en un sofá y nos hizo fotos juntos. No eran sexuales, pero sí sensuales.

Nos hizo posar juntas, pero no de manera sexual. Cuando hubo tomado otra docena de fotografías, se enderezó y dijo: «Qué bien. Creo que estarás contenta», y yo sabía que lo estaría. Me di cuenta de que, a pesar de lo distante que había tratado de actuar, tenía un gran bulto en sus pantalones. Me acerqué a él, extendí la mano y toqué suavemente su erección. Le sonreí y le dije: «¿Lo he hecho yo?». Entonces empecé a desvestirlo lentamente. Él tartamudeó algunas frases para disuadirme, pero no me iba a negar. Le quité la ropa y lo empujé sobre un sofá cama cercano, de espaldas. Lisa se acercó y se acostó a su lado y lo besó suavemente mientras yo me movía sobre él y guiaba su polla dentro de mí. Sólo subí y bajé sobre él una o dos veces antes de que se corriera. Pero aún no habíamos terminado. Me tumbé encima de él y le besé el pecho mientras Lisa seguía besando sus labios. La polla seguía enterrada en mí y no se ablandaba en absoluto.

Después de unos minutos le rodeé con mis brazos y le abracé y juntos nos dimos la vuelta para que él estuviera encima ahora. Le miré y le dije: «Por favor, hazme creer que soy ella. Hazle el amor a Diane «Lisa se apartó, estaba llorando como un bebé. Alex me abrazó suavemente y me hizo el amor más dulce. Me besó la cara, los labios y el cuello, y acarició su polla dentro y fuera de mí. Finalmente se levantó y se sentó en el lado de la cama y parecía que se sentía mal. Me senté y le pregunté: «¿Estás triste? «Me miró fijamente durante un minuto y luego sonrió y dijo: «No estoy seguro de lo que soy». Me miró fijamente durante un minuto y dijo: «Creo que estoy agradecido. Eres una joven muy perspicaz «Me senté a su lado, le cogí la mano y se la besé. Luego le dije: «Podemos repetirlo alguna vez. Parecía un poco inseguro y me preguntó:

«¿Qué crees que le parecería a tu marido, Kelly?» Sonreí y dije: «A mi marido le parecería maravilloso». Ahora entendía que le preocupaba lo que Dale pensaría si se enteraba. Le cogí la mano y le dije: «En serio, a Dale no le importaría». No estaba del todo convencido, pero estaba bastante segura de que podría convencerle. Lisa se vistió y nos sentamos a esperar impacientemente durante más de una hora. Nos dejó entrar en el cuarto oscuro y las fotos estaban colgadas por toda la habitación. Tenía razón, eran hermosas. Eran obras de arte. Cada una de ellas era una obra de arte, digna de ser colgada en una galería. Le abracé y le dije: «Son preciosas. No sé qué decir.

Él me sonrió y me dijo: «Oh, creo que estamos en paz, jovencita». Durante unos minutos tuve a Dianeback. No fue suficiente, no fue real, pero fue maravilloso». Volví a dar un paso atrás y dije: «Lisa y yo tenemos un amigo que tiene una gran y famosa galería de arte en la ciudad. Se volvería loco con tus obras. Déjame llevárselas. Deja que las muestre. Él dijo: «No quiero involucrarme en toda esa mierda.

No puedo tratar con esa gente y, para ser honesto, no tengo mucho respeto por muchas de las cosas que la gente llama arte». Entonces se me ocurrió una idea y sugerí: «¿Y si no le decimos a nadie quién es el fotógrafo? Nuestro amigo podría mostrarlas, venderlas y tú podrías permanecer en el anonimato. Al menos déjame llevarle algunas. Alex finalmente cedió y revisamos su colección y los tres seleccionamos unas tres docenas de fotografías.

Nos hemos dejado la piel empaquetando para viajar y cuando los chicos han vuelto con el remolque y un coche lleno de ayuda, las fotos ya estaban listas para salir.

Salimos y vimos cómo Dale y Frank y un par de chicos que habían conseguido reunir del club ponían el coche sobre rodillos y lo sacaban con cuidado del garaje y del remolque. Antes de irnos, llevamos a Frank y a Dale al estudio y les enseñamos nuestros retratos. Alex estaba de pie, nervioso, sin saber cómo reaccionarían nuestros maridos si les sacaba fotos desnudas a sus esposas. Cuando los chicos vieron las fotos se volvieron locos. Antes de irnos, Dale le dio a Alex un cheque por el coche y le dijo: «Vale por lo menos cinco veces más que esto.

Era de 20.000, lo que casi acababa con nuestros ahorros. Alex cogió el cheque, sonrió y lo rompió. Dijo: «Tus esposas creen que me van a hacer rico. Lo hagan o no, me han hecho feliz. Hacía tiempo que no era feliz. No necesito el dinero, me alegro de que el coche haya encontrado a alguien que lo quiera tanto como mi hermano». La expresión de la cara de Dale en ese momento era digna de veinte mil dólares. Alex se volvió hacia Lisa y hacia mí y nos dijo: «Hacedme saber si a vuestro amigo le gustan esas fotos. Las tuyas estarán secas y montadas mañana si las quieres. Ha sido un placer conoceros, amigos». De camino a casa, les contamos a los chicos todo lo que pasó durante la tarde. Habíamos planeado parar en la tienda de novedades para adultos que Dale había encontrado, pero se hacía tarde, así que lo dejamos para mañana y nos dirigimos a casa para descargar el coche. Esperaban que el interior estuviera podrido, pero no lo estaba. Le cambiaron todas las mangueras y correas y juntas y los neumáticos y todos los líquidos y todas esas cosas que no quedan bien en el almacén.

Le pusieron una batería y arrancó enseguida y funcionó como un coche nuevo. No tenía ni un rasguño en la pintura, no recuerdo el nombre del color, pero era un bonito color cobre con una franja negra en el capó. Ha ganado el primer premio en varias exposiciones. A Dale le han ofrecido más de cinco veces lo que intentó pagarle a Alex por él. Sin embargo, me vendería a mí antes que a ese coche. Ahora que lo pienso, ¡me vendió a mí! El club de coches se ha reunido para varias exposiciones y algunas fiestas desde que nos volvimos locos en ese espectáculo y acampada fuera del estado.

Hemos bajado el tono un poco. Todavía se pone un poco salvaje, y la gente en las tiendas de campaña en la noche, o las habitaciones de motel, no son siempre las personas que están casadas entre sí. Ahora somos un poco más discretos y los pocos miembros del club que no están dispuestos a ello lo agradecen. También hemos organizado algunas partidas de póker. Lisa y yo llevamos las fotografías, incluidas algunas de las que hicimos, a nuestro amigo de la galería de arte. Se volvió loco.

Alex es el próximo Ansel Adams.

Alex es el fotógrafo desconocido más famoso del país. Sus fotografías se venden como un loco, cuando las toma. Hemos recibido llamadas de gente de todo el mundo que quiere posar para él. Alex está contento con los dos modelos que tiene ahora.

Lisa y yo vamos allí unas dos veces al mes. Le llevamos sus cheques y recogemos las fotos nuevas que ha hecho y, mientras estamos allí, hacemos el amor con Diane.