Saltar al contenido

Para otros que estén viviendo esta etapa de su vida: La historia de cómo mi mujer se hizo swinger. Y como yo encontré la manera de aceptarlo. Parte.1

Hola, mi nombre es Jackson, Jack para abreviar, y me gustaría contarte sobre mi esposa y yo y cómo nos hicimos swingers. He cambiado los nombres de personas y lugares para preservar la privacidad. Solo para que sepan que esto involucra sexo de hombre a hombre y por supuesto con un transexual. Así que déjame empezar.

Los primeros años de nuestro matrimonio fueron bastante estándar o al menos lo que yo creo que es estándar. ¿Cuántas personas miran a sus amigos y saben que les gusta: hablar sucio, tirarse de los pelos, el sexo anal, el juego del semen o cualquier otra cosa durante el sexo? Así que cuando digo normal para nosotros me refiero a sexo oral, algo de juego con el culo y simplemente follar como animales. En ocasiones, también utilizamos un juguete. Yo recibía más que mi mujer. Habíamos adquirido un surtido de consoladores y vibradores a lo largo de los años. Al principio de nuestra relación introduje el juego anal a mi mujer. Ella había crecido al abrigo de muchas cosas y creo que la primera vez que pasé mi lengua por su apretado culito el mundo que conocía se puso de cabeza.

El juego anal se convirtió en un tema habitual en nuestro juego, siendo los rim-jobs nuestros favoritos, y fue durante un rim-job que mi mujer me confesó que había fantaseado con que hiciéramos un trío. La mayoría de los hombres fliparían con esto. Eso es porque la mayoría de los chicos asumen que estoy hablando de otra mujer. Ella se refería a otro hombre. Soy bisexual, hasta que me casé, era un crucero habitual. A los quince o dieciséis años hice un descubrimiento asombroso, el sexo es estupendo tanto con chicos como con chicas. Por otro lado, mi mujer esperó un poco más para descubrir el sexo y es lo suficientemente hetero como para no encontrar atractivo el mismo sexo.

Hace años que sabe que soy bi. De hecho, tenemos un surtido de juguetes que le permiten… jugar al rol. De todos modos, esa noche ella tenía el botón justo. Yo estaba de espaldas, con las piernas abiertas y ella entre lamiendo mi agujero y chupando mi polla cuando me lo dijo. Angela estaba tumbada boca abajo con su bonito y apretado culo apuntando al techo y sus grandes ojos grises mirándome desde detrás de mi polla. Ella sonrió y volvió a lamerme mientras asimilaba lo que había dicho. Levantó su cara de su trabajo en mi agujero y sonrió de nuevo desde detrás de mi polla antes de llevársela a la boca. Me chupó como una campeona. Una vez que mi polla estuvo fuera de su boca, me preguntó qué pensaba de su fantasía… Me la follé como un loco y al día siguiente me propuse hacer realidad esa fantasía. En aquel momento no tenía ni idea de lo que esto iba a suponer, y de cómo nos cambiaría a nosotros, y a nuestro matrimonio.

Encontrar un chico para mi mujer, como cualquier hombre sabe, es difícil por una serie de razones, la menor de las cuales es querer a alguien que sea casi normal. Así que después de tres meses, nueve anuncios en línea, cinco mamadas y un solo intercambio de sexo anal de hombre a hombre, encontré a un tipo llamado Jason. Vive a las afueras del país donde vivimos mi mujer, Angela, y yo. Su ubicación nos permitía ser discretos y estar lo suficientemente cerca para que él pudiera llegar a nuestra casa si surgían ciertas necesidades. Como siempre, hubo un inconveniente. Mi mujer no quería que trajera a un tipo cualquiera. Así que Jason conoció «accidentalmente» a mi esposa donde ella trabaja y llegó a conocerla. Ella no tenía ni idea de quién era ni de que yo lo conocía.

Jason se tomó su tiempo. Pasaron casi tres meses antes de que el trío ocurriera realmente. Él se presentaba en su trabajo y simplemente era un buen amigo. Han pasado varios años, así que no puedo recordar exactamente cómo la abordó y le dijo que era bisexual. Pero recuerdo esa noche. Llegué a casa del trabajo antes que ella. Estaba en la ducha cuando ella entró. A través de la cortina de la ducha me habló de su día. Quería ahorrarle agua caliente a Angela, así que me enjuagué rápidamente y salí de la ducha.

Ángela estaba sentada en la cama mientras yo me secaba. Su largo y sucio pelo rubio estaba recogido en un moño. Estaba desnuda, con los pies sobre la cama y los tacones levantados, abriendo las piernas y mostrando su coño pelado. En la mitad de su coño había uno de nuestros juguetes favoritos, un consolador azul de dos cabezas. No había mucha necesidad de palabras. Me acerqué a ella y levanté el consolador de las sábanas. Lo introduje y lo saqué de ella. Su cabeza cayó hacia atrás mientras gemía.

«Sube aquí para que pueda follarte». Apenas pudo pronunciar las palabras entre gemidos. Era todo lo que necesitaba decir.

Me tumbé de espaldas mientras Angela se ponía en posición de misionero modificado y sacaba un bote de lubricante. No perdió tiempo en lubricarme y deslizar su polla de plástico dentro de mí. Tardé unos tres minutos en relajarme del todo, y para entonces ya estábamos de culo a coño. Nunca la había visto tan excitada. Me folló como si no hubiera un mañana. Tenía una mano en mi polla mientras la otra masajeaba sus bestias. Una y otra vez yo estaba a punto de explotar pero ella se perdía en su propia búsqueda de placer. Intentaba que me corriera pero no lo iba a conseguir, aunque logró correrse dos veces antes de sacar su polla de mi culo.

Se echó de espaldas y yo me puse a limpiar el desastre que había hecho en su coño. Unos diez minutos después, se puso boca abajo y dijo que era su turno. Fui a deslizarme dentro de su coño, pero ella se apartó de mí cuando estaba a punto de empujar.

«Te he follado como un hombre, es tu turno».

Esta vez, mientras me inclinaba hacia ella, me guió por encima de sus caderas hasta su apretado trasero. Me tomé mi tiempo para deslizarme dentro de ella. A diferencia de mí, su culo no es penetrado con regularidad. Se había lubricado antes de adoptar su postura en la cama, y en poco tiempo estaba completamente enterrado en ella. Le rocé juguetonamente la nuca mientras empezaba a bombear. Ella colaboró conmigo apartándose ligeramente cuando me retiré, y empujando cuando empujé. Poco a poco le acaricié las tetas y le froté el estómago mientras entraba y salía de su culo. Bajé hasta su clítoris y empecé a frotarlo lentamente hasta que se corrió. Su culo se aferró a mí mientras se sacudía en el orgasmo. Dejé que se recuperara durante un minuto antes de empezar de nuevo. Nos pusimos a trabajar mutuamente durante lo que me pareció una hora antes de que ella finalmente me exigiera que me corriera. En ese momento vacié mis pelotas en sus entrañas.

Mientras mi polla empezaba a quedarse flácida dentro de ella, giró la cabeza y me besó. Angela se apartó de mí y buscó una camiseta para cubrirse el culo y se deslizó sobre mí.

«¿Te follarías a un tío así?» Preguntó apretando la camiseta contra su agujero lleno de semen.

«Todo menos los besos… sí».

«Quiero ver cómo te follas a un amigo mío. Me dijo que era bi y me puse a hablar con él sobre el tema y hace tiempo que no está con un tío».

«¿Quién?» Sabía muy bien con quién.

«Es un cliente, un gran cliente, y me invitó a comer el otro día. Simplemente surgió».

«¿Así que quieres que venga y me coja?»

«Estará aquí a las nueve». Dijo sonriendo mirando el reloj de cabecera. Eran las siete y media y algo de cambio. «Quería asegurarme de que había tiempo suficiente para poder cancelar todo el asunto. Entonces, ¿qué te parece?»

«Deberíamos ir a ducharnos porque dudo que yo sea lo único en lo que quiera meter la polla cuando llegue».

Jason llegó con algo más de diez minutos de retraso a la casa. Ángela y yo estábamos en bata cuando llamó a la puerta. Entró y mi mujer nos presentó a los dos. Los tres pasamos a la sala de estar y tratamos de entablar una pequeña charla. Como puedes imaginar, las cosas fueron un poco incómodas en ese momento. Pensé que tenía una oportunidad.

«Entonces», le pregunté a Jason «¿Cuándo fue la última vez que te la chuparon de verdad?»

«Tuve una novia durante unos cuatro meses y ella rompió hace unas dos semanas. Ella no había sido… ya sabes… por un tiempo sin embargo». Me levanté y me acerqué a él.

«Me refiero a una verdadera mamada».

Mi erección debía ser visible para los dos al igual que la de Jason para mí. Me arrodillé frente a él y me quité la bata antes de desabrochar sus vaqueros y tirar de ellos y de sus bóxers al suelo. La polla sin cortar de Jason medía siete pulgadas y media. Desde los huevos hasta la punta mantiene sus joyas afeitadas, una de las grandes razones por las que lo elegí. Ángela y yo también nos mantenemos bien afeitados. Puse mi mano alrededor de la base y oí a mi mujer cerrar la boca mientras tiraba de la piel para exponer la cabeza del hongo de Jason. Ángela vio cómo le lamía la cabeza dos veces antes de hacerle una garganta profunda. Mi mujer no tardó en unirse a mí. Sustituyó mi mano en la base de la polla de Jason y empezamos a chuparla por turnos. Angela se perdió en el servicio de Jason y yo trabajé hasta sus pelotas, lamiendo y chupando con cuidado, antes de bajar y empezar a rimarlo.

Ángela me miró con la polla de Jason en la boca con una pregunta en los ojos mientras mi lengua se introducía en él. Le guiñé un ojo y ella soltó la polla de su boca. Fue al dormitorio y volvió con un puño lleno de condones. Automáticamente abrió uno y se lo puso a Jason antes de montarlo. Observé a los dos follar durante uno o dos minutos antes de enrollar un condón en mi polla. Jason tenía la boca pegada a la teta derecha de mi mujer cuando le metí un dedo lubricado en el culo. Gimió alrededor de su pezón y mi mujer me miró. Pude ver la sonrisa en la cara de Angela mientras le metía el dedo. Gritó cuando entré en él y mi mujer aceleró el ritmo. Ángela y yo construimos un ritmo mientras follábamos a Jason. Alcancé el clítoris de Angela y comencé a frotarlo ligeramente. Mi otra mano masajeaba sus pechos mientras follaba a Jason. Sus gemidos empujaron a Jason a la cima y él llenó el condón dentro de ella.

Ella continuó, cabalgando sobre su polla reblandecida, mientras yo estaba más cerca de correrme. Pero ella me detuvo y me empujó hacia atrás haciendo que mi polla saliera del culo de Jason. Angela cogió mi polla, me guió hasta el dormitorio y le hizo una señal a Jason para que la siguiera. Los dos nos metimos en la cama donde ella me acostó de espaldas antes de quitarse el condón que tenía puesto, y empezó a masturbarme.

Estaba a cuatro patas con el coño y el culo apuntando a la puerta cuando Jason entró con su polla reblandecida colgando entre las piernas.

«Jason, hay una botella de lubricante en la mesita de noche. ¿Podrías coger un poco y lubricar mi culo, por favor?»

Ella no perdió el ritmo mientras Jason deslizaba un dedo en su trasero. Sus ojos estaban fijos en los míos mientras me acariciaba la polla. Su respiración se aceleró mientras Jason le metía los dedos cada vez más fuerte. De vez en cuando miraba hacia atrás para ver si él estaba duro. Finalmente, cuando estuvo listo, Angela se soltó de sus dedos, se puso a horcajadas sobre mis caderas en posición de vaquera invertida y deslizó mi polla en su culo. Se inclinó hacia atrás, con una mano soportando su peso, mientras frotaba un círculo alrededor de mi culo para mostrarle a Jason dónde poner su polla.

Mientras Jason se ponía otro condón, Angela me metió dos dedos en el culo mientras giraba sus caderas alrededor de mi polla. Ella se sentó recta cuando él puso la cabeza de su polla hasta mi agujero.

«Seis años ha hablado de follar con hombres y ser follado». Ella flexionó su culo alrededor de mi polla y se hundió en ella más de lo que nunca había cogido, yo me detuve cuando las mejillas de su culo se apoyaron en mis caderas. Besó a Jason en la boca, y se quedó sin aliento por el esfuerzo que su culo estaba haciendo para acomodarse a mí.

«Fóllalo despacio que quiero disfrutar de esto».

Jason se tomó su tiempo, y Angela se aseguró de que yo no pudiera correrme. Fue metódica, sólo trabajó mi polla lo necesario para mantenerme duro. Perdí la noción del tiempo, pero estaba en el cielo. Mi polla dentro del precioso culo de mi mujer, y una hermosa polla de siete pulgadas y media follándome. Sé que Jason hizo todo lo posible para no correrse, pero al final mi culo ganó y llenó su segundo condón de la noche. Jason se deslizó fuera de mí sin aliento. Angela le hizo un gesto para que se inclinara. Le agradeció el espectáculo con un beso y luego le dirigió a su coño pelado y le dijo que lo lamiera. Muy contento, él obedeció, y en poco tiempo ella estaba de nuevo follando mi polla mientras Jason se la comía. Sólo duré unos cinco minutos una vez que ella empezó a follar, pero la sensación de que sus intestinos se llenaban de semen mientras le lamían el coño fue demasiado, y se unió a mí en el orgasmo. Todo su cuerpo se flexionó cuando las sensaciones la llevaron al límite. Su culo se aferró a mi polla de forma casi dolorosa, haciendo que mi semen saliera a chorros alrededor de mi polla. Jason estaba allí un segundo después lamiendo el semen que goteaba.

Angela finalmente se relajó y yo estaba saliendo de ella cuando me detuvo. Le dijo a Jason que fuera a lavarse la polla y a buscar otro condón. Comenzó a hablarme sucio sobre lo mucho que había disfrutado del espectáculo y que era su turno de diversión.

Jason reapareció con un condón nuevo y Angela abrió las piernas y le dijo que volviera a entrar en su coño. Podía sentir cómo se deslizaba dentro de ella. Ella arrulló y gimió mientras los dos la follábamos como nunca había experimentado. Los dos le frotamos el cuerpo con las manos mientras machacábamos nuestras pollas en sus agujeros. Entre los dos, Angela se corrió tres veces antes de llegar al clímax por última vez esa noche. Los tres compartimos una ducha, donde Jason se comió mi semen del culo de Angela. Instalamos a Jason en la habitación de invitados para pasar la noche, y así fue como se abrió la puerta para mi mujer.

Jason se convirtió en una parte habitual de nuestra vida sexual. Después de un tiempo dejamos de usar condones, todos nos sometimos a pruebas y salimos limpios, así que se decidió que la espalda desnuda estaba bien, ya que Angela tomaba anticonceptivos. Angela y yo nos pasábamos por su apartamento de vez en cuando, y Angela incluso se la chupó en el aparcamiento de su tienda una noche antes de volver a casa. Él y yo nos reuníamos de vez en cuando para un uno contra uno. Angela nos pilló una vez mientras me follaba a Jason en el suelo de nuestro salón. También los había pillado en la misma posición. Era todo diversión y juegos. Una vez a la semana más o menos venía a pasar la noche. Fue justo antes de las Navidades de ese mismo año cuando Angela y Jason conspiraron para hacerme un regalo muy interesante.

Una noche llegué tarde del trabajo y encontré a Jason y a mi mujer desnudos en el suelo del salón. Angela estaba a cuatro patas con Jason hasta las pelotas en su coño. Debo mencionar que Angela, hasta el día de hoy, sólo me deja entrar en su culo, con la aceptación de juguetes. Me desnudé y les ofrecí mi polla. Jason se me fue encima mientras Angela gemía por el asalto a su coño. Antes de que Angela pudiera llegar al clímax, él vació sus pelotas en su coño. Ella se zafó de él y los tres nos retiramos al dormitorio. Jason se tumbó de espaldas y Angela se puso a horcajadas sobre su cara mientras yo tomaba su polla con la mano.

Se la chupé durante unos minutos mientras Angela se sentaba sobre su cara mirando hacia mí para que pudiéramos compartir su polla. Trabajamos en él durante un minuto antes de que ella lo montara. Ella le metió los dedos con lubricante y luego me dijo que me deslizara en el culo de Jason. No duró demasiado. Se corrió y se salió de Angela y de mi polla. Angela se puso de espaldas y yo me metí en su coño mientras Jason me lamía el culo. Casi me corrí con ellos. Me acomodé y entonces sentí la cabeza cubierta de goma de una polla en mi culo.

Pensé que era Jason, y entonces empujé contra la polla y dejé que se deslizara dentro de mí. Jason es más grande que yo por una pulgada y media, pero esta polla, deslizándose en mi culo, era casi nueve. También sentí un hermoso par de tetas presionando contra mi espalda. Mi mente se aceleró y me di cuenta de lo que estaba pasando.

Eva, la dueña de su hermoso apéndice entró en mí hasta los cojones me arrulló al oído mientras Ángela me dedicaba una sonrisita de zorra y me decía Feliz Navidad. No duré ni cinco minutos. Era mi mayor fantasía cumplida.

Eva es una transexual de Hawaii que estaba de vacaciones visitando a su hermano. Jason la había conocido unos días antes y había conspirado con Angela. Jason había estado presumiendo de acostarse con Eva la noche anterior un día mientras él y Angela almorzaban. Angela sabía que era lo único que no había hecho. Así que Eva y Jason vinieron esa tarde. Se sentaron a hablar hasta que me oyeron llegar a la entrada, y Eva se escondió en la habitación de invitados mientras Jason y Angela empezaban a follar en el salón.

Una vez que se recuperó de su orgasmo y se sacó de mí, pude verla por primera vez. Todo lo que pude pensar fue WOW. Sin la polla de nueve pulgadas de largo no había forma de que nadie pudiera decir que no era una mujer. Jason se tomó su tiempo para chuparla mientras yo me recuperaba en las manos de Angela, luego comenzamos una cadena de margaritas. Yo era que la parte de atrás en el culo muy agradable de Eva mientras ella culo follada Jason y mientras se follan el coño de Angela. Ella estaba apretado, y las manos hacia abajo una cogida increíble. Llegué a su alrededor y acarició su pecho mientras ella follada Jason. Nunca le había oído gemir tan fuerte como en ese momento. Llegué a descubrir que la polla más grande que había tomado, hasta ese momento y era la mía. Ángela tampoco se lo puso fácil a Jason, rotando sus caderas mientras él la follaba. Jason se corrió primero y luego Eva. Angela se la chupó mientras la follaba. Eva se corrió en todo el pecho y la cara. Jason empezó a lamer rápidamente la cuerda de semen de mi mujer mientras estaba tumbada junto a Eva y a mí. Mi mujer empezó a meterme el dedo cuando estaba cerca, y me hizo llegar al límite por segunda vez, y me vacié los cojones.

Después de eso nos tomamos un pequeño descanso, antes de que Eva y Jason se fueran dimos una vuelta más. Jason y Eva follaron mientras Ángela y yo nos tiramos a lo perrito con Ángela chupando a Eva. Jason se corrió en Eva, Angela y yo la pusimos de espaldas y nos pusimos a trabajar en su polla y en su culo. Ella se corrió en mi boca mientras la lengua de Angela se enterraba en su culo. Mientras Angela y yo atendíamos a Eva, Jason había estado alimentando su polla para que se pusiera dura de nuevo. Mientras ella se corría, él se movió detrás de mí y se deslizó hasta los huevos en un solo movimiento. Angela me besó antes de montar la cara de Eva y montar la lengua de nuestra nueva amiga hasta alcanzar tres orgasmos mientras Jason y yo follábamos.

Eva se unió a nosotros una vez más antes de tener que ir a casa y fue una noche igualmente entretenida. Angela estaba concentrada en chupármela mientras Jason se follaba a Eva. Ella estaba a cuatro patas con el culo al aire invitando a alguien a meterle algo en el coño o a lamerle el culo. Ella pensó que era Jason deslizándose en su coño por un momento. Eva es la polla más grande que Angela había tenido en ella también. Rápidamente se dio cuenta de que no era Jason cuando Eva estaba a mitad de camino dentro de ella. Mi polla se cayó de su boca mientras ella gemía y arqueaba la espalda. Jason se acercó y se acostó a mi lado para poder ver a mi mujer siendo follada por un transexual. Angela se sentó y envolvió una pierna hacia atrás alrededor de Eva exponiendo su coño y la polla de Eva a nosotros mientras follaban. Las manos de Eva estaban sobre mi esposa, frotando sus tetas y jugando con su clítoris. Jason empezó a pajearme mientras veíamos una de las cosas más increíbles que he visto nunca. Jason y yo nos reacomodamos yo quería estar debajo de las dos «damas». Me tumbé de espaldas entre sus piernas y pasé mi lengua por la polla de Eva mientras entraba y salía de la raja de mi mujer.

Había pensado que Jason sólo iba a pajearme, pero en lugar de eso se montó en mi polla y empezó a besarse con mi mujer, chupándole las tetas y besándola. Ángela se corrió con fuerza y paró en seco la follada de Eva mientras su coño se aprisionaba a esa hermosa polla. Aproveché la pausa en la acción para avanzar unos centímetros y deslizar mi lengua por el culo lleno de semen de Eva. Angela se corrió una vez más antes de que Eva y yo nos corriéramos. Yo me corrí primero pero me quedé debajo de las damas. El orgasmo de Eva fue poderoso; introdujo toda la longitud de su polla en mi mujer mientras se corría. Una vez que sacó su polla del coño sin pelo de Angela, mi boca se pegó a ella bebiendo hasta la última gota que pude. Angela se corrió dos veces más mientras yo le limpiaba el coño. Cuando terminé, las tres descendieron sobre mí para lamerme la cara. Fue, en definitiva, un gran regalo de Navidad.

Las cosas volvieron a su ritmo natural hasta que Jason rompió con nosotros. Había conocido a una joven despampanante que era muy contraria al sexo gay. Duraron tres años, el final llegó después de que él le propusiera matrimonio y le dijera que era bi.

Sin embargo, él rompió con nosotros y Angela y yo estábamos satisfechos por el momento con sólo nosotros. Usábamos juguetes y teníamos sexo unas tres veces por semana, siempre hablando de lo divertido que había sido Jason.

Angela fue ascendida al año siguiente y fue a Seattle a un seminario de formación de tres días. Conduje hasta allí la última noche del seminario y ampliamos los arreglos de la habitación de hotel en la que se había alojado. Tuvimos una gran ronda de sexo antes de salir a cenar. Angela llevaba un bonito conjunto sin bragas, mientras que yo llevaba un pantalón de vestir y una bonita camisa. Fue en la cena cuando ella preguntó por los cruceros. Yo había vivido cerca de Seattle antes de casarnos y ella sabía que yo había pasado muchas noches de viernes en un cine para adultos o en una cabina de vídeo chupándosela a algún tío por el agujero de la gloria. Quería ver algunos de los lugares que yo había frecuentado.