Saltar al contenido

Puta no se aguanta, coge con el perro, luego con el granjero, y termina con ambos en el establo. Parte.3

mujer y vecino con el perro

No, no… ohhhh, bestia… ¡Animal!», sollozó.

La abofeteó de nuevo, esta vez más suavemente que antes, mientras sus rodillas separaban más sus piernas.

Voy a conseguir un poco de carne de coño ahora. Y tío, tengo mucha hambre», murmuró.

Bárbara sintió que él retrocedía, sintió sus dedos tanteando sus Levi’s. Le golpeó con los puños cerrados, empujó su culo contra el suelo. Pero fue inútil. Brad sólo se rió de sus intentos de escapar. Le abrió los vaqueros, se los quitó de las piernas agitadas y luego enganchó los dedos en la banda elástica de la cintura de las bragas y las bajó, y finalmente desnudó a la mujer.

«¡No!

Brad estaba sobre ella una vez más, inmovilizándola con su cuerpo, follándola en seco frotando su polla de un lado a otro sobre la hendidura de su coño.

«¡No, no!

Barbara pensó que alguien le había prendido fuego al coño. El fluido caliente se filtraba en la grieta caliente entre sus nalgas. Sintió que la polla de él le daba nueva vida a su clítoris mientras sus pelotas se arrastraban por su entrepierna.

Sus gritos de auxilio pronto se convirtieron en gritos de codicia. En lugar de apartarlo, Bárbara se encontró aferrada a él, sintiendo el picor de la barba alrededor de ella abriéndose paso en su sudorosa raja del culo.

«Sí, sabía que lo querrías. Mierda, lo querías antes cuando te hablé. Ahora no puedes quedarte quieto, ¿verdad? ¿Quieres esa polla caliente?

«¡Oh, oh, oh!

El perro, el caballo, todo había conspirado contra ella. Ahora estaba cautiva bajo su cuerpo, sintiendo su polla chocando contra su coño. Y entonces él estaba completamente encima de ella, con su polla deslizándose por la hendidura de su coño, la cabeza abovedada presionando contra la raja difusa.

Ella sintió que los labios del coño se despegaban, estirándose para dejar espacio a su polla. Oh, estaba entrando, entrando, frotándose contra los temblorosos y palpitantes pliegues de su coño. Bárbara movía la cabeza de un lado a otro, con los dedos apretados alrededor del cuello de Brad, mientras su culo se agitaba en busca de más carne de polla. La estaba follando, follándola fuerte y profundamente.

«Oh no, no… no…

«¡Jesucristo, puta de mierda! No me mientas», gruñó Brad, moviendo las caderas de lado a lado.

Bárbara se puso rígida, arqueando la espalda al sentir su polla deslizándose y agitándose en su coño. Vas a… vas a follarme con esa cosa», jadeó.

Brad sólo se rió, tensó los músculos del culo y volvió a empujar hacia delante. Mirando hacia arriba, Bárbara vio que su cara se aflojaba y luego se tensaba una vez más mientras un centímetro tras otro de polla se deslizaba dentro de su peludo coño.

«Uhhhhh…

La mujer se estremeció con la sexy sensación de tener el coño lleno de una polla. Realmente estaba siendo rellenada, estirada. Movió las caderas, cambiando el ángulo en el que su coño entraba en contacto con la gorda polla de Brad. Él estaba ahora a mitad de camino cuando ella sintió un mini espasmo pasar por su coño. Los dos jadeaban, sus cuerpos chocaban entre sí mientras los labios del coño de ella chupaban y engullían la polla del gran ranchero.

«¡Joder! Jesús, nunca tuve una mujer que pudiera hacer algo así», gimió.

‘No puedo… no puedo evitarlo’, gritó Bárbara, cerrando los ojos de vergüenza.

‘Joder, tío, puedes hacer eso todo el tiempo. Me importa un bledo’.

Bárbara respiró profundamente, sus pulmones ardiendo y doliendo cuando el oxígeno fluyó a través de sus fosas nasales. Lentamente, poco a poco, sintió que los músculos de su coño se relajaban, dejando que la polla de Brad se introdujera más en su coño. Sintió que los jugos se filtraban alrededor de su polla, burbujeando y espumando alrededor de sus pelos vaginales, mientras su culo se movía sexymente de un lado a otro sobre el rastrojo de heno del establo. Volvió a oír el relincho del caballo en la cuadra de atrás, sus gritos obviamente le molestaban. El solo hecho de pensar en ese hermoso semental blanco hizo que otro escalofrío de placer recorriera su apretado coño.

Uhhhh… ¡fóllalo, nena!

Bárbara se retorció, sintiendo cómo sus entrañas se estiraban alrededor del enorme eje de la polla. De nuevo la mujer se tensó, esperando que la abultada cabeza de la polla llegara más abajo en su coño. Pensó que llegaría un momento en que tendría que gritar para que él se detuviera. ¿Y lo haría?

Ohhhhh, nena, nena, ¡eres demasiado! Apuesto a que podría follarte toda la noche y todavía estarías lista para más polla».

No, no, no es cierto», jadeó ella, incapaz de seguir formando frases.

Sí, claro», jadeó él, lanzando cinco centímetros más de su polla dentro de ella.

«No más… no puedo aguantar mucho más», jadeó la mujer.

‘Estás muy apretada, nena, pero te estás estirando muy bien’, gimió Brad, inclinándose y chupándole la garganta.

No, no, es tan… ¡Oh, Dios! Por favor, por favor, no…’

Bárbara sintió que Brad metía el culo por debajo. Jadeó cuando sus bolas calientes y bajas se levantaron y golpearon sus nalgas. Nunca pensó que tendría algo tan grande en su cuerpo. Ni siquiera Joey estaba tan colgado.

Uhhhh… ¡Oooohhhhhh!

¡Una locura! ¡Una locura! ¡Brad estaba tirando hacia atrás, sacando su polla! Sentía como si le sacaran las entrañas con ella.

¿Así? ¿Algo diferente para que sientas tu puto coño?’

‘¡Oh, Dios!

Bárbara echó la cabeza hacia atrás, haciéndola rodar sobre la barba incipiente mientras levantaba las piernas y frotaba las entrañas contra su cuerpo. Sintió una pesada bola anidar contra una de las mejillas de su culo. Fue entonces cuando se dio cuenta de que estaba dentro de ella. Tenía que estarlo.

Tío, estás caliente y apretado… y muy bien, nene. Y querías desperdiciarlo todo en el puto caballo. Hombre, eso es realmente retorcido.’

Barbara no estaba escuchando. Movía sus caderas frenéticamente de izquierda a derecha, queriendo sentir la mayor cantidad de su polla dentro de ella. Su culo rebotó en el suelo de la caseta, sus dedos se apretaron alrededor de su cuello. Brad dejó escapar otro gemido y luego acercó su cara a la de ella. Ella sintió sus labios presionando su boca en un momento, sintió su lengua buscando la suya entre sus labios. En un segundo se pusieron a jugar, sus lenguas chocando entre sí, la saliva brotando de las comisuras de la boca de ella y goteando por su barbilla, mientras la polla de Brad entraba y salía lentamente, dentro y fuera de su estirada vagina. Bárbara podía oírla trabajar, podía oírla hacer sonidos como los de un martillo pilón entrando y saliendo de un agujero de barro. Le producía escalofríos.

La mujer gimió en la boca de Brad.

«Tío, eres una puta, nena, una auténtica puta», respondió él.

«Oh, joder, fóllame, por favor…

«Sí, sabía que te volverías loca con mi polla. La mayoría de las putas lo hacen. Toma, prueba algo diferente».

¿Qué?

Barbara sintió las manos de él moviéndose alrededor de sus muslos, sintió sus piernas moviéndose bajo ella. Dejó escapar un grito de confusión cuando la habitación empezó a moverse a su alrededor. En un segundo, sintió el alivio de poder respirar de nuevo mientras rodaba sobre el hombre grande.

‘Ahora no hay r**e, nena. Te está gustando, te está gustando como pensé que te gustaría», dijo Brad, sonriendo a la rubia de grandes pechos. Te gusta, te gusta que te metan la polla de un hombre».

Sus palabras quemaron su orgullo. Pero su polla le estaba quemando el coño, prendiéndole fuego con unas llamas que nunca pensó que existieran.

«Vamos, nena, fóllate el coño con mi polla. Vamos, es muy fácil’.

Era tan diferente estar encima. Pero Brad la ayudaba, sus manos la sujetaban con fuerza, guiando sus muslos hacia adelante y hacia atrás, hacia arriba y hacia abajo. Después de un momento o dos, ella pudo ver cómo balancear su cuerpo hacia adelante para que su polla saliera de su tubo cuntal. El ruido, el resbaladizo ruido de succión, la hizo estremecerse de nuevo con un placer caliente. Podía sentir la espuma de sus jugos cuando la cabeza de la verga de Brad tiraba de ella. Le corría por las nalgas. Oh, ¡qué mojada estaba!

Tú… me haces sentir tan… tan extraña».

Brad se rió de ella, y sus manos volvieron a golpear sus nalgas, sus piernas se movieron bajo su culo mientras Bárbara comenzaba a rebotar hacia arriba y hacia abajo. Sus tetas se agitaban, golpeándose entre sí, mientras dejaba caer la cabeza hacia atrás. Oh, oh, era tan deliciosamente perverso, tan malvadamente abandonado estar así, con las piernas tan separadas.

Brad estaba muy quieto, con la boca dura. Oh Dios, Dios, las cosas habían cambiado tanto. Ella tenía que sentir su polla, tenía que sentir su polla raspando el interior de su coño, que le picaba y hormigueaba. Era tan bueno. Y la idea de que pronto su semen blanco y caliente saliera a borbotones de la cabeza de la polla la volvía loca. Ya no era la mujer reacia, la mujer que luchaba por su honor, su reputación. Bárbara estaba ahora en celo, moviendo su cuerpo hacia arriba y hacia abajo como una marioneta, sintiendo la polla de él atravesando su coño con su enloquecedora rigidez y longitud.

Miró hacia abajo. Había sudor en su frente. Su pelo negro estaba pegado a su frente mientras ella seguía rebotando hacia arriba y hacia abajo sobre su polla.

‘Hombre, mueve ese culo, nena. Vamos, mueve ese culo’. dijo Brad, dándole una palmada en las nalgas cuando ella empezó a bajar el ritmo.

No sé… creo que estoy a punto de… de correrme».

La admisión hizo que se sonrojara de vergüenza. Pero era cierto. Sintió que se disparaba más y más, y que un extraño escalofrío caliente y frío se apoderaba de su coño. Su clítoris no dejaba de rozar la caliente polla de Brad, chisporroteando y echando chispas como una bomba recién encendida, mientras crecía esa extraña tensión en su cuerpo.

‘Uhhhh, nena, ¡ve por ella, ve por ella!’ dijo con voz tensa.

‘Ohhhhh…’

Era como si se dispararan petardos en su coño. Bárbara cerró los ojos y sus caderas rechinaron con locura. Levantó el cuerpo y se balanceó hacia delante hasta que sólo la cabeza del pene estuvo dentro del poderoso anillo de músculos. Con cuidado de no apretar demasiado, Barbara sintió que sus músculos se tensaban. Volvió a ordeñar su polla, dejando que sus músculos recorrieran la longitud de la polla. Brad gemía con fuerza, arqueando la espalda desde el suelo. Bárbara jadeó, sintiendo que su pecho se tensaba, su boca se secaba aún más. Estaba emocionada viendo esta reacción, viendo este cuerpo masculino de gruesos músculos retorciéndose y agitándose bajo ella mientras su coño hacía todo el trabajo.

Entonces su coño estalló una vez más, enviando estrellas de increíble brillo a través de su confusa cabeza.

No podía contenerse, no podía detenerse ni aunque el granero se incendiara. Bajó su culo burlón, sobre la dura polla que sobresalía de su entrepierna. Bárbara volvió a gritar y su cabeza se balanceó de un lado a otro cuando sintió que él atravesaba la musculosa abertura, penetrando profundamente en su coño. Sintió la caliente firmeza de sus pelotas mientras su coño se apretaba contra ellas. La estaban partiendo por la mitad, dividiéndola, follándola.

«¡Nooooo!

«Vamos, nena, vamos y hazlo. Lo vas a conseguir, hazlo con un verdadero semental. Vamos, Bárbara, ¡fóllatelo!’

«¡No, no, no!

Ella se movía, moviendo el culo como si fuera un animal salvaje. Sentía su gorda y palpitante polla sacudiéndose con fuerza contra el resbaladizo revestimiento de su coño. El círculo de los músculos de su coño se convulsionaba ahora, ordeñando rítmicamente la polla de Brad. Su cuerpo necesitaba esa polla, necesitaba tener esa cosa gorda corriendo por su coño. Y entonces… Y entonces estaba sucediendo. Oyó a Brad gritar algo y lo siguiente que supo fue que Bárbara estaba sintiendo chorros de semen caliente que salpicaban las paredes de su coño.

«¡Ohhhhh!

La mujer estaba aturdida por la lujuria y la pasión. Brad se retorcía, juraba y se agitaba, sus manos la lastimaban, le pellizcaban los muslos mientras todo el tiempo follaba duro y profundo dentro de su cuerpo. En un momento rodaron, hasta quedar de lado. Se la folló una y otra vez, con su polla que parecía llegar hasta el vientre de ella.

«¡Uuhghhhhh… ohhhhhhh Dios, estoy… estoy… cummmmmiiinnnggg!

Era como si el mundo hubiera volado en pedazos. Nada existía por el momento excepto su coño y esa maravillosa, caliente y gruesa polla abriéndola de par en par. Más y más de su semen se disparó dentro de su coño. Ahora podía sentir que se mezclaba con sus jugos, que se escurría, que mojaba sus muslos y sus nalgas mientras ella movía su culo hambrientamente en el aire pidiendo más.

Después de agitarse, gruñir y bailar sus temblorosas nalgas, la mujer se desplomó, exhausta, respirando con dificultad por la boca abierta.

Dios, Dios, ¿qué he hecho?», susurró en voz alta.

Brad se rió, levantó la mano y le acarició los pezones rígidos.

Buen polvo, nena. Vamos a pasar un buen rato en la vieja granja. No habrá nadie que nos moleste. Nadie».

Barbara cerró los ojos, pensando en Pardner, pensando en Lightning y preguntándose.

CAPÍTULO CINCO

Habían pasado dos días desde que Brad se había tirado a Barbara. Ella y Christina habían estado ocupadas revisando los libros, tratando de darle algún sentido a la contabilidad de su tío. Y esto era una excusa perfecta para que la rubia se mantuviera alejada del apuesto y musculoso peón del rancho. Bárbara no estaba segura de lo que había pasado. A veces no podía pensar en nada más que en el semental, sintiendo todavía sus manos recorriendo sus tetas y su culo, su cuerpo presionando contra el de ella mientras su verga le sacaba su apretada, jugosa y convulsa vagina.

Por la noche, había momentos en los que no podía dormir, cuando daba vueltas en la cama y las sábanas se arrugaban bajo ella. Entonces se quedaba tumbada sobre el culo, respirando con dificultad, con los ojos muy abiertos y vidriosos mientras sus dedos bajaban hasta los hinchados labios calientes y gomosos de su coño. Cómo temblaba, cómo se agitaba y se sacudía, sus rodillas se levantaban mientras sus dedos se deslizaban y chasqueaban sobre su clítoris agitado. Brad debería haber estado haciendo eso, debería haberla provocado con sus dedos antes de introducir finalmente la polla en su húmedo coño.

«¡Oh, Dios!

Una y otra vez, la mujer pensó en echarse una bata por encima de los hombros y bajar de puntillas al pasillo para buscar a Brad. Seguramente tenía que estar en algún lugar del rancho, probablemente en el barracón. Christina había dicho algo de que vivía aquí la mayor parte del tiempo. Por eso le había gustado mantenerlo. Estaba allí para cualquier tipo de emergencia. Bueno, ¿no era su coño caliente, su deseo de tener un hombre encima de ella, tocándola, follándola, una emergencia?

Sin embargo, había algo que la retenía, algo que la mantenía en su cama donde se metía los dedos hasta el éxtasis. Oh, sí, sí, era bueno cuando sus dedos se sumergían en su convulso y aferrado coño. Durante unos segundos salvajes pudo incluso imaginar que era la polla de Brad la que la follaba.

Pero poco después se dio cuenta de que estaba sola. Brad no estaba allí. Habían sido sus dedos los que habían provocado su explosión, no la polla de un hombre. Sintiéndose vacía y frustrada, Bárbara se sumió en un sueño problemático, preguntándose si dejaría que Brad la tocara de nuevo y cuándo lo haría.

Era la tarde del tercer día, cuando la caliente opresión de su coño la estaba volviendo loca. Bárbara estaba sentada en el escritorio, golpeando ligeramente un extremo del lápiz contra el escritorio acolchado. Christina había ido a la cocina a preparar más café. Encima de ella, el gran reloj hacía un tictac enloquecedor que la hacía querer gritar. Pero no, tenía que mantener la compostura. ¿Qué pensaría Christina si supiera lo que estaba pensando su prima? ¡Oh, Dios!

¿Qué pensaría Christina si supiera lo que ya ha pasado? Esa horrible sesión con el perro, su abrazo al semental y luego ese salvaje polvo en el granero con Brad.

Bárbara cerró los ojos, frotándose las yemas de los dedos contra su ardiente frente. Y lo peor era que quería más. Sí, seguía sin estar satisfecha.