Saltar al contenido

El nuevo amante de mamá


Me llamo Michelle, soy viuda desde hace 5 años y tengo dos hijos en la universidad. Mi marido de 20 años ganaba mucho dinero, así que eso era un problema, pero cuando murió en un accidente de coche me sentí muy sola. Mis dos hijas estaban en la universidad cuando ocurrió, así que ahora están a punto de graduarse y se mudarán definitivamente. Amy ya tiene un novio de 3 años y Roxanne ahora está saliendo con alguien, así que estoy seguro de que será sólo cuestión de tiempo que ella también se vaya.

Esto me lleva ahora al principio de mi historia. He estado sola durante mucho tiempo, y amaba a mi marido Tim. Era un gran marido y proveedor, también era un semental en el dormitorio, y cuando murió no me atreví a salir con nadie. Así que mis hijas insistieron en que me comprara un perro para que me hiciera compañía. «Creo que es lo mejor para ti en este momento, mamá», me dijo Amy. «Es que no sé es mucha responsabilidad y no sé si estoy para eso ahora mismo». Le dije. «Ha pasado un año mamá y no nos gusta verte tan sola. Necesitas algo que te haga olvidar a papá. Te queremos y le echamos de menos, pero tú sigues aquí y te queremos aquí por mucho tiempo». Me dijo Roxanne. Eso fue todo, fuimos y compramos un perro, y resultó ser lo mejor del mundo para mi soledad.

Se llamaba Red y tenía dos años cuando lo compré. Era un golden retriever y era un perro estupendo. Amigable, juguetón y, sobre todo, leal a mí; íbamos juntos a todas partes. Íbamos a la playa y a los parques, mis hijas tenían razón era lo perfecto para alejar mi mente de mi marido. Una noche estaba en casa de mis vecinos cenando y su hijo y su novia llegaron de una fiesta. Los dos estaban un poco jodidos y empezaron a besarse de camino a la piscina. Esto me recordó cómo Tim y yo nos enrollábamos como adolescentes incluso cuando ya teníamos más de treinta años. Le dije a mi vecina «Lo siento Susan realmente debo llegar tarde». «No Michelle no dejes que Robby y su novia arruinen la noche por favor quédate». Dijo mientras estaba a punto de gritarles, pero la detuve. «No, en serio, creo que he tomado demasiado vino. Estoy muy cansada y necesito dormir. Te veré en algún momento del fin de semana». Y con eso me fui y me fui a casa.

Mientras caminaba hacia mi casa mi coño empezó a mojarse mucho pensando en esa pareja y en que probablemente estarían follando esta noche. Llevaba un vestido de verano y mientras caminaba me llevé la mano al coño y empecé a frotarlo un poco. Cuando llegué a casa subí las escaleras, me acosté en la cama y me subí el vestido; me puse las bragas a un lado y empecé a meterme los dedos en el coño pensando en cómo Tim y yo solíamos follar. Empecé a correrme «¡Ohhh joder!» Grité con fuerza cuando escuché un ladrido en la puerta que me sobresaltó. «¡Oh, mierda! Maldito rojo, estaba a punto de correrme; ahora se ha ido». Dije mientras abría la puerta. Red entró trotando y parecía estar inspeccionando la habitación y puso su nariz en el aire y olió un poco. Me había preguntado si podía oler mi coño y, por alguna razón, eso me puso caliente. Quizá fuera porque era lo más parecido a un marido que tenía desde Tim.

Red se acercó a mí para que le acariciara; cosa que hice. «Está bien chico, sé que sólo estabas preocupado por mí». Le dije mientras le frotaba el costado y luego se acostó de lado para que yo pudiera frotarle la panza. Entonces fue cuando me di cuenta de que su «cohete rojo» empezó a salir. No había visto esto antes; diablos, ni siquiera pensé en que no estuviera castrado. Mientras le frotaba la barriga empezó a crecer más y más hasta que salió unos 20 centímetros con un bulbo gigante en la punta. «Bueno Red, ¿qué es lo que tienes ahí?» Le pregunté mientras me frotaba un poco más cerca de él. Mi coño empezó a mojarse mucho y mientras le frotaba la barriga empecé a subirme el vestido de nuevo y a frotarme el coño. «Mmmmhhmmm» dije mientras me mordía el labio inferior y luego me lamía los labios mientras contemplaba la posibilidad de chuparle la polla o no. Entonces me decidí.

Me puse de rodillas y bajé la cabeza hacia su polla. Pensé para mis adentros «No puedo creer que esté a punto de chupar la polla de mi perro». Entonces me limité a besar el centro de la misma; mientras seguía frotando su barriga. A pesar de que parece que sería suave, era bastante dura y larga. Entonces aguanté la respiración y me la metí en la boca. Ahora estaba en el suelo a cuatro patas chupando la polla de mi perro. Parecía gustarle; se quedó quieto y pude ver cómo movía la cola. Me estaba poniendo muy cachondo y tenía que admitir que nunca antes de este momento había pensado en tener sexo con Red. Era un perro, ni siquiera me planteaba la idea de tener sexo con otro hombre y mucho menos con un perro. Justo en ese momento él disparó su carga en mi boca, y casi me ahogué con ella, pero me la tragué toda. «Oh, Red, eso fue bueno. ¡Buen chico! ¿Quieres acostarte con mamá después de que me duche? Se levantó y me ladró; luego corrió hacia la cama. «Buen chico, mami volverá enseguida».

le dije. Había pensado que me sentiría asqueroso o mal por lo que acababa de hacer, pero no fue así, de hecho me sentí más caliente que nunca. Me metí los dedos en la ducha hasta que me corrí dos veces.

Después de la ducha me puse el camisón y un par de bragas de seda y me metí en la cama con Red. «¿Cómo estás, chico? ¿Cómo te va? Espero que hayas disfrutado tanto como yo. Se tumbó de nuevo de lado para que pudiera frotarle la barriga. Lo hice y luego me dormí con Red durmiendo a mi lado. Tuve un gran sueño con Red tumbado en mi cama, excepto que tenía rasgos humanos y me hablaba. «Así que mamá quieres chuparme la polla otra vez; eso fue genial anoche». Entonces me encontraba entre sus piernas chupándole la polla y moviendo la cabeza hacia arriba y hacia abajo; luego estábamos en la posición del 69 y él me lamía el coño; luego estaba detrás de mí follándome como un loco. Luego terminó con él lamiéndome hasta el orgasmo, pero tal vez algo de eso no fue un sueño. Me desperté y mi cubierta estaba fuera y mi entrepierna estaba mojada y Red estaba en el suelo lamiéndose los labios.

Pensé: «Es imposible que haya hecho eso». Me vestí para el día y bajé las escaleras para hacer el desayuno. Mientras preparaba el desayuno tenía mi portátil en la encimera buscando algunas cosas; la mayoría de las cuales incluían chicas follando con perros y consejos sobre cómo hacerlo. Justo cuando me estaba sentando a comer Red se acerca por debajo de la mesa para pedir algo de comida. «Oh, ahí estás, me preguntaba qué estabas haciendo». Le dije con una palmadita en la cabeza. Rompí una tostada y se la entregué, pero no la quiso solo giró la cabeza y se metió debajo de la mesa. «¿Estás bien Red?» Le pregunté mientras sentía su nariz pasar entre mis piernas hasta mi entrepierna. Grité del susto «Ahhhh» lo cual lo asustó y salió corriendo como si le estuviera gritando. Me sentí mal y le hablé. «Aw está bien cariño. Sólo has asustado a mamá, eso es todo. Todo está bien», le acaricié la cabeza.

Más tarde, ese mismo día, me pasé la mayor parte del mismo en mi ordenador portátil. No podía dejar de buscar porno de perros, y eso me ponía cada vez más cachonda. Me encontré frotando mi coño a través de mis vaqueros en un momento dado, y decidí en ese momento darle una oportunidad a Red esta noche. Tenía que hacer algunas compras según algunas páginas web, así que planifiqué lo que necesitaba. Un par de vaqueros baratos (Luego corte un gran agujero en la zona de la entrepierna, un montón de toallas, camisas baratas, y algo de lencería sexy) Me llevó algo de tiempo Salí de casa alrededor de la 1pm y no volví hasta las 7pm. Preparé los vaqueros y leí lo que había que hacer. La mayoría de los sitios web dicen que los vaqueros son un enfoque más práctico, pero dicen que la lencería es mejor para la mujer o «perra» como se les llama.

Me preparé la cena para la fuerza, y luego subí a prepararme para la gran noche de Red y yo. «Espero que estés preparada nena. Si es la mitad de bueno de lo que dicen que será entonces nos espera una noche divertida». Le dije mientras me miraba y lamía mi mano. Subí corriendo las escaleras tan rápido como pude y saqué la ropa que había conseguido antes ese día. Las puse todas sobre la cama. Unos vaqueros, con la entrepierna recortada, decían que ayudaría con los arañazos de las patas. Luego tenía unas toallas y sábanas baratas que conseguí, y también mi lencería sexy; unas medias negras hasta el muslo con liga, y un corsé con las copas quitadas. Las páginas web decían que nada de bragas porque podían hacer daño al perro. No podía creer que estaba a punto de follar con Red; mi perro y mejor amigo este último año.

Opté por la lencería a pesar de que decían que podría doler más por sus patas, pero no me importaba quería estar sexy para él esta noche. Así que me los puse y llamé a Red a mi habitación «¡Red! Ven aquí chico!» Oí el ruido de él subiendo las escaleras y me preparé. Corrí hacia la cama y me acosté sobre ella, y entonces Red entró y saltó a la cama conmigo. Fue extraño, como si supiera lo que yo quería que hiciera. No desperdició nada yendo directo a mi coño y casi me corrí en ese momento. «¡Oh, joder, sí! ¡Red lame el coño de mamá!» Grité y separé mis piernas al máximo.

Tenía un coñito bien recortado con algo de vello en la parte superior, así que cada vez que me lamía el montículo, enviaba ondas de choque a mi cuerpo. «¡Oh, mierda, oh, Dios mío, sí!» Lo repetía una y otra vez. «Eso está bien chico, ahora vamos a prepararte para una noche divertida». Le dije mientras se tumbaba de lado y la punta roja de su polla ya sobresalía. Me metí de lleno y empecé a chuparla hasta que llegó a su máxima longitud y estuvo lista para salir. Podía saborear el semen que salía de él. Me frotaba el coño para prepararlo para su gran miembro. Su polla estaba dura como una roca, y sabía tan bien, que no podía creer lo que estaba pensando; estaba tan dispuesta a follar con mi perro. «Ven aquí chico. Mamá necesita tu gran polla» le dije.

Con eso se levantó y trató de montarme antes de que yo estuviera listo. Me derribó «Espera chico mami no está lista para ti todavía». Le dije. Él sólo gruñó como diciéndome que me callara y se preparara. «Oh, vale nene aquí vamos». Me puse a cuatro patas en el suelo, bajé la cabeza y saqué el culo.

Red se acercó y me lamió el coño. Su lengua era más larga que su polla y no podía creer lo bien que se sentía. Lamió mi coño durante lo que me pareció una eternidad porque perdí la noción del tiempo. «¡Oh, sí! ¡Lame el coño de mamá, nena! Eso es, Red, toma a mami. Haz que mami sea tu perra para ser criada». Le dije. No podía creer lo que acababa de decir en voz alta, me sentía tan sucia, pero bien al mismo tiempo.

Cuando estaba a punto de correrme se detuvo. «¿Por qué has parado…?» Empecé a decir pero Red me interrumpió montando sobre mí, y tratando de meter su dura polla en mi coño casi falló y consiguió mi culo. «¡Oh!», grité, pero esta vez no se detuvo, sino que siguió. Entonces, después de un momento o dos, finalmente entró en el agujero correcto. «¡Oh, Dios mío! Sí. ¡Fóllame con tu polla de perro Red baby! Coge a mamá y críame como a tu perra». Su polla bombeaba mi coño dentro y fuera y yo aullaba de placer. Entonces llegó su nudo; lo acercó más y más. Pude sentir cómo se corría en lo más profundo de mi coño, y no sólo un poco de semen, se corrió tanto que empezó a derramarse por el suelo. Entonces su nudo entró en mi coño. «¡¡¡OHHHH FUCCKK!!!» Grité por el dolor, pero luego el placer se apoderó de mí y me quedé con el culo al aire y la cabeza en el suelo. «Guau, eso ha sido genial, nena». Podía oírle jadear a mis espaldas, y mientras estaba sentada esperando que su nudo bajara pensé en algo.

¿Quería Red que esto sucediera? ¿Sabía él que yo quería esto? ¿Me lamió el coño anoche? Todos estos pensamientos pasaban por mi mente mientras estaba tumbada con mi nuevo amante encima de mí intentando poner su semilla dentro de mí. Aunque no pude quedarme embarazada de él, eso no significa que no podamos intentarlo, pensé. Su nudo finalmente salió y casi me hizo correrme de nuevo. Me tumbé en el suelo con la espalda apoyada en el suelo y el semen saliendo de mi coño. «¡Oh, mierda! Me olvidé de poner las sábanas y las toallas». Descubrí por qué las necesitaba también. Salió tanto semen de mi coño que no me lo podía creer. Me tumbé en el suelo mientras Red se lamía. El solo hecho de ver a mi nuevo amante hacer eso me puso caliente.

Me levanté para darme una ducha. El agua se sentía tan bien en mi cuerpo, y descubrí de la manera más difícil que las patas de Red sí duelen. La próxima vez tengo que ponerme los vaqueros, y quizás no afeitarme un poco para darle más sensación de «perra». Pensar en esto me puso tan jodidamente cachonda que empecé a frotarme el coño de nuevo, pero me dolía demasiado por el nudo. Salí de la ducha y me acosté desnuda esta vez con Red durmiendo a mi lado como solía hacer Tim. Se sintió maravilloso tener a alguien o algo al lado de mí de esa manera otra vez después de todo este tiempo.

A la mañana siguiente me levanté y me vestí rápidamente cuando miré y vi la hora que era. Llegaba tarde a un almuerzo para la organización benéfica de mi hermana. Me puse mi falda negra con camisa negra y zapatos de tacón porque ya tenía algunas cosas de lencería fuera de la noche anterior. Salí corriendo por la puerta sin decir nada, ni siquiera adiós a Red. Pronto aprendería que no le hago eso a mi nuevo amante….