Saltar al contenido

Par de putas que pasean a caballo, cuando les llama la atención esa verga del tamaño de un puto brazo. Ambas les da comezón en las cochas y deciden meterse ese brazo grueso y negro en sus úteros. Parte.1

Paseo a caballo de Enzos Nikki y Christie Sharon

Primero déjame contarte un poco sobre mí. Tengo 37 años, pelo largo y negro hasta el culo, ojos color avellana, mido 1,70 metros y peso justo 135 libras. Mis pechos son de tipo slappy, o al menos eso me han dicho, aureolas perfectas que me resultan agradables de mirar. Tengo una complexión de modelo y soy considerada hermosa por la mayoría de los hombres y por bastantes damas… ¡risas! Probablemente podría tener cualquier hombre, o mujer, que quisiera si jugara bien mis cartas, pero, no era una persona lo que quería en esa etapa de mi vida, ¡era un caballo! Esta es la historia de cómo sacié una fantasía de toda la vida que acabó convirtiéndose en una necesidad imperiosa en mi vida.

Me explico. En una excursión escolar al zoo, cuando tenía unos 17 años y acababa de entrar en la pubertad, me paré a mirar las cebras y había una con la polla colgando, casi tocando el suelo. Todas las chicas se reían y señalaban cuando se sacudía y, de repente, se ponía rígida y se erguía bajo su vientre. Vi a algunas señoras mayores sentadas en los bancos mirando ávidamente con las piernas cruzadas y los muslos bombeando rápidamente. Mientras mirábamos, la cebra se dirigió a otra cebra y se levantó y colocó sus patas delanteras sobre las caderas de la otra y vimos cómo su polla se enderezaba y empezaba a encajarla en la cebra femenina. Algunas de las chicas mayores se rieron nerviosamente y les oí hablar, diciendo cosas como: «Apuesto a que te gustaría tenerlo follando Beth» y una réplica de: «Probablemente cabría en tu coño Nikki de Enzo, tú eres la que le gustan esas enormes pollas negras y la de la cebra es negra así que ¡a por ello!».

Después de llegar a casa me acordé de su conversación y me preguntaba si una mujer realmente podría encajar algo tan grande en su coño porque el mío se sentía terriblemente pequeño para tomar algo tan grande. Decidí buscar en Internet y ver qué podía encontrar sobre el tema. Ni que decir tiene que pronto me vi inmersa en un mundo de mujeres que se follaban no sólo a caballos, sino también a perros, cerdos y una gran variedad de otros animales, ¡e incluso a peces! Encontré películas y vi cómo una tras otra mujer disfrutaba presionando sus coños sobre pollas de caballos, mulas, ponis, etc. Mientras las escuchaba gemir y apretar esas enormes pollas, sentí una agitación en mi entrepierna, una sensación de anhelo que disfrutaba pero que no entendía realmente. Me encontré girando mis caderas hacia abajo y frotándome en la silla y sentí una humedad en mi coño.

Me reí cuando me pregunté si la zanahoria se sentiría bien en ese momento, déjame explicarte; conocía la mecánica de follar pero no las sensaciones y emociones que implicaba. Me había roto el himen en un accidente de bicicleta hacía más de un año y cuando el médico le dijo a mi madre que no se preocupara se limitó a sonreír. En el coche me dijo que debía alegrarme de que se hubiera roto, sonrió y empezó a explicarme lo que era el himen, pero yo la detuve diciendo: «¡Lo sé, mamá, lo sé! Unas semanas más tarde, me metí una zanahoria en el coño, pero no me sentí bien, así que ya no lo hice. Pero estas nuevas sensaciones me hicieron pensar que quizá debería volver a intentarlo.

Me levanté y me dirigí a mi puerta, la cerré con llave y me desnudé antes de volver a observar a las mujeres follando con animales. Mi clítoris estaba hinchado y palpitante y sentí un verdadero deseo de sentir algo dentro de mi coño mientras miraba recordando la polla de la cebra y cómo se había sacudido y endurecido y mi mano se movía inconscientemente para tocar mi clítoris. Sonreí para mis adentros al recordar a las mujeres mayores allí en el corral de las cebras, con los muslos bombeando mientras obviamente pensaban en cómo se sentiría esa gran polla metida en sus coños. Pronto, mientras veía a una mujer alta y rubia clavar su coño en la enorme polla de un caballo de color castaño, descubrí el placer de la masturbación y el orgasmo. Había oído hablar de esto pero nunca había sentido la necesidad de participar y ahora mi necesidad decía que continuara para siempre.

Pasé el resto de mi adolescencia metiendo cualquier cosa que se sintiera bien en mi coño incluyendo esas grandes pollas negras que aprendí a amar. Descubrí que me encantaba que me hicieran daño y me estiraran el coño y, cuando estaba en la universidad, podía aguantar las pollas más grandes de cualquier hombre con el que me cruzara, ¡y algunas eran simplemente enormes! Tenía una colección de consoladores que contaban la historia de cómo se había estirado mi coño a lo largo de los años. También hacía ejercicios de kegel con regularidad para poder disfrutar follando con la mayoría de los hombres. Pero durante todos esos años parecía que me corría más fuerte con hombres con cinchas enormes o mientras veía a las mujeres follar con caballos, burros, etc. Un día, a mediados de mis veinte años, me di cuenta de que nunca me sentiré realizada hasta que me convierta en una de esas mujeres que he visto todos estos años follando con caballos. Había salido con hombres de granjas con la esperanza de que alguno sacara el tema y me ayudaran a cumplir mi sueño, pero aún no había ocurrido y me daba demasiada vergüenza abordar el tema yo misma. Nunca pude hablar de esta necesidad con nadie cercano a mí para que no pensaran que estaba completamente corrompida y lasciva, que para ser honesta lo estoy… ¡siendo honesta! Y eso me lleva a ahora que relato y escribo esto.

Me costó un poco ser contratada en la oficina de un criador de caballos.

Pero todo formaba parte de mi plan para cumplir mi fantasía. Desde que empecé a pensar en un caballo follándome parecía que mi vida había sido una preparación para ese fin. Ahora, al ver caballos a mi alrededor todos los días, me mantengo excitada y al poco tiempo de llegar a casa tengo mi enorme consolador incrustado en mí y estoy envuelta en la fantasía en mi mente. Durante los primeros meses me llevó todo el tiempo aprender el nuevo trabajo. Pero durante todo ese tiempo estuve escuchando a los hombres mientras hablaban y bromeaban sobre los sementales y el cobertizo de los criadores. Más de uno de los trabajadores mexicanos me había dicho en broma que me llevarían a la fila del cobertizo si me pasaba de listo con ellos. Pensé que estaban bromeando en ese momento, ¡pero poco sabía!

Empecé a pasearme por la zona del establo a la hora de comer y veía pasar a los sementales con las pollas colgando y sentía cómo se me humedecía el coño. Los hombres empezaron a bromear conmigo cada vez que me veían mirar la gran polla de un caballo mientras lo acompañaban al cobertizo de cría. Los sementales parecían saber a dónde iban y por qué, ya que sus pollas comenzaban a extenderse y endurecerse mientras caminaban hacia el cobertizo. Una vez, don Jacinto comentó: «Nunca encontrarás un hombre colgado así, ¿verdad, Tera?».

Antes de que pudiera contenerme solté: «¡¡¡Ojalá!!!».

Podía sentir mi cara ardiendo de vergüenza mientras él se detenía, me miraba de arriba abajo y me preguntaba: «¿Crees que podrías manejar algo tan grande?» con una mirada lasciva en su rostro.

Podría ser divertido intentarlo Don Jacinto, ¿por qué, conoces a alguien con ese tipo de colgado?»

No, no hay ningún hombre con ese porte. Entonces se dio la vuelta y empezó a ir hacia el cobertizo antes de detenerse de nuevo y preguntar: «¿Has estado alguna vez en el cobertizo, Tera, viendo a las chicas tomar este trozo de carne?»

«No, pero me apunto, ¿puedo?»

«Tenía un brillo maligno en los ojos mientras decía: «Claro nena, ven conmigo».

Entré con él en el cobertizo donde los hombres ya habían colocado el caballo hembra. Observé cómo Don Jacinto lo conducía hasta el extremo abierto del recinto y empezó a agitarse, encabritándose y dando zarpazos al aire hasta que le dejaron suficiente cuerda para que pudiera montar a la yegua. Mi clítoris palpitaba y tuve que apretar los muslos mientras observaba cómo su polla se agitaba en el aire mientras se enderezaba con rigidez, mientras pensaba en lo que sentiría dentro de mí. La montó y estaba encorvando su acerada polla con fuerza mientras intentaba encontrar su coño hasta que un hombre lo agarró y lo guió hasta donde quería. La yegua relinchó cuando él empezó a forzar su dura polla dentro de ella y pareció retroceder hacia él como si realmente lo quisiera todo. Al ver cómo le metía la polla hasta el fondo, mi respiración era entrecortada y superficial, y mi coño se sentía tan vacío y anhelante. Estaba hipnotizada por la fuerza de su empuje y pensaba en cómo me dolería tener esa gran polla metida en mi coño de esa manera. Lo deseaba tanto, pero tenía que admitir que después de verlo no estaba tan segura de poder hacerlo… era tan grande… pero sabía que otras mujeres follaban con caballos, así que estaba decidida a hacerlo por mí. Estaba en un estado de trance mientras lo veía penetrar en ella y podía ver sus grandes pelotas sacudiéndose mientras disparaba su semen dentro de la yegua.

No sé cuánto tiempo llevaban los hombres mirándome con atención, pero todos se reían y me señalaban cuando por fin les oí reír. Parecían saber lo que estaba pensando y ese hecho hizo que mis mejillas se encendieran y me di la vuelta y salí del cobertizo mientras todos rugían de risa. Después de eso me volví muy cortante con los hombres porque todos me miraban con desprecio como si supieran mi secreto y algunos incluso se enfadaron mucho conmigo por ello. El dueño de la granja era un hombre mayor y coqueteaba conmigo cada vez que estaba cerca de mí, pero yo sabía que no podía hacerme ningún bien, así que normalmente ignoraba sus comentarios o simplemente le reprendía por ellos, ya que estaba casado con una buena mujer. Su mujer me había contratado y yo sabía que no podía despedirme mientras ella me quisiera y le gustara.

Un día vino a la oficina y me dijo que debería ser más amable con los hombres porque podría pasarme algo malo si se enfadaban lo suficiente conmigo y su marido podría no parar porque pensaba que yo era un poco arrogante a veces. Cuando le pregunté qué tipo de cosas sólo me dijo: «Bueno Tera, antes de casarme con él tenía tu trabajo y me sentía mejor que estos chicos mexicanos y déjame decirte que un día me demostraron que no podía manejar todo lo que creía que podía y mi vida no ha sido la misma desde entonces», Y cariño ahora me encantan estos chicos..dijo riéndose

Luego salió de la oficina…la vi acercarse a un par de chicos y rodear sus hombros con sus brazos y los tres se dirigieron a la fila del cobertizo y entraron en él. Unos minutos más tarde vi a Don Jacinto caminando con un semental hacia el cobertizo y miré el programa del día y no encontré ninguna sesión de cría programada… desconcertado fui al intercomunicador y llamé al cobertizo.

Uno de los chicos contestó y cuando le pregunté si estaban criando una yegua se rió y me dijo: «No, estamos entrenando un semental así que no vengas aquí porque se puede poner revoltoso y no queremos que te hagas daño». Y luego apagó el intercomunicador para que no pudiera llamarles. Sabía que Sharon Christie estaba en el cobertizo y me preguntaba por qué se le permitía quedarse si a mí no se me permitía entrar. La mayoría de los hombres ya se habían ido a casa y no parecía haber nadie por allí, así que mi curiosidad se apoderó de mí y caminé lentamente hacia la fila del cobertizo. Aunque estaba construida con bloques de hormigón, la puerta trasera era de madera y tenía grietas a lo largo de ella debido a unas cuantas patadas bien dadas por algunos de los sementales.

Me arrastré silenciosamente por la parte trasera hasta que pude mirar a través de una de las grietas de la puerta de madera. Dentro vi a Sharon Christie de pie, desnuda, junto al semental, de espaldas a mí, con una mano en el costado del semental como para sujetarse y la otra frente a ella moviéndose a la altura de la ingle. Don Jacinto sostenía las riendas del semental y el caballo estaba visiblemente agitado y resoplando. Mientras yo miraba, Sharon Christie se dejó caer de rodillas y pude ver cómo mordía la punta de la gran polla del caballo. ¡Dios, estaba caliente! Por suerte, ese día me había puesto una falda para trabajar y levanté el dobladillo y pasé la mano por mis bragas y comencé a girar mi clítoris mientras la miraba. La parte trasera del cobertizo daba a una zona boscosa y nadie se aventuraba mucho por allí, así que me sentí segura de que nadie me pillaría mientras jugaba conmigo misma. Tenía muchas ganas de entrar allí y hacer lo que Sharon Christie estaba haciendo. Cualquiera podía saber lo caliente que estaba Sharon Christie por la forma en que acariciaba y chupaba tan ávidamente esa gran polla. Arrodillada, con una mano alrededor de la polla del caballo y la otra frotando su clítoris, mientras su cabeza se balanceaba sobre su polla, estaba trabajando en un frenesí y el caballo estaba empezando a encorvarse esporádicamente. Incluso desde esta distancia pude ver los fluidos que salían de la punta de la polla del caballo y que cubrían su cara y pude oír sus gemidos mientras sus caderas se encorvaban y sus dedos trabajaban entre sus muslos.

Fue entonces cuando vi a Salomón, un hombre grande y negro que herraba a los caballos del establo, aparecer. También estaba desnudo y acariciando una gigantesca polla negra que debía de medir 30 centímetros y ser tan gruesa como una lata de cerveza. Arrodillado detrás de ella, empezó a frotar su polla a lo largo de la raja de su culo hasta que ella empujó su culo hacia atrás y él colocó su gran glande en su entrada y entonces sujetó sus caderas y literalmente le metió la mitad de su polla en el coño de un fuerte empujón. Su fuerte gemido fue evidente para mí y las dos manos de ella se echaron hacia atrás para intentar apartarlo mientras seguía chupando la polla del caballo. Él simplemente le agarró las dos muñecas y las sujetó mientras la follaba con fuerza, su polla entrando más y más en ella con cada duro empujón mientras le ordenaba «Chupa esa polla de caballo, haz que se corra en tu garganta»

Verla chupar esa gran polla mientras él la penetraba profundamente en su coño me hizo desear tanto correrse, pero me sentí tan bien que no quise correrme todavía. Ver su negrura contrastada con su cuerpo blanco era tan excitante, sus nalgas apretando mientras embestía profundamente en ella y sus grandes bolas negras apretando con fuerza. Su reacción a la hiriente penetración de su coño fue correrse repetidamente. Él tenía su mano enredada en su pelo y empujaba y tiraba de su boca sobre la polla del caballo, c*g con ella mientras él fd su polla hasta los cojones y se encorvaba con fuerza en su coño. Debió follársela con fuerza durante 10-15 minutos antes de embestir su semen en lo más profundo de ella.

Se retiró y se puso de pie y Don Jacinto se arrodilló donde había estado el negro y comenzó a follarla rápida y furiosamente. Me di cuenta de lo caliente y excitado que estaba por la forma en que la follaba. Su verga era extremadamente gruesa pero solo tenía 7-8 pulgadas de largo pero podía decir que a Sharon Christie le encantaba la forma en que le llenaba el coño. Ahora ella tenía ambas manos en la polla del caballo, bombeándola rápidamente; su cabeza estaba apoyada en el lado del caballo mientras disfrutaba de lo que estaba sucediendo en su coño. Podía oírla suplicar a Don Jacinto que la follara, que le hiciera daño en el coño y estaba a punto de correrme yo mismo cuando de repente me sentí presionado contra la puerta, sujetado allí por el cuerpo de alguien. Sentí que me levantaban la falda y me arrancaban las bragas de un tirón y oí una voz que decía: «Te gusta lo que has visto, ¿verdad, Tera? Bueno, nena, hoy vas a tener tu buena ración de polla, puta furtiva».

Y entonces sentí una dureza caliente presionada contra mi coño y empezar a forzar dentro de mí. Dios, era tan grande, su cabeza parecía del tamaño de una naranja pero yo estaba tan mojada que se deslizó dentro abriéndome como ningún hombre lo había hecho antes. Fue entonces cuando me di cuenta de que era Solomon el negro. Se sintió taaaan bien, dios lo necesitaba después de verlos por tanto tiempo.

Me dolió mucho, pero a él no pareció importarle y empezó a follarme como si fuera Sharon Christie, embistiendo sin piedad hasta que lloré y le rogué que parara, pero él siguió follando su polla más y más profundamente hasta que creí que mi coño se desgarraba. Entonces sentí que su gran mano se introducía entre mis muslos y empezaba a frotarme el clítoris con brusquedad, y algo de placer empezó a regresar a mi cuerpo. Mientras las ondas de mi clítoris recorrían mi cuerpo, empecé a querer correrme y pude sentir su gran glande palpitando dentro de mí. Mis caderas empezaron a moverse por su propia voluntad, respondiendo a la plenitud que sentía dentro de mí y empecé a suplicarle: «Fóllame, hazme daño, maldita sea… joder… oh mierda, me encanta… tan bueno… tan grande… oohhhhhHHHHHH… y empecé a correrme… y a correrme… y él me inclinó y me folló muy fuerte entonces… pensé que me iba a morir corriéndome y él seguía hinchándose más y más y yo no podía parar de gritar… ¡¡¡FÓRMAME!!! …. NO PARES… POR FAVOR… OHGODICAN’T STOPCUMMIN… DUELE… OH DIOS DUELE… ¡¡MÁS FUERTE!!… ¡FÓRMAME MÁS FUERTE! …¡¡¡POR FAVOR!!!

Me dijo: «Nena, sólo te estoy aflojando para esa polla de caballo que has estado queriendo follar… vas a gritar sobre ese chico de culo malo… mientras se ríe malvadamente». Mi mente deliraba de lujuria y no podía pensar, sólo sentir, palpar y reaccionar a los espasmos que fluían por mi cuerpo. Pero cuando dijo eso mi corrida se intensificó aún más y mis rodillas cedieron y él rodeó mi cintura con un brazo y comenzó a acompañarme hacia el cobertizo. Cada paso que daba aumentaba mi orgasmo mientras él se metía más y más dentro de mí… Dios, nunca me había corrido tanto ni durante tanto tiempo. Cuando Don Jacinto y los otros hombres nos vieron, a mí empalado en la gran polla de Salomón, dejaron de mirar a Sharon Christie, que ahora se estaba follando el coño de nuevo en la polla del caballo, para regodearse en el premio que les había traído. Sentir su gran polla dentro de mí y ver a Sharon Christie devolviendo su coño a esa enorme polla de caballo me hizo estar a punto de explotar y volverme completamente loco. A estas alturas estaba irremediablemente ido, perdido por toda la carnalidad que estaba experimentando y viendo.

Todo lo que quería era que me follaran como a Sharon Christie y sentir cómo me corría mientras el caballo se descargaba en mi coño. Sentí un miedo, una oscura inquietud por lo que estos hombres estaban planeando para mí, pero también un regocijo al saber que hoy sentiría la polla de un caballo en mi coño. Al dejarme en el suelo los hombres no perdieron tiempo en quitarme la ropa y tirarme al suelo en el heno y turnarse para follarme duro y con rudeza. La gruesa polla de Don Jacintos me hizo entrar en el cielo rápidamente mientras imaginaba que era un caballo el que me follaba y no podía dejar de correrme mientras otro tipo me metía su polla en la boca y me sujetaba la cabeza diciendo: «Cómete mi polla, zorra engreída, chúpame el semen mexicano hasta la garganta» y enredó sus dedos en mi pelo y empezó a follarme la garganta, c*g mientras me follaba como una vulgar zorra sin tener en cuenta mis sentimientos. Me tensé una y otra vez mientras Don Jacinto me abría el coño más de lo que nunca se había estirado. Mi mente ardía de lujuria, mis caderas se encorvaban rápida y furiosamente en su gran polla.

Cuando el caballo comenzó a encorvarse con fuerza, forzando su polla dentro de ella, levantándola de sus pies se podía ver el placer que impregnaba su mente y su cuerpo aunque el dolor de su empuje estaba grabado en su cara en una expresión de asombro. Con cada duro empujón, ella gritaba de doloroso placer e inmediatamente volvía a empujar su polla. Solomon colocó su dura polla frente a Sharon Christie y le dijo: «chupa esta polla negra, me acuerdo de cuando eras una perra arrogante como Tera, pero ahora sólo eres la puta de Mister Mack, y antes de que acabe la noche ella también lo será», Sus gritos se ahogaron en torno a su polla cuando empezó a correrse con fuerza, todo su cuerpo se estremeció con la intensidad de sus espasmos y, de repente, sus ojos se abrieron de par en par y gimió profundamente en torno a la polla de Salomón, y el caballo se abalanzó sobre ella, casi derribándolos, y un diluvio brotó en torno a la polla del caballo, chorro tras chorro se disparó en su interior y se podía decir que estaba en el cielo. . temblando violentamente mientras lo que parecía galones de semen de caballo corrían por sus muslos y goteaban de su coño.

Parecía que llevaba horas tensa antes de recuperar finalmente una apariencia de su capacidad mental y empezó a chupar rápidamente la polla de Solomon como una mujer poseída mientras la masturbaba rápidamente con ambas manos. Me di cuenta de que quería su semen.

La violenta explosión de semen en su coño la dejó con ganas de más y chupó su gran palo negro hasta que él le agarró la cabeza con las manos y le metió la polla en la garganta y vi cómo sus nalgas se apretaban y supe que estaba bombeando su semilla en su vientre mientras ella gemía con fuerza antes de chupar con fuerza, moviendo rápidamente la cabeza mientras bombeaba cada gota en su ansiosa boca. Y entonces cayó en un montón sobre el heno y se quedó allí con el semen de caballo fluyendo de su coño y la semilla de Salomón goteando por su barbilla. Para entonces Don Jacinto había rodado sobre su espalda y estaba separando las nalgas de mi culo y diciendo: «Sol, métele esa gran polla en el culo antes de que se ablande, ella también necesita ese culo aflojado para esa polla de semental. Esta perra se va a acordar de esta noche la próxima vez que se crea mejor que nosotros los frijoles». Y Sol hizo lo que le pidieron, se limitó a f****d su polla en mi culo mientras yo gritaba y lloraba, doliéndome mucho, nunca me había sentido tan llena, sentía mi culo como si lo estuvieran desgarrando y mi coño era estirado al máximo y más allá por la gruesa polla de Hernández mientras ambos empezaban a follarme duro y profundo.