Saltar al contenido

Sexo entre un poni y la mujer de un granjero. Cada vez que se la mete por la panocha le desmadra las entrañas, pero si a ella le gusta…

esposa y poni

Antecedentes: A finales de los sesenta y principios de los setenta fui amante de Bárbara. Era una mujer hermosa y de espíritu libre, unos veinticinco años mayor que yo. Pequeña, pelirroja y voluptuosa, con grandes pechos, una cintura estrecha con un vientre ligeramente abultado, un trasero bien redondeado y unas piernas torneadas, atraía las miradas allá donde iba y yo la amaba mucho.

Había mujeres de su generación cuya lujuria por la vida, totalmente desinhibida, las llevaba a la infelicidad extrema debido a los estrictos códigos morales y a la hipocresía de encaje estrecho impuesta a la sociedad por el establishment británico. Compartió conmigo muchos secretos durante el tiempo que estuvimos juntos y seguimos siendo amigos y a veces amantes hasta que murió en 1986 tras una breve enfermedad. Sólo tenía sesenta y dos años, pero había vivido una vida plena y variada. Una de las razones por las que nos separamos fue porque me alisté en la Marina.

Durante mi estancia en la Marina nos mantuvimos en contacto a través de cartas… Sólo ahora, unos veintitantos años después de su muerte, me siento cómodo compartiendo algunas de las cartas que me escribió. Dejaré que el lector juzgue si es fantasía o verdad. Para los lectores más jóvenes, tengan en cuenta que a los ingleses de cierta generación se nos enseñó a escribir cartas formales, informales y personales. Sin embargo, si se va a incluir una historia, los detalles son muy importantes, ¡aunque quizás sean aburridos! Así es como Barbara decidió escribir:

«Mi querido Rab, por una vez no me decepcioné cuando llegó el correo esta mañana. Ha sido maravilloso volver a saber de ti, etc., etc. Querida, en respuesta a tu pregunta, tus compañeros tienen razón, hay un lugar en Tijuana, México, y creo que en la plaza Pigalle de París (hace muchos años), donde se hacían espectáculos con animales. Créeme, cariño, el mundo es un lugar algo extraño, pero es bueno saber que sigues siendo el mismo joven ingenuo del que me enamoré. Para confirmar que estas cosas suceden, te contaré un secreto. Lo que voy a contarte es un recuerdo de una experiencia que presencié cuando era una joven de treinta y pocos años. El incidente tuvo lugar durante una caminata en solitario por los Dales de Yorkshire en 1956, no muy lejos de donde pasamos nuestra primera noche juntos, así que podrás imaginarte la escena, querida: Era una hermosa mañana soleada cuando salí de la posada y me dirigí por el estrecho sendero hacia las colinas superiores. Llevaba una hora caminando, deteniéndome una o dos veces para mirar con los prismáticos cualquier cosa que me interesara, cuando las nubes empezaron a acumularse. La creciente humedad y el lejano estruendo de los truenos anunciaban un chaparrón de verano en los próximos minutos. No había ningún refugio a lo largo del camino, pero mirando hacia un campo a unos 500 metros de distancia había uno de esos viejos graneros de piedra cortados en la ladera.

Rápidamente subí la puerta y corrí por la empinada ladera y llegué a la puerta del granero. Estaba cerrada. El viento había aumentado y las primeras gotas de lluvia habían empezado a caer, perfilando el sujetador y las bragas bajo mi vestido mientras miraba desesperadamente a mi alrededor. Entonces me fijé en los escalones de piedra que subían por el exterior del granero hasta otra puerta. Por suerte, esta puerta estaba abierta y conseguí cerrarla mientras la tormenta se desataba y la lluvia caía a cántaros. Podía oír a uno o quizás más animales moviéndose en los establos de debajo del palomar, pero no les di importancia. La lluvia seguía arreciando, así que junté un par de balas más, esparcí algo de heno suelto por encima y me puse cómodo. El calor del granero y el repiqueteo de la lluvia se volvieron casi hipnóticos y pronto me quedé dormido.

El sonido de voces y el desbloqueo de la puerta principal me despertaron y me giré hacia el borde del altillo y miré hacia la parte inferior del granero. Les oí hablar en voz baja y estaba a punto de llamarles, cuando le oí decir: «¿Estás segura de que todavía quieres hacer esto? «Llevas años pidiéndome que lo pruebe y, como no te estás haciendo más joven, creo que ahora es un momento tan bueno como cualquier otro… y he estado pensando mucho en ello últimamente». Bueno, querida, soy tan curiosa como cualquier otra mujer y decidí ver lo que iban a probar, pero nunca me habría imaginado algo tan perversamente repulsivo y a la vez tan sexualmente estimulante y excitante.

Su marido (porque estoy seguro de que lo era) había vuelto a cerrar la puerta. Afortunadamente, el sol había vuelto a salir y la luz entraba por las ranuras de las ventanas, creando un efecto de iluminación casi teatral. El hombre arrastró entonces un caballo de salto (del tipo que es habitual en los gimnasios) hasta el centro del granero. El «caballo» había sido modificado con las patas de madera acortadas en el extremo que se curva hacia abajo. Esto sugiere un elemento de expectación y planificación por su parte. Entonces empezó a desnudarse y tengo que admitir que a pesar de su edad, y aunque no era duro, estaba muy bien dotado. Su mujer se acercó a él y comenzó a acariciar su pene, vestida únicamente con una faja de fondo abierto, medias de nylon y sujetador. La mujer se llevó la cabeza del pene de su marido a la boca, pero a pesar de sus esfuerzos, el pene seguía estando flácido.

«Vamos, muchacha, no sirve de nada, pero al menos podemos arreglarte», dijo el hombre mientras ayudaba suavemente a su mujer a levantarse y la llevaba al «caballo». Acostándola boca abajo, le besó tiernamente el cuello y le acarició suavemente el interior de los muslos. Sus piernas se separaron y pude ver el grueso y tupido vello bajo la faja. El sol captó una gota de humedad en la hendidura rosada que ahora era claramente visible a través de su arbusto. A continuación, untó la zona de la raja de su mujer con la almohadilla antes de volver a introducirla en el frasco.

Desde los establos que había debajo de mí, oí los pisotones y relinchos de un caballo que había permanecido en silencio hasta que se utilizó el algodón. Su marido se alejó de la vista hacia los establos y regresó conduciendo no un caballo, sino un pequeño poni. El poni no era tan pequeño como un miniatura, ni tan grande como un Shetland, pero estaba claramente excitado sexualmente con un pene negro y brillante de unas doce pulgadas de largo que sobresalía en un ángulo de su vientre. El hombre le preguntó a su mujer una vez más si quería que pasara. Ella miró al poni y contestó «es un poco más grande que tú, puedo manejarlo» y con eso el impaciente poni fue conducido a la esposa que esperaba.

El poni olió la raja de la mujer y levantó su cabeza, curvando sus labios como si probara el aroma. Luego, de repente, el largo pene negro se puso aún más rígido cuando el poni montó en el «caballo» empujando hacia delante. Al principio su pene se deslizó entre la faja y el vientre de la mujer, pero el hombre consiguió tirar del poni hacia atrás y, agarrando el negro pene rígido, consiguió guiarlo hasta la húmeda raja de su mujer. Observé con fascinación y no poca frustración cómo el poni volvía a empujar, esta vez su pene se deslizaba con facilidad en su acogedora raja. Su marido estaba arrodillado a su lado y le susurraba:

«¿Te está haciendo daño, chica? No, está bien, ¡está tan caliente! Dios mío, nunca soñé que pudiera ser así», sollozó ella, seguida de un gemido prolongado. «¡Oh, Dios, me está llenando, me está haciendo daño! Para entonces, cariño, yo estaba usando una mano para mirar a través de los binoculares y la otra se había desviado por debajo de mis bragas. Pude ver el momento del clímax cuando el pene negro y resbaladizo se estremeció dentro de la mujer. El semen del poni se devolvió a través de su canal y fluyó literalmente por sus muslos, coagulándose en sus pezones y acumulándose en charcos blancos y amarillentos en el suelo.

El poni dio un último espasmo y luego se retiró. La cabeza del pene seguía ensanchada y la mujer fue recompensada con un último chorro de semen que roció su arbusto mientras él se desmontaba. El pene negro brillaba y estaba mojado con su semen y los jugos de la mujer del hombre. La mujer comenzó a levantarse del «caballo», pero su marido se había metido entre sus piernas y me sorprendió ver que había conseguido una enorme erección que se abría paso a través del viscoso arbusto de su mujer al penetrarla. El fue recompensado con gemidos de pasion mientras su esposa empujaba hacia atras para recibir sus empujones.

Finalmente los dos rodaron y se abrazaron el uno al otro. No sé lo que se decían, pero ambos estaban muy felices y contentos. Bueno, querida, el poni fue llevado de vuelta a su establo, la pareja se vistió y salió del establo y yo di un paseo a paso ligero de vuelta a la posada. Sí, querida, todo me pareció muy excitante y, después de un baño caliente, pude satisfacerme como siempre lo he hecho cuando estoy entre amantes. Todo el mundo en el pueblo se sorprendió de que ella hubiera rechazado a pretendientes más jóvenes para casarse con un hombre de unos veinte años.

Me enteré por el dueño de la posada (sin dar detalles de lo que había visto) que la pareja era un granjero local y su esposa. Todo el mundo en el pueblo se sorprendió de que ella hubiera rechazado a pretendientes más jóvenes para casarse con un hombre veinte años mayor que ella. Bueno, ya sabemos la respuesta, ¿no? Termino, querida, debo confesar que me he excitado al escribirte sobre esta experiencia. Anhelo que volvamos a estar juntos, etc…

Tu propia Bárbara se había excitado mucho, pero también se había conmovido por lo que había visto. Lo vio como un ejemplo de hasta dónde llega la gente para asegurar la felicidad de su pareja. De vez en cuando, buscaba activamente a personas afines, incluidos el granjero y su esposa, para experimentar por sí misma en algunos casos y observar en otros. Con el tiempo contaré sus historias. Las contaré como ella me las contó a mí.