Saltar al contenido

Una historia de caballos para las mujeres

Soy una mujer de 38 años que se crió en una granja del sur profundo. Desde que vi a uno de nuestros caballos follando con una yegua, he fantaseado con que un caballo me folle a mí. Estoy casada y mi marido no tiene ni idea de mis ansias por una polla de caballo. Me encanta masturbarme y lo hago varias veces a la semana. Por la noche, cuando mi marido me folla, dejo que mi mente divague hacia mi fantasía secreta, que me folle una enorme polla de caballo.
Vivimos en una gran ciudad y no había forma de tener un caballo. Me encanta montar a caballo y finalmente convencí a John, mi marido, para que buscara un establo donde poder montar. No sabía la razón secreta de mi deseo de montar. Sólo quería estar cerca de un caballo macho, para ver esas hermosas pollas.

Llegué a ir a los establos cada semana y finalmente encontré un caballo que me gustaba, llamado Blaze. Tenía una polla muy larga, y yo le hablaba siempre que lo montaba, diciéndole lo mucho que quería que me follara con su polla. Me corría mientras estaba sentada en la silla de montar mientras le susurraba.

Entonces, un día, me detuve en un pequeño puente y lo estaba descansando mientras le hablaba. Mi mano estaba en mi coño mientras empezaba a susurrarle al oído.

«Eres muy grande. Apuesto a que te gustaría deslizar esa enorme polla hasta mi coño, ¿verdad?». Decía: «Haces que mi coño se moje tanto mirando tu enorme polla».

¡Poco sabía yo que el mozo de cuadra estaba bajo el puente y estaba escuchando cada palabra que yo decía! Cuando empecé a frotar el costado del caballo, vi su polla y me agaché para tocarla. Era enorme en su funda.

«Me encantaría que me follaras con su polla. ¿Te gustaría follar mi coño caliente con él?» Pregunté, sin saber que el hombre del establo estaba justo debajo de mí.

Estaba frotando su polla mientras la veía crecer más y más. ¡Era tan grande! Sentí que mi coño se corría mientras
mientras le frotaba la polla. ¡Entonces oí un ruido detrás de mí!

«¡Si él no quiere, a mí me encantaría!» fue la respuesta del mozo de cuadra.

Levanté la vista y lo vi mirando mi mano dentro de mis pantalones de montar mientras jugaba con mi coño mientras mi otra mano acariciaba la larga polla del caballo. ¡Me habían pillado jugando con mi coño y la polla del caballo!

Intenté esconder mi mano y me sentí muy avergonzada mientras él me sonreía. No sabía qué hacer ni qué decir.

«Es un caballo especial, sabes. Su dueña lo tiene entrenado para complacerla». Dijo: «Lo sé porque la ayudo con él. Le encanta su larga polla».

«¿Quieres decir que deja que se la folle?» Pregunté, «¿Realmente toma su gran polla?»

«Podemos volver al establo y te lo puedo enseñar». Dijo sonriéndome, «Pero te costará».

«¿Cómo que me costará?» Pregunté.

«Tendrás que dejar que te folle primero», respondió, «Eres tan encantadora, y he querido un poco de ese coño desde que te vi».

Le sonreí mientras tomaba las riendas y nos llevaba de vuelta a los establos. Cuando entramos, me señaló un puesto que tenía un candado, diciéndome que era un puesto especial.

«Aquí es donde la dueña me hace traerlo a ella». Dijo mientras abría el candado.

Cuando entramos, vi un banco acolchado y varias balas de heno dispuestas alrededor del banco. También vi un par de toallas limpias, una manta y un frasco de loción sobre un soporte cerca del banco. Con sólo mirarlo, nadie pensaría nada, pero me fijé más de cerca. Pude ver que el banco tenía mucho uso y que el heno estaba dispuesto de cierta manera para que el caballo se subiera a ellos con sus patas delanteras. Eso daría a cualquiera acceso a su polla ya que estaría por encima de ellos. Todo encajaba mientras observaba el establo.

«¿Cree que podría coger su gran polla?» Le pregunté al hombre. «Me parece demasiado grande. ¿No me hará daño con esa polla tan larga?»

«Por eso estoy aquí, para ver que sea suave y que disfrutes». Él respondió: «¡Y primero te mojaremos bien! Para eso es la crema, ¡y estarás mojada por mí!»

Miré a mi alrededor para asegurarme de que no había nadie a la vista mientras tiraba del joven hacia mí, con mi mano buscando su polla. Me tomó en sus brazos, y sentí su polla mientras se endurecía, mi zona de la ingle siendo empujada hacia ella mientras tomaba sus caderas en mis manos.

«Tú también tienes una buena polla», le dije, «se siente bastante grande. ¿Esto es para mí?»

Cogió la manta y la colocó sobre el banco, y luego me hizo caer en el banco sobre la manta. Levanté las caderas mientras él me ayudaba a quitarme los pantalones de montar y él se bajaba la cremallera y los dejaba caer al suelo de cemento. Miré para ver su hermosa polla mientras la sostenía para mí en su mano, la gruesa cabeza parecía tan enorme cuando mi mano se dirigió a ella.

Me tumbé de espaldas y cogí su polla mientras ambos la guiábamos hacia mi húmedo coño. Sentí su gran polla mientras entraba en mí, dando pequeños y rápidos empujones mientras entraba en mí. Envolví mis piernas alrededor de sus caderas y tiré de sus nalgas hacia mí mientras se deslizaba más adentro de mi pequeño y caliente coño. Empezó a follarme cada vez más fuerte mientras empujaba esa bonita polla hacia mi coño. Lo único en lo que podía pensar era en ese gran caballo y en su polla mientras empezaba a correrme.

Sólo podía pensar en ese gran caballo y en su polla mientras empezaba a correrme.

«¡Oh, sí! Eso es. Fóllame!» Grité, «¡Cumple en mí! ¡Lléname con ese semen caliente! ¡Fóllame! Fóllame».

Sentí su polla mientras empezaba a entrar en erupción, su vara palpitando en mí mientras empezaba a escupir sus jugos de amor. Llenando mi coño con su semen caliente. Mi culo rebotaba en el banco para recibir cada empujón que me daba; estaba disfrutando de esta polla, ya que la visión de esa polla de caballo que iba a recibir me hacía correrme mucho más fuerte.

Me llenó de semen mientras disparaba una gran carga en mi coño hambriento. Yo estaba trabajando mis caderas para tomar cada pedazo de su polla y su caliente semen mientras me follaba. Entonces sentí que empezaba a bajar el ritmo y supe que estaba agotado. Su polla empezó a ablandarse y sentí que se retiraba de mi húmedo coño.

«Quédate ahí como estás mientras voy a por Blaze». Me dijo: «¡Ahora vas a tener esa polla de caballo! Así que no te limpies».

Llevó al caballo al establo mientras yo me tumbaba en el banco debajo de él mientras el hombre ponía sus patas delanteras en las balas de heno. Observé como cogía su polla y empezaba a jugar con ella, alargándola con cada golpe de su mano. La polla del caballo era tan larga y grande. Me lo pensé dos veces cuando sentí su polla deslizarse entre mis muslos.

«Ahora, abre los muslos para que podamos meterlo. Separa tus labios también». Me dijo mientras sentía esa polla caliente contra los labios de mi coño. «¡Te va a encantar esto!»

Entonces sentí esa enorme polla de caballo mientras separaba mis labios, mientras se abalanzaba sobre mi apretado coño. ¡Era tan grande! Mi coño estaba tan abierto, y yo estaba tan llena de su polla cuando sentí que entraba más profundamente mientras él me metía ese monstruo. Tenía las piernas abiertas para él mientras su larga polla de caballo seguía llenando mi coño palpitante. Estaba haciendo que me corriera mientras me apuñalaba con esa polla monstruosa. Su polla de caballo debía de medir 60 centímetros.

¡Allí estaba yo, tumbada en un banco en un establo de caballos, dejando que un caballo me follara! «¿Qué clase de mujer era yo?» Pensaba mientras todo mi cuerpo temblaba por los clímax que esa gran polla me estaba dando. ¡Era demasiado bueno! El hombre seguía sujetando su polla mientras se follaba esa polla de caballo a mi coño que se corría. Yo estaba lanzando mi coño hacia él para tomar cada pedazo que pudiera mientras él comenzaba a correrse.

Sentí esa enorme polla de caballo mientras palpitaba dentro de mi apretado coño, y luego sentí la corrida caliente de él cuando empezó a llenarme con su semen de caballo. Estaba tan caliente. Estaba disparando su semen de caballo tan profundamente en mi coño mientras llenaba cada grieta. Ese semen caliente me hacía sentir tan bien. Me encantaba la polla de este enorme caballo mientras me llenaba.

Me había corrido tantas veces que estaba casi sin sentido mientras su polla seguía llenándome de su caliente semen de caballo. ¡Debe haber disparado 5 galones de ese jugo caliente para mí! Mi cuerpo seguía temblando cuando sentí que su enorme polla empezaba a retirarse de mi dolorido coño. Vi como su semen de caballo fluía mientras sacaba ese monstruo de mi coño bien follado.

Me quedé tumbada sin moverme mientras el hombre le ayudaba a bajar del heno, con la polla ya flácida pero todavía tan larga que cayó al suelo. Esperé hasta que el hombre volvió a entrar en la caseta para ayudarme a bajar del banco.

«¿Ves? Te dije que te iba a gustar», dijo, «Te ha gustado, ¿verdad?».

«¡Me encantó! Ha sido el mejor polvo que he tenido nunca». Le contesté mientras me ayudaba a ponerme en pie, «¡Me ha echado tanto semen! ¿Ves cómo sale de mi coño?».

Después de ese día me convertí en una visitante habitual del establo, y el hombre del establo me follaba cada vez antes de que me ayudara a follar con Blaze. Luego volvía a casa con mi marido y dejaba que me follara el coño bien estirado, sin saber que unas horas antes se había llenado con una enorme polla de caballo.

El final.